LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY EGO VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS DESPERTAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES AUTOAYUDA

FRASES Y CITAS AUTOAYUDA

VER ARTÍCULOS AUTOAYUDA

NINGUNA FRASES CON EL CRITERIO

ARTICULO RELACIONADO

LOS TRAUMAS SON LA MALEZA DE TU MENTE

LIE

SUPERACIÓN DE LAS HERIDAS

Los traumas son la maleza de la peor calaña en tu mente.

No puedes evitar que las aves vuelen sobre tu cabeza... pero sí que hagan un «nido» en ella. -Martin Lutero-

El único responsable de que crezca es quien la posee, es quien hace los viajes al pasado para nutrir día a día sus propios traumas. El día que dejes de viajar al pasado y vuelvas a vivir en el aquí y el ahora, experimentaras dicha y gozo. Convertirás todas tus heridas en dichas porque todos los hombres que puedan ver con ojos nuevos cada instante de su vida podrán disfrutar el éxtasis del amor.

Veamos algunas reflexiones…

OSHO

Todos los padres y los sistemas educativos son violentos, porque no te tienen en cuenta.

Tienen ideas preconcebidas, saben qué es lo bueno y lo malo, y te lo imponen. Ya puedes gritar y revolverte; es tas desvalido. El niño está tan desvalido y es tan delicado que lo pueden moldear. Y eso es lo que hace la sociedad. Antes de que el niño se haya fortalecido lo suficiente, ya tiene mil y un traumas; está paralizado, envenenado.

Cuando quieras ser religioso tendrás que abandonar todas las religiones. Cuando quieras relacionarte con Dios tendrás que abandonar todas las ideologías sobre Dios. Cuando quieras saber quién eres, tendrás que abandonar todas las respuestas que te han dado. Tienes que quemar todo lo que te han prestado.

Por eso se ha definido el zen de la siguiente manera: «Dirigido directamente al corazón humano. Ver la naturaleza y transformarse en un Buda. No apoyarse en las letras. Una transmisión distinta, aparte de las escrituras». Una vez que has arrojado de tu sistema todo lo que has estado reprimiendo toda tu vida te será más fácil observar.

Las heridas crean un hábito, la represión acumula el veneno en el interior. Por tus traumas tú lanzas el veneno a otros, pero ellos no van a permanecer callados; te lo lanzarán de regreso. Se convierte en un combate: tú lanzas tu cólera a otros, ellos te lanzan su cólera, pero nadie recibe ayuda, todos resultan lastimados y heridos.

Y si reprimes... debido a esta futilidad de tus heridas, la sociedad invento la represión. La represión te ayuda a volverte una persona social mejor, eso es cierto. Pero te crea una mayor herida por dentro, sólo una herida, y la pus va acumulándose en el interior. El exterior funciona como un agente lubricante, pero por dentro te enfadas cada vez más.

Simplemente guarda para ti tus problemas privados. Ninguna terapia es de mucha ayuda, porque lo que tú haces en cada sesión no puedes hacerlo en sociedad. Y tu instructor no puede convertirse en tu vida entera; fuera de la sesión estarás otra vez en el mismo problema.

Lo que te estoy dando es un método simple para superar los traumas que puedes llevar a cabo tú mismo muy fácilmente. Limpia tu inconsciente y entra en el mundo exterior con las otras personas, con un rostro más suave, con ojos más limpios, con actos más humanos.

ANTHONY DE MELLO

«En el corazón de cada joven existe un trono que le ha sido usurpado. Cuando se restituya ese trono, el joven estará curado».

Hay que aprender sólo porque se quiere aprender, y para ello hay que respetar y salvaguardar la demanda innata de curiosidad del niño. De dentro es de donde viene la demanda. Al niño le gusta la enseñanza, lo que rechaza el niño es el método y la manipulación.

«Si no hubiera ley no habría pecado».

La ley sólo sirve para las personas programadas, para las libres no. No se puede comenzar la vida con el auto-desprecio y los traumas. Los niños van pasando de una experiencia a otra cuando se sacian de la anterior. Si tú detienes esa experiencia, se la cortas haciéndole creer que es algo malo. No sólo provocas un misterio y rompes una evolución natural, sino que habrás metido en él un miedo a algo que desconoce porque no existe una razón convincente para hacerlo. Si le dices que está «mal», lo habrás introducido en la ley expulsándolo del paraíso, lo habrás traumatizado.

Si yo logro que te odies a ti mismo me será más fácil dominarte, domesticarte y eso es lo que hace nuestra mal llamada «educación». La sociedad te enseña a estar siempre insatisfecho para dominarte y controlarte. Con ello, la sociedad se ha beneficiado, pero ha pagado un precio muy alto: la guerra. Nunca podrás amar a los demás si te detestas a ti mismo. El amor significa no hacer violencia y respetar la libertad. El amor es; yo estoy de tu lado, no estoy en contra de ti.

Los niños crecen con la sensación de que los padres están en contra. Si tú no haces violencia al niño, ellos tampoco tienen ganas de ser violentos con nadie. Lo primero para cambiar al niño reprimido y traumado es destruirle la conciencia, la ley que le impusieron. La conciencia del «bien y del mal» es lo contrario de la concientización. La consciencia o concientización es la sensibilización, la sensibilidad que no necesita la conciencia. Si eres consciente estás despierto y sensible a todo.

DEEPAK CHOPRA

Inercia significa dejarse llevar por viejos hábitos y condicionamientos.

Sean cuales sean las causas de depresión, ansiedad, trauma, inseguridad o pesar, dichos estados perduran si adoptas una actitud pasiva. “Las cosas son así” es el lema de la inercia. Toma conciencia de que “no hacer nada” es, de hecho, la manera en que te has entrenado para dejar las cosas como están. ¿Te sientas y te abandonas al sufrimiento? ¿Rechazas consejos que podrían ayudarte, antes de considerarlos? ¿Sabes cuál es la diferencia entre aferrarse y airear genuinamente tus sentimientos con intención de sanarlos?

Examina la rutina de tu sufrimiento y libérate de ella.

Todo lo que se guarda en la oscuridad se distorsiona. La conciencia, como el agua dulce, está hecha para fluir, y donde no puede hacerlo» se estanca. En tu mundo interno hay innumerables recuerdos e impulsos reprimidos. Tú no les permites fluir, o lo que es lo mismo, liberarse, y por tanto no tienen otra opción que estancarse. Los impulsos buenos mueren por no llevarlos a la práctica. El amor se hace tímido y temeroso cuando no se expresa. El odio y la ansiedad crecen hasta el infinito. La característica fundamental de la conciencia es que puede organizarse en nuevos patrones y diseños. Si no permites que tu conciencia vaya adonde necesita ir, el resultado es energía desorganizada. Por ejemplo, si preguntas a las personas qué sienten por sus padres, un tema que la mayoría de los adultos rechazan como cosa del pasado, encontrarás que sus recuerdos de la infancia son una mezcla confusa. Los sucesos triviales sobresalen como traumas enormes, otros miembros de la familia son reducidos a caricaturas, los sentimientos auténticos son difíciles o imposibles de excavar. Así, cuando un paciente acude a un psiquiatra para curar una dolorosa herida de la infancia, con frecuencia son necesarios meses o años para separar los hechos de la fantasía.

JOE DISPENZA

El cambio como elección y no como reacción.

Por lo visto, está en la naturaleza humana evitar cambiar hasta que las cosas se ponen tan feas y nos sentimos tan mal que ya no podemos seguir como de costumbre. Esto es cierto tanto a nivel individual como social. Tenemos que sufrir una crisis, un trauma, una pérdida, una enfermedad o una tragedia para ponernos a analizar quién somos, qué estamos haciendo, cómo estamos viviendo, qué estamos sintiendo y en qué creemos o qué sabemos para cambiar de verdad. A menudo tiene que darse la peor situación posible para que empecemos a hacer cambios positivos para nuestra salud, relaciones, profesión, familia y futuro. Pero mi mensaje es: ¿Por qué esperar a que esto ocurra?

Podemos aprender y cambiar en un estado de dolor y sufrimiento, o evolucionar en un estado de felicidad e inspiración.

La mayoría hacemos lo primero. Para elegir lo segundo debemos concienciarnos de que el cambio seguramente conllevará una cierta incomodidad, algunos inconvenientes, una alteración en nuestra rutina habitual y una etapa de desconocimiento.

Los traumas que te dejaron cicatrices emocionales deja de ser tú hicieron que tu personalidad perdiera el equilibrio.

Te volviste más complicado, más polarizado, más dividido, más incoherente y más previsible. Pero al desmemoriar esas emociones de supervivencia que bajaron las vibraciones de tu mente y tu cuerpo, manifiestas una expresión electromagnética más elevada y al vibrar a una frecuencia más alta estás en consonancia con este poder superior. Te liberas al abrir las puertas para que él se convierta en ti.

Y al final tú eres él y él se convierte en ti. Sois uno. Es entonces cuando sientes circular en tu interior una energía sumamente coherente llamada amor. Es lo de dentro manifestándose en un estado incondicional.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019