LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MENTE VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES TERENCIO

FRASES Y CITAS TERENCIO

VER ESCRITOS TERENCIO

Terencio: Un cargo es una carga.

Terencio: De aquí aquellas lágrimas.

Terencio: Has confiado la oveja al lobo.

Terencio: Se callan, es bastante alabanza.

Terencio: Todas mis esperanzas están en mí.

Terencio: La fortuna ayuda a los valientes.

Terencio: La vejez es, por sí misma, una enfermedad.

Terencio: Las riñas de los amantes renuevan el amor.

Terencio: Hombre soy; nada humano me es ajeno.

Terencio: He de vivir a la manera de los demás.

Terencio: Hombre soy, y nada humano me es ajeno.

Terencio: Ya no se dice nada que no se haya dicho.

Terencio: Siempre la fortuna es propicia a los fuertes.

Terencio: De todos los míos, soy el único que soy mío.

Terencio: Una mentira va pisándole los talones a otra.

Terencio: El servilismo produce amigos, la verdad, odio.

Terencio: Sin riesgo no se hace nada grande y memorable.

Terencio: Las querellas de los amantes renuevan el amor.

Terencio: Los desdenes de los enamorados reavivan el amor.

Terencio: La condescendencia crea amigos, y la verdad, odios.

Terencio: Saber hacer una cosa es fácil, hacerla es difícil.

Terencio: Cuando se puede evitar un mal es necedad aceptarlo.

Terencio: Las riñas de los amantes son la renovación del amor.

Terencio: El que habla lo que quiere, escucha lo que no quiere.

Terencio: No hay mayor miseria que vivir en la ignorancia eterna.

Terencio: ¡Cuántas injusticias y maldades se cometen por mero hábito!

Terencio: Soy hombre: nada de lo que es humano me es indiferente.

Terencio: Sólo los cordiales merecen ser tratados con cordialidad.

Terencio: Tantos hombres, tantos pareceres: cada uno tiene su manera.

Terencio: No hay nada tan difícil, que buscándolo, no pueda encontrarse.

Terencio: Lo que no está dotado de razón, no hay razón que pueda gobernarlo.

Terencio: La justicia inflexible es frecuentemente la injusticia más grande.

Terencio: Ya no se puede decir nada que no haya sido dicho antes de nosotros.

Terencio: No hay cosa por fácil que sea que no la haga difícil la mala gana.

Terencio: Cuando no se puede lo que se quiere, hay que querer lo que se puede.

Terencio: Soy hombre, y por lo tanto, nada que sea humano me resulta extraño.

Terencio: Cuando no se puede lograr lo que se quiere, mejor cambiar de actitud.

Terencio: Cuando estamos sanos, todos tenemos buenos consejos para los enfermos.

Terencio: Exceso en nada. Esta norma la considero de la mayor utilidad en la vida.

Terencio: Ningún hombre digno pedirá que se le agradezca aquello que nada le cuesta.

Terencio: Una buena regla para la vida es no ser demasiado adicto a una sola ocupación.

Terencio: Cuando el ánimo está en suspenso, un ligero impulso lo hace inclinarse acá o allá.

Terencio: Es más acertado contener a los niños por honor y ternura, que por el temor y el castigo.

Terencio: Cuando el ánimo está en suspenso, un ligero impulso le hace inclinarse a un lado o a otro.

Terencio: La sabiduría consiste no sólo en ver lo que tienes ante ti, sino en prever lo que va a venir.

Terencio: En el amor se dan todos estos males: injurias, sospechas, treguas, guerra y la paz de nuevo.

Terencio: Mala cosa es tener cogido un lobo de las orejas, pues no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar aguantándolo.

Terencio: Se equivoca profundamente quien crea que establece mejor la más duradera autoridad por la fuerza que por un pacto amistoso.

Terencio: Aconsejo a todos que estudien las vidas de los demás con un lente de aumento, así verán las cosas buenas en forma magnificada.

Terencio: Es un gran error suponer, que el imperio que se establece sobre los hombres por la fuerza, sea más agradable y permanente, que el que se funda sobre el amor.

Terencio: La vida de un hombre es como un juego de dados; si no puedes hacerte con aquel que más te conviene, debes con astucia procurar sacar ventaja del que acaso te tocó.

ARTICULO RELACIONADO

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020