LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY NADA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VACUIDAD VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES CHARLES DICKENS

FRASES Y CITAS CHARLES DICKENS

VER ARTÍCULOS CHARLES DICKENS

Charles Dickens: Él sería un hermoso cadáver.

Charles Dickens: La pena nunca sana ningún hueso.

Charles Dickens: Señor, mantén mi memoria fresca.

Charles Dickens: Debo hacer algo o mi corazón se desgastará.

Charles Dickens: La vida es un conjunto de despedidas.

Charles Dickens: Las nimiedades son la base de la vida.

Charles Dickens: Tú has sido el último sueño de mi alma.

Charles Dickens: El amor es lo que hace que el mundo gire.

Charles Dickens: Para un corazón joven, todo es diversión.

Charles Dickens: Le robé el corazón y puse hielo en su lugar.

Charles Dickens: ¿Qué mejor regalo hay que el amor de un gato?

Charles Dickens: Una palabra sincera vale más que un discurso.

Charles Dickens: Una multitud de personas y, aún así, soledad.

Charles Dickens: La venganza y el castigo requieren mucho tiempo.

Charles Dickens: Jamás debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas.

Charles Dickens: Hay una sabiduría de la cabeza y una del corazón.

Charles Dickens: El arrepentimiento es propio de quien peina canas.

Charles Dickens: Los vicios son a veces virtudes llevadas al exceso.

Charles Dickens: El dinero y los bienes son las mejores referencias.

Charles Dickens: Solamente pido ser libre, las mariposas son libres.

Charles Dickens: No hagas preguntas y no se te responderán mentiras.

Charles Dickens: La paciencia es un acto más noble que cualquier hecho.

Charles Dickens: Forjamos las cadenas que llevamos durante nuestra vida.

Charles Dickens: Tú apareces en todas las líneas que he leído en mi vida.

Charles Dickens: Un corazón que ama es la más verdadera de las sabidurías.

Charles Dickens: Trae el rayo embotellado, un vaso limpio y un sacacorchos.

Charles Dickens: El peor de los que escuchan es aquel que solamente escucha.

Charles Dickens: Nadie que alivie los males de otros es inútil en este mundo.

Charles Dickens: Existe una fuerza prodigiosa en la tristeza y la desesperanza.

Charles Dickens: Nunca cierres tus labios a aquellos que ya has abierto tu corazón.

Charles Dickens: Existen cuerdas en el corazón humano que es mejor que nunca vibren.

Charles Dickens: El odio a los de arriba es el homenaje inconsciente de los de abajo.

Charles Dickens: La industria es el alma de los negocios y la clave de la prosperidad.

Charles Dickens: Ningún hombre que no es caballeroso en su corazón lo es en sus formas.

Charles Dickens: Si no existiesen las malas personas no existirían los buenos abogados.

Charles Dickens: Los cielos saben que nunca debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas.

Charles Dickens: El dolor de la separación es incomparable a la alegría del reencuentro.

Charles Dickens: Un día malgastado en otras personas no es un día malgastado en nosotros.

Charles Dickens: Hay libros cuya portada y contraportada son de lejos las mejores partes.

Charles Dickens: La era de la caballerosidad ha terminado. El acaudalado venció al dragón.

Charles Dickens: Cualquier hombre puede estar de buen ánimo y ser feliz si va bien vestido.

Charles Dickens: Nada de lo que hacemos es en vano. Creo con toda mi alma que triunfaremos.

Charles Dickens: Tristemente hay libros donde el lomo y la cubierta son las mejores partes.

Charles Dickens: La cortesía que el dinero compra rara vez se otorga a los que carecen de él.

Charles Dickens: Nunca te fíes de la apariencia, sino de la evidencia. No existe mejor norma.

Charles Dickens: Ningún arrepentimiento podrá enmendar las oportunidades perdidas en la vida.

Charles Dickens: La caridad empieza en nuestra casa, mientras que la justicia en la del vecino.

Charles Dickens: Considera que nada es imposible y trata las posibilidades como probabilidades.

Charles Dickens: No hay nada tan fuerte ni seguro durante una crisis en la vida como la verdad.

Charles Dickens: Libertad, igualdad, fraternidad o muerte. La última es la más fácil de otorgar.

Charles Dickens: Todo viajero tiene un hogar, un hogar que aprende a amar más durante sus viajes.

Charles Dickens: La primavera es la época del año en que es verano al sol e invierno en la sombra.

Charles Dickens: La muerte puede engendrar vida, pero la opresión únicamente engendra más opresión.

Charles Dickens: La alegría y la jovialidad son la mejor forma de preservar la belleza y la juventud.

Charles Dickens: Contened vuestros apetitos, amigos míos, y habréis conquistado la naturaleza humana.

Charles Dickens: Trataré de honrar la Navidad en mi corazón y de mantener ese sentimiento todo el año.

Charles Dickens: No conozco al caballero americano. ¡Que Dios me perdone por usar esas palabras juntas!

Charles Dickens: Los grandes hombres rara vez son demasiado escrupulosos en la disposición de su atuendo.

Charles Dickens: Todo aquello que intenté hacer en la vida lo intenté con todas las fuerzas de mi corazón.

Charles Dickens: No dejes para mañana lo que puedas hacer hoy. La procrastinación es la ladrona del tiempo.

Charles Dickens: A una idea, al igual que a un fantasma, se le debe hablar un poco para que se dé a conocer.

Charles Dickens: La mente, al igual que el cuerpo, puede deteriorarse si se expone a un exceso de comodidad.

Charles Dickens: No merece la pena recordar el pasado, a no ser que tenga alguna influencia sobre el presente.

Charles Dickens: La felicidad es un regalo que no debemos esperar, sino uno que debemos disfrutar cuando llega.

Charles Dickens: No hay nada en el mundo que sea tan irresistiblemente contagioso como la risa y el buen humor.

Charles Dickens: Que yo resulte ser el héroe de mi propia vida o que lo sea otra persona, estas páginas lo dirán.

Charles Dickens: Debo ser entendido como soy. Ni el éxito ni el fracaso son míos, pero los dos me hacen lo que soy.

Charles Dickens: Sabe Dios que en esta vida hay días en los que merece la pena vivir y en los que merece la pena morir.

Charles Dickens: Ningún barniz puede ocultar las vetas de la madera, y cuanto más barniz se aplique, más notables serán.

Charles Dickens: Pienso tanto en las personas con un corazón bueno y sensible, que los protegería a todos de ser heridos.

Charles Dickens: Saber demasiado es funesto para quien no sepa moderar su lengua. Es como un niño que tuviera un cuchillo.

Charles Dickens: Ten un corazón que nunca se endurezca, un temperamento que nunca se canse, y un tacto que nunca haga daño.

Charles Dickens: El oro ciega más al hombre, destruye más sus valores y adormece más sus sentimientos que el humo del carbón.

Charles Dickens: Nadie que sepa leer mira un libro de igual manera que aquel que no sabe, aunque esté cerrado y en un estante.

Charles Dickens: Las cosas que nunca sucedieron tienen en ocasiones consecuencias tan reales como aquellas que se consiguieron.

Charles Dickens: Existen sombras muy oscuras en esta tierra, pero por contraste, existe una luz muy brillante para ahuyentarlas.

Charles Dickens: Las mujeres siempre pueden decir las cosas con menos palabras, excepto cuando están furiosas. Entonces se explayan.

Charles Dickens: Espero que el amor verdadero y la confianza al final sean más fuertes que cualquier mal o des venturanza en el mundo.

Charles Dickens: Un sueño, solo un sueño que acaba en nada y que deja al soñador donde yacía. Pero quiero que sepas que tú lo inspiraste.

Charles Dickens: Espero que el amor verdadero y la verdad sean finalmente más fuertes que cualquier mal o infortunio que haya en el mundo.

Charles Dickens: Concéntrate en todo lo bueno que te pasa, que a todos nos pasa mucho; y no en las desgracias, que a todos nos pasa alguna.

Charles Dickens: A lo largo de la vida, nuestras peores debilidades y mezquindades suelen estar al servicio de las personas que más odiamos.

Charles Dickens: Cuando un hombre sangra por dentro, es peligroso para él, pero cuando ríe para adentro, es presagio de algún mal para otros.

Charles Dickens: Ocultar algo a aquellos a los que quiero no está en mi naturaleza. No puedo sellar mis labios allá donde he abierto mi corazón.

Charles Dickens: En una era tan utilitarista, más que en cualquier otro tiempo, es de gran importancia que los cuentos de hadas sean respetados.

Charles Dickens: Hubo un tiempo, largo y duro, cuando intenté olvidar lo que había desperdiciado y cuando era demasiado ignorante para ver su valor.

Charles Dickens: El hombre se siente afortunado si es el primer amor de una mujer. Una mujer se siente afortunada si es el último amor de un hombre.

Charles Dickens: La familia no son solo aquellas personas con las compartimos la sangre, sino también aquellas por las que derramaríamos nuestra sangre.

Charles Dickens: Un hecho maravilloso para reflexionar es que toda criatura humana está concebida para ser un misterio indescifrable para cualquier otra.

Charles Dickens: El crédito es un sistema por el cual una persona que no puede pagar hace que otra persona que no puede pagar garantice que sí puede pagar.

Charles Dickens: Dios sabe que jamás debemos avergonzarnos de nuestras lágrimas, ya que son la lluvia que barre el polvo cegador que cubre nuestros corazones.

Charles Dickens: La comunicación eléctrica jamás será un sustituto de la comunicación cara a cara con alguien cuya alma nos alienta a ser valientes y verdaderos.

Charles Dickens: El crédito es lo mismo que un pirata con dos patas de palo que acude a otro pirata con dos patas de palo para que de fe que su piernas son reales.

Charles Dickens: La amé contra toda razón, contra toda promesa, contra toda paz, contra toda esperanza, contra toda felicidad, contra todo obstáculo que pudo haber.

Charles Dickens: Nunca podría haber logrado lo que logré sin los hábitos de puntualidad, orden y diligencia; sin la determinación de concentrarme en una sola tarea a la vez.

Charles Dickens: Todo idiota que va por ahí diciendo “¡Feliz Navidad!” debería ser hervido con sus propias entrañas y enterrado con una rama de muérdago atravesándole el corazón.

Charles Dickens: La diferencia entre la construcción y la creación es que lo que se construye se ama después de ser construido, mientras que lo que se crea se ama antes de ser creado.

Charles Dickens: Hogar es una palabra muy fuerte. Más fuerte de la que cualquier mago alguna vez ha dicho o a la que un espíritu haya acudido en respuesta al más poderoso de los conjuros.

Charles Dickens: Miré a las estrellas y pensé en lo terrible que sería que un hombre las mirase en el momento de su muerte, y no encontrase ni ayuda ni compasión en tan brillante multitud.

Charles Dickens: En una palabra, he sido demasiado cobarde para hacer lo que sabía que era correcto, al igual que he sido demasiado cobarde para evitar hacer lo que sabía que era incorrecto.

Charles Dickens: Si te corresponde, ámala. Si te hace daño, ámala. Si te rompe el corazón, ámala. Y si las heridas del corazón se hacen más profundas conforme crece y se hace más fuerte, ámala, ámala.

ARTICULO RELACIONADO

CUENTO DE NAVIDAD

CHARLES DICKENS

CÁNTICO DE NAVIDAD

En 1843 y llevó el título original de Christmas Carol (cántico de Navidad) y cuenta la historia de un hombre malvado y huraño cambia su forma de ser durante unas frías navidades debido a la visita de tres fantasmas.

Es un cuento navideño perfecto para educar a los niños en el valor de la amabilidad y la generosidad.

Ebenezer Scrooge era un empresario y su único socio Marley había muerto. Scrooge era una persona mayor y sin amigos. Él viva en su mundo, nada le agradaba y menos la Navidad, decía que eran paparruchas. Tenía una rutina donde hacia lo mismo todos los días: caminar por el mismo lugar sin que nadie se parara a saludarlo.

Era víspera de Navidad, todo el mundo estaba ocupado comprando regalos y preparando la cena navideña. Scrooge estaba en su despacho como siempre con la puerta abierta viendo a su escribiente, que pasaba unas cartas en limpio, y de repente llegó su sobrino deseándole felices navidades, pero este no lo recibió de una buena manera sino al contrario, su sobrino le invito a pasar la noche de Navidad con ellos, pero él lo despreció diciendo que eso eran paparruchas. Su escribiente llamado Bob Cratchit seguía trabajando hasta tarde aunque era noche de Navidad, Scrooge le dijo un día después de Navidad tendría que llegar mas temprano de lo acostumbrado para reponer el día festivo.

Scrooge vivía en un edificio frío y lúgubre como él. Cuando ya restaba en su cuarto algo muy raro pasó: un fantasma se le apareció, no había duda de quien era ese espectro, no lo podía confundir, era su socio Jacobo Marley le dijo que estaba ahí para hacerlo recapacitar de cómo vivía porque ahora él tenía que sufrir por la vida que había tenido anteriormente. Le dijo que en las siguientes noches vendría 3 espíritus a visitarlo.

En la primera noche, el primer espíritu llegó, era el espíritu de las navidades pasadas, éste lo llevo al lugar donde él había crecido y le enseñó varios lugares y navidades pasadas, cuando él trabajaba en un una tienda de aprendiz; otra ocasión donde estaba en un cuarto muy sólo y triste y también le hace recordar a su hermana, a quien quería mucho.

A la segunda noche el esperaba al segundo espíritu. Hubo una luz muy grande que provenía del otro cuarto, Scrooge entro en él, las paredes eran verdes y había miles de platillos de comida y un gigante con una antorcha resplandeciente, era el espíritu de las navidades presentes. Ambos se transportaron al centro del pueblo donde se veía mucho movimiento: los locales abiertos y gente comprando cosas para la cena de Navidad. Después lo llevo a casa de Bob Cratchit y vio a su familia y lo felices que eran a pesar de que eran pobres y que su hijo, el pequeño Tim estaba enfermo. Finalmente lo lleva a la casa de su sobrino Fred donde vio como gozaban y disfrutaban todos de la noche de Navidad comiendo riendo y jugando. Después de esto regresó a su cuarto.

A la noche siguiente, esperaba al último espíritu, pero este era oscuro y nunca le llegó a ver la cara. Era el espíritu de las navidades futuras, quien le mostró en la calles que la gente hablaba que alguien se había muerto. Después lo llevó a un lugar donde estaban unas personas vendiendo las posesiones del señor que había muerto, y también le enseñó la casa de su empleado Bob donde pudo ver que su hijo menor había muerto y que todos estaban muy tristes. Por último, lo llevó a ver cadáver de este hombre que estaba en su cama tapado con una sabana, y al final, le descubrió quien era el señor que había muerto… Era él mismo, Ebenezer Scrooge.

Cuando el despertó se dio cuenta que todo había sido un sueño y que ese día era día de Navidad, se despertó con mucha alegría, le dijo a un muchacho que vio en la calle que fuera y comprara alimentos y que lo mandara a la casa de Bob Cratchit. Salió con sus mejores galas muy feliz porque podía cambiar y se dirigió a casa de su sobrino, al llegar lo saludó y le dijo que había ido a comer y estuvo con ellos pasándosela muy bien. Al día siguiente en la mañana le dio a su trabajador un aumento y desde entonces fue un buen hombre a quien todos querían. El hijo menor de Bob, el pequeño Tim, grita contento. ¡Y que Dios nos bendiga a todos!

FIN

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019