LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GRAFICOS | FRASES | INDEX
Pagina PrincipalHOMEPAGEBusca en nuestra webBUSCADORMusica para MeditarMUSICAFrases Famosas de Autores de EspiritualidadFRASESResumen de nuestra webMENUPagina PrincipalHOME Ver meditación y mindfulnessMEDITAR Mira nuestros SignificadosSIGNIFICADOS Busca en nuestra galeriaGalería Articulos mas visitadosMEJORES Recetas y Cocina VegetarianaRECETAS Temas sobre el amorAMOR Visitanos en WhatsappWHATSAPP Ver informacionBUSCAR

ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

LA GUERRA QUE SE AVECINA


MAS PAZ   »   MAS PAZ


La guerra que se avecina - Articulos por Jiddu Krishnamurti
Es obvio que la guerra que nos amenaza no puede ser detenida porque ya está en movimiento está desencadenándose a un nivel psicológico principalmente.

LA CRISIS MUNDIAL

Vosotros y yo somos responsables de la guerra.

Pregunta: ¿Cómo podemos resolver, nuestro caos político actual y la crisis del mundo? ¿Hay algo que un individuo pueda hacer para atajar la guerra que se avecina?

Krishnamurti: La guerra es la proyección espectacular y sangrienta de nuestra vida diaria, ¿no es así? La guerra es una mera expresión externa de nuestro estado interno, una amplificación de nuestra actividad diaria. Es más espectacular, más sangrienta, más destructiva, pero es el resultado colectivo de nuestras actividades individuales. De suerte que vosotros y yo somos responsables de la guerra, ¿y qué podemos hacer para detenerla? Es obvio que la guerra que nos amenaza constantemente no puede ser detenida por vosotros ni por mi porque ya está en movimiento; ya está desencadenándose, aunque todavía en el nivel psicológico principalmente. Como ya está en movimiento, no puede ser detenida; los puntos en litigio son demasiados, excesivamente graves, y la suerte ya está echada. Pero vosotros y yo, viendo que la casa está ardiendo, podemos comprender las causas de ese incendio, alejamos de él y edificar en un nuevo lugar con materiales diferentes que no sean combustibles, que no produzcan otras guerras. Eso es todo lo que podemos hacer. Vosotros y yo podemos ver qué es lo que engendra las guerras, y si nos interesa detenerlas, podemos empezar a transformamos a nosotros mismos, que somos las causas de la guerra.

Una señora americana vino a verme hace un par de años, durante la guerra. Me dijo que había perdido a su hijo en Italia y que tenía otro hijo de dieciséis años al que quería salvar; de suerte que charlamos del asunto. Yo le sugerí que para salvar a su hijo debía dejar de ser americana; debía dejar de ser codiciosa, de acumular riquezas, de buscar el poder y la dominación, y ser moralmente sencilla, no sólo sencilla en cuanto a vestidos, a las cosas externas, sino sencilla en sus pensamientos y sentimientos, en su vida de relación. Ella dijo: "Eso es demasiado. Me pide usted demasiado. Yo no puedo hacer eso, porque las circunstancias son demasiado poderosas para que yo las altere". Por lo tanto, resultaba responsable de la destrucción de su hijo.

Las circunstancias pueden ser dominadas por nosotros, porque nosotros hemos creado las circunstancias. La sociedad es el producto de la relación; de vuestras relaciones y las mías, de todas ellas juntas. Si cambiamos en nuestra vida de relación, la sociedad cambia. El confiar únicamente en la legislación, en la compulsión, para la transformación externa de la sociedad mientras interiormente seguimos siendo corrompidos, mientras en nuestro fuero íntimo continuamos en busca del poder, de las posiciones, de la dominación, es destruir lo externo, por muy cuidadosa y científicamente que se lo haya construido. Lo que es del fuero íntimo se sobrepone siempre a lo externo.

¿Qué es lo que causa la guerra religiosa, política o económica? Es evidente que la creencia, ya sea en el nacionalismo, en una ideología o en un dogma determinado. Si en vez de creencias tuviéramos buena voluntad, amor y consideración entre nosotros, no habría guerras. Pero se nos alimenta con creencias, ideas y dogmas, y por lo tanto, engendramos descontento. La presente crisis, por cierto, es de naturaleza excepcional, y nosotros, como seres humanos, o tenemos que seguir el sendero de los conflictos constantes y continuas guerras, que son el resultado de nuestra acción cotidiana, o de lo contrario ver las causas de la guerra y volverles la espalda.

Lo que causa la guerra, evidentemente, es el deseo de poder, de posición, de prestigio, de dinero, como asimismo la enfermedad llamada nacionalismo ‑el culto de una bandera- y la enfermedad de la religión organizada, el culto de un dogma. Todo eso es causa de guerra; y si vosotros como individuos pertenecéis a cualquiera de las religiones organizadas, si sois codiciosos de poder, si sois envidiosos, forzosamente produciréis una sociedad que acabará en la destrucción. Nuevamente: ello depende de vosotros y no de los dirigentes, no de los llamados hombres de Estado, ni de ninguno de los otros. Depende de vosotros y de mí, pero no parecemos darnos cuenta de ello. Si por una vez sintiéramos realmente la responsabilidad de nuestros propios actos, ¡cuán pronto podríamos poner fin a todas estas guerras, a toda esta miseria aterradora! Pero, como veis, somos indiferentes. Comemos tres veces al día, tenemos nuestros empleos, nuestra cuenta bancaria, grande o pequeña, y decimos: "por el amor de Dios, no nos moleste, déjenos tranquilos". Cuanto más alta es nuestra posición, más deseamos seguridad, permanencia, tranquilidad, menos injerencia admitimos, y más deseamos mantener las cosas fijas, como están; pero ellas no pueden mantenerse como están, porque no hay nada que mantener. Todo se desintegra. No queremos hacer frente a estas cosas, no queremos encarar el hecho de que vosotros y yo somos responsables de las guerras. Vosotros y yo charlamos de paz, nos reunimos en conferencias, nos sentamos en torno a una mesa y discutimos; pero en nuestro fuero íntimo, en lo psicológico, deseamos poder y posición, y nos mueve la codicia. Intrigamos, somos nacionalistas; nos atan las creencias, los dogmas, por los cuales estamos dispuestos a morir y a destruirnos unos a otros. ¿Creéis que semejantes hombres ‑vosotros y yo- podemos tener paz en el mundo? Para que haya paz, debemos ser pacíficos; vivir en paz significa no crear antagonismos. La paz no es un ideal. Para mí un ideal es simple evasión, un modo de eludir lo que es, una contradicción con lo que es. Un ideal impide la acción directa sobre lo que es. Mas para que haya paz tendremos que amar, tendremos que empezar, no a vivir una vida ideal sino a ver las cosas como son y obrar sobre ellas, a transformarlas. Mientras cada uno de nosotros busque seguridad psicológica, la seguridad fisiológica que necesitamos ‑alimento, vestido y albergue- se ve destruida. Andamos en busca de seguridad psicológica, que no existe; y, si podemos, la buscamos por medio del poder, de la posición, de los títulos, de los nombres, todo lo cual destruye la seguridad física. Esto, cuando se lo considera, resulta un hecho evidente.

Para traer paz al mundo, por lo tanto, para detener todas las guerras, tiene que haber una revolución en el individuo, en vosotros y en mí. La revolución económica sin esta revolución interna carece de sentido, pues el hambre es el resultado del defectuoso ajuste de las condiciones económicas producido por nuestros estados psicológicos: codicia, envidia, mala voluntad y espíritu de posesión. Para poner fin al dolor, al hambre, a la guerra, es preciso que haya una revolución psicológica, y pocos de nosotros están dispuestos a enfrentar tal cosa. Discutiremos sobre la paz, proyectaremos leyes, crearemos nuevas ligas, las Naciones Unidas, y lo demás. Pero no lograremos la paz porque no queremos renunciar a nuestra posición, a nuestra autoridad, a nuestros dineros, a nuestras propiedades, a nuestra estúpida vida. Confiar en los demás es absolutamente vano; los demás no nos traerán la paz. Ningún dirigente, ni gobierno, ni ejército, ni patria, va a darnos la paz. Lo que traerá la paz es la transformación interna que conducir a la acción externa. La transformación interna no es aislamiento; no consiste en retirarse de la acción externa. Por el contrario, sólo puede haber acción verdadera cuando hay verdadero pensar; y no hay pensar verdadero cuando no hay el conocimiento propio. Si no os conocéis a vosotros mismos, no hay paz.

Para poner fin a la guerra externa, debéis empezar por poner fin a la guerra en vosotros mismos. Algunos de vosotros moverán la cabeza y dirán "estoy de acuerdo", y saldrán y harán exactamente lo mismo que han estado haciendo durante los últimos diez o veinte años. Vuestra conformidad es puramente verbal y carece de significación, pues las miserias y las guerras del mundo no van a ser detenidas por vuestro fortuito asentimiento. Sólo serán detenidas cuando os deis cuenta del peligro, cuando percibáis vuestra responsabilidad, cuando no dejéis eso en manos de otros. Si os dais cuenta del sufrimiento, si veis la urgencia de la acción inmediata y no la aplazáis, entonces os transformaréis; y la paz vendrá tan sólo cuando vosotros mismos seáis pacíficos, cuando vosotros mismos estéis en paz con vuestro prójimo.

LA GUERRA QUE SE AVECINA
LIE - JBN


RECOMENDADOS

EL VATICANO Y LA GUERRA JUSTA

La Iglesia es una organización cuya historia está manchada de sangre por guerras, la Inquisición y el exterminio sin piedad de cristianos disidentes.

PATROCINIO NAVARRO

SI A LA PAZ NO A LA GUERRA

Votare por el «Si» la vida y la libertad son sagradas. Evitar que un ser sea asesinado o secuestrado y un niño esclavizado. Es pretexto para hacerlo.

JEBUNA

OSO POLAR VENGO EN PAZ

Actualmente hay 5 de las 19 especies de osos polares en un estado de vulnerabilidad. Esto se debe al descenso de su población y se habrán extinguido.

LIE

LOS SECUESTRADORES

Dios, amor, Más Allá, y otros conceptos de índole espiritual y trascendente han sido secuestrados por castas de poder y astutamente adulterados.

PATROCINIO NAVARRO

CONSTRUYENDO TU PAZ

No maldigas la oscuridad, enciende una vela, es un dicho sabio que fácilmente se puede adaptar a múltiples situaciones en la vida de cada persona.

LIE

¿PODEMOS ACABAR CON LAS GUERRAS?

Los que pensamos que la guerra es un veneno de la humanidad tenemos el deber, como parte de la humanidad de oponernos a ella y buscar el antídoto.

PATROCINIO NAVARRO

LA PROFE QUIERE PAZ

Una historia de pequeños para grandes consciencias. Vea Juanito, no siga molestando que me tienes cansada, además, no dejas aprender a los demás.

JEBUNA

DIOS Y PATRIA UNA EDUCACIóN PARA LA GUERRA

La guerra es una pelea entre dos ladrones cobardes para luchar por sí mismos; cogen chicos y los sueltan como bestias salvajes, unos contra otros.

ALONSO ESCRIBANO

EL DILEMA DE LA PAZ

No soy nacionalista, pienso que solo debiera haber un país para todos La Tierra. Sin embargo nací en Colombia y a regañadientes me someto a sus leyes.

JEBUNA

LA TIERRA INCAPAZ CON EL CONSUMO DE CARNES Y PESCADO

La cúspide de la cadena alimentaria, los seres humanos se dan todos los gustos, pero a un precio elevado: la pesca masiva extingue las especies mar.

ALEJANDRA PERRONE

AHIMSA NO VIOLENCIA

La violencia en palabra puede ser ensordecedora. Sabemos que no debemos llamar a nadie con nombres que hieran sus sentimientos. Conoce el Ahimsa.

LIE

MAHOMA PAZ Y AMOR

Paz con dios implica que nos sometemos completamente a nuestro amado y amante creador. Dios dice a nuestro santo profeta Muhammad, paz y bendiciones.

MAHOMA

EN ESTE MUNDO SE CITARON EL BIEN Y EL MAL

Si pertenece al bando violento pensara en guerra con armas por doquier. Si pensó en una al estilo Gandhi seguro pertenece al bando de no-violencia.

JEBUNA

NO MáS VIOLENCIA

Esa humillación fue la semilla para que se convirtiera en el hombre que condujo la independencia de la India a través de métodos no violentos.

KIENYKE

CONJURA DE LOS NECIOS ANTE LA LUZ DE LA VERDAD Y LA PAZ

Cómodamente instalados en los sillones de un Poder sordo e inaccesible para el pueblo, los necios del mundo colocan los ingredientes de su bomba.

PATROCINIO NAVARRO

EL YOíSMO CONDUCE A LA GUERRA

En estos días atroces que vivimos cualquiera que sea el aspecto que contemplamos, bien sea la economía, el estado del Planeta, la pobreza creciente.

PATROCINIO NAVARRO

LA NO VIOLENCIA

Cristo, Buda, Francisco de Asís, Gandhi entre otros. Los primeros cristianos y los esenios fueron vegetarianos amorosos, practicaron la no violencia.

JEBUNA

OTRA VEZ LOS TAMBORES DE LA GUERRA

Los tambores de la guerra suenan y resuenan sin cesar en todo el Mediterráneo y en Oriente. Comenzaron un día con levantamientos pacíficos en Túnez.

PATROCINIO NAVARRO

LA NO VIOLENCIA INTERNA ES LA PAZ

La no violencia interna es la paz, la no violencia comienza contigo mismo. No hay otro momento mejor que éste para experimentar la paz, para ser paz.

SAKTI ISHAYA

LA GUERRA NO ES HERRAMIENTA PARA LA PAZ

Los políticos están creando más conflicto, más agitación, más discriminación, más armas destructivas y preparándose para la tercera guerra mundial.

OSHO

DOS POEMAS POR LA PAZ

Regresó victorioso: la guerra ha terminado. Siquiatras tienen su pan asegurado. Pobres convertidos en soldados, solo les queda la vieja pobreza.

PATROCINIO NAVARRO

PAZ Y LUZ PARA NEUTRALIZAR

Es hora que los humanos sepan cómo trabajan unidos las fuerzas cósmicas. Para neutralizar corrientes oscuras, caóticas, que circulan en el espacio.

OMRAAM MIKHAEL

EXTRACTO DEL EVANGELIO DE LA PAZ

¿Cómo podemos leer las leyes de Dios en algún lugar, de no ser en las Escrituras? ¿Dónde se hallan escritas? En la vida está escrita la ley.

LIE

UNIDOS POR LA PAZ

El amor es la unión, el encuentro de la muerte y la vida. Si no has conocido el amor, te lo has perdido. Naciste, viviste y moriste, pero perdiste.

OSHO

¿QUEREMOS LA PAZ?

La clave de la paz según Gandhi está en la vía de la resistencia no violenta. El método es pasivo físicamente, pero muy activo espiritualmente.

MAHATMA GANDHI

INMIGRACIóN GUERRA INJUSTICIA GLOBAL

Cómo convertir riquezas inmovilizadas en inversiones que crean riqueza para el bien común y repartir beneficios justos entre los que los producen.

PATROCINIO NAVARRO

PAZ, PAN Y PRINCIPIOS

Confieso que me ha emocionado la puesta en escena de la declaración de paz en Colombia tras más de medio siglo en que esta palabra PAZ no tenia valor.

PATROCINIO NAVARRO

EL ARTE DE LA PAZ NO ES UNA RELIGIóN

El Arte de la Paz es religión que no es una religión. Conócela con el propósito de conocer tu divinidad interior manifiesta en tu iluminación innata.

MORIHEI UESHIBA

UNA MISIóN DE PAZ

Resultó un gran alivio enterarnos que el Infierno no existe, pero muchos humanos hemos inventado muchos modos de hacerlo posible en este mundo.

PATROCINIO NAVARRO

UNA VERDADERA PAZ NO NEGOCIA CON EL MAL

La luz puede entrar en la oscuridad pero no la oscuridad en la luz. Solo negocian las fuerzas oscuras cuando se amangualan. PAZ, el triunfo del bien.

LIE

[1 de 3]
SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

Ver redes sociales

Visitanos en InstagramInstagram     Visitanos en FacebookFacebook     Visitanos en TwitterTwitter    Visitanos en PinterestPinterest   Visitanos en BlogspotBlogspot

LA ILUMINACION ESPIRITUAL
MEDELLIN COLOMBIA

1997 - 2019

AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

SITE - MAP