LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY NADA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VACUIDAD VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES PELIGROS

FRASES Y CITAS PELIGROS

VER ARTÍCULOS PELIGROS

Aaron Nimzovich: Los peones pasados, son candidatos naturales a su promoción, y es preciso trabajar en su favor facilitando sus progresos, mientras que el adversario debe considerar a tales peones como criminales peligrosos y ejercer sobre ellos un estrecho control.

Alan Watts: Nadie está más peligrosamente loco que quien está en su sano juicio todo el tiempo: él es como un puente de acero sin flexibilidad, y el orden de su vida es rígido y quebradizo.

Albert Einstein: Estoy convencido de que algunas actividades políticas y sociales así como algunas prácticas de las organizaciones católicas, son perjudiciales e incluso peligrosas.

Albert Einstein: El mundo es un lugar peligroso para vivir; no por la gente mala, sino por la gente que no hace nada.

Albert Einstein: La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.

Alejandro Casona: Irse es como sustituirse por el recuerdo, y puede ser peligroso.

Alejandro Dumas: Todas las generalizaciones son peligrosas, incluso ésta.

Alejandro Dumas: No hace falta conocer el peligro para tener miedo; de hecho, los peligros desconocidos son los que inspiran más temor.

Alejandro El Grande: Cuán grandes son los peligros que enfrento, para ganar un buen nombre en Atenas.

Anonimo: Es más peligroso que un barbero con hipo.

Anonimo: Es más peligroso que una puntilla en un tobogán.

Carl Gustav Jung: Los grandes talentos son los más encantadores y con frecuencia los frutos más peligrosos en el árbol de la humanidad. Cuelgan en las ramas más delgadas que son fáciles de quebrar.

Catalina de Siena: Una cosa te pido, y es que no te dejes llevar por excesivos consejos. Es mejor que elijas un consejero que te aconseje sinceramente, y seguirlo. Cosa peligrosa es acompañar a muchos.

Charles Dickens: Cuando un hombre sangra por dentro, es peligroso para él, pero cuando ríe para adentro, es presagio de algún mal para otros.

Chesterton: El criminal peligroso es el criminal culto.

Confucio: Aprender sin pensar es inútil. Pensar sin aprender, peligroso.

Diógenes de Sinope: Las mordeduras más peligrosas son las del calumniador entre los salvajes y las del adulador entre los animales domésticos.

Edward Abbey: Los misioneros salen al mundo a cristianizar a los salvajes — como si los salvajes no fueran ya suficientemente peligrosos.

Equanimal: No hay razas peligrosas. Hay personas que crían con violencia y para el mal.

Facundo Cabral: Aprender sin pensar es inútil, pensar sin aprender es peligroso.

Ferney Yesyd: Para las religiones organizadas la duda es peligrosa se considera instigada por el Diablo y en cambio se ensalza la fe como una virtud de los humanos.

Francisco de Quevedo: Bien sé a cuántos contradigo, y reconozco los que se han de armar contra mí; mas no fuera yo español si no buscara peligros, despreciándolos antes para vencerlos después.

Friedrich Nietzsche: Las convicciones son enemigos más peligrosos de la verdad que las mentiras.

Friedrich Nietzsche: El hombre verdadero quiere dos cosas: el peligro y el juego. Por eso quiere a la mujer como el juego más peligroso.

George Santayana: El amor de la inclusión de todos es tan peligroso en la filosofía como en el arte.

George Santayana: Para deleitarse con la guerra es un mérito en el soldado, una cualidad peligrosa del capitán, y un crimen de positivo en el Estado.

George Washington: El Ejército (considerando el estado irritable en que se encuentra, su sufrimiento y composición) es un instrumento peligroso con el que jugar.

George Washington: El gobierno no es razón y no es elocuencia. ¡Es fuerza! Como el fuego, es un sirviente peligroso y un maestro temeroso. Nunca por un momento debería dejarse a la acción irresponsable.

Gregory Bateson: Hay herramientas de pensamiento tan romas que no sirven casi para nada, otras de filo tan aguzado que se vuelven peligrosas. Pero el hombre sabio hará uso de ambas.

Hipocrates: Algunos pacientes, aunque conscientes de que su condición es peligrosa, recuperan su salud simplemente por su satisfacción con la bondad del médico.

Honore de Balzac: Cuanto mayores son los talentos de un hombre, más marcadas son sus idiosincrasias. Sin embargo, en las provincias, la originalidad se considera peligrosamente cercana a la locura.

Honore de Balzac: Una mujer desnuda es menos peligrosa que una que extiende su falda hábilmente para cubrir y exhibir todo a la vez.

Jebuna: No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por la inteligencia cuando el corazón está sano.

Johann W Goethe: Las grandes pasiones son enfermedades incurables. Lo que podría curarlas las haría verdaderamente peligrosas.

Johann W Goethe: Vive peligrosamente y vives correctamente.

Johann W Goethe: Los genios son peligrosos para los talentos jóvenes, pues no hacen más que reproducirlos creyendo reproducirse a sí mismo.

Jota Mario Valencia: El tiempo es el mejor maestro, pero es peligroso; mata a todos sus estudiantes.

Lao Tse: El éxito es tan peligroso como el fracaso. La esperanza es tan hueca como el miedo.

Leon Tolstoi: En consecuencia, el individuo incapaz de escribir cartas y mensajes jamás será un seductor peligroso.

Ludwig Borne: El hombre más peligroso es aquel que tiene miedo.

Mahatma Gandhi: Hombre peligroso, hombre con miedo.

Maquiavelo: Los ejércitos mercenarios y los auxiliares son inútiles y peligrosos.

Maquiavelo: Los príncipes y gobiernos son mucho más peligrosos que otros elementos en la sociedad.

Maquiavelo: No hay nada más difícil de emprender, ni más dudoso de hacer triunfar, ni más peligroso de administrar que la elaboración de un nuevo orden.

Maquiavelo: No hay nada más difícil de llevar a cabo, más peligroso de conducir o más incierto en su éxito que llevar la iniciativa en la introducción de un nuevo orden de cosas.

Marco Tulio Ciceron: La costumbre de decir sí me parece peligrosa y resbaladiza.

Martin Luther King: Nada en todo el mundo es más peligroso que la ignorancia sincera y la conciencia estúpida.

Michael Hoffman: Es muy peligroso perder el contacto con la naturaleza viva.

Napoleon Bonaparte: El tormento de las preocupaciones a menudo excede los peligros que han de ser evitados. Por tanto, a veces es mejor abandonarse al destino.

Napoleon Hill: El dinero sin cerebro siempre es peligroso.

Octavio Paz: Las masas humanas más peligrosas son aquellas en cuyas venas ha sido inyectado el veneno del miedo, del miedo al cambio.

Osho: Si vives con personas poco saludables, ser saludable es peligroso. Si vives con gente loca, ser cuerdo es peligroso. Si vives en un manicomio, incluso si no estas loco, al menos aparenta que lo estas o la gente loca te matará.

Osho: Si no vives peligrosamente, no vives. La vida sólo florece en el peligro. La vida nunca florece en la seguridad. Cuando todo está yendo a la perfección, fíjate, te estás muriendo y no pasa nada.

Osho: La inteligencia es peligrosa. La inteligencia significa que comenzarás pensando por ti mismo; comenzarás a mirar alrededor por ti mismo. No creerás en las escrituras; creerás solo en tu propia experiencia.

Osho: No prestes mucha atención al miedo, porque eso es peligroso. Si prestamos mucha atención al temor, lo estaremos alimentando, y crecerá.

Pablo De La Iglesia: ¿Qué es el POTENCIAL HIDRÓGENO y su importancia para la salud? Privar a una célula del 35% de su oxígeno durante 48 horas, puede muy peligroso.

Patrocinio Navarro: Bárbaro es palabra que originalmente significaba extranjero para los romanos, en lugar de relacionarse con alguna clase de sujeto altamente peligroso.

Paulo Coelho: Todos encontraremos rivales en cualquier cosa que hagamos, pero los más peligrosos serán los que creemos que son nuestros amigos.

Rafa Aragón: Cuando un cambio se introduce de forma lenta en nuestras vidas, escapa de nuestra conciencia, sin que nos preparemos para dar una respuesta o una reacción a una situación que se va volviendo peligrosa, incómoda e insostenible.

Richard Bach: La ciencia mas peligrosa es aquella que está restringida al dominio de los expertos.

Savielly Tartakower: Hay jugadas acariciadoras, ruidosas y gemebundas. Las últimas son las más peligrosas.

Sri Chinmoy: El poder del amor es extremadamente hermoso y fructífero. El amor del poder es extremadamente peligroso y contagioso.

Sun Tzu: Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.

Walter Riso: Las palabras “nunca”, “siempre”, “todo” o “nada” son peligrosas porque no dejan opciones.

Walter Riso: No hay nada más peligroso que una idea, cuando es la única que se tiene.

Walter Scott: Mira hacia atrás y ríete de los peligros pasados.

Winston Churchill: El verdadero genio reside en la capacidad de evaluar información incierta, conflictiva y peligrosa.

Winston Churchill: Un hombre hace lo que debe, a pesar de las consecuencias personales, a pesar de los obstáculos, peligros y presiones, y eso es la base de la moral humana.

Winston Churchill: La política es casi tan excitante como la guerra y casi igual de peligrosa. En la guerra solo te pueden matar una vez, pero en política muchas veces.

ARTICULO RELACIONADO

SALTO EVOLUTIVO DE LA CONCIENCIA HUMANA

ECKHART TOLLE

LA URGENCIA DE LA TRANSFORMACIÓN

La humanidad se enfrenta a una disyuntiva tajante: evolucionar o morir.

Cuando una forma individual de vida ―o una especie― se enfrenta a una crisis radical, cuando el antiguo modo de estar en el mundo, de interactuar con los demás y con el reino de la naturaleza ya no funciona, cuando la supervivencia se ve amenazada por problemas que parecen insuperables, o bien muere o se extingue, o bien se alza por encima de las limitaciones de su condición mediante un salto evolutivo.

Se cree que las primeras formas de vida de este planeta evolucionaron en el mar. Cuando todavía no existían animales en tierra firme, el mar estaba ya rebosante de vida. Entonces, en cierto momento, una de las criaturas marinas empezó a aventurarse en la tierra seca. Puede que al principio se arrastrara unos pocos centímetros y después, agotada por el enorme tirón gravitatorio del planeta, regresara al agua, donde la gravedad es casi inexistente y donde podía vivir con mucha más facilidad. Y después lo volvió a intentar, una y otra vez, y al cabo de mucho tiempo se adaptó a vivir en la tierra, le crecieron patas en lugar de aletas, pulmones en lugar de branquias. Parece improbable que una especie se aventure en un ambiente tan ajeno y experimente una transformación evolutiva a menos que se vea obligada a hacerlo por alguna situación de crisis. Puede que una extensa zona de mar quedara aislada del océano principal, y que el agua fuera retrocediendo poco a poco durante miles de años y obligara a los peces a abandonar su hábitat y evolucionar.

Responder a una crisis radical que pone en peligro nuestra supervivencia: ese es ahora el reto al que se enfrenta la humanidad. La disfunción de la mente humana centrada en el ego, reconocida hace ya más de 2.500 años por los antiguos maestros y ahora magnificada por la ciencia y la tecnología, está poniendo en peligro por primera vez la supervivencia del planeta. Hasta hace muy poco, la transformación de la conciencia humana ―también planteada por los antiguos maestros― no era más que una posibilidad, reconocida por unos pocos individuos aquí y allá, independientemente de sus marcos culturales o religiosos. No se dio un florecimiento general de la conciencia humana porque todavía no era imperativo.

Una parte importante de la población mundial se dará cuenta muy pronto, si no se ha dado cuenta ya, de que la humanidad se enfrenta a una disyuntiva tajante: evolucionar o morir. Un porcentaje de la humanidad todavía relativamente pequeño, pero en rápido crecimiento, está experimentando ya en su interior la descomposición de los viejos patrones mentales del ego y la emergencia de una nueva dimensión de conciencia.

Lo que está surgiendo ahora no es un nuevo sistema de creencias, una nueva religión, ideología espiritual o mitología. Estamos llegando al final, no solo de las mitologías, sino también de las ideologías y los sistemas de creencias. El cambio va más allá del contenido de tu mente, más allá de tus pensamientos. De hecho, la parte esencial de la nueva conciencia es la trascendencia del pensamiento, la nueva capacidad de elevarse por encima del pensamiento, de hacer realidad una dimensión dentro de ti mismo que es infinitamente más vasta que el pensamiento. Entonces, ya no derivas tu identidad, tu sentido de quién eres, del incesante flujo de pensamiento que en la vieja conciencia creías que eras tú. Qué liberación, darse cuenta de que no somos "esa voz en la cabeza". Pero entonces, ¿Quién soy? El que observa eso. La conciencia que es anterior al pensamiento, el espacio en el que tiene lugar el pensamiento (o la emoción, o la percepción sensorial).

El ego no es más que esto; la identificación con la forma, lo que básicamente significa formas de pensamiento. Si el mal tiene alguna realidad ―y tiene una realidad relativa, no absoluta―, esta es también su definición: la completa identificación con la forma, formas físicas, formas de pensar, formas emocionales. El resultado es una total inconsciencia de nuestra conexión con el todo, de nuestra unidad intrínseca con todos los "otros" y también con la Fuente. Este olvido es el pecado original, el sufrimiento, el autoengaño. Cuando esta falsa ilusión de ser algo completamente aparte sirve de base y gobierna todo lo que pensamos, decimos y hacemos, ¿qué clase de mundo estamos creando? Para encontrar la respuesta, observa cómo se relacionan los humanos unos con otros, lee un libro de historia o mira los telediarios.

«Si las estructuras de la mente humana permanecen inalteradas, siempre acabaremos recreando básicamente el mismo mundo, los mismos males, la misma disfunción.»

CIELO Y TIERRA

Un nuevo cielo y una nueva tierra.

Aquí tenemos que comprender que el cielo no es un lugar físico, sino que se refiere al reino interior de la conciencia. Este es el significado esotérico de la palabra, y también es el significado que tiene en las enseñanzas de Jesús. La tierra, por su parte, es la manifestación externa con forma, que siempre es un reflejo de lo interior. La conciencia humana colectiva y la vida en nuestro planeta están intrínsecamente conectadas. "Un nuevo cielo" es la emergencia de un estado transformado de la conciencia humana, y "una nueva tierra" es su reflejo en el plano físico. Como la vida humana y la conciencia humana son intrínsecamente una unidad con la vida del planeta, cuando la vieja conciencia se disuelva tendrá que haber trastornos naturales geográficos y climáticos, sincrónicos en muchas partes del planeta, y ya estamos presenciando algunos de ellos.

LA NUEVA TIERRA NO ES UNA UTOPÍA

¿Acaso la visión de la nueva tierra no es más que otra visión utópica?

De ninguna manera. Todas las utopías tienen en común una proyección mental de un futuro en el que todo será perfecto, todos nos salvaremos, habrá paz y armonía y desaparezcan todos nuestros problemas. De esas utopías ha habido muchas; algunas terminaron en desilusión y otras en desastre.

Todas las utopías tienen en su centro una de las principales disfunciones estructurales de la vieja conciencia: aspirar a la salvación en el futuro. La única forma como el futuro puede existir es en forma de pensamiento, de tal manera que cuando proyectamos la salvación hacia el futuro lo que hacemos realmente es buscarla en la mente. Permanecemos atrapados en la forma, y eso es ego.

"Y vi un nuevo cielo y una nueva tierra", escribió un profeta de la Biblia. Los cimientos de la nueva tierra están en el nuevo cielo, en el despertar de la conciencia. La tierra (la realidad externa) es solamente el reflejo externo de ese cielo. El surgimiento del nuevo cielo y, con él, de la nueva tierra, no son unos sucesos liberadores que hayan de suceder en un futuro. Nada nos habrá de liberar porque la libertad está solamente en el momento presente. Ese reconocimiento es el despertar. El despertar como un suceso futuro carece de significado porque despertar es reconocer la Presencia. Así, el nuevo cielo, el despertar de la conciencia, no es un estado futuro al cual aspiramos llegar. El nuevo cielo y la nueva tierra están emergiendo dentro de nosotros en este momento y, si no es así, entonces no son más que un pensamiento. ¿Qué les dijo Jesús a sus discípulos? "El cielo está aquí, en medio de vosotros".

En el Sermón de la Montaña, Jesús hizo una profecía que pocas personas han comprendido hasta la fecha. Dijo, "Bienaventurados los humildes, porque ellos heredarán la tierra". ¿Quiénes son los humildes y qué quiere decir eso de que heredarán la tierra?

Los humildes son quienes carecen de ego. Son las personas que han despertado a su naturaleza esencial verdadera y reconocen esa esencia en todos "los demás" y en todas las formas de vida. Viven en el estado de entrega y sienten su unicidad con el todo y con la Fuente, encarnan la conciencia despierta que está cambiando todos los aspectos de la vida en nuestro planeta, incluida la naturaleza, porque la vida en la tierra es inseparable de la conciencia humana que la percibe y se relaciona con ella. Es así como los humildes heredarán la tierra.

Una nueva especie comienza a surgir en el planeta. ¡Está surgiendo ahora y es usted!

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019