AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | FRASES | A-Z
LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2018 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Pagina Principal
Emisoras de Musica MP3
Busqueda para iluminados
Visitados en 7 dias
Frases sobre Espiritualidad
Navegacion para moviles

¿ES OSHO UN GURÚ?

OSHO

08/06/2018

¿Es Osho un Gurú? - Osho - Conocimientos - Gurus (GAA # 2566)

CATEGORÍA N° 2566
CONOCIMIENTOS - GURUS

OSHO NO ES UN GURÚ

No solamente Osho no es un gurú, sino que todo su enfoque trata de demoler el “juego del gurú”.

Su comprensión es que internamente, todos tenemos la tendencia de buscar a alguien que nos diga lo que debemos hacer — algo como el "pastor y la oveja". Pero en lugar de esperar que alguien más nos salve, de esperar al Sr. Arréglalo, como Dios, que ponga las cosas en su lugar, cada individuo tiene que hacerse totalmente responsable de su propia vida. Y con la responsabilidad total llega la libertad total.

¿Y acerca de Osho?

Tal vez una analogía pueda ayudar.

Cada individuo es único. Cada uno de nosotros tiene que transitar en su propio viaje, y nadie lo puede hacer por nosotros. Este viaje es hacia el interior y ahí no nos encontraremos con nadie más. Nadie ha hecho anteriormente este viaje particular y único, ni lo volverá a hacer. Es desconocido y probablemente estará oscuro y será fácil perderse. ¿Tendrá sentido llevar una linterna? Claro que sí. Pero tenemos que aferrarnos a ella y no ella a nosotros. Puede iluminar el camino, pero no nos va a decir hacia dónde tenemos que ir, qué dirección debe de tomar. Eso es para nuestro aprendizaje, es lo que debemos de arriesgar. Esa es la alegría de vivir peligrosamente.

Como Osho explica, “La peregrinación en sí es la meta,” y, "Mi esfuerzo es dejarte solo con la meditación, sin ningún mediador entre tú y la existencia."

SOBRE LOS GURÚS

Yo no puedo ser un gurú, ¡Nunca! Buda puede convertirse en uno, pero yo no puedo.

Debido a que tú eres tan inconsistente, al ser cada individuo tan diferente, ¿cómo voy a ser yo consistente? No puedo. Y no puedo crear una secta, porque para esto se necesita muchísima consistencia. Y si tú quieres crear una secta, debes ser consistente, estúpidamente consistente, debes negar todas las inconsistencias. Están ahí, pero debes negarlas, pues si no, no podrás atraer a los seguidores. Así pues, soy más parecido a un psiquiatra—más algo—que a un gurú.

Vence a la cabeza y adéntrate en el guía interior. Está ahí. Las viejas escrituras dicen que el maestro o el gurú el gurú «exterior» puede ser útil para descubrir el gurú interior, esa es la función del gurú exterior.

De modo que lo único que un gurú puede hacer es empujarte desde la cabeza hasta el ombligo, de tu razonamiento a tu fuerza intuitiva, de tu mente argumentativa a tu guía de confianza. Esto no es algo que ocurra únicamente entre los seres humanos, ocurre lo mismo con los animales, con los pájaros, con los árboles, con todo. El guía interior existe y se han descubierto muchos fenómenos nuevos que son un misterio.

EL GURÚ HIMALAYA

Poco a poco se fue enterando de la existencia de un venerable e increíblemente sabio gurú que vivía en una misteriosa y casi inaccesible región de los Himalaya. Llegó a creer que solamente ese gurú le podría revelar lo que la vida significaba y cuál debía ser su destino. De modo que vendió todas sus posesiones y empezó su búsqueda del gurú que todo lo sabía. Estuvo ocho años yendo de pueblo en pueblo por todos los Himalaya, buscándole. Y un día acertó a encontrarse con un pastor que le dijo dónde vivía el gurú y como debía llegar a ese lugar.

Tardó casi un año en encontrarle, pero lo consiguió.

Se presentó a ese gurú, que desde luego era venerable y tenía más de cien años de edad. El gurú accedió a ayudarle, especialmente cuando escuchó todos los sacrificios que el hombre había realizado buscándole. «¿Qué es lo que puedo hacer por ti, hijo mío?», le preguntó el gurú. «Necesito conocer el significado de la vida», le contestó el hombre. A lo que, sin dudar un instante, replicó el gurú, «La vida», dijo, «es un río sin fin». «¿Un río sin fin?», dijo el hombre con asombro. «¿Después de recorrer todo este camino para encontrarte, todo lo que tienes que decirme es que la vida es un río sin fin?»

El gurú se quedó estupefacto, anonadado. Se enfadó mucho y le dijo, «¿Quieres decir que no lo es?» Nadie puede darte el significado de tu vida. Es tu vida y el significado ha de ser también el tuyo. Los Himalaya no te servirán de ayuda. Nadie más que tú puede encontrarlo. Es tu vida y solamente es accesible a ti.

La gente va de un gurú a otro, de un maestro a otro, de un templo a otro, no porque sean grandes buscadores sino porque son incapaces de tomar decisiones. Así que van de uno a otro. Esta es su manera de evitar el compromiso.

No hay un gurú, ahora. No hay nadie a quien seguir. No hay un líder, ni un guía. Tú estás solo; tú eres la soledad. No hay nadie que la adultere o la contamine. Es sólo pureza, inocencia y belleza. Esta soledad es el camino, esta soledad es meditación, esta soledad es yoga.

FRASES DEL AUTOR OSHO

HOME
PRINT
+ NUEVO
NEWS



LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2018