LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME MEDITACION ARTICULOS Y ESCRITOS PARA HOY FRASES DOBLES HD AMOR - ESPIRITUALIDAD MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES INCAPACES



ESCRITOS FRASES

FRASES Y CITAS INCAPACES

VER ESCRITOS INCAPACES

ALBERT EINSTEIN

MAS FRASES DE ALBERT EINSTEIN

  • Pocas personas son capaces de expresar con ecuanimidad opiniones que difieren de los prejuicios de su entorno social. La mayoría de las personas son aún incapaces de formar tales opiniones.

ALEJANDRO CASONA

MAS FRASES DE ALEJANDRO CASONA

  • Fernando.- Las novelas no las han escrito más que los que son incapaces de vivirlas.

BRIAN WEISS

MAS FRASES DE BRIAN WEISS

  • La tecnología y la ciencia son incapaces de resolver nuestros problemas. La tecnología puede utilizarse para fines buenos o malos. Sólo cuando se emplea con iluminación, sabiduría y equilibrio puede ayudarnos de verdad.

CHESTERTON

MAS FRASES DE CHESTERTON

  • No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.

DANIEL KAHNEMAN

MAS FRASES DE DANIEL KAHNEMAN

  • Somos incapaces de desentrañar la complejidad del mundo, así que nos contamos un cuento simplificador para poder decidir y reducir la ansiedad que nos crea que sea incomprensible e imprevisible.

DANTE ALIGHIERI

MAS FRASES DE DANTE ALIGHIERI

  • Es sabido que dura poco en una mujer la ardiente llama del amor, cuando las miradas y las manos son incapaces de avivarla de continuo.

ERICH FROMM

MAS FRASES DE ERICH FROMM

  • Las personas egoístas son incapaces de querer a los demás, y tampoco son capaces de quererse a sí mismas.

FRANCOIS MAURIAC

MAS FRASES DE FRANCOIS MAURIAC

  • Nada es verdaderamente grave para los seres incapaces de amar.

FRIEDRICH NIETZSCHE

MAS FRASES DE FRIEDRICH NIETZSCHE

  • Despiertos podemos ignorar cosas, ser incapaces de sentir otras, pero al dormirnos, el sueño nos lo pondrá absolutamente en claro sin errores posibles.

KIERKEGAARD

MAS FRASES DE KIERKEGAARD

  • La política es el arte de los incapaces de triunfar en privado.

MORALEJAS

MAS FRASES DE MORALEJAS

  • No hay cosas imposibles, sino hombres incapaces.

NEALE DONALD WALSCH

MAS FRASES DE NEALE DONALD WALSCH

  • Al ser incapaces las personas de aceptar esta verdad, no entiende en absoluto la fórmula por la que pueden crear lo que quieren vivir en sus vidas.

PAULO COELHO

MAS FRASES DE PAULO COELHO

  • En algunos momentos las personas son incapaces de entender la felicidad.

RAFA ARAGÓN

MAS FRASES DE RAFA ARAGÓN

  • En nombre de la ciencia, se efectúan continuos ataques a la integridad de la naturaleza. Lenta, pero inexorablemente, con la constante complicidad de las víctimas, inconscientes, o quizás incapaces de defenderse.

SRI CHINMOY

MAS FRASES DE SRI CHINMOY

  • ¡Concéntrate, concéntrate! Los pensamientos desalentadores, destructivos e inoportunos serán incapaces de capturarte.

WILLIAM HAZLITT

MAS FRASES DE WILLIAM HAZLITT

  • Aquellos incapaces autores son los que nunca escribieron.

ARTICULO RELACIONADO

METAS IMPOSIBLES U HOMBRES INCAPACES

LIE

ESCALADA IMPOSIBLE

Hace mucho, mucho tiempo, en un lejano país, se organizó un concurso para demostrar la fuerza, inteligencia y habilidad de todos y cada uno de sus ciudadanos menores de 33 años. El objetivo consistía en escalar –sin más ayuda que el propio cuerpo- hasta lo alto de una torre de mármol blanco que ocupaba la parte central de la plaza de encuentro de la ciudad.

¿Has visto alguna vez una pared de mármol? ¿La has tocado? En ese caso, comprenderás que el concurso comenzará a ser llamado, entre susurros, la competición de la escalada imposible.

A tres semanas de la competición, los jóvenes comenzaron con severos entrenamientos para desarrollar sus capacidades: fuerza, coordinación, armonía, gracia… etc. Todos llegaron profundamente transformados a la fecha de la cita, todos habían desarrollado lo mejor de sí mismos.

Comenzó la competición, y los jóvenes empezaron a intentar escalar la torre. Sus paredes estaban tan pulidas que no se encontraban hendiduras donde afianzar los dedos y, resbalaban tanto sus muros, que nadie conseguía ascender más de un par de metros…

El público estaba perplejo, y empezó a asumir que realmente se trataba de una escalada imposible, así que se desataron los susurros: “no van a poder lograrlo, es imposible”. Y el susurro se hizo voz, y la voz se alzó hasta convertirse en grito, en queja… Y llegó a los oídos de los participantes. Éstos flaquearon en su voluntad y, poco a poco, fueron abandonando el concurso y uniéndose a los coros de sus amigos conciudadanos: “no se puede lograr, es imposible”… Uno tras otro, todos fueron abandonando.

Sólo quedaba un joven que hacía lo imposible por ascender. Parecía que le ganaba unos metros a la torre pero, de repente, resbalaba por su superficie y volvía a caer al suelo. Entonces, quienes ya se habían retirado le aconsejaban: “no seas terco, no se puede hacer… Déjalo ya y vayámonos a la taberna a tomar unas cervezas”. Ni caso, él seguía a lo suyo, haciendo esfuerzos desesperados por subir… Ascendiendo, resbalando y cayendo de nuevo al suelo.

Pero finalmente lo logró, en uno de sus cientos de intentos no resbaló y alcanzó la cumbre. Conmocionados, todos se acercaron a él para felicitarle por su victoria y preguntarle por su método, por cómo lo había hecho para conseguirlo… No tardaron en descubrir su secreto… ¡Era sordo!

Cuántas veces, pese a nuestra competencia, pese a nuestra preparación, pese a nuestra capacidad y pese a nuestro anhelo, renunciamos a nuestros objetivos porque nos convencemos –o nos convencen- de que son imposibles de alcanzar.

¡Cuidado con el efecto Pigmalión! Tanto quien cree que es posible como quien cree que no lo es tienen razón, porque su convencimiento determina su capacidad.

Hagamos oídos sordos a quienes no nos aporten más que pesimismo y desolación, prestemos sólo atención a aquellos que nos ofrezcan experiencias y consejos que nos ayuden y enriquezcan. Del mismo modo que no nos comemos todo aquello que llega a nuestras manos, tampoco debemos alimentar nuestra mente o nuestro espíritu con todo aquello que llega a nuestros oídos.

No todas las voces tienen el mismo valor, aprendamos a discriminarlas con buen criterio: que quienes han fracasado no consigan convencerte de que tú tampoco podrás lograrlo… ¿Acaso ellos son como tú?

Prepárate, aplícate, esfuérzate y no prestes oídos a los portavoces del pesimismo y el fracaso. Verás como eres capaz de operar auténticos milagros.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020