LA ILUMINACION ESPIRITUAL

AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GRAFICOS | FRASES | INDEX
Home - La iluminacion Espiritual   Facebook   Twitter   Instagram   Pinterest   Blogspot   Ajedrez Paisa   Registro y Comentarios   Whatsapp   Buscador

ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES



DISCIPLINA EN EL AMOR Y PARA LA LIBERTAD

24/06/2019

Disciplina en el amor y para la libertad - Articulos

ETICA - DISCIPLINA

DISCIPLINA Y LIBERTAD

Disciplina en el amor y para la libertad.

Uno de los temas de estudio importantes en la educación de los hijos es el de la disciplina. Hace poco más de un mes hicimos la conferencia sobre la necesidad de ser adultos significativos en la vida de los niños, dicho de otra manera, que nos graduáramos como adultos y cumpliéramos nuestra función como adultos en la vida de nuestros niños. Pero ¿Qué hace un adulto? sería la pregunta que vale la pena a realidad y es la de ofrecer a nuestros hijos e hijas una disciplina en el amor y para la libertad.

Ahora...

  1. Plantearé el problema de la disciplina.
  2. La disciplina como una necesidad existencial.
  3. La disciplina como una necesidad educativa.
  4. Participación en la disciplina de nuestros hijos.

PLANTEAMIENTO

Planteamiento del problema de la disciplina.

Ustedes han visto que estos días salieron, en el periódico, los resultados del ICFES. El texto introductorio dice que los parámetros para la evaluación fue la capacidad para entender conceptos y utilizarlos en la solución de problemas de una manera creativa. Este es el cuello de botella de la educación hoy en día. ¿Cómo lograr que nuestros hijos sean creativos? ¿Cómo lograr que usen los conceptos que adquieren en la educación? ¿Cómo lograr que apliquen esos conocimientos a las dificultades con las que se enfrentan en la vida para poder ir solucionando los problemas que tienen delante? Eso es lo que en un futuro va a medir definitivamente la inteligencia de las personas. Ya oímos hablar de la inteligencia emocional que es la capacidad para manejar las realidades de la vida, para manejar las relaciones, para manejar la emociones, para manejar los sentimientos, para manejar la capacidad de relacionarse con los otros y ahí estriba en verdad la inteligencia, mucho más que el tradicional coeficiente de inteligencia que se utilizaba en otras épocas.

¿Son nuestros hijos capaces de solucionar problemas?

¿Son capaces de solucionar problemas de matemáticas?

Porque a veces el problema es que cuando se les plantea el problema matemático, conocen las fórmulas, saben matemáticas, pero no saben el planteamiento del problema; y al no entender el planteamiento del problema por una limitación en la lectura, no son capaces de resolver el problema. Otras veces lo entienden pero no tienen la capacidad de aplicar los conocimientos de una manera creativa para su solución.

¿Son capaces de solucionar grandes problemas económicos, sociales, políticos?

Actualmente se pasa una película que se llama "Cadena de favores", que plantea la historia de un profesor que llega a una clase de grado 7º y le pone a los muchachos esta tarea: "Piensa en una idea para cambiar el mundo y ponla en práctica". Una tarea tremendamente difícil, una tarea que desborda las posibilidades que puede hacer un muchacho de 7º. En la charla inicial que tiene el maestro con sus alumnos les dice ¿Por qué a los niños de grado 7º no les interesa lo que sucede en el mundo? Porque el mundo considera que la solución de sus problemas no puede venir de los niños de grado 7º, por eso no cuenta con ellos, y al no contar con ellos, ellos tampoco cuentan con el mundo. Su mundo es el de su bicicleta, su nintendo, su play station, sus amigos; ese es su mundo y afuera el mundo se puede caer y ellos ni se enteran. Y a esos niños un profesor les plantea, "Piensa en una idea que transforme el mundo y ponla en práctica" y un niño se inventa la idea de la cadena de favores como la manera de transformar el mundo; tuvo la capacidad de intentar solucionar un problema.

¿Son nuestros hijos capaces de solucionar el problema de la violencia?

Decimos que no. No lo pueden solucionar los políticos, los gobiernos, ¿los van a solucionar nuestros hijos? ¿Son capaces de solucionar los problemas de la biología, los problemas de los criterios éticos en el manejo de la genética del genoma humano? Evidentemente sabemos que sobrepasa la capacidad de nuestros hijos. Y si nuestros hijos no saben solucionar problemas de matemáticas, de biología, de economía, de política, de realidad social, ¿van a ser capaces de solucionar los problemas de su propia vida? ¿Son capaces de solucionar los problemas de la separación de sus padres? ¿Son capaces de solucionar el problema de su despertar sexual? ¿Son capaces de solucionar el problema de adicción al éxtasis, de sus compañeros del barrio? ¿Del alcohol que están consumiendo cada semana? ¿De la niña o el muchacho que les dijo no te quiero y por lo tanto se rompe la relación? ¿Son capaces de solucionar problemas? Ustedes y yo sabemos que la mayor precariedad de los muchachos de hoy es la incapacidad radical que tienen para solucionar problemas. Casi que se dan por vencidos ante las dificultades que les presenta la vida. Una niña les dice no te quiero y ya están pensando que no vale la pena vivir, que sería mejor suicidarse.

Están vencidos por la realidad del mundo y nosotros estamos ayudando a que se venzan, porque les estamos presentando un mundo en el que les hemos facilitado todo. Les facilitamos todo para que no tengan que cansarse. Si se fijan todo lo controlamos a distancia con un telemando para no tenernos que levantar del sitio en que estamos. Les facilitamos el mundo. Y cuando una realidad difícil llega a la vida de nuestros hijos, nosotros los papás vamos a dar la cara por ellos, para arreglarles el mundo, para que no sufran. Si nos toca hablar con el profesor para que reconsidere los logros, porque ¿cómo que el niño me va a perder el año?, podría el niño deprimirse. Si es necesario vamos a hablar con la familia con la que tuvo el problema, porque fue grosero y nosotros vamos y damos la cara. A ver: ¿Cuánto hay que pagar? ¿Qué cheque tengo que firmar? Lo que sea con tal de que le facilitemos la vida de cualquier manera. Así estamos construyendo una generación incapaz de resolver problemas.

Hagan la prueba mandando a su hijo de 14 años a buscar las tijeras que tienen guardadas en el segundo cajón del bifé, a ver si las encuentran. Mira por encima y dice: "No las encontré". Él no sabe que los cajones se pueden abrir, y si se abre, no se imagina que se pueden mover las cosas dentro del cajón para encontrar las tijeras debajo de las servilletas. Eso es superior a su capacidad mental. Unos muchachos capaces de manejar siete mundos en un juego de computador y en el único mundo que tenemos que manejar están vencidos antes de comenzar la lucha. "Es que mi papá no me habla, por eso tengo que meter droga, porque sufro mucho y nadie me entiende". Están vencidos ante la realidad más importante del ser humano: aprender a solucionar problemas. Y esa es la clave del éxito y es la clave de la inteligencia.

El único problema es que para aprender a solucionarlos se necesita disciplina. Y estamos en una sociedad con una crisis gravísima de la disciplina. Las sociedades exitosas son sociedades disciplinadas. Las empresas exitosas son las que han logrado involucrar a todos los que trabajan en ella en una disciplina de trabajo, en una disciplina de superación, en una disciplina de continua capacitación; en cambio las empresas mediocres son las empresas llenas de excusas, de disculpas, de incapacidad para prestar bien los servicios, sin una filosofía de la atención a las personas, porque son incapaces de una disciplina de cumplimiento, autoevaluación, mejoramiento, autocrítica. Sin disciplina, las instituciones, las empresas, las familias, los colegios, las sociedades se rompen en mil pedazos. Vivimos en un país indisciplinado.

Cuando hay una señal que dice prohibido hacer la U, significa : haga la U pero que no lo vean; cuando hay una P tachada, significa "Parquee pero no se demore mucho". Nos estamos acostumbrados a transgredir las normas sin sonrojarnos. Estamos acostumbrados a comprar cosas de contrabando y no se nos cae la cara de vergüenza por estar cometiendo un delito. Estamos acostumbrados a evadir impuestos, a decir "No me cobre el IVA", estamos acostumbrados a que se hagan excepciones con nosotros pero que se cumpla totalmente la norma con los demás. Nos parece maravilloso que el celador no deje parquear a la gente siempre y cuando me deje parquear a mí.

Es el mundo de la indisciplina, indisciplina para el tránsito, para pagar impuestos, para la educación, para pagar las deudas, para el trabajo, en ese mundo lentamente la sociedad se va fracturando. Es notable cómo en esta sociedad tengan que ser los alcaldes de las ciudades los que tengan que decirle a los muchachos a qué horas tienen que irse para la casa.

Parece que los papás de hoy no son capaces de decir "Sebastián, llegas a las 10". Parece que tienen que ser los alcaldes los que ponen la hora de llegada. Ya pronto será el alcalde el que mande a motilar a los muchachos, o que le diga que se vista bien, o el que le diga que no se ponga pendejadas en las orejas.

Todo esto nos plantea una realidad: es necesario que recuperemos la disciplina como un valor. Suena feo la palabra porque hay una moda de hablar mal de la disciplina. Si quieren ganar aplausos en educación digan que dejen al muchacho hacer lo que le dé la gana, que lo dejen ser creativo, interactuar con el mundo, que no lo repriman. Suena muy lindo, pero en la vida real, tres por tres da nueve y es necesario saberlo, en la vida real los conocimientos son necesarios. Hoy en día los teóricos de la educación hablan de que lo que importa no son los conocimientos sino las habilidades para adquirirlos "Los muchachos no deben saber cosas, sino que deben tener desarrolladas las habilidades que les permitan adquirir esos conocimientos". Yo simplemente les hago una pregunta, cuando a usted lo estén operando a corazón abierto, a quién prefiere ¿al médico que sabe o al médico que tiene mucha capacidad para aprender y está leyendo la fisiología en el quirófano? Evidente que lo que importa es la capacidad, pero mientras la capacidad no se desarrolle, estamos hablando de potencialidades, y para que esas potencialidades lleguen a ser algo deben ser aplicadas.

Es importante que el niño juegue, que interactúe, que desarrolle la creatividad, sin embargo hay cosas importantísimas que es necesario que el niño aprenda. Para Kant, por ejemplo, el primer aprendizaje es que el niño aprenda a estar quieto. Pero qué terror, eso ya no se usa. Y yo les digo: ¿Y es que no hay que aprender a estar quieto? Para trabajar en un computador hay que estar quieto, para escribir una novela hay que estar quieto, para poder leer un libro, para ver el final de la novela; pero resulta que en el colegio si se puede mover y, mientras más se mueva resulta que es más inteligente.

Quiero que se vayan convencidos de que la disciplina es necesaria como clave para el éxito. Quitar la disciplina de la vida de los muchachos, es condenarlos al fracaso como seres humanos, a la incapacidad de solucionar problemas, que es lo que realmente hace capaz a un ser humano de enfrentarse con el reto de la vida.

NECESIDAD

La disciplina es una necesidad existencial.

Algo que le ha hecho mucho daño a la educación es el inadecuado manejo del concepto de libertad que solemos manejar. Cuando hablamos de libertad ¿entendemos lo mismo? La libertad no siempre ha significado lo mismo.

A lo largo de nuestra historia cultural se pueden observar al menos cuatro conceptos:

EL HEBREO

El concepto hebreo a través de la Biblia y de la religión cristiana.

"La libertad es cumplir la ley de Dios." Por eso el pueblo más libre es el pueblo que cumple la ley de Dios. La ley de Dios, para el pueblo hebreo, no es un límite a su libertad, todo lo contrario, es la condición de posibilidad de ser libre. Sin ley no hay libertad. Por eso los pueblos que no tienen ley son pueblos bárbaros e ignorantes, porque el pueblo que tiene ley es el pueblo elegido por Dios, al que Dios le dio su Santa Ley; es el pueblo que tiene la verdadera libertad.

LIBERTAD

El sentido cristiano de Libertad.

Libre es el que hace la voluntad de Dios. La voluntad de Dios que se expresa en el interior de cada persona allí donde el Espíritu Santo actúa en lo profundo de la persona y le revela los secretos de Dios. La verdadera libertad es hacer lo que Dios quiere, es libre el que escucha la voz del padre y la pone en práctica.

KANTIANO

El concepto kantiano ha influido radicalmente en occidente.

Todo en lo que llamamos el período de la modernidad que duró aproximadamente, hasta la década del 80. La libertad consiste en regirse por las normas que proceden de la razón. Para Kant la razón humana traza unas normas que guían la vida, esa norma es el imperativo categórico que se puede formular así: compórtate de tal manera que lo que tu hagas pueda ser considerado una ley universal. Traducido es: Que lo que tu hagas sea tan bueno, tan recto, tan adecuado que todos los demás lo podamos hacer. Ejemplo: Si usted adelanta en curva ¿todos podemos adelantar en curva? No, porque nos matamos, entonces no lo hagamos. El imperativo categórico implica que hay que tratar al otro como un fin en sí mismo y jamás como un medio.

Esa norma en teoría es la que ha guiado la cultura occidental porque es la que está de fondo en los derechos humanos, en el respeto por la dignidad de la persona, de todos los planteamientos del derecho internacional humanitario, en la sacralidad del ser humano. Sin embargo con la post modernidad la ética kantiana entra en crisis y por ende el concepto de libertad kantiana.

BURGUÉS

El concepto burgués de libertad.

Hoy en día el concepto de libertad que nos rige es el más decadente de la historia.

Libertad es hacer lo que me da la gana. Y eso es lo que nosotros creemos que es la libertad, sin darnos cuenta que al hacer lo que nos da la gana es más bien la formulación del libertinaje que la formulación de una libertad responsable. Ese concepto, hacer lo que me da la gana, es lo que está en el trasfondo del problema de la manera de entender la disciplina hoy. ¿Por qué hoy nos cuesta tanto hablar de disciplina?, ¿Por qué nos cuesta tanto ponerle normas a nuestros hijos? ¿Por qué nos cuesta tanto aceptar que en el colegio le pongan normas a nuestros hijos? Porque nos parece que esas normas son límites a la libertad que mi hijo o mi hija deberían tener. Y como buenos postmodernos, no nos parecen adecuados los límites a la libertad, porque la libertad buena sería la omnímoda, infinita, sin límites, así esos límites, llamados normas nos parecen una contravención a los ideales humanos. Nos parece que van en contravía de lo que debería ser la vida, la juventud, lo que es disfrutar la vida. A mi me llamó mucho la atención como los medios de comunicación en varios artículos de columnistas, a finales del año pasado, Roberto Pombo, Daniel Samper, concibieron el colegio como una etapa en la que uno está enjaulado, sin libertades, casi como una tortura, pero eso es la vida.

Si nos ponemos a ver qué es lo que hace un niño durante su etapa escolar es levantarse temprano, ducharse, ponerse un uniforme, desayunar rápido, montarse en un bus, entrar a clase de Matemáticas, clase de Sociales, clase de Biología, de Castellano, y ese es un ritmo que él no pidió, que no deseaba, pero cuando uno tiene 35 años ¿Uno se puede levantar a las once? No, porque ya tiene niños, se tiene que levantar más temprano que ellos porque hay que despacharlos, y ya no se pone uniforme pero se pone saco y corbata y tiene que ir a trabajar y hacerlo bien para lograr unos buenos índices dentro de la empresa "porque si no me echan de la empresa". Lo cual quiere decir que la vida tiene unos límites y unas obligaciones no porque esté en el colegio, sino porque la vida tiene esos límites y obligaciones. Y si seguimos diciéndole a los muchachos que hasta los 17 años no tienen mayores responsabilidades, en vez de prepararlos para la vida, les estamos mintiendo, los estamos engañando, porque en este planeta sí hay responsabilidades y si uno no las cumple el precio que se paga es altísimo, porque se paga generalmente en vidas.

Así pues, para hablar de disciplina lo primero que tenemos que hacer es cambiar el concepto de libertad que manejamos y dejar de regirnos por ese concepto decadente. Otra consideración que es importante tener en cuenta es que las teorías educativas han estado señalando la idea de la libertad de escogencia, como si los muchachos vinieran con una capacidad innata para actuar en el mundo. Cuando era niño mi mamá pedía la comida en el restaurante. Hoy les preguntan qué quieren y si pide la mega hamburguesa que uno sabe que no se la va a comer, se la piden porque no pueden llevarle la contraria. Estamos creando tiranos de cinco años dándoles la razón en todo. Creyendo que un niño a esa edad está preparado para tomar decisiones en la vida. Un caso típico es cuando se separan los padres y viene la gran decisión,

¿Con quién se queda el niño?

Van donde el psicólogo, llevan el niño, le explican que ya no van a estar juntos y les preguntan con quien preferirías vivir? ¿Usted qué cree, cuando uno tiene 7 años es el hijo de un papá y una mamá a los cuales ama profundamente, con cuál de los dos cree que quiero vivir? Pues con los dos. Si ellos están separados, es problema de ellos, pero en el corazón del niño están juntos, ¿Cómo se separan en el corazón del niño? ¿Está preparado para elegir cuántas bolas de helado le convienen? Sabemos que ellos comen más con los ojos que con el estómago. También se da esa situación cuando llevan a presentar a los niños a los colegios, y después de haber hecho todos los papeles y cuando van a tomar la decisión de si lo matriculan o no le preguntan al niño: ¿Qué dices, te gusta? ¿Un muchachito de cuatro años con qué criterio va a tomar la decisión? ¿Qué sabe un niño de cuatro años sobre excelencia académica, qué sabe de educación en valores, qué sabe de principios, cómo va a elegir el colegio? ¿Por el tamaño de la cancha de fútbol, de la piscina, por el colorido del salón? Ese es el error, confiar las decisiones de la vida al niño pequeño, porque los nuevos prejuicios sociales consideran que ya están capacitados para tomar decisiones y no lo están. Uno aprende a tomar decisiones. Aún nos cuesta tomar decisiones y sin embargo se las dejamos a los niños.

Hay que acompañarlos a tomar decisiones y además saber que la ética no es solo un problema individual; porque hoy se cree que la ética es la manera como yo me comporto, por lo tanto yo me debo comportar como a mi me nazca, es decir, como yo me sienta bien. Terrible porque uno se olvida del otro. Un borracho se siente bien tomando trago, ¿Está bien que tome? Un drogadicto se siente bien consumiendo, ¿Está bien que consuma? Un violador se siente bien violando, ¿Está bien que viole? El elemento fundamental de la ética es la convivencia con los demás. El otro es el límite de mi yo, allí donde comienzan los derechos de los demás terminan los míos y empiezan los deberes. Hay toda un complot para defender los derechos humanos, yo quiero que me ayuden a formar una ONG por la defensa de los deberes humanos porque de eso nadie volvió a hablar, todo mundo quiere derechos, pero nadie deberes. Si cumpliéramos los deberes garantizaríamos los derechos.

La ética tiene diversas dimensiones, es personal, porque es una manifestación de la manera como me comprendo a mí mismo y de lo que quiero hacer con mi vida y además es relacional porque es lo que me permite convivir con los demás sin utilizarlos o tratarlos como medios para alcanzar un fin; pero la ética también es cósmica porque supone una relación con la naturaleza, con el entorno, con el mundo. No olvidemos que por falta de esa ética estamos llevando nuestro planeta a la destrucción.

La ética supone también una dimensión espiritual, una comunicación con el absoluto, una comunicación con lo trascendente. Dejar la ética como una decisión personal, acerca de qué me nace y qué no me nace es empequeñecer al ser humano, y es volverlo alguien egoísta que piensa solo en lo que a él le apetece.

Además habría que decir que una de las realidades más importantes en la vida está en marcar el sentido del límite. Si no hay sentido del límite hay un peligro gravísimo. Niños y adolescentes son expertos en probar los límites. Usted le dice a un niño que no toque algo y lo toca a ver usted qué hace. Hay mucho temor a poner límites porque los padres creen que los niños se van a traumatizar. Los niños son grandes manipuladores y ensayan a ver hasta dónde pueden llegar.

Decíamos que los adultos no se hacen cargo de su papel de guía y orientación y ahora vemos como a los niños se les deja que tomen decisiones como si fueran adultos; olvidamos que no están preparados, les preguntamos lo que quieren. No los podemos poner a tomar decisiones más grandes que ellos. Son personas en formación, están aprendiendo a tomar decisiones. ¿Calculamos los enredos morales en que los metemos a los muchachos, por ejemplo, cuando yo a un muchacho de 15 años le entrego las llaves de un carro, ¿Soy consciente del acto irresponsable que estoy cometiendo? "No, padre es que Felipe maneja mejor que yo". Lo más seguro, debe tener mejores reflejos que usted, pero no tiene el sentido de la responsabilidad de un adulto, es un adolescente de 15 años que se deja retar de los amigos para andar más rápido y hacer demostraciones que le cuestan caro. Y además les dan dinero para la semana y no saben que hacer con eso. Algunos lo que aprenden es a guardar la plata y ese puede ser el comienzo de la avaricia, otros pueden tener tanta plata que empiezan a comprar otras cosas... Les pedimos que asuman responsabilidades para las que no están preparados. No debemos perder de vista que nuestro muchachos están en formación y que aunque ellos saben, aún les falta. Siempre saben más que uno, no se dejan enseñar. A ellos les cuesta reconocer que no saben. Apenas está aprendiendo a manejar el estrés, la soledad, el amor, la presión y necesitan de nosotros para que lo acompañemos en ese paso porque siempre será un joven en peligro de deformación si no tiene el apoyo verdadero.

¿Qué pasa cuando en la vida de un ser humano faltan las normas? hay mayor inseguridad, mayor desequilibrio, mayor ansiedad, mayor inestabilidad emocional, porque las normas generan estabilidad, generan certeza, generan seguridad, no hay nada más horrible que estar con una persona que no sabe que va a hacer. Ustedes deben haber oído hablar de los libros de Carlos Cuauhtémoc Sánchez, uno de esos libros es el de "Juventud en éxtasis" y a mi siempre me ha llamado la atención que uno se lee ese libro y tiene una visión de la sexualidad tradicional, de una absoluta actitud moralista, incluso uno podría decir que se exagera, pero los jóvenes los leen y les gusta, saben ¿Por qué? Porque hay valores fijos. Y el joven está buscando valores fijos, en cambio nosotros los dejamos en el aire, el joven siempre necesita que le demos certezas. Porque lo típico de ahora es que no nos atrevemos a decir, si o no, bueno o malo, adecuado o inadecuado. "¿Me puedo acostar con mi novia? Mira, tienes que pensarlo muy bien..." Sea sincero, usted quiere decirle que no, pero si se lo dice va a decir que mi papá es chapado a la antigua ; entonces usted se lo dice por los lados: "Mira mi amor, tiene que ser cuando sientas un amor verdadero por Juliana" "Es que yo ya siento un amor verdadero por Juliana" Y por qué no tiene el valor de decirle, "no lo debes hacer", así él se ponga histérico, furioso y manotee, es cuestión de él si lo hace, pero es cuestión suya darle una norma, es cuestión suya darle una orientación. Usted no puede evitar decirle lo que piensa, eso lo guía. Pero mientras no haya normas hay más inseguridad, más inestabilidad, mayores estados de depresión y no todo se arregla con "pobrecito mijo está deprimido porque los papás se separaron". A veces está deprimido porque nadie le ha dicho: "sabe qué, deje de quejarse, madure y empiece a vivir". A veces eso es necesario, sabiendo que tengo a alguien en quien apoyarme.

EDUCACIÓN

La disciplina es una necesidad educativa.

Porque constituye el ambiente necesario que nos permite aprender. La disciplina es la clave para alcanzar el triunfo. La clave del éxito en la vida es la disciplina.

Si usted quiere ser artista, necesita disciplina. Quiere ser un gran pianista, necesita disciplina. A los muchachos les gusta el rockero de turno, por ejemplo Queen, y Freddy Mercury que era artista de conservatorio, no era cualquier aficionado de garaje. Para poder triunfar un gran científico, un gran deportista, necesita disciplina. Seamos sinceros, el problema es que no tenemos disciplina. En 1992 íbamos a ganar el mundial. Y nos vinimos con tres derrotas a la espalda y cuando le preguntaron al Bolillo Gómez ¿qué había pasado? dijo que el gran problema de la selección había sido las salidas nocturnas, la comedera y la bebedera durante el tiempo que estuvieron en Barcelona, es decir, la falta de disciplina. Y añadió " la próxima vez que vayamos a un campeonato internacional, no sólo hay que llevar buenos deportistas, hay que llevar buenas personas".

Y las buenas personas se forman en la disciplina que es la clave del éxito. Si uno no se aplica, si no es firme en lo que hace entonces no hay excelencia en la vida. Se necesitan padres con disciplina para que puedan despachar a los niños por la mañana, se necesitan hombres que sean disciplinados en su trabajo; un novio necesita disciplina para ser excelente novio y un delantero de un equipo necesita disciplina para meter goles.

La disciplina es de fondo una de las grandes enseñanzas de la educación. El trabajo escolar le enseña a uno a tener disciplina. Y eso lo va a acompañar a uno el resto de la vida, porque la necesita para aprender, pero también necesito que me la enseñen hasta que se convierta en un dogma personal, como algo propio. Es que aquí, como en muchas cosas, ha habido un movimiento pendular; hubo una época en que la disciplina era el fin de la educación, y hubo una época de disciplina autoritaria cuando el hijo no tenía derecho a hablar, ni a opinar, que se imponía de una manera humillante y eso fue un extremo vicioso y gracias a Dios eso se acabó, pero ahora hemos pasado al otro extremo sin buscar el término medio.

Lo que voy a decir a continuación no es muy popular, pero es verdad que es lo importante. La educación cuesta. La vida cuesta. La vida es chévere pero es muy dura. Desde el momento en que llegamos hasta el último de nuestras vidas, la vida cuesta. Aprendimos a caminar a costa de caídas. Tuvimos que soportar regaños, peleas, desplantes, a comer cosas que no nos gustaban. Es mentira decir lo contrario. Claro que es hermoso amar a otra persona, pero cuánto cuesta amar a otra persona. Un hijo es maravilloso, pero cuánto cuesta un hijo, los dolores de parto no se acaban, duran toda la vida. Cuando uno los ve tomando decisiones equivocadas, vuelve a sentir dolores de parto. De ese dolor nunca nos graduamos. Sentarse a leer, sentarse a escribir, sentarse a aprender, cuesta. Que bella la amistad, pero cuánto duele cuando el amigo se va. Que maravillosa la vida, pero cuanto cuesta la muerte. Esto lo digo para quitar complejos de culpa cuando ponemos a los niños a estudiar en un régimen que tenga disciplina: pobrecitos están sufriendo. Ese complejo de culpa hay que archivarlo. La educación, claro que si cuesta, pero la ignorancia cuesta más. Y se paga más cara. Y si no preparamos a nuestros hijos para asumir el mundo y los dejamos en la ignorancia eso cuesta más, porque duele más el fracaso. La educación es una iniciativa de los adultos, los niños no quieren educarse, otra cosa es que sembremos en ellos el deseo de educarse.

Hasta para jugar se necesita disciplina, lo primero que hacen cuando van a jugar es poner reglas: Vamos a contar hasta 100, no vale esconderse en tal parte. Ni que decir del juego de canicas, el más reglado. Somos nosotros los que le damos importancia al conocimiento, el niño es ignorante, él no echa en falta conocimientos porque es nuevo en el planeta; pero no sabe que es ignorante porque la esencia de la ignorancia es no saberse ignorante por eso el comienzo de la sabiduría es tomar conciencia de la ignorancia. Contrario a lo que pensamos, la ignorancia no es un estado de carencia, es un estado de abundancia. Ser ignorante es creer que lo que tengo es bastante y que por eso no necesito más. Ser sabio es saber que lo que se tiene es poco y que por tanto desear mucho más . Un muchacho de 15 ó 16 años cree que ya sabe todo lo que necesita en la vida: sabe declarársele a una pelada, sabe tomarse media de whisky sin respirar, sabe tomar cerveza, sabe pedirlo, hasta de pronto sabe manejar. Pero eso de aprender derivadas, productos notables, eso no sirve.

Siempre preguntan: ¿Esto para qué sirve? Porque está convencido de que lo que sirve ya lo sabe y que lo que enseñan en el colegio son tonterías, porque es ignorante. La mayor tarea de la educación es que los estudiantes tomen conciencia de su ignorancia y quieran aprender. Esa era la filosofía de Sócrates, educar a los pobres para que descubrieran la clave del conocimiento y quisieran salir de la ignorancia. Así, pues, para poder salir de la ignorancia es necesaria la disciplina porque si no hay un aplicarse a algo, si lo que hacemos es una labor sin organización, nunca lograremos que el niño se dedique a una labor. La educación supone una buena tiranía. Es la etapa en que padres y maestros tenemos la función de ser los que tomamos decisiones por nuestros niños para que algún día ellos entiendan que eso es un valor, aunque se disgusten con nosotros.

Las modernas teorías dicen "Nadie enseña a nadie". Dan ganas de decirles, entonces bájese de allá y yo me subo y hablo. Pero si está asumiendo que ella si sabe y que va a enseñar. O sea que alguien sí enseña algo. "El maestro no debe ser maestro, debe ser un facilitador". Error garrafal, el maestro no debe ser facilitador, debe ser un dificultador. La labor de un buen maestro es ponerle dificultades, si yo le soluciono todos los problemas, nunca, jamás crecerá. Que se robó una calculadora en el colegio y voy a poner la cara por él, que la ponga él y asuma las consecuencias, yo no le enseñé a robar. Pero los padres van y dicen ¿Hay una grabación que muestre que mi hijo estaba robando? Y se pegan del párrafo 5 versículo 4 que dice que si fuere la primera vez, es solo merece una amonestación porque mi hijo nunca antes había dinamitado un baño. Es la incapacidad de ejercer la función de autoridad, no somos facilitadores, somos maestros y en un momento de la vida nosotros sabemos algo que ellos no saben. Después lo sabrán y lo sabrán mejor para superarnos y ser todavía más luminosos, pero hubo un momento en que tuvimos que señalarles los errores. Y no nos podemos bajar de esa realidad. Por eso un maestro da testimonio de un modelo de humanidad que el alumno aprende. Lo genial del niño no es lo que sabe, su genialidad está en lo que puede aprender y tenemos que aprovecharla para enseñarles. Mucha gente que detesta las tareas y que pide que le quiten las tareas a los niños, no están pidiendo que se quiten las del niño sino las tareas de la infancia de ellos porque no se han podido reconciliar con los dramas de su propia historia.

PARTICIPACIÓN

Participación en la disciplina de nuestros hijos.

Ayudamos a nuestros niños a crecer en la libertad teniendo en cuenta:

COMPROMISO PARA TODOS

Que la disciplina tiene que ser una convicción de todos.

No sirve que sea una convicción de algunos. Nada peor que un colegio que cree en la disciplina con unos papás que no creen en la disciplina, porque están caminando para lados distintos, desconcertando al muchacho que no sabe a quien hacerle caso. Nada peor que una mamá que cree en la disciplina y un papá permisivo que dice sí a todo y no le ve problema a nada. Nada peor que una abuela que sobreprotege al niño, "no me lo regañe, no me le exija, no me moleste al niño" y unos papás que creen en las normas y los límites.

Parecido sucede con los padres separados. La mamá es la regañona y el papá que los ve cada 15 días no va a usar ese tiempo en regañarlos. Conclusión de los niños, mi mamá molesta mucho y mi papá es un bacano. En los colegios está el profesor chévere que pasa todo y se iguala con los muchachos y el otro que cumple con la labor de educar y orientar.

CONTRARIAR Y CONTRADECIR

Al niño se le puede contrariar y contradecir que no se muere.

Ni siquiera se traumatiza. Al contrario es tremendamente dañino en la formación de un muchacho darle gusto en todo porque cree que el mundo está a sus pies. La poca resistencia a la frustración que tienen los niños de los estratos altos de la sociedad es culpa nuestra, les hemos enseñado que les alcanzamos la luna si es necesario, pero el problema es que hay montones de realidades de la vida que no les podemos comprar. ¿Les podemos comprar la paz? Lo máximo es un pasaje de huida hacia Miami. No podemos comprarle el amor de la vecina del frente, y si la vecina del frente le dice Andrés, "no te quiero", nosotros no podemos hacer nada. No podemos comprar la vida eterna del papá o la mamá, y cuando llega el cáncer incurable, no podemos comprar la vida y cuando un muchacho no ha conocido el no al helado o al permiso que él me pidió no entiende el no terrible que le dice la realidad. Hay que decir no, cuando hay que decir que no. Esto forma el carácter y enseña a afrontar frustraciones.

NORMAS CLARAS

El niño necesita normas y es necesario que esas normas sean claras.

De la misma manera que el colegio tiene un manual de convivencia, la familia debería tener un manual, unas normas que todos cumplimos. Normas para el uso del agua caliente, para la lavada de los platos, de hora de llegada, para no desperdiciar el agua, para el trato, para el lenguaje que utilizamos en casa, del trato que nos damos, del volumen de los aparatos, para las horas que dedicamos diariamente a la lectura. Porque los adultos no leen. No tenemos tiempo. La diferencia con los muchachos es que ellos ven muñequitos por la tarde y nosotros la telenovela por la noche, pero somos de la misma generación audiovisual que ellos.

RESPETO A LOS DEMAS

Las normas deben educar, fundamentalmente, en el respeto a los demás.

Lo que la norma pretende, es la protección del otro, especialmente del débil, el humilde, el sencillo. Es triste ver a los niños que tratan a las personas, que les prestan algún servicio, como esclavos. Porque así sean personas humildes y sencillas no están en el planeta para ser mis instrumentos de uso. Se trata de enseñarles a valorar el trabajo del otro, como el de la señora que trapea en el colegio; así como a ningún niño le gustaría que le dañaran su trabajo de Biología a ella tampoco le gusta que le dañen su trabajo, porque ese trabajo es importante y merece respeto. El respeto a los demás es el sentido fundamental de la norma.

DIFICULTADES

Al niño no se le deben hacer las cosas.

Es necesario que se enfrente con las dificultades, con la realidad. Lo fácil es llevarle, al colegio, la tarea que se le quedó. No llevó la tarea, enfrente esa dificultad, son sus estudios y tiene que aprender a responder por ellos. Si no asume sus responsabilidades de niño, mañana no podrá asumir las responsabilidades de adulto. No olvidar que la educación supone dificultad, fuerza, frustración, porque por más agradable que sea un aprendizaje cuesta, desgasta.

Un maestro no tiene la función de facilitar, sino que también puede poner dificultades. Una mamá se quejaba de que a su hijo le fuera mal, porque el profesor no era lo suficientemente dinámico en la clase y se le aceptaba que había profesores más dinámicos que otros, pero que en ninguna parte el colegio se comprometía a ofrecer el circo de Tito. El colegio se compromete a ofrecer Castellano y eso era lo que se le daba. Así que no tengamos miedo de que la vida cueste, lo que tenemos que garantizar es que nosotros estemos al lado de nuestros hijos, que tengan en quien apoyarse y en quien buscar fuerza, pero no les podemos hacer más fríos los días cálidos ni más cálidos los días fríos.

Es necesario que el niño aprenda a asumir y enfrentar sus propias responsabilidades. Una visión falsamente rousseauniana y falsamente evangélica del niño nos plantea que el niño es todo bondad y todo virtud y qué pena pero eso no es del todo cierto, porque el niño también es egoísta y los niños pueden ser tremendamente crueles y por eso necesitan llamados de atención y necesitan asumir los errores y no el tranquilo "no pasó nada" cuando si ha pasado. Porque hay casos en que los padres se quejan ante el colegio cuando a los muchachos se les impone una sanción. Y cuál es la conclusión que ellos sacan: que uno se puede burlar de los demás, que puede humillar hasta la violencia, porque total "mi familia me defiende, porque tengo 14 años y uno a los 14 años no lo hace con mala intención, sino que es cosa de juego de muchachos". Qué pena, pero uno a los 14 años es tremendamente cruel y hay que conocer a los muchachos para saber a los niveles de crueldad que puede haber entre ellos. Y si no hay límites en ese momento, lo seguirán haciendo el resto de su vida.

Es preciso, eso sí, un equilibrio entre lo disciplinario y lo psicológico. Ni el exceso de que todo lo arreglamos con sanciones porque hay veces que los problemas son problemas internos del niño, de sus dramas personales, de sus dificultades del alma; pero tampoco el exceso de justificar con explicaciones psicológicas todos los comportamientos de los niños. Ella no atiende en clase y le hala el pelo a las amigas porque es que los papás se están separando. Ni tanto que queme al santo, ni tan poco que no lo alumbre. Es necesaria la disciplina y es necesario conocer el interior de los muchachos.

Es necesario un amor con autoridad y una autoridad amorosa.

PROPUESTA

Por eso les propongo:

NORMAS

Normas claras: de trato, de responsabilidades en la casa, éticas, morales, espirituales.

Pero ellos son profundamente perceptivos, las normas que les exijas a ellos tienes que cumplirlas tú primero. Así para poder ejercer una adecuada disciplina, tienes que ser un modelo humano, un modelo tan coherente que a tu hijo le moleste muchísimo que le pongas normas pero que no te pueda decir que tú no las cumples. La coherencia entre el decir y el hacer es clave. El dirá: "Hágalo usted primero y después si pida que los demás lo hagan", porque los adolescentes son muy sensibles a las incongruencias.

DISCIPLINA AMOROSA

La única disciplina que entra es la que se enseña con amor.

El amor de la aceptación, de ver el valor y la belleza del otro. Por desgracia en los estratos altos de la sociedad, donde debería ir el afecto y la ternura hemos colocado los bienes materiales e intentamos que sean los bienes materiales los que le demuestren a nuestro hijo cuánto lo queremos. Pero ni el mejor de los balones, ni el mejor computador, ni el mejor par de tenis le puede decir a mi hijo el amor que sólo le pueden decir mis palabras y mis actos.

AMOR REAL

¿Qué tipo de amor?

Se los voy a poner con un ejemplo: Yo fui el niño más lindo del barrio, pero todos en mi familia decían que era el más lindo del planeta. Y estoy convencido de eso, pero también les recuerdo que ustedes también fueron los niños o las niñas más lindas del barrio. Hubo un momento maravilloso en su vida en que todo era lo más perfecto. También las tías solteronas los cargaron y les decían que eran los más divinos. Esa fue una época maravillosa en que éramos los más lindos del barrio. Esos años cuando somos lo más maravilloso, lo más preciado, el orgullo, la alegría, la dicha, el tesoro. Y pensar que diez o trece años después cuando ese hijo llega a la casa ya no lo verán hermoso, sino grosero, desordenado con malas notas, con esa manera de ser "a ver organízate, mira a ver qué vas a hacer, qué es ese peinado, qué es eso que te pusiste, organiza siquiera el cuarto, tiende la cama, sirve para algo". Porque todos algún día fuimos los niños más lindos del barrio, pero también hubo un momento en que aparecieron los defectos y tuvimos que aprender a pelear para demostrar que valíamos. ¿Sabes qué necesita tu hijo? que lo veas como el niño más lindo del barrio, así tenga 16 años.

Que, ustedes ahora, camino a la casa, piensen es esas normas de las que hablamos hoy aquí pero que los primeros que se van a comprometer son ustedes mismos, y cuando habrán la puerta de la casa y su hijo les pregunte: ¿Qué les dijeron en esa conferencia tan larga?, los van a mirar a los ojos, y les van a decir: "Mi amor, me dijeron que tu eres el niño más lindo del barrio, la joya que alegra mi vida, el tesoro más hermoso."

FRASES JUAN JAIME ESCOBAR

«El amor es una decisión, no es un sentimiento.»

«La risa tiene una ventaja: hace que la gente se desproteja.»

«Normalmente la gente identifica felicidad con estar contento. La contentura no es importante.»

«No es lo mismo hablar de un Dios que conozco que hablar de un Dios del que soy profesional en conocer.»

«La convicción del valor de la vida y de ser intensay profundamente amado por Dios, esa sí y ahi entonces soy feliz.»

«Lo genial del niño no es lo que sabe, su genialidad está en lo que puede aprender y tenemos que aprovecharla para enseñarles.»

«Dentro de mi lógica está hacer el mayor bien posible a la mayor cantidad de personas posible, y por eso no me puedo quedar quieto.»

MAS FRASES JUAN JAIME ESCOBAR

MAS ARTICULOS JUAN JAIME ESCOBAR

FRASES DISCIPLINA

«La esperanza de un mundo seguro y habitable recae en disciplinados inconformistas que se dedican a la justicia, la paz y la fraternidad.» Martin Luther King

«En la meditación, trabajas para disciplinar a tu mente y para silenciar la charla interna que siempre la llena.» Asoka Selvarajah

«La democracia es perjudicial. Alrededor del mundo, los manifestantes pacíficos están siendo demonizados por esto, pero no hay ninguna razón en una sociedad civil democrática de estar libre de interrupciones. Los manifestantes idealmente deben leer Gandhi y King y dedicarse a disciplinado a largo plazo, la interrupción, no violenta de los negocios como de costumbre - en especial la interrupción del tráfico.» Naomi Wolf

«Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor. Ni te canses de su corrección. Proverbios 3:11.» Varios

«Sin la más rigurosa disciplina llegaríamos a la confusión más extrema.» Henry Ford

«El amor no es algo natural, sino que requiere disciplina, concentración, paciencia, fe y la derrota del narcisismo. No es un sentimiento, es una práctica.» Erich Fromm

«El ayuno es una práctica espiritual y es una de las disciplinas más importantes de una vida espiritual genuina, ayunar no es otra más que liberación.» Despertar Consciencia

MAS FRASES DISCIPLINA

MAS ARTICULOS DISCIPLINA

NOTA IMPORTANTE

En este sitio evitamos convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a través de los conocimientos y así descubrir la grandeza del Creador Supremo (La existencia). En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus enseñanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y así la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. La espiritualidad te da la iluminación. VER ADVERTENCIAS...

La espiritualidad acá en este sitio web deja de ser un negocio y una mercancía. No se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. Arriesgar tu espiritualidad en manos de inexpertos es inútil, sigue a Dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el único que sabe cómo comunicarse con tu ser, síguelo, está en tu interior. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a través de su manifestación, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfección sagrada. Obedece el aquí y el ahora, es el amor manifestado, es presente absoluto y vive.

Despertarse es la espiritualidad, porque sólo despiertos podemos entrar en la verdad y descubrir qué lazos nos impiden la libertad. Esto es la iluminación. Es como la salida del sol sobre la noche, la luz sobre la oscuridad. Es la alegría que se descubre a sí misma, desnuda de toda forma, esta es la iluminación. El místico es el hombre iluminado, el que todo lo ve con claridad, porque está despierto. La espiritualidad y la iluminación de Dios Todo sobre nuestra verdad y nuestro amor, libera el sufrimiento de otros porque las religiones sólo aportan poco o nada y alejan de la verdad última.

La iluminación simplemente significa el día en que te des cuenta de que no había nada que lograr, no hay ningún lugar a dónde ir, no hay nada que hacer. Ya somos divinos y ya somos perfectos tal y como somos. Ninguna mejora es necesaria, absolutamente ninguna. Dios nunca crea alguien imperfecto. Incluso si tú te cruzas con un hombre imperfecto, veras que su imperfección es perfecta. Dios nunca crea algo imperfecto.

La iluminación no es sólo el fin del sufrimiento y del continuo conflicto interno y externo, sino también el fin de la horrible esclavitud del pensar incesante. ¡Qué increíble liberación es!



LA ILUMINACION ESPIRITUAL
COLOMBIA - MEDELLIN

1997 - 2019