LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY PRESENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS CONSCIENCIA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES JESUS

FRASES Y CITAS JESUS

VER ARTÍCULOS JESUS

Jesus el Cristo: Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hombres.

Jesus el Cristo: Yo soy la resurrección El que cree en mí, aunque muera, vivirá.

Jesus el Cristo: ¡Guías ciegos, que cuelan el mosquito pero engullen el camello!

Jesus el Cristo: Al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios.

Jesus el Cristo: Aquel que esté libre de pecado que arroje la primera piedra.

Jesus el Cristo: Muchos que son primeros serán últimos; y los últimos, primeros.

Jesus el Cristo: Felices son los de corazón puro, puesto que ellos verán a Dios.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los que lloran, porque ellos recibirán consolación.

Jesus el Cristo: Felices son los que se lamentan, puesto que ellos serán consolados.

Jesus el Cristo: Pero lo que les digo a ustedes, a todos lo digo: Manténganse alerta.

Jesus el Cristo: El que se ensalce será humillado, y el que se humille será ensalzado.

Jesus el Cristo: El que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque ellos poseerán la tierra.

Jesus el Cristo: Felices son los de genio apacible, puesto que ellos heredarán la tierra.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los mansos, porque ellos recibirán la tierra por heredad.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Jesus el Cristo: Felices son los pacíficos, puesto que a ellos se les llamará hijos de Dios.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los pacificadores, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque serán saciados.

Jesus el Cristo: Felices son los misericordiosos, puesto que a ellos se les mostrará misericordia.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los pobres en espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos.

Jesus el Cristo: El que no está de mi parte, contra mí está, y el que no recoge conmigo, desparrama.

Jesus el Cristo: Felices son los que tienen hambre y sed de justicia, puesto que ellos serán saciados.

Jesus el Cristo: Porque donde están dos o tres reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

Jesus el Cristo: Retírate, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás.

Jesus el Cristo: Ni dirán: ¡Miren acá!, o, ¡Allá!. Porque, ¡miren!, el reino de Dios está en medio de ustedes.

Jesus el Cristo: Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios.

Jesus el Cristo: Deja que sea, esta vez, porque de esa manera nos es apropiado llevar a cabo todo lo que es justo.

Jesus el Cristo: Te queda una cosa por hacer: anda, vende todo lo que tienes, dáselo a los pobres. Después ven y sígueme.

Jesus el Cristo: Todo se ha cumplido.

Jesus el Cristo: Me han odiado sin motivo.

Jesus el Cristo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu.

Jesus el Cristo: El reino de los cielos está dentro de vosotros.

Jesus el Cristo: Dios mío, Dios mío ¿por qué me has abandonado?

Jesus el Cristo: Perdónales, Padre, porque no saben lo que hacen.

Jesus el Cristo: Conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Jesus el Cristo: Yo te aseguro: hoy estarás conmigo en el Paraíso.

Jesus el Cristo: Y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres.

Jesus el Cristo: También está escrito: No tentarás al señor tu Dios.

Jesus el Cristo: El hombre, a través del ejercicio testarudo y dañino del poder del Ego atrae a sí mismo su propio castigo.

Jesus el Cristo: ¿Por qué te fijas en la paja que está en el ojo de tu hermano y no adviertes la viga que está en el tuyo?

Jesus el Cristo: También a otras ciudades tengo que declarar las buenas nuevas del reino de Dios, porque para esto fui enviado.

Jesus el Cristo: Todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en lo cielos, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre.

Jesus el Cristo: Por eso te digo que sus pecados, sus numerosos pecados, le han sido perdonados porque ha demostrado mucho amor.

Jesus el Cristo: Bienaventurados los que padecen persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

Jesus el Cristo: Tú mismo eres la causa original de toda la esclavitud que sufres. Conozcan la verdad y la verdad os hará libres.

Jesus el Cristo: Y Jesús llamó con voz fuerte y dijo: Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu. Cuando hubo dicho esto, expiró.

Jesus el Cristo: Yo, el CRISTO canalizo las 9 cartas por medio de un ser humano sensible, clariaudiente, obediente y dedicada a Dios, luz de mi consciencia espiritual.

Jesus el Cristo: He descendido en plenitud de consciencia otro mensaje para el mundo. El nuevo mensaje de las 9 cartas de Cristo sobre el amor universal hecho visible.

Jesus el Cristo: Sea quien sea tu Profeta aclamado, puedes estar seguro de que es la VIDA MISMA y que es poderoso dentro de la Hermandad de todos los grandes Maestros.

Jesus el Cristo: Tu existencia es una cuestión de frecuencias vibratorias. Al ser elevadas las percepciones espirituales más veloces serán las frecuencias vibratorias.

Jesus el Cristo: Quien aspire a la pureza del alma y quien crea en Mí, Cristo. Redentor de todos los hombres y almas, alcanzará el renacimiento en el espíritu de Dios.

Jesus el Cristo: Pero nadie es el dueño de la verdad absoluta ni siquiera yo. Os digo, humildemente, que no está mal a veces dudar de uno mismo, tampoco cuestionarnos.

Jesus el Cristo: La respuesta a la pregunta: Cómo es que en el momento de la concepción un alma puede ser sacada de la Consciencia Divina para reencarnar en un cuerpo.

Jesus el Cristo: En el evangelio de los doce santos, Jesús revela las parabolas del reino de los cielos advirtiendo que es para los que oyen la palabra y la entienden.

Jesus el Cristo: Las parabolas de Jesús, son aquellas breves narraciones dichas por Jesús de Nazaret que revelan moralmente una verdad espiritual de forma comparativa.

Jesus el Cristo: Oyeron que les dije: Me voy y vengo otra vez a ustedes. Si me amaran, se regocijarían de que sigo mi camino al Padre, porque el Padre es mayor que yo.

Jesus el Cristo: ¡Miren! Los estoy enviando como ovejas en medio de lobos; por lo tanto, demuestren ser cautelosos como serpientes, y, sin embargo, inocentes como palomas.

Jesus el Cristo: El que se avergüence de mí y de mis palabras, el Hijo del hombre también se avergonzará de él cuando llegue en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

Jesus el Cristo: Mas el ayudante, el espíritu santo, que el Padre enviará en mi nombre, ese les enseñará todas las cosas y les hará recordar todas las cosas que les he dicho.

Jesus el Cristo: Entonces Tomás respondió y le dijo: !Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; Bienaventurados los que no vieron, y creyeron.

Jesus el Cristo: Cuando des limosna, que tu mano izquierda ignore lo que hace la derecha, para que tu limosna quede en secreto; y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará.

Jesus el Cristo: El que se avergüence de mí y de mis palabras [...], el Hijo del hombre también se avergonzará de él cuando llegue en la gloria de su Padre con los santos ángeles.

Jesus el Cristo: Porque hay eunucos que nacieron así del seno materno, y hay eunucos que se hicieron tales a sí mismos por el Reino de los Cielos. Quien pueda entender, que entienda.

Jesus el Cristo: Vosotros sois la sal de la tierra; pero si la sal se desvaneciere, ¿con qué será salada? No sirve más para nada, sino para ser echada fuera y hollada por los hombres.

Jesus el Cristo: Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado. No hay amor más grande que dar la vida por los amigos. Ustedes son mis amigos si hacen lo que yo les mando.

Jesus el Cristo: No juzguéis y no sereis juzgados, no condeneis y no sereis condenados, perdonad y sereis perdonados, dad y se os dará. Porque la medida que uséis con los demás se usará con vosotros.

Jesus el Cristo: No juzguéis y no seréis juzgados, no condenéis y no seréis condenados, perdonad y seréis perdonados, dad y se os dará. Porque la medida que uséis con los demás se usará con vosotros.

Jesus el Cristo: Porque se levantará nación contra nación y reino contra reino, y habrá escaseces de alimento y terremotos en un lugar tras otro. Todas estas cosas son principio de dolores de angustia.

Jesus el Cristo: Por lo tanto, resuélvanlo en sus corazones que no ensayarán de antemano cómo hacer su defensa, porque yo les daré boca y sabiduría, que todos sus opositores juntos no podrán resistir ni disputar.

Jesus el Cristo: Pues todo el que obra el mal aborrece la luz y no va a la luz, para que no sean censuradas sus obras. Pero el que obra la verdad, va a la luz, para que quede de manifiesto que sus obras están hechas según Dios.

Jesus el Cristo: Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos. Nota, en referencia a los escribas y fariseos (guías religiosos judíos).

Jesus el Cristo: Retírate, Satanás, porque escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y a él sólo servirás. ¡Vete, Satanás! Porque está escrito: Es a Jehová tu Dios a quien tienes que adorar, y es solo a él a quien tienes que rendir servicio sagrado.

Jesus el Cristo: En efecto, algunos no se casan, porque nacieron impotentes del seno de su madre; otros, porque fueron castrados por los hombres; y hay otros que decidieron no casarse a causa del Reino de los Cielos. ¡El que pueda entender, que entienda!.

Jesus el Cristo: Se sabe que en este momento habrá claras divisiones inconfundibles entre los hijos que eligen la luz y los hijos que prefieren la oscuridad del ego del mundo. Para que la luz alumbre al mundo, todos deben convertirse en hijos de lo divino.

Jesus el Cristo: Si encarnáis la gloria trascendente del amor y la compasión dentro de vuestra consciencia, si vuestra consciencia descansa, en paz, sin la más mínima mancha de crítica, ni rechazo de ninguna índole de separatismo, seréis miembros del reino de Dios.

Jesus el Cristo: Felices son los que tienen conciencia de su necesidad espiritual, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.

Jesus el Cristo: Felices son los que han sido perseguidos por causa de la justicia, puesto que a ellos pertenece el reino de los cielos.

Jesus el Cristo: Estas cosas os he hablado para que en mí tengáis paz. En el mundo tendréis aflicción; pero confiad, yo he vencido al mundo.

Jesus el Cristo: Porque tanto amó Dios al mundo que dio a su Hijo único, para que todo el que crea en él no perezca, sino que tenga vida eterna.

Jesus el Cristo: Cualquier cosa adversa a tu perfecto bienestar nace primero en tu consciencia, y luego toma forma dentro de la experiencia global.

Jesus el Cristo: Vengan en pos de mí, y los haré pescadores de hombres. Nota: Metáfora para ilustrar la obra de hacer discípulos que posteriormente harían.

Jesus el Cristo: Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que, como yo os he amado, así os améis también vosotros los unos a los otros.

Jesus el Cristo: Esto significa vida eterna, el que estén adquiriendo conocimiento de ti, el único Dios verdadero, y de aquel a quien tú enviaste, Jesucristo.

Jesus el Cristo: Serpientes, prole de víboras, ¿cómo habrán de huir del juicio del Gehena? Por eso, miren, les envío profetas y sabios e instructores públicos.

Jesus el Cristo: Lo que este método de meditar te aportará, será un alivio de los pensamientos y del estrés que tus presiones del ego están creando en tu interior.

Jesus el Cristo: El Sermón de la montaña de Jesús en versión narrativa, para entender en profundidad su contenido espiritual de la verdad con sencillez y claridad.

Jesus el Cristo: Cada ser bajo el sol ha descendido de la consciencia divina de una manera u otra. Cada uno unido a la unidad. Entonces, dónde están las diferencias.

Jesus el Cristo: Mejor es lo poco del justo que las riquezas de muchos protervos o un puño lleno con descanso que ambos puños llenos con pena y aflicción de espíritu.

Jesus Rodriguez Gomez: La inteligencia, el arte y la virtud son parámetros de la Sabiduría; sin uno de ellos no se pude ser Sabio. Pero puede ser inteligente sin ser sabido.

Leibnitz: Jesus es amor.

Teresa de Jesus: Es para mí una alegría oír sonar el reloj: veo transcurrida una hora de mi vida y me creo un poco más cerca de Dios.

Teresa de Jesus: En los días de enfermedad estoy más cerca de Dios.

Y-jesus: En un pleito contra el Vaticano, la Iglesia fue acusada de inventar la historia de la existencia de Jesús.

ARTICULO RELACIONADO

NUEVO MENSAJE DE LAS 9 CARTAS DE CRISTO

JESUS EL CRISTO

CRISTO HABLA

Cristo vuelve y habla su verdad de nuevo.

He descendido en plenitud de consciencia para grabar en la mente de mi «canal» otro mensaje para el mundo. Antes de que pudiese dar este nuevo paso era necesario traeros mis 9 cartas en forma de un libro, como un manual, porque quiero que os deis cuenta de que vuestro mundo es, en realidad, el amor universal hecho visible.

Según lo perciba cada persona, nacen de ella sus actitudes personales hacia el mundo y ante la vida en general. Vuestra visión de ello es enteramente personal y no es la verdad absoluta, porque aún no comprendéis del todo los procesos de la creación. Sólo podéis alcanzar a verlos fugazmente.

Ya que tenéis mis cartas como base para vuestro futuro progreso espiritual, he venido a traer mayor claridad, a vuestra actual comprensión de ellas.

AMOR PURO

Quiero hablaros brevemente acerca de la verdadera naturaleza del amor puro.

Quiero hablaros brevemente acerca de la verdadera naturaleza del amor puro en los reinos más elevados de consciencia y de vuestra percepción del amor, en las frecuencias más bajas de vuestro mundo. Quiero que comprendáis que aunque os hable con todo mi ser de amor trascendente, todavía tengo que hablar dentro del marco del pensamiento mundial, con el fin de iluminaros.

Donde resido, en la consciencia de yo soy, todo es el amor puro. Mientras desciendo en consciencia, mi compasión, cada vez más creciente, me obliga a bajar en frecuencias de consciencia, para poder entrar en la consciencia de la grave situación de vuestro mundo.

¿Cómo puedo ayudaros a comprender esto? Considerad cómo sería para vosotros entrar en un lugar de matanza. ¿No sería profundamente compasiva vuestra preocupación amorosa? ¿No sería apasionado vuestro rechazo a las escenas de sufrimiento? Así también yo, aunque sé que todo es parte del proceso evolutivo de la trascendencia del ego de la individualidad. Solamente mediante el aprendizaje del sufrimiento, el alma caminante gana auto-conocimiento para retener la individualidad después de deshacerse del ego.

Soy amor el amor incondicional puro y sencillo, en mis palabras no hay juicio.

Por lo tanto, si mis palabras parecen ser duras, cuando no esperáis que sea duro, puesto que afirmo ser el amor personificado, por favor comprended que en este momento, no he descendido para compartir una visita amorosa con vosotros, ni para daros palabras de consuelo y que os eleven el espíritu, ni para haceros saber lo muy bendecidos que sois en realidad, aunque aun no os deis cuenta de ello. He venido para rendiros un servicio amoroso. He venido expresamente para transmitir los hechos mundiales que os causan dolor, aunque sean ilusorios, para mostrar lo que todos estáis creando para vosotros mismos.

Al igual que ningún maestro amoroso que tiene éxito, disfruta usando las palabras que debe usar, para ayudar a los alumnos agresivos que vean y reconozcan el daño que hacen en el aula, así debo hablar acerca de vuestra condición actual, usando las palabras que utilizáis en el mundo, para que comprendáis, para que os permita trabajar en elevarse por encima de ello. Pero no digo estas palabras para condenar la acción, ni al hacedor. Soy el amor, el amor puro encarnado, pero hablo como la situación lo exige, a las personas que aún no han logrado superar las debilidades del ego. Amo a toda la gente -puesto que soy todo amor- pero él se viste con muchas caras en su intento amoroso de alcanzar y ayudar a aquellos que buscan alivio en su dolor actual.

Os hablo con palabras de lógica, porque habéis creado vuestro mundo para que encaje en lo que vosotros consideráis lógico y por lo tanto creíble. Si me acercara a vosotros con el «significado» expresado por el amor, estaríais perdidos porque su «significado», no estaría conforme a vuestra lógica y seguiríais en vuestra negación de creer que soy yo, quien ha hablado.

El amor trasciende y elimina la necesidad de los diez mandamientos, pero hay pocos en vuestro mundo que realmente pueden comprender esto.

LA NATURALEZA DE LA CONSCIENCIA

Quiero hablaros acerca de la verdadera naturaleza de la consciencia.

Quiero hablaros de la diferencia entre la consciencia universal, la consciencia divina y la consciencia humana. Realmente necesitáis entender estas diferencias para permitiros vivir unas vidas espiritualmente pro-activas dentro de vuestro mundo… por eso he venido, para ayudaros a hacerlo.

¡La consciencia trascendente y la consciencia humana!

La palabra consciencia ya se usa mucho, incluso a la ligera, sin embargo no es tan plenamente comprendida por muchos amados buscadores de la verdad. Habéis sacado vuestro ser de la consciencia universal, dividida en consciencia divina en el momento del Big Bang. (Vean la CARTA 5)

Esta es la consciencia perfecta de la inteligencia amorosa y del amor inteligente. Son impulsos. Estos impulsos son la energía más básica, la fuente de toda existencia. En verdad, esta consciencia está dentro de vosotros, os rodea, os trasciende y puede elevaros a estratos cada vez más altos de éxtasis espiritual y de percepción efímera. Esta consciencia es a lo que muchos llaman Dios. Está en vuestro interior y os trasciende.

Pero de lo que tiene que darse cuenta plenamente la humanidad, es que esta consciencia es de una frecuencia vibratoria tan alta… tan espiritualmente refinada en significado… que no puede entrar en vuestra propia consciencia humana para que la conozcáis, hasta que no empecéis a superar el ego y ascender en la percepción espiritual de la verdad.

Vuestro ego es la barrera ante la súper consciencia.

Tan solo el sistemático y persistente intento diario de purificar vuestra consciencia de los pensamientos y del comportamiento egotista, hará posible que la consciencia divina se filtre en vuestra consciencia humana, trayendo nueva iluminación y percepciones. Siendo iluminados por la visión interior y por las percepciones, vuestros pensamientos, palabras y acciones empezarán a cambiar. Al ver las cosas de manera diferente, empezaréis a actuar de manera diferente.

Vuestra consciencia humana es imperfecta. Se fabrica de los impulsos egotistas y egoístas. No dejéis que vuestro ego, se resista a esta afirmación válida. De ninguna manera es vuestra culpa, porque el ego es creado de lo divino, con el fin de dividir la consciencia divina en personas individuales. Necesitáis el ego. Os defiende y atrae hacia vosotros lo que necesitáis para sobrevivir, pero puede impulsar, de manera abrumadora, a un individuo hacia un comportamiento enfermizo, psicológicamente hablando. Ya sabéis que el ego es el impulso que se halla detrás de todos los crímenes del mundo.

Quiero que sepáis lo que impulsa a la gente a un narcisismo tan profundamente arraigado y de propio interés, que cualquier persona que intenta suscitar en tal mente empatía o simpatía, será tristemente bloqueada. Sea cual sea el tema que surja, inevitablemente, tales personas narcisistas y egoístas revierten el tema sobre sí mismas, como les afecta, según les concierne, exclusiva, positiva o negativamente. El absorto propio interés, es como un denso tejido grueso de energías de consciencia que encierra la mente de la gente, de todos los estratos de la sociedad, en cualquier parte del mundo.

El grado de narcisismo varía. He venido expresamente para haceros conscientes de ello, porque tales personas narcisistas no pueden vivir en armonía con otros, por ser incapaces de oír los mensajes de los demás. Esto, tanto como el crimen, es causa de vuestro sufrimiento en la tierra.

He aquí una parábola. Contempla a un niñito jugando en un recinto de lodo, haciendo bolas, cubriéndose de barro, disfrutando de cada minuto. Llega mamá exhortando al niño para que vaya a bañarse y a prepararse para ir a una fiesta. El niño se resiste con ferocidad, llorando. Finalmente, la madre se sale con la suya y el niño, nuevamente arreglado y con brillo en el pelo, vestido con atuendo de fiesta, entra en el salón donde ocurre el acontecimiento. ¡Mira atónito las luces maravillosas, las plantas y flores fantásticas! las mesas cargadas de manjares, pasteles y gelatinas, todos los regalos, juegos y diversión con los que disfrutan los demás niños. El corazón de este niño se llena de radiante alegría. La risa empieza a brotar y a llenarle todo el ser. ¡Esto es mucho mejor que el recinto de lodo! lavarse y restregarse, ha valido la pena. ¡Qué contento está el niño, por haber escuchado!

LA EVOLUCIÓN

Quiero hablaros acerca de la evolución.

De cómo el estudio de la evolución aumentará vuestra comprensión de la actividad de la consciencia divina dentro de la creación. Mencioné este punto en la carta 1, pero deberíais estudiar el tema vosotros mismos, os sorprenderíais de los descubrimientos referentes a la consciencia divina en acción.

Descubriréis que cualquier ajuste evolutivo que ocurre en el cuerpo es exactamente adecuado a los nuevos requerimientos de este. Este no es un universo creado de manera arbitraria o sin la preocupación más profunda, por las entidades vivas que lo habitan. En cada caso, un estudio de la evolución revelará un impulso trabajando dentro de la creación, que demuestra el conocimiento de la creación entera, el conocimiento de las necesidades de hasta la menor entidad y cómo realizar éstas con toda perfección.

Por lo tanto, si podéis captar que estáis mantenidos y apoyados por la consciencia divina, la cual también denominé vida, podéis comprender que conoce vuestras necesidades y que está dirigida a responderlas y realizarlas, de la mejor manera, para traeros a un estado libre de estrés físico, emocional, mental y espiritual, entonces podéis soltar vuestros temores y ansiedades y confiar en ello implícitamente.

¡Ojalá pudieseis empezar a comprender esto de un modo perfecto, absoluto, completo, comprensivo y convincente y pudieseis dejar de pensar que vuestras pequeñas, finitas, limitadas mentes, pudieran planear vuestro futuro!

LA AUTOSUFICIENCIA

Quiero hablaros sobre vuestra creencia en vuestra autosuficiencia.

Quiero hablaros acerca de lo que os impide alcanzar la verdadera autosuficiencia y al final el ascenso a la consciencia crística.

¿Cómo podéis planear nada en absoluto si no sabéis lo que os traerá el mañana? No lo sabéis. ¡Tan solo podéis esperar! ¿Alguna vez os habéis planteado el poder de vuestra mente? Solamente podéis tener esperanza de saber lo que traerá el mañana. Estáis atrapados en el hoy, pensando que tenéis acceso seguro a todo vuestro entorno; pero el hecho es que por la total falta de conocimiento, de dónde realmente estáis en relación con el mundo, no sabéis nada, ¡Simplemente esperáis!

De modo que ¿Por qué os aferráis y confiáis en vuestro conocimiento limitado y afirmáis que vuestra mente limitada?, ¿A solas, puede confeccionar los mejores planes para vuestros mañanas, teniendo dentro de vosotros, la consciencia divina? La cual es en sí todo conocimiento, acerca de vuestros mañanas y los próximos diez años e incluso la eternidad.

Ella conoce vuestro verdadero propósito en la tierra. ¿Y tú?

Ella sabe lo que realmente os hará felices, lo que realmente os sanará, lo que realmente os ayudará a ascender la escalera espiritual de la extática consciencia espiritual. Entonces por qué no podéis soltar la auto-voluntad y buscar la guía amorosa, suprema, de aquel que creó vuestro mundo para vuestro propio disfrute. ¿Cuándo erradicaréis de vuestras mentes los viejos relatos de venganza de Jehová que cuenta la biblia y descubriréis por vosotros mismos, que la voluntad del «padre» es tan solo alegría, salud, felicidad y el cumplimiento de todas vuestras necesidades?

AUTOENGAÑOS

Quiero hablaros acerca de vuestra auto-voluntad y sus engaños auto-creados.

La consciencia terrenal es un tejido que hiláis con vuestros pensamientos y sentimientos. Si tuvieseis percepciones más altas, la veríais como una densa niebla. Esta es emitida en el aire, a vuestro alrededor. Si no está encendida por el poderoso impulso del deseo, la intención o el propósito, se queda alrededor vuestro como deshecho. Pero cuando vuestros pensamientos y sentimientos se unen en patrones de pensamiento, de deseo, intención o propósito, habéis creado una forma de vida. La forma de vida es un anteproyecto, un entorno eléctrico de vuestra intención; el campo magnético de emoción correspondiente atrae y une partículas de energía para traer este impulso de intención a una manifestación visible.

Por favor daros cuenta de que esta creación en lo no-visible, a vuestro alrededor, es vuestra. el conocimiento limitado de vosotros mismos -lo que realmente creáis, cómo realmente reaccionáis en ciertas circunstancias, cómo realmente incidís en vuestro entorno y afectáis a otros, hasta qué punto sois realmente honestos en todas las circunstancias- desde este conocimiento muy limitado, ideáis construir formas de consciencia, los anteproyectos de vuestros deseos, intenciones y propósitos que serán experimentados en el futuro.

Inconscientemente haréis esto, hasta que os deis cuenta de lo que estáis haciendo. Luego posiblemente os apuntaréis a una clase donde os enseñarán cómo hacerlo de manera consciente.

Creedme, estas son creaciones espurias. No lo hagáis. Veis con la visión limitada. No sabéis hasta qué punto podéis distorsionar el camino de otros con esta creencia, de que sabéis lo que es mejor para vosotros o para los demás. Esto es un error de verdad -esta es una verdadera trampa para los que no comprenden- creada por el impulso egocéntrico.

Cientos de miles -probablemente millones creen que porque dicen «amén» en fe, esa afirmación así será. Pero realmente no tienen idea de lo que les espera a causa de las variadas influencias cósmicas, que juegan un papel enorme en su experiencia diaria. No saben lo que les espera debido a su pensar y anterior comportamiento. No podéis crear la vida perfecta para vosotros mismos- hasta que vosotros mismos seáis absolutamente perfectos en vuestras mentes, corazón y acciones y hayáis recorrido una clase de recompensa por los daños que hayáis infligido en el pasado. Sin embargo, se gastan millones de vuestra moneda financiera, para adquirir el conocimiento de cómo formar eficazmente tales formas de consciencia, las cuales anularán todos los anteproyectos de energía que os rodean, invalidándolos. Vais todos en sentido equivocado. todo lo que buscáis de armonía y de salud os eludirá, hasta que comprendáis plenamente que el ego no puede crear perfección, hasta que os despertáis a la bella toda-dadora naturaleza de la consciencia divina que es vuestra verdadera fuente de ser, la verdadera fuente de salud, éxito e inspiración. Sois como niños en el patio del recreo, jugando juntos, inventando historias de fantasía y preguntándoos porqué lo que inventáis no funciona. Los niños se ilusionan y se energizan con las felices historias imaginativas que se cuentan, pero cuando van a casa, tienen que dar la cara a las realidades de la vida como las viven sus padres.

LA SANACIÓN

Quiero hablaros de la sanación y enviar la sanación a otros.

Para enviar cualquier vida de valor duradero, no simplemente instantáneo, de energía física que pueda elevar a otro momentáneamente, primero se la debe sacar de la consciencia divina durante la meditación profunda y mientras se hace, redirigirla hacia el objeto de vuestras buenas intenciones. No hay nada en vuestras energías personales, que abra las puertas de la mente de otro a la verdad. Solamente la verdad misma puede abrir las puertas, puede iluminar, puede sanar. La pequeña mente del «yo» no es nada sino consciencia electromagnética finita, opiniones humanas, prejuicios, reacciones negativas, argumentos lógicos y racionalizaciones nacidas de experiencias previas. Hasta que el pequeño «yo» del ego sea capaz de ver lo divino y abrirse para recibirlo, en tal cantidad como esté dispuesto a dar tiempo para recibirlo, se quedará insensible a cualquier verdad que pueda presentarse. De veras lo rechazará con vehemencia.

A tantos millones les encanta rezar, les encanta pedir y desean ser oídos. Tantas personas resisten dar el tiempo a la meditación. ¿Por qué? porque realmente no creen que estarán en contacto con la consciencia divina. Si creyesen, la meditación sin duda sería su tiempo de paz y alegría más realizado durante el día. Cuando surge el estrés, la infelicidad aprieta, la tristeza llora, cuán bendito y maravilloso debería ser para vosotros poder decir; «esto lo llevaré a mi padre, en el cual todo es consuelo amoroso y la satisfacción de mis necesidades actuales.»

Esto es lo que hice mientras estuve en la tierra, cuando estaba perplejo o infeliz tomé tiempo para descansar la mente, e invitar a mi amado «padre», a que entrara con la plenitud de su poder, a tomar el control y traerme la paz profunda, la fuerza e inspiración para seguir mi misión.

AMOR Y PAZ

La era de amor y paz.

No puedo explicar realmente por qué estoy con vosotros hoy, si no habéis comprendido plenamente mis cartas. Hasta que las hayáis comprendido, no podéis convertiros en los amorosos individuos creativos, tan necesarios para ocasionar la era de paz, tan apasionadamente anhelada por la gente en la tierra, sin embargo, tan resistida por la misma.

Sé bien que esta afirmación causará apasionadamente resistencia en muchos que dirán: «Dios es accesible a todos.» y dicen bien. Pero repito lo que decía en la tierra, en serio, y hablo la verdad, aunque pueda suscitar rebelión en vuestros corazones. «El camino que se debe andar para alcanzar la era de amor y paz tan anhelada, es de veras estrecho y absolutamente recto.»

Podéis saltar el camino, pero cuando vuestros «viajes» al final os hayan enseñado que habéis cometido un error serio, incluso amargo, encontraréis que la única respuesta sensata en adelante es la de ponerse de nuevo en el camino verdadero. Puesto que vuestras andanzas pueden haberos creado muchos, muchos anteproyectos, de agonía y desdicha, estos esperarán manifestarse de muchas maneras, aunque luchéis para dominar vuestra consciencia de nuevo al objeto de reencontrar el camino. Pero también serán causa de vuestra búsqueda de la realidad, con aun más fervor que antes. Por lo tanto, no hay pecado al saltar vuestro camino, no hay juicio de elección de vuestras acciones, tan solo las lecciones oportunas que os dirigen de nuevo hacia el camino.

El más bendito alivio llegará, mientras que de nuevo recibáis las bendiciones llovidas del cielo y una nueva alegría en el vivir.

Creedme mis amadas almas en la tierra, como estáis ahora, no estáis preparados para crear una era de paz. Se habla mucho de ella, anhelándola, por la creencia de que la evolución espiritual os haya elevado a tener una mente capaz de llevaros a una era de amor y paz. Pero mucho de este pensar es auto-ilusión y auto-engaño. Os perdonáis vuestras mentes, vuestros pensamientos, palabras, acciones porque estáis en la tierra, encadenados, cegados por vuestro ego. Lucháis con valentía para adoptar una manera más amorosa de pensar, sentir y responder a cada experiencia, pero mientras esto siga siendo la única fuerza motivadora dentro de vuestra consciencia, el ego finalmente ganará.

¿Cómo responderíais si alguien entrara en vuestra casa para destruirla? ¿Le podríais perdonar enseguida, con vuestra profunda compasión, hacia sus enormes inseguridades en la vida? porque sabéis que no hay pérdida, al poder pedir abundantemente al «padre» de nuevo. Podréis hacer esto, cuando estéis plenamente en consonancia con la consciencia divina.

¿Cómo responderíais si alguien os calumniara en público, intentando manchar vuestro buen nombre? ¿Podríais sonreír amorosa, pacífica y sinceramente, bendiciendo aquella persona? lo podréis hacer cuando entréis en la era de amor y paz, porque ya no existirá el ego en vuestro interior, que resista cualquier denigración. Veréis al denigrador con claridad y comprenderéis el impulso que le impela dañar a otro. Aún más, vuestro buen nombre ya no tendrá importancia. Estaréis felizmente en armonía con vuestra fuente de ser y eso os mostrará vistas de vida tan extática, que revelarán que todas las cosas menores no tienen importancia que son meras ilusiones negativas.

¿Podéis soportar que os señalen vuestras pequeñas ineptitudes y aceptarlo sin necesidad de ocultarlas, auto-protegiéndoos de la protección de explicaciones y de excusas? cuanto más trascendéis vuestro ego menos os molestarán vuestras pequeñas incompetencias. Aceptaréis la corrección con gracia y amor y decidiréis hacer todas las cosas correctamente en adelante. Esta es la verdadera evolución espiritual.

Solamente en la mente del que haya trabajado conscientemente a través del proceso entero de la purificación de su consciencia, constantemente llamando a la consciencia divina a que le ayude a convertirse en la encarnación del amor compasivo, podría co-crear -sí -co- crear-, la clase de existencia que anheláis experimentar en la tierra.

¿Os dais cuenta cuántas personas hay en el mundo, que imaginan que han encontrado y que practican el amor incondicional? sin embargo, siempre están al acecho de otros, de quienes no están a la altura de sus expectativas de comportamiento, gozan juzgándolos y hasta castigándolos. ¿Cómo puede tal mente crear una era de amor y paz?

La araña teje su telaraña. Vosotros tejéis vuestro entorno, salud y bienestar en vuestras mentes con vuestros deseos, vuestras intenciones y vuestros propósitos. Esto no es un proceso de juicio, debéis comprender que esta es meramente una afirmación de la realidad dentro de las energías electromagnéticas. Esta es vuestra verdad. Hasta que reconozcáis esto plenamente y decidáis buscar la unión consciente con lo divino en todo momento, la era del amor y paz se os escapará.

Cuando hayáis encarnado la gloria trascendente del amor y la compasión dentro de vuestra consciencia, cuando vuestra consciencia descanse, en paz, sin la más mínima mancha de crítica, ni rechazo de ninguna índole de separatismo, de veras os convertiréis en miembros del reino de Dios.

Hasta que llegue este momento, quiero que sepáis que estoy disponible, accesible en todo momento, consciente con compasión y comprensión de todo lo que tenéis que soportar en este momento. Soy vuestra vida, soy vuestro camino y soy vuestra verdad. Amo con profunda compasión y anhelo aliviaros urgentemente de vuestras cargas actuales. Y os las aliviaré si simplemente venís a mí y me dejáis responder con el calor de mi presencia, orientación e iluminación, para ayudaros a subir por encima de vuestras debilidades y desdichas actuales.

Por lo tanto, para ayudar a todos aquellos que estáis dispuestos en la tierra, a escuchar y aceptar mis palabras y buscar mi consuelo, os digo lo que os dije en mis cartas:

Tiene que ser claramente aceptado, que para alcanzar un estado de paz y contento en la tierra, ha de haber una visión más alta para procurar llevarla a cabo en vuestras vidas diarias. Solamente alcanzando una visión más elevada puede rescatarse el mundo físico de una aniquilación muy extendida, cuando las personas no-iluminadas, tristemente cosechen su actual caótica siembra.

Esto no es un juicio de crítica, ni de condenación, amadas almas, sino una afirmación que nace de las leyes de vuestra existencia. Sin la visión más alta, bien por uno mismo o por el mundo, no habrá evolución espiritual, ni el alcance de aquel estado de ser en el que la misma consciencia divina será claramente evidente en vosotros, vuestras vidas y vuestras circunstancias. En ese momento todos os habréis convertido en transparencias de la divina consciencia y como tal experimentaréis una calidad de vida previamente inimaginable.

LA VISIÓN

Vuestra visión de un mundo perfecto.

De una vida perfecta debería ser la del amor abrazando toda la creación. Un dar y recibir sin limitaciones. La brillante salud y belleza irradiando luz desde todo lo que crece y desde todos los seres vivos. La creatividad extática de toda índole. Ligereza en el movimiento, el viajar será meramente un asunto del deseo. Los hogares prósperos y las familias alegres. Y por todas partes una manifestación de la consciencia divina en cada átomo.

No puedo acuñar mejor término para tal visión, que el reino de Dios, el reino del cielo para describir la futura cualidad del ser terrenal, cuando la consciencia divina claramente impregne todos los seres vivos y manifiesten de manera transparente, la naturaleza de la consciencia divina en cada segundo de su existencia terrenal.

Tristemente, millones aún no han vislumbrado la luz y pasan sus vidas, en la búsqueda de nuevas experiencias espirituales a través de nuevos maestros y de nuevo conocimiento, mientras que la búsqueda, debe ser la experiencia de la consciencia divina en el interior y la visión espiritual que surja de ahí. Esto se obtiene únicamente a través de la constante y consistente meditación.

MEDITACIÓN

Solamente mediante la meditación podréis aquietar la mente del todo.

Tan solo entonces la consciencia divina podrá entrar en las células cerebrales trayendo su propio conocimiento a vuestras mentes. Solamente entonces podrán ser lentamente disueltos los fallos del ego, en las células cerebrales y en el sistema nervioso.

Estoy buscando a personas que estén dispuestas a apartar su ensimismada búsqueda de felicidad espiritual, buscando maneras espirituales de tener una vida mejor y tener más posesiones. Estoy buscando a personas que estén dispuestas a unirse en un sistema de apoyo mutuo, a empezar a reconstruirse para estar capacitadas a unirse en la creación del reino del cielo en la tierra, cuando la consciencia divina reinará suprema, en la consciencia de toda la gente del cielo.

Para alcanzar este propósito expondré con toda claridad lo que los verdaderos miembros del reino del cielo en la tierra deben estar dispuestos a aceptar. Las siguientes son las normas con que deben estar de acuerdo los miembros, para intentar llevarlas a cabo en sus vidas cotidianas, seguido por las razones, de por qué las normas son tan importantes.

LOS MIEMBROS

Ser miembro de la «era de amor y paz» o «reino del cielo» en la tierra.

Antes de exponer las normas para ser miembro, refrescaré vuestras memorias, en relación a vuestro propio poder creativo de vuestras mentes. Cuando vuestros pensamientos y sentimientos se unen en patrones de pensamientos de deseo, intención o propósito, habéis creado una forma de vida. Esta forma de vida es un anteproyecto, un contorno eléctrico de vuestra intención; el campo magnético de emoción correspondiente une las partículas de energía para traer esta intención a la manifestación visible.»

Esta es una manifestación de vuestros propios deseos, y porque el conocimiento de vosotros mismos y de vuestro futuro es tan limitado, esta manifestación traerá su lado feliz y su lado oscuro, a vuestra experiencia. Pero cuando vais primero a la consciencia divina, en búsqueda de la verdadera solución al problema y volvéis esta solución a la consciencia divina para su perfecta manifestación en la tierra entonces tenéis la perfecta manifestación de luz que no conlleva ningún desengaño futuro.

Intenta hacerlo sin pensar primero, buscando la orientación de la consciencia divina. Incluso si pensáis que no habéis escuchado nada de lo divino, os digo de verdad, si os mantenéis firmes en la fe, en tiempos venideros encontraréis las respuestas volviendo hacia vosotros en forma visible.

Por lo tanto:

  1. Como miembro del reino del cielo y la tierra, meditaré a diario, empezando con diez minutos y progresando hasta cualquier tiempo en el cual me siento/a cómodo/a. descartaré todo pensamiento en lo posible, aquietaré y silenciaré mi mente. Pido a la consciencia divina en sentida oración, que entre en mi consciencia y que tome las riendas, trayéndome la sabiduría divina y el amor divino para que bendigan mi propia vida y todo con lo que me relaciono de cualquier manera, y al mundo en general.
    Usaré este tiempo de unión con la consciencia divina para saber que todos los asuntos que le llevo a sanar y solucionar serán debidamente sanados y solucionados. Ruego que la consciencia divina me dé la gracia de saber que ello siempre responde a la oración de amorosa convicción.
  2. Como miembro, que ayuda a construir el reino del cielo, debo rechazar todo pensamiento de envidia. Debo recordar y afirmar que como hijo/a de la consciencia divina, al «padre», le puedo pedir cualquier cosa que necesito o requiero, sabiendo que, en su debido momento, con toda seguridad, se me manifestará.
  3. Como verdadero miembro del reino, diariamente rechazaré todos los pensamientos egotistas y los reemplazaré con aquellos del amor compasivo y con pensamientos de amor incondicional con los cuales ayudaré a construir el reino.
    Diariamente me repetiré «me he comprometido a ayudar a construir una era de amor y paz y cada pensamiento amoroso mío es una influencia transformadora en la tierra.»
  4. Debo recordar que el reino del cielo es un lugar de alegría y risa. Ruego diariamente llegar a estar más iluminado y elevado en la espontánea alegría y la risa apropiada, para ayudar a aligerar los espíritus de aquellos que me rodean.
  5. Debo recordarme diariamente, que para superar el ego y hacer contacto valioso con otras personas ¡debo escuchar! debo controlar mi impulso egotista, de hablar acerca de mí mismo/a, y debo escuchar, esforzándome para comprender e identificarme con lo que me dicen.
  6. Debo recordar diariamente, que para superar el ego debo saber escuchar cualquier verdad acerca de mi mismo, sin desear responder o encontrar excusas. En el reino del cielo ¡no hay murmuraciones, venganzas, ni resentimientos! al comprometerme a ayudar a construir el reino del cielo en la tierra, debo trascender todos esos impulsos del ego convirtiéndolos en el amor incondicional.
  7. Debo recordar diariamente que en el reino del cielo tan solo se sabe que el mañana será perfecto, porque la consciencia divina llena las mentes y corazones de cada morador en el reino. Por lo tanto, debo evitar toda conversación alarmista, no me enredaré en contar los fallos de los demás. No consentiré que mi consciencia más baja contemple las maldades de los gobiernos y del mundo. Para construir el reino del cielo debo retirarme, de todo lo que no quiero ver perpetuado si no, el reino nunca llegará, o puede que lo construyan otros y me quedaré atrás. Me veré encerrado afuera, por la consciencia autodestructiva que construyo cada día.
  8. Escucharé con amor a todos los que buscan consuelo y pediré a la consciencia divina que me dé las palabras que sanen el dolor.
  9. Diariamente, visualizaré y haré la siguiente afirmación, con amor para el mundo y para mi mismo/a. afirmaré constantemente que la consciencia divina ilumina mi mente, que mis afirmaciones son poderosas, dadoras de vida. Visualizo que son semillas de los eventos futuros.

AFIRMACIÓN

«Diariamente, abro mi corazón y mente a la trascendente consciencia divina para que me ayude a disolver todos mis actuales impulsos egoístas. Diariamente, abro mi alma para recibir la consciencia divina para que me ayude en la construcción de una nueva era de amor y paz, en el mundo.

En el reino del cielo se manifestará siempre de manera sublime, el amor divino, la compasión divina, la alegría, la risa y la belleza de la autoexpresión.

La naturaleza en cada rincón del mundo florecerá exuberantemente, armoniosamente, abasteciendo con frutos y comida para cada persona en la tierra. Todo el mundo estará bien alimentado. Todos estarán bien vestidos. Todos serán elevados en el espíritu y manifestarán a la consciencia divina de todas las maneras, todos los días.

Elevo esta visión de felicidad a la consciencia divina donde será encendida con la vida divina para su perfecta manifestación en la tierra. Agradezco amorosamente a mi fuente, pues incluso ahora ya está tomando forma en el no-visible. Gracias padre.»

NOTAS FINALES

Mis amados, se sabe que en este momento habrá claras divisiones inconfundibles entre los hijos que eligen la luz y los hijos que prefieren las diversiones y la oscuridad del ego del mundo. Para que la luz alumbre al mundo, todos deben convertirse en hijos de lo divino.

Amorosamente, compasivamente, incluso de mala gana os dejo, habiendo hablado lo que deseo que comprendáis. Mi amor os envuelve en un anhelo ardiente de que recibáis mis palabras tan simplemente como un niñito escucha la bien amada voz de su padre, para asegurar que mi mensaje urgente pueda dar fruto en vuestras vidas y las vidas de aquellos que os rodean.

Este es un mensaje verdadero de poderosa creatividad, de vuestro futuro. Si creéis y actuáis, lo veréis llevar a cabo. Desde luego dentro de vuestras propias vidas, os encontraréis con vuestro reino del cielo.

Descansad en la luz.
Descansad en la paz.
Descansad en el amor divino.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD





LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019