LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY JUZGAR VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS JUZGAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES GUARDAR

FRASES Y CITAS GUARDAR

VER ARTÍCULOS GUARDAR

Alberto Cortez: Con las cosas más bellas guardaré tu recuerdo que el tiempo no logró sacarlo de mi alma.

Anandamayi Ma: No es necesario en absoluto comer para preservar el cuerpo. Como únicamente porque he de guardar una apariencia de comportamiento normal de manera que no os sintáis incómodos conmigo.

Antonio Machado: Moneda que está en la mano, tal vez se deba guardar. La monedita del alma se pierde si no se da.

Barry Long: Debes ser inocente. ¿Qué es la inocencia? Inocencia es no guardar nada contra nadie. Ser inocente es ser feliz.

Buda: Guardar rencor es como sujetar un carbón caliente con la intención de lanzárselo a alguien más; es uno el que se quema.

JBN: ¿Sabía usted? que para mantener sus agujas siempre afiladas puede guardarlas clavadas en una fibra de acero.

Johann W Goethe: Quien quiera guardar un secreto debe ocultar el hecho de que posee uno.

Judas: El egoísmo es fruto de no haberte vencido y de guardar todavía algunas cosas para tí, cuando todas deberías entregárselas a la Divinidad.

Marcelo Dos Santos: Dicen los que lo han visto el manuscrito que parece sonreír y guardar silencio, como si supiera un secreto que no somos ni seremos capaces de develar.

Martin Luther King: Guardarme de la violencia, ya se exprese mediante la lengua, el puño o el corazón.

Nikolai Roerich: La labor diaria crea energía, nos acerca al ritmo cósmico y ayuda a encender los fuegos internos. (…) ¡Con qué cuidado debemos resguardar los muros de esas fortalezas creadas por una infatigable labor diaria!

Proverbio Arabe: Seré rico si puedo guardar mi buen nombre.

Refranes Hispanos: Casa con dos puertas, mala es de guardar.

Seneca: Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicársela a nadie, no la querría.

Seneca: Si me ofreciesen la sabiduría con la condición de guardarla para mí sin comunicarla a nadie, no la querría.

Sigmund Freud: Hay que ser humilde, guardar las preferencias personales y antipatías en el fondo, si se quieren descubrir las realidades del mundo. (Introducción general al psicoanálisis).

Thomas Carlyle: Aún en tus ocupaciones habituales trata siquiera por un día de guardar el secreto de aquello que intentas y a la mañana siguiente verás con mayor claridad tus ideas.

Thomas Carlyle: El que no pueda guardar sus pensamientos, jamás sabrá analizar grandes cosas.

Thomas Carlyle: Quien no puede guardar sus pensamientos dentro de sí, será incapaz de hacer grandes cosas.

Varios: Tú los guardarás, oh Señor, tú los preservarás de esta generación para siempre. Salmos 12:7.

Varios: Porque el Señor será tu confianza, y guardará tu pie de ser apresado. Proverbios 3:26.

Varios: Pero fiel es el Señor, que los afirmará y guardará del mal. 2 Tesalonicenses 3:3.

Varios: Tú eres mi refugio, me guardarás de la angustia, me rodearás con cantos de liberación. Salmos 32:7.

Varios: El Señor lo guardará, y lo mantendrá vivo; y será bendito sobre la tierra. Tú no lo entregarás a la voluntad de sus enemigos . Salmos 41:2.

Varios: Y si anduvieres en mis caminos, para guardar mis estatutos y mis mandamientos, como anduvo tu padre David, yo alargaré tus días. 1 Reyes 3:14.

ARTICULO RELACIONADO

PARA LOS QUE ACOSTUMBRAN A GUARDAR COSAS

RAFAEL HURTADO

¿ALGUIEN NECESITA ALGO?

Este mensaje nos pone a pensar y no solamente se debe compartir lo que nos sobra.

En una ocasión, antes de dar inicio a mi sección diaria 'Semillas para el espíritu', del programa 'Muy buenos días', me dijo Jota Mario, el presentador: 'Papá Jaime, hay una niña discapacitada que vive con su tía en un tugurio, en condiciones infrahumanas, y necesita una silla de ruedas'. Ese día conté el caso de esta niña y hablé de la importancia del servicio amoroso y de dar sin esperar retribución. Recuerdo haber dicho enfáticamente que aquellas cosas inutilizadas tras seis meses ya no son propias y, por lo tanto, deben darse a alguien que las necesite. Expliqué con claridad que los cuartos de san Alejo donde se guardan cobijas, herramientas, cuadros, bicicletas, coches de niños, juguetes, etcétera, no deberían existir.

Al final de mi sección llamaron alrededor de 100 personas, 99 de las cuales dijeron que también necesitaban silla de ruedas, y sólo una señora ofreció una silla que podían pasar a recoger. Le dije que sería una buena idea que ella fuera con la silla al estudio de televisión para que juntos se la entregáramos a la niña, que vivía en el barrio Simón Bolívar. La señora me respondió que confiaba en mí, que no había problema en que recogieran la silla, y yo le comenté que no era cuestión de confianza sino de sentir la satisfacción de entregarla personalmente: 'Yo quiero que usted me acompañe y experimente el placer tan grande que es dar y la felicidad que se siente al servir."

Usted no tiene ni la menor idea de lo rico que es experimentarlo. Le expliqué entonces que una cosa es conocer a fondo una manzana, su textura, su color y su forma, y otra meterle un buen mordisco y experimentar su sabor. Después de esto ella accedió y nos fuimos al cerro del Ahorcado, en Ciudad Bolívar, al que algunas veces la gente sube para colgarse de un árbol debido a la desesperación. El alcantarillado iba por fuera y rodaba por un canal enclavado en la pendiente. Al sentir el frío y la podredumbre del ambiente la señora quiso devolverse, pero finalmente llegamos al cuarto oscuro y denso donde se encontraba aquella criatura de doce años. Según nos contaron, los senos incipientes de la niña estaban totalmente estropeados por los callos y las llagas, pues llevaba gran parte de su vida arrastrándose por el piso como una culebra.

Al levantarla de la cama sentí un olor peor que el de las alcantarillas

Entonces la sentamos en la silla de ruedas y fuimos a dar una vuelta. En cuanto la niña salió a la luz del sol y vio la montaña empezó a dar unas risotadas exageradas. Por un momento creí que era retrasada mental, pero lo que sucedía realmente era que nunca había salido a dar un paseo y en pleno año 2004 no había visto un bus. Continuamos nuestro paseo hasta llegar a una esquina donde nos dijeron que preparaban una comida muy rica y decidimos probar. Mientras comíamos, la señora lloraba y lloraba. Le pregunté entonces por qué lloraba tanto y me respondió: 'Papá Jaime, usted no tiene la menor idea del motivo por el que estoy llorando'. Le dije que, en efecto, ella debía sentirse feliz al hacer tan buena obra por aquella niña.

Y entonces me miró y me dijo con la voz entrecortada: 'Lloro Papá Jaime, porque tuve esta silla de ruedas en el garaje de mi casa por más de ocho años. Lloro de pensar que esta niña se arrastró como una culebra durante todos estos años, mientras esa silla se oxidaba y dañaba por falta de uso. Ella nunca pudo dar un paseo como el que está dando ahora, lloro por las oportunidades que tuve para ayudar a otros y por no haber hecho nada'.

Así pues, el dolor se produce cuando no actuamos. Espero que este mensaje sea de tu agrado y lo puedas poner en práctica en tu vida.

Con cariño... Jaime Jaramillo, Papá Jaime.

FUNDACIÓN NIÑOS DE LOS ANDES

NO GUARDEMOS NADA EN EL CUARTO DE SAN ALEJO,
ALGUIEN DEBE ESTAR NECESITÁNDOLO
PASA ESTE MENSAJE A TUS AMIGOS,
ALGUIEN TIENE LO QUE ALGUIEN NECESITA

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019