LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME MEDITACION ARTICULOS Y ESCRITOS PARA HOY FRASES DOBLES HD AMOR - ESPIRITUALIDAD MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS PALABRAS VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

UN ENCUENTRO BAJO LA LLUVIA

03/02/2018

Sucede en una parada de autobús al aire libre. Llueve copiosamente. Una joven aguarda pacientemente bajo su paraguas, mientras llueve a cantaros.

Un encuentro bajo la lluvia - Articulos por Patrocinio Navarro

ENCUENTROS COTIDIANOS

Lo que el hombre emite puede activarse en el prójimo
cuando en él hay algo igual o parecido.

Jesús de Nazaret

Sucede en una parada de autobús al aire libre. Llueve copiosamente. Una joven aguarda pacientemente bajo su paraguas, mientras ve acercarse a un hombre con un maletín negro y sin protección alguna, que saluda alegremente al llegar. Están solos. Durante unos pocos segundos, cada uno de ellos ha observado algunos detalles sobre el otro y proyectado su propio mundo de deseos, expectativas, ensoñaciones, necesidades, y otras cosas de una manera tal vez inconsciente. Finalmente, todo eso propicia el encuentro. Ella le invita a colocarse bajo su paraguas haciendo alusión al mal tiempo y al estado empapado del hombre del maletín.

Éste, visiblemente agradecido, acepta la invitación, pues se ha despertado en él, a través de las señales enviadas por la otra persona, un interés repentino. También en su inconsciente se pusieron en marcha cosas semejantes a las de ella. La conversación que se entabla a continuación parte de una inexplicable y repentina atracción que cada uno siente por el otro, eso que algunos llaman un flechazo. Parece fluir con tanta facilidad el modo de comportarse, mirarse, dialogar, que pronto surge el deseo de prolongar ese encuentro, ¿por qué no? Así que olvidados provisionalmente de sus respectivos viajes deciden marchar a un café próximo, y en el ambiente cálido y acogedor del lugar fluyen aún más nítidos y profundos los mensajes verbales y no verbales. Ambos comentan la sorpresa que ha supuesto ese encuentro. Ambos están convencidos de que esa mañana iban a tomar un autobús, pero ignoran por completo que iban al encuentro de su propio destino. Se sienten alegremente próximos y mutuamente acogidos.

Si alguno de ellos hubiese sido clarividente, o asistido a una sesión de regresión psíquica, se habría dado cuenta enseguida que esa persona, aparentemente desconocida, que se hallaba enfrente no era más que alguien que encontró, por ejemplo, en otra existencia y con la que habían existido fuertes diferencias y conflictos dolorosos entre sus egos, que en la vida anterior no había podido o querido resolver ninguno de ellos, así que cuando dejaron este mundo les acompañó un rencor mutuo. Y ahora comienza una oportunidad de solucionar lo pendiente.

Claro está que con otro aspecto físico, y en otro lugar y circunstancias, no les es posible reconocerse, pues si lo hubieran hecho, de seguro que las cosas no habrían sucedido de ese modo. No obstante, una huella psíquica en la conciencia les evocó de modo vago algo familiar que facilitó su comunicación inicial.

Ignorando, pues, todo lo que les separó, su amistad continúa profundizándose a partir de ese día. Continúan viéndose a menudo, atraídos por esa extraña facilidad para sentirse bien el uno con el otro. Y un buen día deciden formar una pareja. Todo parece ir felizmente.

Sin embargo, a medida que pasa el tiempo, la relación se hace más profunda y se van conociendo mejor, van surgiendo diferencias, que poco a poco se van repitiendo y agrandando, y se extienden como una mancha que empaña a cada uno la visión del otro. Poco a poco, los acontecimientos que les toca vivir juntos y por separado van desvelando la personalidad de cada uno, y surgen fuertes las analogías que antes tan sólo se insinuaban en pequeños conflictos y que un día muy atrás ya fueron motivo de enemistad.

Cada vez son más serios y frecuentes los conflictos; y los silencios hostiles, y las discusiones se suceden. Y es que cada uno va descubriendo en el otro, molesto, aquellos mismos defectos que guarda en su alma y que no desea reconocer en él, pero que forman parte de su equipaje personal más allá del tiempo y del espacio. Y si pudiesen reconocerse cada uno en alguna existencia del pasado observarían que esos conflictos son muy parecidos a los que ya tuvieron en otra época, y que esos defectos que les llevaron a enfrentarse y a dañarse mutuamente hasta convertirlos en enemigos que no que perdonaron jamás son muy semejantes a los que motivaron aquellos conflictos.

Si fueran clarividentes reconocerían que la vida les está dando ahora la oportunidad de reconocerlos, de reconocerse, de perdonar al otro y de reconciliarse. Eso supondría el fin de lo que separa y propiciaría la aparición de la verdadera amistad y de la ansiada reconciliación liberadora.

En este caso, la aparente afinidad sentida cuando se conocieron tenía un carácter engañoso: no era más que el barniz que encubría las analogías de los egos respectivos que se hallaban al fondo y que necesitaban ser eliminadas para que la pareja y cada uno en sí mismo encontrase la paz.

La aparente casualidad de su primer encuentro habría sido el momento exacto otorgado por la vida para comenzar de nuevo. De nuevo están ante su destino, y justo en el punto en que en la anterior existencia lo dejaron. ¿Serán capaces ahora, o tendrán que haber otros encuentros en alguna existencia posterior hasta que sea posible el mutuo perdón y la reconciliación?...

Les dejamos en esa escena de conflicto y nos preguntamos: ¿Serán capaces de vencer a su ego? Reconociendo sus errores, ¿serán capaces de pedirse perdón y de perdonarse? ¿Serán capaces de conseguir romper las cadenas que les atan más allá del tiempo? Les dejamos actuar mientras algunos no podemos dejar de preguntarnos si tienen algo que ver con nosotros, si es que no somos unos viejos amigos.

Articulo publicado por -La Iluminación Espiritual-
JBN - LIE

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
VER ESCRITOS Y GRAFICAS - REFLEXIONES
GRAFICAS - PATROCINIO NAVARRO

IMPRIMIR
UN ENCUENTRO BAJO LA LLUVIA


RECOMENDADOS

DEJAR IR CONSCIENTE TUS SENTIMIENTOS

El Dejar Ir implica ser consciente de un sentimiento, dejarlo crecer, y dejar que siga su curso sin querer que sea diferente o hacer nada en relación a él.

DAVID R. HAWKINS

EL SENTIMIENTO MUNDANO Y EL ANÍMICO

El sentimiento mundano proviene de tu propia glorificación, mientras el sentimiento anímico proviene de tu propia realización, brota en tu interior.

ANTHONY DE MELLO

LA FRECUENCIA DEL SENTIR

Lo que sientas, sea bueno o malo, determina tu frecuencia, y como un imán atraes a personas, hechos y circunstancias que están en la misma frecuencia.

RHONDA BYRNE

EXISTENCIA Y SENSIBILIDAD

Pero ninguna religión quiere que seas sensible y despierto, todas ellas temen que te conviertas en un poder por ti mismo con tu propia visión interna.

OSHO

NO HAGAS SENTIR MAL A NADIE

Bello cuento de un niño que educa a sus padres y nos enseña que la gente olvidará lo que dijiste y lo que hiciste, pero nunca cómo los hiciste sentir.

LIE

RESENTIMIENTO Y QUEJAS

Renegar es una de las estrategias predilectas del ego para fortalecerse. Cada queja es una historia inventada por la mente y la creemos ciegamente.

ECKHART TOLLE

SENSIBILIDAD

La capacidad de hacer el mal no tiene que ver con la libertad, sino que es una enfermedad, porque supone una falta de conciencia y de sensibilidad.

ANTHONY DE MELLO

CUAL ES EL MEDIO PARA SENTIR A DIOS

Si la mente se interpone entre el yo y Dios todo se vuelve turbio e incrédulo. Si el músico ve notas musicales, el encanto de la melodía desaparece.

JEBUNA

EJERCICIOS DE PENSAR Y SENTIR

Todo lo material se halla inmerso en un proceso evolutivo desde lo más grosero hacia lo más sutil, hasta acabar convertida en energía pura, en unidad.

PATROCINIO NAVARRO

LOS SENTIDOS

Los sentidos son herramientas principales de nuestro ser proporcionadas por nuestra madre la Sabiduría para llevar a cabo nuestra misión en esta vida.

JIDDU KRISHNAMURTI

ORGANISMO ALTAMENTE SENSIBLE

Cuando todo el organismo se vuelve altamente sensible; no corre el peligro de sufrir una tensión nerviosa. Por qué deberíamos sentir tensión.

OSHO

EL SENTIMIENTO DE UNIDAD

Nos encontramos al principio del tercer milenio, tenemos puesta en jaque a la vida en este Planeta y al Planeta mismo como entidad biológica sagrada.

PATROCINIO NAVARRO

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020