LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY SANAR VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS SANACION VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES MUERE

FRASES Y CITAS MUERE

VER ARTÍCULOS MUERE

Alberto Moravia: La vejez es una enfermedad como cualquier otra en la cual al final uno se muere irremisiblemente.

Alejandro Dumas: El hombre nace sin dientes, sin cabello y sin ilusiones. Y muere lo mismo: sin dientes, sin cabellos y sin ilusiones.

Alfonsina Storni: Gimen porque nace el sol. Gimen porque muere el sol...Todo está allí, apretado en la cuenca, donde, pájaro quieto, aguarda.

Alfonsina Storni: Vueltas y vueltas doy por esas calles; por donde quiera, me siguen las paredes silenciosas, y detrás de ellas, en vano saber quiero si los hombres mueren o sueñan.

Amoda Maa: Cuando todo lo falso muere en ti, lo que queda es la verdad del amor. Este amor está aquí mismo, en tu corazón y en el corazón de todo.

Anatole France: Uno cree que muere por la patria y muere por los industriales.

Anthony de Mello: Cuando estás demasiado alejado de la naturaleza, tu espíritu se seca y muere, porque ha sido violentamente separado de sus raíces.

Anthony de Mello: La gran tragedia de la vida no está en cuánto sufrimos, sino en cuánto perdemos. Los seres humanos nacen durmiendo, viven durmiendo y mueren durmiendo.

Aristoteles: Todos los gobiernos mueren por la exageración de su principio.

Bodhidharma: Sólo ver la propia naturaleza vacía es la verdad. Quien ve la verdad ni nace ni muere porque no es nadie.

Buda: La vigilancia y la lucidez son los senderos de la inmortalidad. Los que vigilan no mueren. La negligencia es el sendero de la muerte. Los negligentes son como si ya estuvieran muertos.

Byron Katie: Los favoritos de la muerte no mueren.

Carlos Castaneda: Un guerrero muere difícilmente. Su muerte debe luchar para llevárselo. Un guerrero no se entrega a la muerte tan fácilmente.

Carlos Cuauhtemoc: Beber el agua del mar.Quienes la toma,lejos de mitigar su sed ,la acrecientan terriblemente y mueren mucho mas rápido.Lo que ese hombre te ofreció es agua de mar... y el adolescente es como un naufrago con sed.

Diógenes de Sinope: Todo el mundo se muere en medio del camino, en medio del viaje.

Erich Fromm: El ser humano siempre muere antes de haber nacido por completo.

Erich Fromm: El hombre siempre muere antes de que nacer por completo.

Erich Fromm: La mayoría de la gente muere antes de nacer. La creatividad significa nacer antes de morir.

Euripides: Mucha falta hace a la familia el hombre que se muere; pero la mujer vale poco.

Friedrich Nietzsche: Lo primero que los pueblos salvajes toman de los europeos es el alcohol y el cristianismo, ambos estupefacientes. Y con lo que mueren más rápido es con el alcohol y el cristianismo, los estupefacientes europeos.

George Sand: ¡Qué tiempos! Mueren todos, todo muere y la tierra muere también, devorada por el sol y el viento. No se de donde saco el coraje para vivir todavía en medio de estas ruinas. Amémonos hasta el final.

Hipocrates: Es mejor no aplicar ningún tratamiento en casos de cáncer oculto; porque si se trata (mediante cirugía), los pacientes mueren rápidamente; pero si no son tratados, se mantienen durante mucho tiempo.

Homero Simpson: ¡Muere canalla! Papá, mataste al zombi de Flander… ¿Ah, era un zombi?

Honore de Balzac: Los hombres mueren desesperados, mientras que los espíritus mueren en éxtasis.

JBN: ¿Sabía usted? Que por causa de producción de carne mueren niños de hambre.

JBN: ¿Sabía usted? Que todo lo que nace muere aunque nos cueste aceptarlo, aprovecha tu estadía en la tierra.

JBN: ¿Sabía usted? que la hormiga puede levantar 50 veces su peso y jalar 30 veces su peso y cuando muere intoxicada o envenenada cae siempre sobre su lado derecho.

JBN: ¿Sabía usted? Que 9 días puede vivir una cucaracha sin su cabeza, hasta que muere

Jean De La Bruyere: Los amores mueren de hastío, y el olvido los entierra.

Jean Jacques Rousseau: si eres un verdadero hombre seras capaz de quitarle el buey al grangero y la comida a uno que se muere de hambre.

Jebuna: Algunos... nacen, crecen, consiguen dinero y mueren.

Jebuna: Algunos: Nacen, consiguen dinero y mueren. Otros. Nos dejamos guiar por la existencia.

Jebuna: En la GUERRA nunca mueren los culpables, solo los soldados esclavos de una idea.

Jiddu Krishnamurti: La vida es acción La vida es una serie de acciones continuas e interminables hasta que mueres.

Jiddu Krishnamurti: Dile a tu amigo que en su muerte una parte de ti muere y va con él. Vaya donde vaya, tú también vas. No estará solo.

Jiddu Krishnamurti: Morir es amar. El amor no tiene pasado ni futuro; la que los tiene es la memoria, que no es amor. «Uno» muere, y el amor está ahí, esa es su belleza.

Jiddu Krishnamurti: No hay final a la educación. No es que lees un libro, pasas un examen y terminas la educación. La vida entera, desde el momento en que naces hasta el momento en que mueres es un proceso de aprendizaje.

Jose Marti: La libertad, para ser viable, tiene que ser sincera y plena; si la república no abre los brazos a todos y adelanta con todos, muere la república.

Klaus Ziegler: Una niña muere de un tumor después de una dolorosa agonía. Sus padres, han orado suplicando a Dios que la sane. ¿Sirvieron de algo las oraciones?.

Krishna: Un sabio no siente lástima por los que viven, ni tampoco por los que mueren. La vida y la muerte no son diferentes.

Leon Tolstoi: El tirano muere y su reino termina; el mártir muere y su reino comienza.

Leonardo da Vinci: La belleza muere con la vida, pero se inmortaliza en el arte.

Leonardo da Vinci: Un cuerpo hermoso perece, pero una pieza de arte nunca muere.

Les Luthiers: Pez que lucha contra la corriente muere electrocutado.

Mahatma Gandhi: Jamás mueren en vano los que mueren por una causa grande.

Maitreya: La vigilancia es el sendero hacia la inmortalidad, la negligencia es el camino hacia la muerte. Aquellos que permanecen vigilantes nunca mueren, los negligentes son como si ya estuvieran muertos.

Mario Chaves: Unos ocho millones de personas mueren cada año de cáncer en el mundo, más de medio millón en los Estados Unidos solamente sin saber que es un hongo.

Martin Luther King: No importa cuánto se viva sino cómo se vive, si se vive bien y se muere joven, se puede haber contribuido más que una persona hasta los ochenta años preocupada sólo de sí misma

Moralejas: El amor no envejece nunca; muere en la infancia.

Moralejas: A veces son precisamente los ideales por los cuales mueren las personas los que les imposibilitan vivir y trabajar juntos.

Niccolo Maquiavelo: Cuando se muere alguien que nos sueña, se muere una parte de nosotros.

Octavio Paz: El hombre es una criatura moral que envejece, que muere y que no sabe para qué vino aquí.

Oprah Winfrey: Si te olvidas de recargar tus baterías, mueres. Y si corres a toda velocidad sin detenerte a tomar aire, pierdes el impulso para terminar la carrera.

Orison S Marden: Casi todos los hombres mueren de sus remedios, no de sus enfermedades.

Oscar Wilde: Casi todos los hombres se mueren de sus medicinas y no de sus enfermedades.

Osho: Si amas a una flor, no la recojas. Porque si la recoges muere y cesa de ser. Por tanto, si amas a una flor, déjala ser. El amor no es posesión. El amor es apreciación.

Paradigma: Según el budismo y otras religiones similares, el alma es individual e independiente del cuerpo, por lo que una vez este muere vuelve a morar en un mundo diferente hasta que vuelve a encontrar otro cuerpo que habitar.

Paul Valery: Los grandes hombres mueren dos veces: una vez como hombres, y otra como grandes

Refranes Colombianos: Colgó los guayos - Dicho de cuando un hombre se muere; en el caso de una mujer, se dice Colgó los tenis.

Refranes Hispanos: Quien nace lechón, muere gorrino.

Refranes Hispanos: El que a hierro mata, a hierro muere.

Ricardo Arjona: Se nos muere el amor, tiene fiebre de frío, se nos cayó de la cama cuando lo empujó el hastío.

Ricardo Arjona: Se nos muere el amor, se acabó la ternura. Y a la libertad, la convertimos en dictadura. Se contagió de costumbre, le faltó fuego a la lumbre.

Ruso: No se muere dos veces si no se escapa de la muerte una vez.

Sesha: Cuando un individuo opera sin apetencia al fruto de la acción y a la vez permanece en el Presente realizando la acción, su voluntad intencionada muere y con ella el "yo" se diluye homogéneamente en toda la percepción.

Sigmund Freud: Allí donde el amor despierta, muere el yo, déspota, sombrío.

Sigmund Freud: Las emociones inexpresadas nunca mueren. Son enterradas vivas y salen más tarde de peores formas.

Sin Dioses: Si se hunde una casa y muere una familia entera es una desgracia, pero si se hunde y da la casualidad de que no hay nadie en casa resulta que es un milagro y que dios los ha salvado.

Veganos JBN: Hay razones de peso por las cuales los veganos no comen miel. Cada vez hay más demanda y la mayoría de abejas muere de estrés por el agotamiento.

William Shakespeare: Los cobardes mueren muchas veces antes de su verdadera muerte; los valientes prueban la muerte sólo una vez.

ARTICULO RELACIONADO

EL AMOR SURGE SI EL PASADO MUERE

JIDDU KRISHNAMURTI

MORIR ES AMAR

El amor no tiene pasado ni futuro.

La muerte es sólo para los que tienen un lugar de descanso. La vida es un movimiento en la relación y el afecto; la negación de este movimiento es muerte. No tengan refugio en lo externo ni en lo interno; posean una habitación o una casa o una familia, pero no permitan que ello se convierta en un escondite, en un escape de sí mismos.

El puerto seguro que nuestra mente ha fabricado mediante el cultivo de la virtud, de la superstición o la creencia, mediante la ingeniosa capacidad o las actividades, traerá inevitablemente la muerte. Uno no puede escapar de la muerte si pertenece a este mundo, a la sociedad de la que forma parte. El hombre que murió en la casa de al lado o a miles de millas de distancia, es uno mismo. Al igual que uno, durante años se ha estado preparando con gran cuidado para morir. Al igual que uno, llamaba vivir a una lucha, a la desdicha o a un buen espectáculo divertido. Pero la muerte está siempre ahí, vigilando, aguardando. Sólo aquel que muere cada día, está más allá de la muerte.

Morir es amar. La belleza del amor no se encuentra en los recuerdos del pasado ni en las imágenes del mañana. El amor no tiene pasado ni futuro; la que los tiene es la memoria, que no es amor. El amor con su pasión está más allá del orden de la sociedad que somos cada uno de nosotros. «Uno» muere, y el amor está ahí.

La meditación es un movimiento en lo desconocido y de lo desconocido. Uno no existe, sólo está el movimiento. Uno es demasiado pequeño o demasiado grande para este movimiento que no tiene nada detrás ni delante de sí. Es esa energía que el pensamiento-materia no puede alcanzar. El pensamiento es perversión porque es producto del ayer; está preso en las redes de los siglos y por eso es confuso, carente de claridad. Hagamos lo que hagamos, lo conocido no puede alcanzar lo desconocido. La meditación es un morir para lo conocido.

EL SILENCIO

Uno ha de mirar y escuchar desde el silencio...

El silencio no es la terminación del ruido; el incesante clamor de la mente y el corazón no concluye en el silencio; éste no es un producto ni un resultado del deseo o de la voluntad. La totalidad de la conciencia es un inquieto, ruidoso movimiento dentro de las fronteras de su propia hechura. Dentro de estas fronteras, el silencio o la quietud no son más que la momentánea cesación del parloteo; ése es el silencio tocado por el tiempo. El tiempo es memoria y para él el silencio es corto o largo, puede medirlo, darle espacio y continuidad, y entonces se convierte en un juguete más.

Pero esto no es el silencio. Todo lo que está compuesto por el pensamiento se encuentra dentro del área del ruido, y el pensamiento no puede en modo alguno callarse. Puede construir una imagen del silencio y ajustarse a ella rindiéndole culto como a tantas otras imágenes que ha fabricado, pero su fórmula del silencio es la negación misma de éste, sus símbolos son la negación de la realidad. El propio pensamiento debe callar para que el silencio sea. El silencio existe siempre en el presente, lo cual no ocurre con el pensamiento. Este, siendo siempre viejo, no puede penetrar en el silencio, que es siempre nuevo. Lo nuevo se convierte en lo viejo cuando es tocado por el pensamiento.

Uno ha de hablar y mirar desde este silencio. Lo verdaderamente anónimo surge de este silencio, y no hay otra humildad que ésa. Los vanidosos son siempre vanidosos, aunque se pongan las vestiduras de la humildad, con lo cual se vuelven duros y susceptibles. Pero desde este silencio la palabra «amor» tiene un significado por completo diferente. Este silencio no está ahí afuera, sino que se encuentra donde no existe el ruido del pensamiento.

PENSAMIENTO Y DOLOR

Sólo la inocencia puede ser apasionada.

Los inocentes no tienen penas ni sufrimientos, aunque hayan tenido un millar de experiencias. No son las experiencias las que corrompen la mente, sino lo que dejan tras de sí, el residuo, las cicatrices, los recuerdos. Estos se acumulan, se amontonan unos sobre otros y entonces empieza el dolor. Este dolor es tiempo. Donde existe el tiempo no hay inocencia. La pasión no nace del dolor. El dolor es experiencia, la experiencia de la vida cotidiana, la vida de angustias y placeres fugaces, de temores y certidumbres. Uno no puede escapar de las experiencias, pero éstas no necesitan echar raíces en el terreno de la mente. Tales raíces originan problemas, conflictos y lucha constante. No hay otra manera de salir de esto que morir cada día para todo lo de ayer. Sólo la mente clara puede ser apasionada. Sin pasión no podemos percibir la brisa entre las hojas ni ver la luz del sol sobre el agua. Sin pasión no hay amor.

El ver es acción. El intervalo entre el ver y la acción implica pérdida de energía.

SURGIMIENTO DEL AMOR

El amor sólo puede existir cuando el pensamiento está quieto.

Esta quietud no puede ser, en modo alguno, fabricada por el propio pensamiento. El pensamiento sólo puede producir imágenes, fórmulas, ideas, pero esta quietud jamás puede ser alcanzada por el pensamiento. Este es siempre viejo, mientras que el amor no lo es.

El organismo físico tiene su propia inteligencia, la cual se embota con los hábitos del placer. Estos hábitos destruyen la sensibilidad del organismo, y es esta falta de sensibilidad la que embota la mente. Una mente semejante puede estar alerta en una dirección estrecha y limitada y ser, sin embargo, insensible. La profundidad de una mente así es mensurable y se halla presa en imágenes e ilusiones. Su única brillantez es su propia superficialidad. La meditación requiere un organismo liviano e inteligente. La relación mutua entre la mente meditativa y su organismo es un ajuste constante de la sensibilidad, porque la meditación necesita libertad. La libertad es su propia disciplina. Sólo en la libertad puede haber atención. Darse cuenta de la intención es estar atento. La atención completa es amor. Sólo ella puede ver, y el ver es la acción.

El deseo y el placer terminan en dolor, y en el amor no hay dolor. Lo que sufre es el pensamiento, el pensamiento que da continuidad al placer, lo nutre y le comunica fuerza. El pensamiento busca perpetuamente el placer y, de ese modo, invita al dolor. La virtud que cultiva el pensamiento es el recurso del placer, y en ello hay esfuerzo y logro. La bondad no florece en el suelo del pensamiento sino en la libertad con respecto al dolor.

La terminación del sufrimiento es amor.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019