AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | FRASES | A-Z
LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2018 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Pagina Principal
Emisoras de Musica MP3
Busqueda para iluminados
Visitados en 7 dias
Frases sobre Espiritualidad
Navegacion para moviles

UNIR EN EL AMOR

JIDDU KRISHNAMURTI

20/04/2017

Unir en el amor - Jiddu Krishnamurti - Cuentos - Crecimiento (GAA # 1894)

CUENTOS - CRECIMIENTO

EL AMOR

Krishnamurti dio un mensaje de Libertad.
Trató de libertar a las personas de las jaulas sociales,
religiosas, políticas y sobre todo de sus concepciones mentales.

Nosotros hemos nacido solos, es la sociedad la que nos somete a patrones; si naces en China te meten a Taoísta, en India a Hinduísta, si naces en occidente a Católico, pero tú no naciste en ninguna religión; depende de donde nazcas, te meten algo en la cabeza y te programan. Es un acondicionamiento. Entonces ¿cuál es la libertad? Cuando te conservas en esa pureza, que no es ser ateo o agnóstico, es que sencillamente se puede descubrir la verdadera religión, y es como la palabra religión que quiere decir "religar, unir", ¿unir qué cosa? Unir el ser humano con el ser humano. Este es el primer religue, ó religionarse que se debe hacer, y luego unirse el ser humano con la Totalidad de la Vida. Esta totalidad, muchas personas cuando no comprenden, y no saben, para salir del paso, la confunden con un dios antropomórfico, montado en una nube en el espacio sideral; pero resulta que Dios no es un ser antropomórfico, es la Totalidad, la unidad de todos los planetas y las galaxias, de todos los reinos, mineral, vegetal, animal, humano, esa unión de todas las cosas. Entonces al religarse, unirse a todo esto, y volverse uno con el Todo es cuando nos podemos convertir verdaderamente en un ser religioso.

El amor no es un sentimiento

Como es obvio, el amor no es un sentimiento. Ser sentimental, ser emocional no es amar, porque el sentimentalismo y la emoción son simples sensaciones. Una persona religiosa que llora por Jesús o Krishna, por su gurú o por alguien más, simplemente es sentimental, emocional, se satisface con la sensación, lo cual es un proceso del pensamiento, y el pensamiento no es amor. El pensamiento es el resultado de la sensación, así una persona sentimental, emotiva, no puede conocer el amor. Y ¿acaso no somos emotivos y sentimentales? El sentimentalismo, el emocionalismo, sólo es una forma de auto-engrandecimiento. Es evidente que estar lleno de emociones no es amor, porque la persona sentimental puede ser cruel si sus sentimientos no son correspondidos, si sus sentimientos no tienen salida. Una persona emocional puede ser arrastrada hacia el odio, la guerra, la masacre. La persona sentimental, llena de lágrimas por su religión, sin duda, no siente amor.

Realmente, no tenemos amor

Saben, realmente no tenemos amor, darse cuenta de ello es terrible. Realmente, no tenemos amor; tenemos sentimientos, tenemos emociones, sensualidad, sexualidad; tenemos recuerdos de eso que pensamos es amor. Pero la cruda realidad es que no tenemos amor. Porque el amor significa ausencia de violencia, miedo, competición, ambición. Si tuvieran amor, nunca dirían: "Esta es mi familia." Puede que tengan una familia y que le den lo mejor que tengan pero no es "su familia", lo cual se opone al mundo. Si uno ama, si hay amor, hay paz. Si amaran, no solo educarían a sus hijos a que tuvieran una formación para un trabajo o se ocuparan de sus pequeños asuntos, educarían a sus hijos a no ser nacionalistas. No habría divisiones religiosas si amaran. Pero estas cosas existen, no como teoría sino como una cruda realidad, en este mundo tan feo, y eso nos muestra que no tienen amor. Incluso el amor de una madre por su hijo no es amor. Si las madres de verdad amaran a sus hijos, piensan que el mundo sería como es? Se asegurarían de que tuvieran la comida adecuada, la educación correcta, que fueran sensibles, de que apreciaran la belleza, de que no fueran ambiciosos, envidiosos o codiciosos. Así pues, la madre, por mucho que piense que ama a su hijo, no ama a su hijo. De modo que no tenemos ese amor.

¿Es el perdón amor?

¿Es el perdón amor? ¿Qué está implicado en el perdón? Usted me insulta y me resisto, lo recuerdo, y entonces a través de la compulsión o del arrepentimiento digo: “Le perdono”; primero retengo y luego rechazo. ¿Qué significa eso? Significa que sigo siendo el eje central, es el “yo” que perdona. Mientras exista esa actitud de perdonar, es el “yo” quien es importante, no la persona que supuestamente me ha insultado. Así cuando acumulo ese resentimiento, lo cual llaman perdón, eso no es amor. Es evidente que un hombre que ama no tiene animosidad y es indiferente a todas estas cosas. La lástima, el perdón, la relación con el afán posesivo, los celos y el miedo, todas estas cosas no son amor, todas ellas son cosas de la mente, ¿no es cierto?

Sin amor la vida cotidiana no tiene ningún valor

En este mundo dividido y desértico no hay amor porque el placer y el deseo juegan un papel demasiado destacado, sin embargo, sin amor la vida cotidiana no tiene ningún valor. No puede sentir amor sin belleza, y por belleza no me refiero a la belleza de un árbol, de un cuadro, de un edificio, o de una hermosa mujer sino a esa belleza que no es algo que uno ve. Tan sólo hay belleza cuando su corazón y su mente conocen lo que es el amor. Sin amor y ese sentido de belleza no hay virtud, lo sabe muy bien, haga lo que haga, mejore la sociedad, alimente al pobre, sólo creará más desdicha porque sin amor únicamente hay fealdad y pobreza en el corazón y la mente. Contrariamente, cuando hay amor y belleza, cualquier cosa que haga es correcta, hay orden. Si sabe amar, entonces puede hacer lo que quiera, porque eso solucionará el resto de problemas.

Negar lo que no es amor

¿Qué es el amor? No se trata de debatir teorías sobre lo que debería ser el amor sino de observar eso que llamamos amor, cuando decimos “amo a mi esposa”. No sé qué es el amor y dudo que usted sienta amor en absoluto. ¿Sabe lo que significa amar? ¿Es el amor placer? ¿Es el amor celos? ¿Puede un hombre ambicioso amar? Es posible que duerma con su esposa, que engendre hijos, que luche para convertirse en una persona importante en la política, en el mundo de los negocios o incluso en el mundo religioso donde quiere llegar a ser santo, donde quiere llegar a no tener ningún deseo, pero todo esto es parte de la ambición, de la agresividad, del deseo. ¿Puede un hombre competitivo amar? Todos ustedes son competitivos, ¿verdad? Desean tener un mejor trabajo, una mejor posición, una casa mejor, ideas más nobles, una mejor imagen de sí mismo, una imagen perfecta, ya conocen todo eso, pero ¿es eso amor? ¿Es posible amar si uno está inmerso en esa tiranía, si domina a su esposa o esposo, a sus hijos? Si busca poder, ¿puede amar? Así, cuando uno niega todo lo que no es amor surge el amor; ¿entiende, señor? Tiene que negar todo lo que no es amor, o sea, la ambición, la competitividad, la agresividad, la violencia, tanto en sus palabras como en sus actos y pensamientos. Si niega lo que no es amor, entonces conocerá lo que es amor.

Sin amor no puede ser moral

En realidad no sienten amor. Sienten placer, sensaciones, tienen apego al sexo, a la familia, a sus esposas y esposos, a su país, pero el apego no es amor. El amor no es divino o profano. Amar significa tener afecto, cuidar; cuidar de los árboles, del vecino, de los niños, asegurarse que los niños reciben una educación adecuada, no sólo llevarlos a la escuela y olvidarse. La verdadera educación no es una simple técnica, sino de asegurarse que los niños tengan buenos profesores, comida sana, que entiendan la vida, que entiendan el sexo. Enseñar a los niños geografía, matemáticas o las cosas técnicas que le ayudarán a encontrar un trabajo, eso no es amor. Y sin amor no es posible ser moral, puede que sea respetable, es decir, que se adapte a la sociedad, que no robe, que no persiga a la esposa de su vecino, que no haga esto o aquello, pero eso no es moralidad, no es virtud, eso tan sólo es adaptarse a la respetabilidad. La respetabilidad es la cosa más terrible y repugnante de la tierra, porque esconde muchas cosas feas. Mientras que si el amor existe, hay moralidad; si hay amor, haga lo que haga será moral.

Deseo y amor

El deseo nos enloquece, tanto que queremos realizarnos a través del deseo. No vemos los estragos que causa en el mundo: el deseo de seguridad individual, de logro, de éxito, de poder y prestigio. No sentimos esa responsabilidad plena hacia todo lo que hacemos. Si comprendemos el deseo, su naturaleza, entonces, ¿qué lugar tiene el deseo? ¿Tiene algún lugar cuando hay amor?

FRASES DEL AUTOR JIDDU KRISHNAMURTI

HOME
PRINT
+ NUEVO
NEWS



LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2018