La iluminación espiritual

¿Son lo mismo la consciencia y el presenciador?

Al interrogante ¿Son lo mismo la consciencia y el presenciador? el maestro espiritual de la corriente Advaita Nisargadatta Maharaj nos da respuesta.

NISARGADATTA MAHARAJ

Imagen; ¿Son lo mismo la consciencia y el presenciador?; Nisargadatta Maharaj

YOSOIDAD Y ESEIDAD

Entendiendo la sensación de ser, esta yosoidad, este yo soy.

Yo soy, yosoidad, eseidad o consciencia son diferentes palabras que Nisargadatta Maharaj utiliza para referirse a lo mismo: la sensación que los seres vivos tenemos de ser, de existir, de estar vivos. Este es un aspecto fundamental y al que se refiere de manera constante. Es muy importante entenderlo bien.

Te recomiendo que cuando se hable de Yo soy, yosoidad, eseidad o consciencia tengas presente que se está haciendo referencia a esa sensación de ser, de existir, a esa experiencia tan íntima. Esta yosoidad es la primera sensación que nos asalta cuando nos despertamos, y nos acompaña a lo largo de nuestro estado de vigilia. En cambio, cuando estamos en el sueño profundo, nos desmayamos o cuando decimos que una persona ha muerto, esta sensación no está ahí. Lo real es todo aquello que permanece siempre y que no experimenta cambio alguno.

Podemos deducir entonces que esta sensación de ser, esta yosoidad, este yo soy, es algo irreal, porque aparece y desaparece, no está siempre presente.

Veamos como interpreta Nisargadatta Maharaj sensación...

CONSCIENCIA Y PRESENCIADOR

¿Son lo mismo la consciencia y el presenciador?

Para todo lo que es visible, la consciencia es el presenciador. Hay otro principio que presencia a la consciencia, y este principio es más allá del mundo.

¿Cómo presencia usted la consciencia?

¿Cómo presencia usted el hecho de que usted está sentado? ¿Sin esfuerzo o con esfuerzo?

¡Sin esfuerzo!

De la misma manera. Siempre que usted se esfuerza, lo hace desde el punto de vista corporal. El conocimiento yo soy es el alma del mundo entero. El presenciador del conocimiento yo soy es antes del conocimiento yo soy. Intente comprenderse a usted mismo como usted es, no agregue ninguna calificación. Lo mismo que usted prepara diferentes platos a partir de diferentes ingredientes, usted quiere hacer algo. La presenciación es exactamente como usted observa su sueño profundo. Exactamente como eso.

No trate de comprenderlo. No es comprensible. Usted debe contemplarse a usted mismo. Todo lo que aparece en la pantalla de la contemplación, ciertamente desaparecerá. El contemplador permanece.

¿No es el contemplador también un concepto de la mente?

El concepto y la mente son rayos de luz del contemplador.

¿Es yo soy la suma total de todo lo que uno percibe?

Sí. La yosoidad aparece y desaparece espontáneamente; no tiene ningún lugar de morada. Es como un mundo de sueño. No intente ser algo, ni siquiera una persona espiritual. Usted es lo manifestado. El árbol está ya en la semilla. Así es este yo soy. Sencillamente véalo como es. No intente interferir en lo que usted ve. Una vez comprendido esto, ¿cuál podría ser su necesidad?

¡Ninguna!

Usted debe estabilizarse en esta convicción. El conocimiento es el alma de todo el universo. No se complique con los poderes espirituales. Aunque usted no busque a propósito poderes, en torno a usted pueden acontecer algunos milagros. No se pretenda su autor. Un devoto suyo que está a una distancia de mil kilómetros de usted puede tener la visión de usted en la forma. Siempre que su devoto alaba su conocimiento (de usted), el conocimiento toma forma concreta. No piense que usted está haciendo algo. El sonido llena el espacio entero; similarmente, el conocimiento yo soy llenará el lugar entero. Una vez que comprende esto, no hay ninguna muerte para usted. Si piensa que usted es un individuo, ciertamente morirá.

Un buscador espiritual quiere ser algo; sencillamente sea lo que usted es. Si vienen gentes a usted, entonces automáticamente las palabras salen de usted. Aunque pueda no haber estudiado los Vedas, todo lo que salga de usted será lo mismo que lo que está en los Vedas y Upanishads. En el momento de hablar, usted no tendrá la más mínima idea de que usted es una persona de conocimiento.

¿Cómo deshacerme de de la yosoidad?

¿Dónde está el problema de deshacerse de ella cuando usted no la ha plantado?

Pero mi mente siente que debo deshacerme de ella.

¿Puede la mente reconocer el principio más alto? No siga a la mente; la mente está siguiendo su propio curso natural. Usted se identifica con la mente y habla por ella. ¿Con qué insistencia puede la mente hacer cambios en el cielo o en el espacio?

El espacio es el telescopio del yo soy, a cuyo través observa el mundo. Los cinco sentidos no pueden conocerle a usted, usted conoce a los cinco sentidos

Yo no estoy fuera de la consciencia.

En realidad usted está fuera de ella, y la reconoce. Si dice que usted es consciencia, entonces usted es el mundo entero. Usted es aparte de yo soy. Yo soy es ello mismo una ilusión. El conocimiento yo soy y el mundo son trucos de la ilusión. No hay ninguna sustancia en ellos. No hay palabras en realidad, usted dice palabras para su satisfacción.

Usted sabe que hay hambre, sed, estados de vigilia y de sueño. Sin éstos, ¿qué es usted? Usted piensa que todos éstos son sus necesidades eternas; esto es el truco de la ilusión primaria. La yosoidad tiene un cierto lapso de tiempo. ¿Cuánto durará su asociación con éstos?

La memoria hace que el mundo parezca real. A menos que la memoria registre el color verde, no hay ningún color verde. La memoria está dentro de yo soy. La repetición relativa es el juego de la ilusión. Si usted no es capaz de dormir durante ocho días, ¿sobrevivirá usted?

¡No!

Es decir, usted estará más allá de los estados de vigilia y de sueño; resumiendo, la ilusión se desvanecerá.

¿De dónde viene la consciencia de yo soy?

Usted no es capaz de comprenderlo. Semejante a una película, ella ya está aquí, y está reproduciendo. Esta Química es llamada el principio más grande por los Vedas; ella es la matriz de oro. La yosoidad es olvidada en el sueño profundo y aparece en los estados de vigilia y de sueño.

¿Cómo recuerdo las cosas pasadas?

Ello es el arte de la yosoidad. ¿Qué identidad tiene usted para usted mismo?

Yo soy el presenciador.

¿De qué?

De todas las actividades del cuerpo-mente.

Esto es solo la cualidad del cuerpo-mente y no es el conocimiento del Sí mismo. Los gusanos aparecen en el alimento rancio. Similarmente, el cuerpo es alimento rancio; el Sí mismo bulle en él. Cuando el cuerpo está en descomposición, el gusano yosoidad está a la obra. El sabor es yo soy, que él saborea sin lengua. Nosotros sacamos mucho orgullo del sabor de este alimento rancio. ¿Qué conocimiento quiere usted?

¡Mi verdadero Sí mismo!

Mientras piense que el cuerpo es usted, usted no obtendrá el verdadero conocimiento. En marathi hay una frase, la esposa prestada, la que tiene que ser devuelta. Similarmente, este cuerpo es una cosa prestada; usted tiene que devolverlo. Esta identidad con el cuerpo tiene que partir.

¿Cómo va uno a lograr deshacerse de esta identificación?

Pruebe a investigar los estados de sueño profundo y de vigilia. Éstos están sujetos al tiempo. Sin la experiencia de los estados de vigilia y de sueño, pruebe a explicar lo que usted es.

Entonces yo soy sin palabras.

¿Está usted seguro? Los Vedas también dijeron Esto no es, Eso no es, y finalmente guardaron silencio, pues ello es más allá de las palabras. Sin los estados de sueño profundo y de vigilia, ¿sabe usted que usted es, o experimenta usted yo soy?

¡No!

¿Qué nace: usted mismo o los dos estados? Usted será liquidado pronto si viene aquí. ¿Cuál de estos estados elegirá usted como usted mismo?

¡Ninguno!

APRENDIZAJE

Saber con una convicción definitiva —dice Maharaj— que usted no está en el cuerpo ni en la mente, aunque es presenciador de ambos, es ya conocerse a sí mismo. La liberación no es una cuestión de adquirir algo, sino una cuestión de fe y de convicción de que usted ha sido siempre libre, y una cuestión de coraje para actuar de acuerdo con esta convicción. No hay nada que cambiar; únicamente cuando la idea misma de cambio se ve como falsa, lo sin cambio puede mostrarse por sí mismo.

Usted conoce su consciencia, usted presencia su consciencia ahora. Anteriormente eso no era cierto, debido a que usted se consideraba como un cuerpo. Ahora usted sabe que usted no es el cuerpo. Usted sabe también que usted no es la consciencia.

Este conocimiento de la eseidad ha aparecido, y va a desaparecer. El que observa la aparición y desaparición de la eseidad la ve sin vista, y ese presenciador no tiene nada que ver con este reino de la yosoidad o eseidad.

El mundo entero es el cuerpo de la eseidad, el juego de la eseidad. Tome el ejemplo de la pantalla de televisión en la que usted presencia diferentes escenas. Usted podría ver rocas, árboles, o un océano, pero todo ello es el juego de la luz. Similarmente, el mundo manifiesto es el juego de la eseidad. En la pantalla de televisión ¿quién está jugando el papel de las gentes, las rocas, los árboles, las montañas, etc.? Es solo la luz. Una vez que usted haya comprendido esto, cuando entre en quietud comprenderá que una multitud de universos están apareciendo en la célula de la eseidad.


La presencia es contemplarse a usted mismo entendiendo que la contemplación desaparecerá, pero el contemplador permanece.

Nisargadatta Maharaj