LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MUERTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VIDA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

EL DESAFIO

La verdadera justicia: la de Dios, que, por cierto, no distingue rangos militares ni eclesiásticos. Cargados de karma, seamos quienes seamos.

El desafio - Articulos por Patrocinio Navarro

LA VERDADERA JUSTICIA

La verdadera justicia: la de Dios.

La vida no es un paseo triunfal por un camino de rosas para nadie, excepto como se sabe, para los Papas y los generarles victoriosos, aunque solo sea en público. Pero generales, Papas y cada uno de nosotros estamos aquí por algún tiempo y casi todos por una sola razón: por tener cuentas pendientes con la justicia, incluso, sí, los Papas. También ellos. No es con la justicia que los hombres llaman así, que es de quita y pon, sino con la verdadera justicia: la de Dios, que, por cierto, no distingue rangos militares ni eclesiásticos. Cargados de karma, seamos quienes seamos, venimos a este mundo con la intención de continuar cargándonos de deudas con una vida mundana y apartada de Dios o, al contrario, con el propósito de limpiar nuestro libro de cuentas mediante una vida acorde con las leyes divinas del amor altruista.

EL EGO

El ego, que es la parte contraria a Dios.

A pesar de las buenas intenciones originales que al parecer tuvimos antes de nacer, mejorar el estado del alma no es nada fácil, porque el ego, que es la parte contraria a Dios que cada uno guarda en su consciente y subconsciente mientras no lo supera, nos pone a prueba. No solo cada día, sino cada hora de cada día, hemos de enfrentarnos a pensamientos, emociones y relaciones con personas en las que el ego aparece con la pretensión de ser el personaje principal. A poco que se piense tiene sentido: lo hemos creado nosotros y ahora cuesta quitárnoslo de encima.

Vivir emociones positivas contra las negativas de rencor, desavenencias, envidias, deseos de sobresalir, de querer representar a Dios u otras especialidades del ego; alimentar pensamientos positivos de alegría, agradecimiento, humildad, paz, armonía o salud; hacer a los demás lo que quisiéramos para nosotros, o no haciendo aquello que no deseamos recibir, son armas no solo para enfrentarse al ego, del que tan frecuentemente somos prisioneros , sino para vencerlo día a día y andar el camino de la liberación espiritual que nos lleva paso a paso a nuestro verdadero hogar del que partimos con la Caída: el Reino de los Cielos. De él procedemos y a él volveremos antes o después dependiendo de dos cosas: nuestro esfuerzo constante y la fuerza redentora de Cristo.

LA FUERZA CRÍSTICA

Con esa fuerza crística de la que tenemos cada uno una chispa en nuestro corazón desde el “Está consumado” de Jesús en el Gólgota, sabemos que ninguna alma se perderá. Entre tanto, es trabajo nuestro liberarnos o cargarnos más en cada existencia naciendo en este caso una y otra vez con todos los peligros que el vivir supone en este mundo tan alejado de Dios.

Que Él nos proteja de nuestras máscaras, de las máscaras de los demás y de los absurdos juegos de este mundo que confunde placer con felicidad; que elige la comodidad antes que el esfuerzo; la tradición antes que la renovación; el conflicto antes que la paz, y así sucesivamente.

¿QUÉ HACER?

El desafío está ahí nada más despertar.

Cada mañana al abrir los ojos acuden en tropel pensamientos, sensaciones, sentimientos que pretenden tomar las riendas de nuestro día. Lo que hacemos con todo eso va a dar forma a las horas siguientes convirtiéndonos en vencedores o vencidos. Nadie nos dijo al nacer que esta vida sería un campo de batalla por una u otra razón, pero ya lo sabíamos antes de estar en el vientre de nuestra madre. Lo sabíamos cuando decidimos partir del Mas allá, y se nos puso ante nosotros lo que podría ocurrirnos. Y lo aceptamos.

Queríamos nacer; pues bien: aquí estamos. ¿Y ahora, qué?

Articulo publicado por -La Iluminación Espiritual-
JBN - LIE

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
EL DESAFIO
GRAFICAS - PATROCINIO NAVARRO

IMPRIMIR
EL DESAFIO


RECOMENDADOS

ES POSIBLE CAMBIAR AL HOMBRE

Es posible cambiar. Tenemos que encarar el cambio con una mente fresca, ávida por descubrir, y lo suficientemente joven para examinar y explorar.

JIDDU KRISHNAMURTI

MIS CéLULAS ESPIRITUALES

Las células se adaptan a cada momento. Son flexibles y responden a situaciones inmediatas. El quedarse atrapadas en hábitos rígidos no es una opción.

DEEPAK CHOPRA

EL DILEMA DE LA MENTE

La mente es dada por la sociedad, no por la existencia. Y ahí es donde surge el verdadero dilema del nuestro ser, elegir entre la mente o el corazón.

OSHO

AL SURGIR EL EGO, SURGE LO DEMáS

La mente es solo un montón de pensamientos. Asimismo, el ego y la mente son idénticos y surgen simultáneamente. Al surgir el ego, surge todo lo demás.

SADHU ARUNACHALA

LA NO-RESISTENCIA LA PAZ QUE SUPERA TODO

Rendirse es rendirse a este momento, no a una historia a través de la cual interpretas este momento y después tratas inutilmente de resignarte a él.

ECKHART TOLLE

EL DESAFIO

La verdadera justicia: la de Dios, que, por cierto, no distingue rangos militares ni eclesiásticos. Cargados de karma, seamos quienes seamos.

PATROCINIO NAVARRO

UN EGO DESINFLADO

Maestros que demandan lealtad absoluta y utilizan el elemento de miedo al infierno al que caeremos si desobedecemos. Son atraídos los de egos débiles.

BUDA

AFINIDADES ELECTIVAS

Almas afines no quieren decir –iguales- pues cada una tiene su propio karma, su propio grado de elevación espiritual y cualidades como únicas.

PATROCINIO NAVARRO

EL UNIVERSO ES INMENSO, NOSOTROS UNA NIMIEDAD

La tierra un diminuto punto azul en nuestra galaxia pero con la excelencia de calificar a ser el más importante por ser el único portador de vida.

JEBUNA

NO TE ATES

¿Qué hace falta para despertarse? No hace falta esfuerzo ni juventud ni discurrir mucho. Sólo hace falta una cosa, la capacidad de pensar algo nuevo.

ANTHONY DE MELLO

¿QUé ES LA ASCENSIóN DEL SER HUMANO?

La ascensión es un ciclo cósmico, que se sucede en cada región, lugar, espacio, tiempo y parte determinada del universo. Nada escapa a la ascensión.

JBN

EL ODIO DISMINUYE CON EL AMOR

El odio no disminuye con el odio. El odio disminuye con el amor. Maestro Buda. Esta es una interesante entrevista que se realizó a Ani Choying Dolma.

JBN

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER INSTAGRAM VER FACEBOOK VER TWITTER VER PINTEREST VER BLOGSPOT

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019