LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MEDITACION VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MEDITACION VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES HUMILDAD

FRASES Y CITAS HUMILDAD

VER ESCRITOS HUMILDAD

ADI SHANKARA

MAS FRASES DE ADI SHANKARA

  • La Consciencia ilumina al deseo, a la decisión y a la inseguridad, a la fe y a la incredulidad, ala perseverancia y a la inconstancia, a la humildad, la comprensión, el temor, etc. porque (“Ella”) es una unidad.

ALBERT EINSTEIN

MAS FRASES DE ALBERT EINSTEIN

  • Lo que me separa de aquellos llamados ateos, es mi sentimiento de humildad hacia los innumerables secretos de la armonía del cosmos.
  • Prefiero una actitud de humildad que se corresponda a la debilidad de nuestra capacidad intelectual para comprender la naturaleza de nuestro propio ser.

ALEX ROVIRA

MAS FRASES DE ALEX ROVIRA

  • El veneno está en la dosis: la humildad no debe llegar a la humillación.
  • La vanidad separa. La humildad une.

ANONIMO

MAS FRASES DE ANONIMO

  • La grandeza imaginada se convierte en vanidad; la grandeza experimentada se convierte en humildad.

BAHA ULLAH

MAS FRASES DE BAHA ULLAH

  • La humildad exalta al hombre al cielo de la gloria y poder.

BERT HELLINGER

MAS FRASES DE BERT HELLINGER

  • El precio para salir de la depresión es la humildad.

CARLOS CASTANEDA

MAS FRASES DE CARLOS CASTANEDA

  • Un guerrero acepta su suerte, sea cual sea, y la acepta con total humildad. Se acepta a sí mismo con humildad, tal como es; no como base para lamentarse, sino como un desafío vital.

DALAI LAMA

MAS FRASES DE DALAI LAMA

  • Si asumimos una actitud de humildad, crecerán nuestras cualidades.

ECKHART TOLLE

MAS FRASES DE ECKHART TOLLE

  • A los ojos del ego, la autoestima y la humildad son contradictorios. Pero en realidad ellos son uno y lo mismo.

ÉRIC BARET

MAS FRASES DE ÉRIC BARET

  • La espiritualidad no es refugio, un medio, una muleta. No está para compensar el fracaso de la vida. La espiritualidad es presentimiento de humildad.

ERICH FROMM

MAS FRASES DE ERICH FROMM

  • La facultad de pensar objetivamente es la razón; la actitud emocional detrás de la razón es la humildad.

FRANCISCO DE QUEVEDO

MAS FRASES DE FRANCISCO DE QUEVEDO

  • Apocarse es virtud, poder y humildad; dejarse apocar es vileza y delito.

GARY ZUKAV

MAS FRASES DE GARY ZUKAV

  • La humildad, el perdón, la claridad y el amor son la dinámica de la libertad. Son los cimientos del poder auténtico.

GEORGE SANTAYANA

MAS FRASES DE GEORGE SANTAYANA

  • La religión en su humildad restaura al hombre a su única dignidad, el coraje de vivir por la gracia.

ILIE CIOARA

MAS FRASES DE ILIE CIOARA

  • Cuando un rayo de luz, que emana de la Conciencia Pura, atraviesa el limitado caparazón de la mente y pone en evidencia su gran farsa, con humildad esa mente se queda en silencio.

INDIOS HOPI

MAS FRASES DE INDIOS HOPI

  • Con humildad, me postro ante la comprensión de que el camino que veo es mejor para mi no significa que sea también correcto para ti, que lo que yo creo no es necesariamente verdad para ti.

ISABELLA DI CARLO

MAS FRASES DE ISABELLA DI CARLO

  • El pesebre - recibiendo al Hijo de Dios representa la total sencillez, la completa humildad y nos habla de que la grandeza no necesita palacios, ni lujos, ni joyas, para ser grande.

JBN

MAS FRASES DE JBN

  • ¿Sabía usted? Que la humildad no es un significado es una manifestación amorosa.

JEBUNA

MAS FRASES DE JEBUNA

  • Cuando se baja se hace con humildad y silencio.
  • El ser humano que cree ser superior a los animales y lo asesina para su sustento, son los que se llenan la boca hablando de humildad.

JIDDU KRISHNAMURTI

MAS FRASES DE JIDDU KRISHNAMURTI

  • El propio pensamiento debe callar para que el silencio sea. Uno ha de hablar y mirar desde este silencio. Lo verdaderamente anónimo surge de este silencio, y no hay otra humildad que ésa.
  • Para comprender la naturaleza y la realidad de la arrogancia necesitamos humildad. No hay humildad donde hay un juicio, una valoración, una ideología.
  • Cuán extraordinarios son los momentos en que el «yo» se halla ausente, en que no hay sentido alguno de esfuerzo, cuando hay humildad; ello ocurre cuando hay amor.

JUDAS

MAS FRASES DE JUDAS

  • La paz y la humildad van de la mano, una y otra forman parte del concierto inefable del amor, pensar en la humildad es buscar la paz y la dicha certera, porque en ella la Divinidad se hará escuchar.

JULIA CALLE

MAS FRASES DE JULIA CALLE

  • La humildad es callar nuestras virtudes y permitir a los demás descubrirlas. Recuerden que existen personas pobres que lo único que tienen es dinero.

KYABJE KALU RINPOCHE

MAS FRASES DE KYABJE KALU RINPOCHE

  • Irradia con humildad tu mensaje viviente de belleza, de espiritualidad y de paz, en un mundo atormentado, materializado, desorientado. El necesita de tu eficaz contribución. Ofrécesela.

MARIANNE WILLIAMSON

MAS FRASES DE MARIANNE WILLIAMSON

  • Tendemos a la falta de humildad hacia el amor, de tratarlo condescendientemente en lugar de arrodillarnos ante él, de anteponer consideraciones mundanas antes la necesidad emocional de tener a alguien en nuestros brazos.

MARTIN LUTHER KING

MAS FRASES DE MARTIN LUTHER KING

  • Tenemos que hablar con toda la humildad que sea apropiada a nuestra visión limitada, pero tenemos que hablar.

MIGUEL SERVET

MAS FRASES DE MIGUEL SERVET

  • La humildad de los hipócritas es el más grande y el más altanero de los orgullos.

OMRAAM MIKHAEL

MAS FRASES DE OMRAAM MIKHAEL

  • Jesús introdujo un nuevo código moral. Responder con el corazón, medios más nobles, más elevados: humildad, amor, paciencia y la grandeza del alma.

OSHO

MAS FRASES DE OSHO

  • Llegas a ser un maestro solo con una humildad profunda, porque el aprendizaje solo es posible con la humildad. Tienes que rendirte, no actuar, no manipular, no impresionar.

RAJINDER SINGH

MAS FRASES DE RAJINDER SINGH

  • La no violencia nace de la humildad y la compasión.
  • La fuerza bruta se neutraliza con la humildad espiritual.

SHIBENDU LAHIRI

MAS FRASES DE SHIBENDU LAHIRI

  • En el Kriya Yoga la libertad no es la banal expresión de la arbitrariedad o de la falta de comedimiento; es una gran humildad pues nos vemos libres de la arrogancia y la ignorancia, de las imágenes e influencias.

SRILA PRABHUPADA

MAS FRASES DE SRILA PRABHUPADA

  • El comienzo de todo conocimiento proviene de la humildad.
  • La humildad significa que uno no debe estar ansioso de tener la satisfacción de ser honrado por otros.

TERESA DE CALCUTA

MAS FRASES DE TERESA DE CALCUTA

  • Aprendemos a través de la humildad, a aceptar humillaciones alegremente.

UCDM

MAS FRASES DE UCDM

  • Y esto es Amor. La continua pérdida de todo en lo que crees, la continua apertura, y resquebrajamiento, la continua humildad de dejar de lado todas las posiciones que has defendido, admitiendo sentimientos que has tratado de encubrir, aunque duela.

VARIOS

MAS FRASES DE VARIOS

  • La humildad y del temor del Señor son las riquezas y el honor, y la vida. Proverbios 22:4.

VICTORIA

MAS FRASES DE VICTORIA

  • La humildad no se es, sino que se vive en ella y no me refiero a vivir de manera humilde en el terreno material, sino a ser humilde de espíritu.

ARTICULO RELACIONADO

LA ARROGANCIA Y SU NATURALEZA

JIDDU KRISHNAMURTI

NATURALEZA DE LA ARROGANCIA

Somos más bien arrogantes, creemos saber mucho.

Si deseo comprender la arrogancia, no debo caer en lo opuesto, no debo dejarme distraer por el esfuerzo de llegar a ser algo, ni siquiera por el esfuerzo de procurar comprender lo que es. Si soy arrogante, ¿qué ocurre? Si no le doy nombre a la arrogancia, ella cesa; lo cual significa que la respuesta está en el problema mismo y no fuera de él.

Necesitamos humildad para mirar de otro modo. No somos humildes por naturaleza. Somos más bien arrogantes, creemos saber mucho. Cuanto más envejecemos, tanto más arrogantes llegamos a ser, más audaces. No hay humildad donde hay un juicio, una valoración, una hipótesis de lo que deberíamos ser, una ideología, una fórmula.

Una anécdota antes de leer a Jiddu Krishnamurti

PROFESOR ARROGANTE

En la facultad de Medicina...

Un profesor se dirige a un alumno y le pregunta:

¿Cuántos riñones tenemos?

¡Cuatro!, responde el alumno.

¿Cuatro?, replica el profesor, arrogante, de esos que sienten placer en pisotear los errores de los alumnos.

Traiga un fardo de pasto, pues tenemos un asno en la sala, le ordena el profesor a su auxiliar.

¡Y para mí un cafecito!, replicó el alumno al auxiliar del maestro.

El profesor se enojó y expulsó al alumno de la sala.

Al salir de la sala, todavía el alumno tuvo la audacia de corregir al furioso maestro:

Usted me preguntó cuántos riñones “Tenemos”. “Tenemos” cuatro: dos míos y dos suyos. “Tenemos” es una expresión usada para el plural. Que tenga un buen provecho y disfrute del pasto.

El alumno era, por cierto, el humorista Aparicio Torelly Aporelly (1895-1971), más conocido como el “Barón de Itararé”.

La vida exige mucho más comprensión que conocimiento.
A veces, las personas, por tener un poco más de conocimiento o ‘creer’ que lo tienen,
se sienten con derecho de subestimar a los demás...

No lo olvides: No seas nunca arrogante con los humildes, ni humilde con los arrogantes.

LA ARROGANCIA

Jiddu Krishnamurti, habla sobre la naturaleza de la arrogancia.

¿Qué es el «yo» -la vanidad, la arrogancia, el deseo de lograr, de alcanzar el éxito- al que nos aferramos tan desesperadamente? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Cómo se ha originado?

La búsqueda de poder, de posición, la autoridad, la ambición y demás, son formas del «yo» en todas sus diferentes expresiones. Pero lo que importa es comprender el «yo», y estoy seguro de que todos estamos convencidos de eso.

Todas las cosas que el pensamiento ha producido constituyen una realidad. Pero el pensamiento no ha producido la montaña o el árbol, que también son una realidad. Todos los dioses, todos los rituales todo el perjuicio que el pensamiento causa en el mundo, son una realidad: la guerra es una realidad, matar a la gente es una realidad, la violencia, la brutalidad, la dureza, la destrucción, son una realidad producida por el pensamiento. Las montañas, los árboles, los ríos, la belleza del cielo, son una realidad, pero ésta no ha sido producida por el pensamiento. La creencia es una realidad producida por el pensamiento, pero es neurótica. La neurosis es una realidad. La verdad no lo es. El pensamiento jamás puede alcanzar la verdad. Entonces, ¿cuál es la relación entre la verdad y la realidad?

Hemos examinado la naturaleza del pensamiento. Dijimos que el pensamiento es un proceso material, porque se halla almacenado en el cerebro, forma parte de la célula, que es materia. Así pues, es un proceso material en el tiempo, un proceso en movimiento. Y todo lo que ese movimiento crea es una realidad; lo neurótico, así como lo fragmentario, son realidades. ¿Qué es la verdad, entonces? El pensamiento, que es fragmentario, que se encuentra preso en el tiempo, que es dañino, violento, ¿puede encontrar la verdad, siendo la verdad lo total, lo sagrado? Y si no puede encontrarla, ¿qué relación tiene, entonces, el pensamiento, la realidad, con aquello que es absoluto?

Vean, todo esto exige meditación. Ésta es la verdadera meditación, no así las cosas importadas a este país por los gurúes. ¿Puede esta conciencia, que es su contenido, expandirse alguna vez para incluir la conciencia de la verdad? ¿O esta conciencia de la psique, el «yo» con todo su contenido, tiene que terminar antes de que pueda percibirse aquello que es la verdad? Uno tiene que descubrir cuál es la naturaleza de la psique, que ha sido producida por el pensamiento. ¿Qué es el «yo» -la vanidad, la arrogancia, el deseo de lograr, de alcanzar el éxito- al que nos aferramos tan desesperadamente? ¿Cuál es su naturaleza? ¿Cómo se ha originado? Porque si eso existe, lo otro no puede existir. Si soy egoísta, en tanto exista ese centro psíquico la verdad no puede manifestarse, porque la verdad es lo total.

Por lo tanto, ¿cómo puede la mente -siendo la mente los sentidos, las emociones, los recuerdos, los prejuicios, los principios, los ideales, las experiencias, la totalidad de eso, es decir, la psique, el «yo»-, cómo puede llegar a su fin y, no obstante, actuar en este mundo? ¿Es eso posible?

Para descubrirlo, debemos investigar muy a fondo la cuestión del miedo, el muy complejo problema del placer, y la cuestión del dolor, así como la posibilidad de que éste llegue alguna vez a su fin. El hombre ha vivido con el dolor durante milenios y milenios. No ha sido capaz de terminar con él. Y debemos investigar también la cuestión de lo que son la muerte y el amor. Esto es un asunto muy, muy serio, no es algo para jugar con ello. Uno debe dedicar toda su vida a la comprensión de esto. Vivir en este mundo de manera completa, cuerda, sin la psique, sin el «yo», no escapar, no largarse a algún monasterio o a una comuna, sino vivir aquí, en este mundo loco, insano y sanguinario donde hay tanta corrupción, donde la política está divorciada de la ética, constituye un reto tremendo. Requiere una mente que pueda pensar de manera minuciosa, correcta y objetiva, con todos los sentidos plenamente despiertos, una mente no narcotizada por el alcohol, las drogas estimulantes y demás. Ustedes deben tener una mente muy sana, y cuando está dopada por el cigarrillo, la bebida, no tienen una mente sana; todo eso embota la mente, la destruye.

¿QUÉ ES EL «YO»?

La búsqueda de poder, de posición, la autoridad, la ambición y demás, son formas del «yo» en todas sus diferentes expresiones. Pero lo que importa es comprender el «yo», y estoy seguro de que todos estamos convencidos de eso. Si me permiten agregar algo aquí, seamos serios con respecto a esta cuestión; si ustedes y quien les habla, como individuos, no como un grupo de personas que pertenecen a clases sociales, a ciertas sociedades, a determinadas divisiones climáticas, podemos comprender esto y actuar sobre ello, yo siento que habrá una verdadera revolución. Tan pronto eso se vuelve universal y se organiza mejor, el «yo» se refugia ahí; mientras que si ustedes y yo, como individuos, podemos amar, podemos llevar a cabo esto de manera efectiva en nuestra vida cotidiana, entonces surgirá a la existencia esa revolución que es tan fundamental.

¿Saben ustedes qué entiendo por el «yo»?

Entiendo por el «yo» la idea, el recuerdo, la conclusión, la experiencia, las diversas formas de las intenciones, tanto las que se pueden nombrar como las innombrables, el esfuerzo consciente de ser o de no ser esto o aquello, la memoria acumulada del inconsciente: lo racial, el grupo, el individuo, el clan, y la totalidad de ello, ya sea proyectado exteriormente en la acción o proyectado espiritualmente como virtud; el esforzarse tras todo esto es el «yo». Ello incluye la competencia, el deseo de ser. Ese proceso íntegro es el «yo»; y cuando nos enfrentamos con él, sabemos realmente que es algo maligno. Uso la palabra maligno intencionalmente, porque el «yo» es divisivo; el «yo» lo encierra a uno en sí mismo; sus actividades, por nobles que sean, separan y aíslan. Sabemos todo esto. También sabemos cuán extraordinarios son los momentos en que el «yo» se halla ausente, en que no hay sentido alguno de esfuerzo, cuando hay humildad; ello ocurre cuando hay amor.

CREAR UN MUNDO NUEVO

Si hemos de crear un mundo nuevo, una nueva civilización, un arte nuevo, no contaminado por la tradición, el miedo, las ambiciones, si hemos de originar juntos una nueva sociedad en la que no existan el «tú» y el «yo», sino lo nuestro, ¿no tiene que haber una mente que sea por completo anónima y que, por lo tanto, esté creativamente sola? Esto implica, ¿no es así?, que tiene que haber una rebelión contra el conformismo, contra la respetabilidad, porque el hombre respetable es el hombre mediocre, debido a que siempre desea algo; para su felicidad depende de la influencia, o de lo que piensa su prójimo, su gurú, de lo que dice el Bagavad Gita o los Upanishads o la Biblia o Cristo. Su mente jamás está sola. Ese hombre nunca camina solo, sino que siempre lo hace con un acompañante, el acompañante de sus ideas.

¿No es, acaso, importante descubrir, ver todo el significado de la interferencia, de la influencia, ver la afirmación del «yo», que es lo opuesto de lo anónimo? Viendo todo eso, surge inevitablemente la pregunta: ¿Es posible originar de inmediato ese estado de la mente libre de influencias, el cual no puede ser afectado por su propia experiencia ni por la experiencia de otros, ese estado de la mente incorruptible, sola? Únicamente entonces es posible dar origen a un mundo diferente, a una cultura y una sociedad diferentes donde puede existir la felicidad.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020