LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY JUZGAR VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS JUZGAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES BUDA

FRASES Y CITAS BUDA

VER ARTÍCULOS BUDA

Bodhidharma: Tu naturaleza es el Buda.

Bodhidharma: Los Budas no practican sin sentido.

Bodhidharma: El buda es lo que está libre de toda forma.

Bodhidharma: Estés donde estés, allí hay un buda.

Bodhidharma: La mente es el Buda, y Buda es la mente.

Bodhidharma: El Buda es tu verdadero cuerpo, tu mente original.

Bodhidharma: Si usas tu mente para buscar un Buda, no podrás ver el Buda.

Bodhidharma: Los mortales liberan a los Budas y los Budas liberan a los mortales.

Bodhidharma: Para encontrar un Buda todo lo que tienes que hacer es ver a su naturaleza.

Bodhidharma: Y el Buda es la persona que está libre: libre de planes, libre de cuidados.

Bodhidharma: Tratar de encontrar un buda o la iluminacion es como tratar de coger el aire

Bodhidharma: Un buda no es un buda. No pienses en budas. Un buda es alguien que hace nada.

Bodhidharma: Un Buda es alguien que encuentra la libertad en la buena fortuna y en la mala.

Bodhidharma: Mientras buscas un Buda en otro lugar, nunca verás que tu propia mente es el Buda.

Bodhidharma: Mientras busques a Buda en alguna parte, nunca veras que tu propia mente es el Buda.

Bodhidharma: El buda es tu cuerpo real, tu mente original. Pero esa mente no está fuera del cuerpo material.

Bodhidharma: Buda significa la conciencia, la conciencia del cuerpo y mente, que evita que el mal se presente.

Bodhidharma: Para encontrar un buda debes ver tu propia naturaleza. Quien ve su naturaleza es un buda.

Bodhidharma: Pero la gente engañada no se da cuenta de que su propia mente es el Buda. Lo buscan fuera.

Bodhidharma: Los budas pueden moverse libremente a través del nacimiento y la muerte, apareciendo y desapareciendo a voluntad.

Bodhidharma: Para ir de mortal a Buda, tienes que poner fin al karma, nutrir tu conciencia, y aceptar lo que la vida trae.

Bodhidharma: Cualquier cosa que haces, que eres, es tu mente real, eso es tu buda real. Esta mente es el buda y quiere decir lo mismo. Aparte de esta mente no encontrarás, otro buda

Bodhidharma: Cualquiera que sepa que la mente es una ficción y está vacía de cualquier cosa real, sabe que su propia mente ni existe ni no existe… los budas ni crean ni niegan la mente.

Bodhidharma: Se propone una indagación con la razón hasta comprender la naturaleza vacía de todo y que esa naturaleza vacía es el buda. Esto es utilizar la razón para salir de la epistemología mítica.

Bodhidharma: Es imposible buscar la iluminacion o el nirvana más allá de la mente. Tu mente es el nirvana. Puedes pensar que encontrarás un buda o la iluminación más allá de la mente, pero ese sitio no existe.

Bodhidharma: Responder, percibir, arquear las cejas, parpadear, mover las manos y los pies, todo ello es tu naturaleza milagrosamente despierta. Y esa naturaleza es la mente. Y la mente es el buda. Y el buda es el Camino.

Bodhidharma: Pero tal vez creas que puedes encontrar tu naturaleza búdica separada de tu naturaleza mortal; ¿dónde la encontrarás? Nuestra naturaleza mortal es nuestra naturaleza búdica. Un buda está libre de causa y efecto.

Bodhidharma: Si ves un buda, un dharma y concibes respeto hacia ellos, te relegarás a ti mismo al reino de los mortales. Si buscas la comprensión directa no te aferres a ninguna apariencia, sean las que sean, y lograrás el éxito.

Bodhidharma: Si utilizas la mente para buscar un buda, no verás al buda. Mientras busques al buda en otra parte nunca podrás ver que tu propia mente es el buda. No uses un buda para venerar a un buda y no utilices la mente para invocar a un buda.

Buda: Has oído hablar de otras libertades, pero la liberación del sí mismo es la máxima libertad, es no ser, es permitir a la existencia expresarse libremente en toda su espontaneidad y grandeza.

Buda: Avanzando estos tres pasos, llegarás más cerca de los Daimones: Primero: Habla con verdad. Segundo: No te dejes dominar por la cólera. Tercero: Da, aunque no tengas más que muy poco que dar.

Buda: El mundo está lleno de sufrimiento. La raíz del sufrimiento es el apego a las cosas. La felicidad consiste precisamente en dejar caer el apego a todo cuanto nos rodea.

Buda: La vigilancia y la lucidez son los senderos de la inmortalidad. Los que vigilan no mueren. La negligencia es el sendero de la muerte. Los negligentes son como si ya estuvieran muertos.

Buda: Avanzando estos tres pasos, llegarás más cerca de los dioses: Primero: Habla con verdad Segundo: No te dejes dominar por la cólera Tercero: Da, aunque no tengas más que muy poco que dar.

Buda: Lo que hoy somos descansa en lo que ayer pensamos, y nuestros actuales pensamientos forjan nuestra vida futura.

Buda: Somos lo que pensamos. Todo el mundo surge de nuestros pensamientos. Con nuestros pensamientos hacemos el mundo.

Buda: El resentimiento no se calma con el resentimiento, solo con amor paciente deja de existir, ésta es una verdad constante.

Buda: Hay quienes lamentan su necedad, éste ya no es necio; más necio es aquel que sin conocerse a sí mismo, dice ser inteligente.

Buda: Como flores hermosas, con color, pero sin aroma, son las dulces palabras para el que no obra de acuerdo con ellas.

Buda: El insensato que reconoce su insensatez es un sabio Pero un insensato que se cree sabio es, en verdad, un insensato.

Buda: Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado; está fundado en nuestros pensamientos y está hecho de nuestros pensamientos.

Buda: La paz es el resultado de muchas actitudes, todas estas fundamentadas precisamente en la caridad, no entendida como limosna, sino como amor.

Buda: No el que vence a miles de enemigos en la batalla, si no el que se vence a sí mismo, es el máximo vencedor.

Buda: La reflexión es el camino hacia la inmortalidad (nirvana); la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.

Buda: Nadie puede corromper ni purificar a otro, somos nosotros mismos responsables de nuestra propia purificación.

Buda: Duda de todo. Encuentra tu propia luz. Últimas palabras, según la tradición Theravada.

Buda: Para vivir una vida desprendida, no debemos considerar nada como de nuestra propiedad.

Buda: No te detengas en el pasado, no sueñes con el futuro, concentra la mente en el presente.

Buda: Ni siquiera un Dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo.

Buda: Si hay solamente espacio, sin soles o planetas en él, entonces el espacio pierde su esencia.

Buda: Más grande que la conquista en batalla de mil veces mil hombres es la conquista de uno mismo.

Buda: Es la propia mente del hombre, no su enemigo o adversario lo que le atrae a los malos caminos.

Buda: Estamos en este mundo para convivir en armonía. Quienes lo saben no luchan entre sí.

Buda: Hay tres cosa que no pasan mucho tiempo ocultas: El sol, la luna y la verdad.

Buda: Nuestras buenas y nuestras malas acciones nos siguen como una sombra.

Buda: No es más rico quien más tiene, sino quien menos necesita.

Buda: Si cada día coges un puñado de arena, formarás una montaña.

Buda: Más que mil palabras inútiles, vale una sola que otorgue paz.

Buda: Cuida el exterior tanto como el interior; porque todo es uno.

Buda: La lengua es como un cuchillo afilado, mata sin extraer sangre.

Buda: La riqueza consiste mucho más en el disfrute que en la posesión.

Buda: El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor.

Buda: Sé puro, sé noble; surge.

Buda: El dolor es inevitable, el sufrimiento es opcional.

Buda: La máxima victoria es la que se gana sobre uno mismo.

Buda: El silencio tiene su lenguaje: sabe hacerse entender.

Buda: No hay incendio como la pasión: no hay ningún mal como el odio.

Buda: Que no haya de morir el que vive sabiamente.

Buda: Puede un mortal hacer mucho bien en esta vida.

Buda: Más vale usar pantuflas que alfombrar al mundo.

Buda: No creáis nada por el simple hecho de que muchos lo crean o finjan que lo creen; creedlo después de someterlo al dictamen de la razón y a la voz de la conciencia.

Buda: No busques la amistad, de quienes tienen el alma impura; no busques la compañía de hombres de alma perversa. Asóciate con quienes tienen el alma hermosa y buena.

Buda: Conquista al enojado no enojándote; conquista a los malos con la bondad; conquista al tacaño con la generosidad, y al mentiroso al decir la verdad.

Buda: La lengua es como un cuchillo afilado… mata sin que brote la sangre.

Buda: Lo que eres es lo que has sido. Lo que serás es lo que haces a partir de ahora.

Buda: Al igual que una serpiente cambia de piel, debemos arrojar nuestro pasado una y otra vez.

Buda: La bondad debe convertirse en la forma natural de la vida, no la excepción.

Buda: No hay nada más terrible que el hábito de la duda. La duda separa a las personas. Es un veneno que se desintegra amistades y rompe las relaciones agradables. Es una espina que irrita y daña; es una espada que mata.

Buda: Cada mañana nacemos de nuevo. Lo que hacemos hoy es lo que más importa.

Buda: Nada es para siempre excepto el cambio.

Buda: Tu propósito en la vida es encontrar tu propósito, y dar todo su corazón y alma a él.

Buda: La oración más grande es la paciencia.

Buda: No hay un camino a la felicidad: la felicidad es el camino.

Buda: No creas nada, no importa donde leas, o quien lo dijo, no importa si lo he dicho yo, a no ser que esté de acuerdo con tu propia razón y sentido común.

Buda: Un momento puede cambiar un día, un día puede cambiar una vida y una vida puede cambiar el mundo.

Buda: No va a ser castigado por tu cólera; tu cólera te castigará a ti.

Buda: Cuando tú me lanzas espinas, cayendo en mi silencio se convierten en flores.

Buda: Si tu compasión no te incluye a ti mismo, es incompleta.

Buda: Es la propia mente de un hombre, no su enemigo, que lo atrae a los malos caminos.

Buda: El dolor es cierto, el sufrimiento es opcional.

Buda: El secreto de la salud para la mente y el cuerpo no es parar a llorar por el pasado, ni preocuparse por el futuro, sino vivir el momento presente con prudencia y serenidad.

Buda: Sólo hay dos errores que se comenten en el camino a la verdad: No empezar, y no llegar hasta el final.

Buda: El verdadero amor nace de la comprensión.

Buda: La amistad es la única cura para el odio, la única garantía de la paz.

Buda: El apego lleva al sufrimiento.

Buda: Aquellos que están libres de pensamientos resentidos seguro que encuentran la paz.

Buda: La mayoría de los problemas, si se les da suficiente tiempo y espacio, a la larga se desgastan.

Buda: Si tiene solución, ¿por qué lloras? Si no tiene solución, ¿por qué lloras?

Buda: La salud es el regalo más grande, la satisfacción de la mayor riqueza, la fidelidad de la mejor relación.

Buda: Una jarra se llena gota a gota.

Buda: Nada te puede dañar tanto como tus propios pensamientos sin vigilancia.

Buda: Es capaz el que piensa que es capaz.

Buda: Si no cambiamos de dirección, podemos terminar donde empezamos.

Buda: Mejor que mil palabras vacías, una palabra que traiga paz.

Buda: Recordar un mal es como llevar una carga en la mente.

Buda: Pon tu corazón en hacer el bien. Si lo haces una y otra vez, y se te llena de alegría.

Buda: Si no somos capaces de cuidar de los demás cuando necesitan ayuda, ¿quién cuidará de nosotros?

Buda: Sólo se pierdes aquello a lo que te aferras.

Buda: Cualquier palabra debe ser elegida con cuidado por las personas que la escucharán y serán influidas para bien o para mal.

Buda: No sobreestimes lo que has recibido, ni envidies a otros, el que envidia no tiene paz. La muerte no se teme, si se ha vivido sabiamente.

Buda: El odio no se termina con odio, se termina con amor, es la regla eterna.

Buda: Guardar rencor es como sujetar un carbón caliente con la intención de lanzárselo a alguien más; es uno el que se quema.

Buda: La paz viene de dentro, no la busques fuera.

Buda: Así como una roca sólida es inamovible por el viento, los sabios son inquebrantables por la alabanza o la culpa.

Buda: Para enseñar a los demás, primero has de hacer tú algo muy duro: has de enderezarte a ti mismo.

Buda: La mente lo es todo. Lo que pienses, en eso te conviertes.

Buda: El camino no está en el cielo; el Camino se encuentra en el corazón.

Buda: Nunca he conocido a nadie tan ignorante del que no pudiera aprender algo.

Buda: Todo lo que somos es el resultado de lo que hemos pensado. Si un hombre habla o actúa con dolo, le sigue el dolor. Si lo hace con un pensamiento puro, la felicidad lo sigue como una sombra que nunca lo abandona.

Buda: No vivas en el pasado, no imagines el futuro, concentra la mente en el momento presente.

Buda: No hay suficiente oscuridad en todo el mundo para apagar la luz de una pequeña vela.

Buda: Yo no creo en un destino para los hombres independiente a cómo actúen; creo que les alcanzará el destino a menos que actúen.

Buda: En cualquier batalla pierden vencedores y vencidos.

Buda: Toma consciencia dónde te encuentras; de lo contrario se perderás tu vida.

Buda: Es la mente de un hombre, no sus amigos o enemigos, la que lo lleva por los caminos del mal.

Buda: Hay tres cosas que no se pueden ocultar por mucho tiempo: El sol, la luna y la verdad.

Buda: Todo ser humano es el autor de su propia salud o enfermedad.

Buda: Para tener buena salud, encontrar la felicidad verdadera en la familia y traer paz a todos, el hombre debe primero controlar su propia mente. Si lo logra, habrá llegado a la iluminacion, y toda la sabiduría y virtud vendrán naturalmente a él.

Buda: No lastimes a los demás con lo que te causa dolor a ti mismo.

Buda: Nos moldean nuestros pensamientos. Aquellos con mentes libres de pensamientos egoístas producen alegría cuando hablan o actúan. La felicidad los sigue como una sombra.

Buda: A un loco se le conoce por sus actos, a un sabio también.

Buda: Somos lo que pensamos, todo lo que somos se levanta con nuestros pensamientos. Con ellos, creamos el mundo.

Buda: Miles de velas pueden ser encendidas a partir de una sola, y la vida de esa vela no se acortará. La felicidad nunca disminuirá por ser compartida.

Buda: En lo que pensamos nos convertimos.

Buda: Cuando uno se libera del gusto por lo malo, cuando está tranquilo y encuentra placer en las buenas enseñanzas, cuando se tienen estos sentimientos y se aprecian, entonces se libera del miedo.

Buda: Nadie te castigará por tu enojo, tu enojo se encargará de castigarte.

Buda: Tú te mereces tu cariño y afecto.

Buda: Todos los actos incorrectos vienen de la mente. Si la mente cambia, ¿cómo podrían permanecer esos actos?

Buda: Para vivir una vida desapegada, uno no se debe sentir dueño de nada en medio de la abundancia.

Buda: El pasado ya se ha ido, el futuro todavía no está aquí. Sólo hay un momento en que vives, y es el momento presente.

Buda: Así como una vela no brilla sin fuego, el hombre no puede existir sin una vida espiritual.

Buda: La reflexión es el camino hacia la inmortalidad; la falta de reflexión, el camino hacia la muerte.

Dalai Lama: Mi verdadera religión es la bondad. Si la practicamos en nuestra vida, no importa si sabemos mucho o poco, o si creemos en la próxima vida o no, en Dios o en Buda. En nuestra vida cotidiana tenemos que ser pasivos. Ése es el pasaje a la luz.

Dogen Zenji: Ocúpate incluso de la hoja de hierba de tal modo que manifieste el cuerpo de Buda. Esto, a su vez, permite que el Buda se manifieste a través de la hoja.

Dogen Zenji: Estudiar la vía del Buda es estudiarse a sí mismo.

Dogen Zenji: El sonido del agua corriendo es el gran discurso del Buda.

Dogen Zenji: Si quieres viajar por el camino de los Budas y los maestros zen, entonces no esperes nada, no busques nada, y no comprendas nada.

Francis Bacon: Tienes un cerebro como Einstein, tienes un corazón como Jesús, tienes dos manos como la Madre Teresa, tienes una voluntad como Moisés, tienes un alma como Gandhi, tienes un espíritu como Buda. Entonces, ¿cómo puedes sentirte pobre y desdichado?.

Friedrich Nietzsche: Buda aconsejaba no adular a nuestro benefactor. Eso mismo, dicho en una iglesia, la purificaría de todo lo cristiano que tiene.

Gelek Rimpoche: Tara, es su nombre en sánscrito y significa «aquella que libera», aunque también es conocida como «madre de todos y todas las budas».

Gelek Rimpoche: Ningún dios bajará del cielo para iluminarnos. Debemos de hacerlo por nuestra cuenta. Este es el motivo por el que Buda dijo que somos nuestros propios responsables.

Homero Simpson: ¡Voy a morir! Jesús, Allah, Buda, los amo a todos.

JBN: Buda y otros son semillas perfectas. Seres como el Cristo son dueños del campo. Por lo tanto, esos seres ENCARNAN, en tanto nosotros RE-ENCARNAMOS.

JBN-LIE: El Buda enseñó que las buenas intenciones purificaban la mente y alistaban la mente para la meditación. Esta es la raíz simplemente de la compasión.

Jiddu Krishnamurti: La verdad no es del pasado o del presente, es intemporal; quien cita la verdad de Buda, de Cristo, o que meramente repite lo que digo, no encontrará la verdad, porque la repetición no es la verdad. La repetición es una mentira.

Jiddu Krishnamurti: La verdad es intemporal; quien repite la verdad de Buda, de Shankara, de Cristo, no encontrará la verdad, porque la repetición no es la verdad. La repetición es una mentira.

Jorge Bucay: Moisés vio a Dios en una zarza sin mucho valor que ardía en medio del desierto. Buda alcanzó la iluminacion durmiendo debajo de una higuera. Jesucristo nació en un pesebre.

Kulananda: El Buda dejó claro que las mujeres como los hombres podían alcanzar la iluminacion. Las admitió en la orden monástica de ese entonces como bhikkhunis.

Mekalpas: Cosmológicamente el budismo dice que es inmenso el número de renacimientos que han experimentado los discípulos del Buda y los demás seres humanos.

Morihei Ueshiba: Las técnicas de la Paz, protectoras de este mundo y guardianas del Camino de los dioses y los Budas, nos capacitan para hacer frente a todos los desafíos.

Osho: La psicología de los budas no es ni un análisis ni una síntesis; es trascendencia, es ir más allá de la mente, no es trabajar dentro de la mente, es trabajo que te saca fuera de la mente.

Osho: El completo esfuerzo de un Jesús, Buda o un Bodhidharma, no es más que cómo deshacer lo que la sociedad te ha hecho.

Osho: Un hombre se convierte en Buda en el momento en que acepta todo lo que la vida le trae con gratitud.

Sangharakshita: El Buda es una categoría de ser entre Dios y el hombre, y al mismo tiempo superior a ambos.

Sangharakshita: El Buda consideró que la creencia de un Dios personal era un obstáculo para la vida espiritual.

Sangharakshita: Los eruditos cristianos sostienen que aunque el Buda haya sido tan solo un hombre ordinario, sus seguidores lo convirtieron en un Dios.

Sangharakshita: El Buda es venerado no como Dios, sino como maestro, como Ser Ejemplar, y como Guía.

Sangharakshita: Buda no nació siendo un hombre extraordinario, alcanzó la iluminacion como resultado de su propio esfuerzo, desarrollando al máximo su potencial, que tan solo era una semilla.

Shibendu Lahiri: Diferentes expresiones —mudras— se manifestaron de forma natural cuando Buda, Ramakrishna, el santo Tukaram, Ramana Maharshi y otros estallaron al gozo. Imitando esos mudras, nadie obtendrá una vislumbre del estado de conciencia de estos valientes.

Sin Dioses: Gracias a Jesús, Alá, Buda, Vishnú, Shiva, Krisna, Zeus, Avaloquitesvara, Quetzalcoatl y Atton, soy ateo.

Thich Nhat Hanh: La esencia del Mindfulness es respirar con consciencia. Según dijo Buda, la verdadera fuente de la alegría y felicidad es la consciencia plena.

Thich Nhat Hanh: Buda enseñó que todos nosotros podemos vivir felizmente aquí y ahora. Cuando en el instante presente nos inunda la felicidad, podemos detenernos; no debemos correr en pos de otros objetos de deseo.

Tilopa: Trascender la dualidad es la visión del rey. Conquistar las distracciones es la práctica de los reyes. El camino de la no-práctica es el camino de todos los Budas. Aquél que recorre ese camino alcanza el estado del Buda.

Tilopa: Si ves el vacío cuando contemplas el espacio; si con la mente observas la mente, destruyes las distinciones y alcanzas el estado de Buda.

ARTICULO RELACIONADO

LOS 10 MANDAMIENTOS DEL BUDA

BUDA

LOS MANDAMIENTOS DEL BUDISMO

Leyes por los cuales se rigen los Budistas en su vida hacia la iluminación del espíritu.

Mandamientos del Budismo. Estas leyes fueron creadas por Buda para liberar a sus hijos de los males que atacan continuamente el alma del hombre. Según la tradición Budista las acciones son correctas o incorrectas dependiendo del estado mental a partir del que se realizan.

Existen dos tipos de acciones: diestro y torpe, así la moralidad budista es más una cuestión de inteligencia. Las acciones torpes se definen como aquellas que tienen su raíz en la avaricia o deseo egoísta, en el odio y la aversión y en la confusión mental o ignorancia.

Las acciones diestras están basadas en la amabilidad y claridad, son aquellas que se encuentran libres de avaricia, odio e ignorancia, y que están motivadas por la generosidad, por el amor y la comprensión. Consiste en actuar a partir de lo mejor que hay en nosotros, desde nuestra más profunda comprensión e intuición.

LOS 10 MANDAMIENTOS DE BUDA

NO MATAR

En la Naturaleza la vida es sagrada. Matar es aceptar el Karma por haber impedido a una vida su ascenso a lo eterno. Matar es obstaculizar una oportunidad de crecimiento, y el que impide a un alma su marcha hacia la eternidad es el más grande de los pecadores. La vida del buddhista es inofensiva. No solamente habrá de abstenerse de matar los cuerpos, sino que habrá de cuidarse mucho de matar las esperanzas del hombre, y mucho menos aún un ideal o una virtud, por descuido o falta de consideración. Para las vidas de los reinos inferiores —animales, plantas y minerales— también demostrará amor y afecto. Y a medida que avance en el sendero, no deberá matar nada del todo, sino que vivirá de los frutos de las cosas y aún eso, a partir del instante de su madurez, el punto a partir del cual caerán por su propio proceso.

NO ROBAR

El buddhista no desea lo que a otros pertenezca, y el crimen consiste no solamente en tomarlo sino ya en desearlo. El verdadero buddhista considera pecado aún el hurtar al que mucho tiene, pues ello evidencia la presencia del demonio del deseo, que es el más terrible de todos los pecados. Y no solamente el buddhista habrá de respetar las pertenencias materiales de su prójimo, sino que no habrá de menoscabar su honor, sus esperanzas o cualquier otra posesión moral, ni codiciar el corazón, la mente o el alma de ninguna cosa, ni se apodera de animal, planta u otro ser vivo alguno.

NO COMETER ADULTERIO

Aquí aparece nuevamente el deseo, incluido entre los grandes pecados. También aquí el buddhista hace resaltar el hecho de que el pecado ya cometido en la mente es más grave que la ofensa realizada en el cuerpo, y el deseo de pecar es una verificación de las enseñanzas del Gran Buddha de que el deseo es el origen del pecado.

NO MENTIR

Para la laicidad buddhista no debe haber falsedad. Se enseña a los buddhistas que la mentira aparece en la Naturaleza como un espíritu maligno, en la que lucha con la realidad del incidente o condición, y es un pecado que haya guerra en todas partes, y que uno que miente asalte la realidad y coloque obstáculos en el sendero de otras almas.

NO INGERIR BEBIDAS ALCOHÓLICAS

Se dice que el alcohol derrota al hombre y lo entrega a sus enemigos: los deseos; por eso, no ingerirá nada que pueda dificultar su autocontrol ante ellos. Su bebida será el agua y su alimento lo más sencillo posible, porque la sencillez es signo de sabiduría, mientras que la complicación lo es de ignorancia.

NO COMER FUERA DE LO HABITUAL

Él controlará su vida y elegirá ciertos períodos para todos los hábitos de su vida diaria. Se fija ciertos períodos y obligaciones y demuestra su dominio de sí cumpliéndolos inexorablemente. Cuando se desvía de ellos, se pone en evidencia que lo ataca nuevamente su enemigo: el deseo. El hombre corriente, bajo condiciones normales, sólo se compromete a guardar los cinco primeros preceptos. El resto es seguido por los monjes, los aspirantes y discípulos y todos aquellos que han asumido la responsabilidad del desarrollo y se preparan para el sagrado Sendero del Medio.

NO DEBERÁ VANAGLORIARSE

Esta observancia le obliga a no glorificar su personalidad ni a buscar más adorno que su virtud, que es el adorno perfecto y la perfecta joya, y sólo tratará de adornar y glorificar su espíritu. Preservará y cuidará su cuerpo, pero nunca habrá de exaltarlo más allá de su condición humana.

NO DEBERÁ EXALTARSE

Siempre será humilde, comprendiendo que tan sólo en la humildad hay seguridad para las cosas del espíritu. Reconoce al egoísmo como el enemigo mortal del crecimiento espiritual y que el orgullo precede a toda caída. Sólo a lo perfecto le corresponde un trono; todo lo demás ha de postrase a sus pies. Tan sólo la perfecta justicia puede ser exaltada a todos los rumbos.

NO PARTICIPARA EN ACTOS MUNDANOS

No concurrirá a presenciar aquello que excite sus sentidos o que tienda a rodearlo de un ambiente materialista, porque la seducción de la mundanalidad es capaz de hacerle olvidar su falsedad e irrealidad. Deberá permanecer solo y sereno, meditando en cosas elevadas, libre de los enredos de los sentidos.

NO DEBERÁ TENER POSESIONES

El aspirante busca liberarse de las posesiones y tan sólo valorizará la posesión de la sabiduría; por eso lucha contra la tendencia a agregar a aquello de que trata de separarse.

REFLEXIÓN

El proceso evolutivo es el proceso de desarrollo de la conciencia. Los árboles son más conscientes que las rocas; los animales son más conscientes que los árboles; el hombre es más consciente que los animales; los Budas son más conscientes que el hombre. La cualidad del Buda, la conciencia del Cristo y la iluminación apuntan a lo mismo; el florecimiento de la conciencia total. La materia es totalmente inconsciente; un Buda es totalmente consciente. El hombre se encuentra en algún punto intermedio: ni en un extremo ni en el otro. Vive en un estado de limbo. Ya no es un animal, pero aún no es un dios. Ya no lo que fue y no aún aquello en lo cual se puede transformar.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019