LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY EGO VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS DESPERTAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

BUSCAR RAQUEL LEMOS

RESULTADOS RAQUEL LEMOS

VER FRASES RAQUEL LEMOS

ARTÍCULOS


La sabiduría antigua y la felicidad - La Iluminación Espiritual

25/04/2019

LA SABIDURÍA ANTIGUA Y LA FELICIDAD

RAQUEL LEMOS

SABIDURIA » FELICIDAD » FRASES

Muchos de los consejos y los secretos que hoy se nos siguen presentando para ser felices no son novedosos, sino que provienen de la sabiduría antigua.

ARTICULO RELACIONADO

LA SABIDURÍA ANTIGUA Y LA FELICIDAD

RAQUEL LEMOS

LA SABIDURÍA ANTIGUA

Secretos de la sabiduría antigua para ser felices.

A pesar de todos los avances con las que contamos en la actualidad, para ser felices basta con tener en cuenta la sabiduría antigua, ya que tiene enseñanzas más que valiosas.

Muchos de los consejos que hoy se nos siguen presentando para ser felices no son novedosos, sino que provienen de la sabiduría antigua. Una sabiduría que parece que ha quedado relegada a épocas posteriores pero que, curiosamente, seguimos teniendo que traer al mundo actual, porque no hemos sabido interiorizar todo lo que nos quiere transmitir.

En este artículo te vamos a descubrir secretos de la sabiduría antigua que será muy importante que pongamos en práctica desde hoy mismo. De hecho, tú también puedes aplicar el conocimiento del pasado para mejorar tu vida en el presente. A continuación, te compartimos algunos secretos de la sabiduría antigua para poner en práctica. También, para mejorar tu vida y ser más feliz.

CONTROLAR

Controla solo lo que puedas controlar e ignora el resto.

El primero de los secretos de la sabiduría antigua es muy importante, ya que ¿cuántas veces deseamos controlar cosas que no están en nuestra mano? Ante un problema que nos asole, una preocupación que nos mantenga en vilo, es necesario que nos preguntemos si podemos hacer algo al respecto.

Ya lo decían los estoicos: «¿Puedo hacer algo ante este problema? Si puedo, entonces me pondré en acción. Si no puedo hacer nada, entonces lo aceptaré». No obstante, no actuamos nunca de esta manera tan sabia. Chocamos una y otra vez contra la misma pared, desgastándonos. Además, minando nuestra autoestima y volviéndonos ansiosos.

No siempre podemos controlarlo todo, porque hay cosas que pasan aunque no queramos. Asumir esto nos librará de una pesada carga, pues a veces queremos hacernos responsables de cosas que no podemos. Esto, en ocasiones, es fruto de algún miedo, de inseguridades o de cualquier otro problema que nos impide dejar ir. Permitámonos fluir, aceptar y no obcecarnos tanto por aquello que sabemos que no podemos controlar. Lo mejor surge cuando aprendemos a soltar ese control.

ACEPTACIÓN

Acepta y deja de negar.

Aceptar es una de las cosas más difíciles de nuestra vida, porque a veces implica dejar de adoptar el rol de víctimas. Cuando no aceptamos una enfermedad, una situación o un periodo de nuestra vida que no va del todo bien, empezamos a negar lo que sucede y a rebelarnos contra ello.

Esta situación es tan absurda como ver que está lloviendo y negarlo. O rebelarnos contra ello sin parar. ¿Ganamos algo? ¿Podemos cambiar la situación? La respuesta es un «no» rotundo, donde nuestra única opción es aceptar lo que está sucediendo.

¿Por qué ocurre esta negación ante la realidad? A causa de nuestras expectativas, de lo que consideramos buena suerte y mala suerte… Todo esto nos lleva al sufrimiento y a poner en práctica una resistencia que será inútil. No somos víctimas, el mundo no está en nuestra contra. Las cosas suceden. Aceptemos lo que no está en nuestras manos poder cambiar. Hacer lo contrario, según los estoicos, es desperdiciar una gran parte de nuestra energía.

COMPROMISO

El responsable de tu vida eres tú.

El tercero de los secretos de la sabiduría antigua es muy importante para así eliminar la culpa de nuestra vida. Tendemos a culpabilizar a nuestros padres de lo mal que se portaron con nosotros. No obstante, ahora ¡ya somos adultos! Como ya decía Séneca: «Decimos que no elegimos a nuestros padres, que nos fueron dados por casualidad, pero podemos elegir qué hijos queremos ser».

Mirar hacia atrás y lamentarnos por todo lo ocurrido no nos aportará nada bueno. Es una manera de excusar nuestra pasividad para hacer algo ante todas las dificultades que en el momento actual no están asolando. No obstante, somos adultos, tenemos el poder de recorrer un sendero diferente al que trazaron nuestros progenitores. Ahora somos nosotros los responsables de nuestra vida, nadie más. ¿Qué es lo que queremos hacer?

REFLEXIONES FINALES

Hoy es el día de empezar a soltar el control de aquello ante lo que no podemos hacer nada, de aceptar las situaciones tal y como se presenten y de empezar a tomar el timón de nuestras vidas. Caer en la obsesión, en la negación y en la culpabilidad solo nos traerá infelicidad.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019