LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY PRESENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS CONSCIENCIA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES MIDE

FRASES Y CITAS MIDE

VER ARTÍCULOS MIDE

Anatole France: La timidez es un gran pecado contra el amor.

Antoine de Saint-Exupery: El hombre se descubre cuando se mide con un obstáculo.

Carlos Cuauhtemoc: La entereza de una persona, hombre o mujer, no se mide con fronteras físicas, sino con lineamientos mentales.

Carlos Cuauhtemoc: Para tener relaciones sexuales no se necesita saber, se necesita sentir. Los hombres que miden cada movimiento y evalúan todas las reacciones de su compañera son los peores amantes.

Carlos Lozano: Él no mide con nuestro metro. Dios es bueno y nosotros más o menos malos y si Dios juzgara como nosotros juzgamos, entonces muy pocos se salvarían.

Hermann Hesse: La potencia intelectual de un hombre se mide por la dosis de humor que es capaz de utilizar.

Immanuel Kant: Se mide la inteligencia del individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar.

Jean De La Fontaine: Todos miden su exito por el fracaso de los demas.

Jebuna: En la lucha de dos grandes el verdadero triunfo es cuando se unen las fuerzas y no cuando se miden.

Jose Valle: La mayoría de nosotros creció bajo las consignas nutricionales de la pirámide de alimentación tradicional. Varios nutricionistas veganos desarrollaron alternativas a esta pirámide.

Leon Tolstoi: Así­ como el animal en cautividad recorre a diario la jaula para desentumecer sus patas o mide la longitud de su cadena, así mido yo la longitud de la mía, remontándome hasta la muerte, para desentumecer mis miembros, y hacer más llevadera la vida.

Ludwig Borne: Lo que el vértigo es para el cuerpo, eso es la embarazosa timidez para el alma.

Moralejas: La riqueza de una persona no se mide por las cosas que posee, sino por aquellas que no cambiaría por dinero.

Pitagoras: Mide tus deseos, sopesa tus opiniones, cuenta tus palabras.

Victor Marie Hugo: ¡Cosa curiosa! El primer síntoma del amor en un joven, es la timidez; en una joven, es la audacia.

ARTICULO RELACIONADO

DIOS NO MIDE

CARLOS LOZANO

Dios tiene compasión

¡Gracias a Dios que Él no mide con nuestro metro! Porque Dios es bueno y nosotros más o menos somos malos y si Dios juzgara como nosotros juzgamos, entonces muy pocos se salvarían, pero Dios tiene compasión de los hombres, e incluso cuando hay una verdadera culpa, si el culpable le pide humildemente perdón, Él lo perdona completamente y le manda no pecar más.

¡Qué falta nos hace asemejarnos más a Dios, especialmente en lo que toca a la misericordia! Porque recordemos que Jesús en el Evangelio ha dicho que serán bienaventurados los misericordiosos, porque obtendrán misericordia. ¿Y quién no necesita de la Misericordia de Dios? Todos la necesitamos. Entonces practiquemos la misericordia con el prójimo y también, ¿por qué no?, practiquemos la misericordia con Jesús, es decir, compadezcámonos de todos sus sufrimientos, de los de antes y de los de ahora, porque Cristo sigue sufriendo moral y espiritualmente por los pecados de los hombres.

Si somos misericordiosos anticipamos el Juicio de Dios sobre nosotros, porque cumplimos aquello del Evangelio de: “No juzguéis y no seréis juzgados”.

El hombre se hace misericordioso cuando ha sufrido en carne propia algún dolor, porque el sufrimiento es escuela de misericordia. Es dulce decir: “Te comprendo hermano porque yo pasé por algo similar y sé lo que es sufrir así”. Pero aunque no hayamos pasado por algo parecido, tratemos de colocarnos en el lugar del hermano y tengamos un corazón misericordioso, que es mejor pasarse de bueno, antes que ser duros de corazón o malvados.

Dios no mide con nuestro metro, pero nos medirá a nosotros con nuestro metro, así que ¡atención!, porque el juicio que usemos para los demás se usará para nosotros.

Solo en el Cielo veremos claro por qué cada uno actuó de la forma que actuó, ya que en la tierra no podemos saber lo que hay en lo profundo de los corazones de los hombres, ni siquiera en el nuestro. Por eso hagamos como el Señor y cuando recibamos una ofensa o mal de algún hermano, digamos: “Padre, perdónalo, porque no sabe lo que hace ni lo que dice”, y así seremos agradables al Padre, porque nos pareceremos un poco a Jesús, su Hijo muy amado.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER INSTAGRAM VER FACEBOOK VER TWITTER VER PINTEREST VER BLOGSPOT

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019