LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MENTE VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

EN EL NOMBRE DEL POBRE

PATROCINIO NAVARRO

PROLOGO

EN EL NOMBRE DEL POBRE

I

En el nombre del pobre que muere en este instante

Que contengo el aliento que él exhala,
Escribo este poema a tu conciencia,
Con mi alma en pie de amor y no de guerra,
Y te hago juez, hermano, de esta causa.
Hablemos por ejemplo del suburbio
Que emergió por tierras y por mares
Como una avalancha ciega.
El suburbio es un grito que se tapa
Bajo la piel del mundo, pero rueda
Silencioso y voraz como carcoma
Y al final irrumpe en los salones,
Atraviesa las pantallas y salpica el mundo
De mugre casi fósil y sangre renovada,
A la par el dolor y la sonrisa
El escarnio a la par de la esperanza,
Y deja al descubierto el grito de unos niños
Que parecen nacer sin padres, sin padrinos
Y sin nada.
Se muestra sin piedad al suburbio
Fluyendo en las pantallas y mostrando
La fuga universal de gentes desterradas
Por el sol sin lluvia o la inclemencia
Que no saben del fisco ni sus leyes,
Que nunca fueron censadas,
Ni saben que la vida sin papeles
Del desprecio es pariente, y muy cercana
Al abuso, al desahucio o la redada;
Pero saben que la muerte
Espera paciente su regreso
Al lugar de partida de la nada.

II

Para ser del suburbio es necesario

Carecer de apellido u otro fundamento
Que ser hijo de Dios y la indigencia.
Tal vez fue niña soldado
(O por lo mismo, minera)
Desnuda por el frío de unas manos
Hechas a la muerte y a la tierra,
Que nunca pisó escuela
Y aprendió con sangre propia
La mala letra de vivir, es un decir,
Con algún tipo con alma de madera.
(O con suerte, es un decir, casada
Mal y de mala manera).

III

Para vivir en suburbio es necesario

Ser dueño de la propia sombra
En una esquina libre de sospecha;
Y no entrar en la noche
Como quien entra en la nada,
Esperando en cualquier puerta
Una muerte programada
Con su propia recompensa
Para el matador que mata.

IV

Escucha atentamente, hermano:

Tu juez es tu conciencia,
Pues el suburbio alcanza hasta las cejas
Si lo miras de frente y por derecho
Sin apartar la mirada y sin engaño,
Ni bajar resignado la cabeza.
Este grito que rueda te ha tocado:
Corta con su cuchillo las mareas,
Cabalga, jinete loco, las pateras
Riéndose a pulmón abierto del destino,
Pero llega mansamente al arrecife
Transformado en gigante malherido.
Tendido en la arena parece tan liviano,
Tan sutil, tan vivo o muerto, y se sabe
Nunca tuvo abogados ni supo defenderse;
Y sin embargo,
Cuando ves sus ojos mirándote de frente,
Sus ojos redondos de lunas y de hambres,
Sus ojos con preguntas que no responde nadie,
Casi puedes tocarlo, y te traspasa;
Sacude tus cimientos y levanta
Una corriente de dolor inexplicable,
Un clamor que atraviesa los milenios,
Un viento de verdad que no precisa verbos.
Su fuerza en tu corazón se esparce:
Una conciencia que te observa y examina
A no ser que estés muerto en carne viva
Y tu alma de antemano en el desguace.

V

Suplica el suburbio sin testigos

Mientras reza, parece, un rezo extraño;
Pinta sus labios de sangre y aún sonríe
Hipotérmico y exhausto, humildemente,
Y escribe en la arena torpemente
Antes de morir,- como sucede al cabo-
Un signo extraño que será su herencia
Dejado a merced de la próxima ola;
Tal vez era un anuncio que no se detiene
Hasta hallar en cada uno la respuesta.
Y no hay modo de hacerse el distraído,
No se puede eludir a la conciencia,
-Pues la toca-
Ni esperar otro milagro
Que el del amor que espera ser hallado,
Pues se acerca cabalgando
Toda el hambre de la Tierra.

DESCARGAR LIBRO

REGRESAR A LOS LIBROS

JBN - LIE

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020