LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY FAMILIA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS FAMILIA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

ARTICULO RELACIONADO

LA SENSIBILIDAD DE LOS NIÑOS DE CRISTAL

DOREEN VIRTUE

LOS NIÑOS DE CRISTAL

Los niños son bellos porque no están contaminados todavía por la mente.

Si logras volver a ser niño, habrás logrado todo. Si no logras volver a ser niño, te habrás perdido todo. El sabio es un niño nacido dos veces. Los niños nacidos una vez no son niños de verdad porque crecen. El segundo nacimiento es el verdadero nacimiento, porque cuando alguien nace dos veces, es porque se ha dado nacimiento a sí mismo. Es una transformación a través de la cual ha vuelto a ser niño.

Los niños son muy receptivos y sensibles, y si eres respetuoso con ellos, están dispuestos a escuchar, dispuestos a entender; entonces déjales con su entendimiento. Sólo es cuestión de unos años, al principio; pronto se asentarán en su inteligencia y tu protección no será necesaria en absoluto. Pronto podrán moverse por sí mismos.

La sensibilidad es el sendero; la insensibilidad es el obstáculo. Si somos insensibles, no existe entonces ningún camino; estamos bloqueados. No existe un pasadizo desde nuestro más íntimo centro hacia la existencia; no tenemos ventanas. Estamos encapsulados…, cada ser humano vive en una cápsula. Ser como niños es el sendero.

En igual proporción de sensibilidad que poseas, sentirás la presencia de Dios. Cuanta menos sensibilidad tengas, menos sentirás a Dios; si no tienes sensibilidad, no sentirás a Dios en absoluto. Los niños son los Maestros de la sensibilidad.

Veamos que dice la escritora Doreen Virtue sobre la sensibilidad de los Niños de Cristal...

SENSIBILIDAD DE LOS NIÑOS DE CRISTAL

Los Niños de Cristal tienen un alto grado de sensibilidad

Los Niños de Cristal confían en su intuición para discernir lo que es verdad con respecto a la gente y las situaciones en lugar de hacer valoraciones basadas en las apariencias físicas o juicios. Su intuición es como un radar que está escaneando constantemente el entorno. Nadie puede esconder sus verdaderos sentimientos, pensamientos o intenciones ante la exquisita conciencia de la verdad de los Niños de Cristal. Pero también es cierto que estos pequeños no pueden eludir esa conciencia de la verdad, incluso si prefiriesen no percibirla. A veces, un alto grado de sensibilidad es más bien una desgracia que una gracia. Gente sensitiva puede absorber sin darse cuenta siquiera, energías negativas que luego le afectan de manera nociva.

Danica dice que su hijo Koa de tres años es muy sensitivo. El mayor reto para Danica es comprender cómo ayudar a su hijo cuando la energía de los demás le afecta. Ella dice:

"Koa es tan sensitivo que si alguien está enfadado, frustrado o está experimentando una emoción muy fuerte (incluso si nadie más se da cuenta o si la persona lo disimula) él lo experimenta en carne propia. Es difícil ser padres de niños tan sensitivos, ya que el entorno les afecta muchísimo.

Desde que tenemos un hogar maravilloso con una energía excelente, nuestro hijo es un encanto. En algunas casas en las que hemos vivido anteriormente, sólo la energía del lugar ya era con frecuencia una razón para el llanto y la confusión. Koa se siente mucho mejor cuando está rodeado de una energía positiva y para él es absolutamente vital vivir en una casa con un buen ambiente energético."

Una manera de asegurarse un hogar con buena energía, es practicar el antiguo arte conocido como Feng Shui que indica colocar las cosas dentro de casa de una manera determinada. Limpiar el espacio es otro método eficaz.

SENSIBILIDAD ENERGÉTICA

Sensibilidad con respecto a las energías del mundo

La energía colectiva del planeta afecta muchísimo a los Niños de Cristal. Cuando una gran masa de gente se siente con miedo o cuando un suceso que cambia el mundo está a punto de ocurrir, los Cristales pueden volverse depresivos o agitados.

Sara dice que su hijo Zak tenía dos años cuando ocurrió lo del 11 de Septiembre del 2001. Ellos viven en Londres de modo que el ataque sucedió aproximadamente a las 10 de la noche hora local. Zak estaba durmiendo desde las 7 de la tarde. Sara escuchó la noticia del ataque a Las Torres Gemelas en el telediario y momentos más tarde escuchó unos ruidos extraños procedentes del dormitorio de Zak.

«La energía colectiva del planeta afecta muchísimo a los Niños de Cristal»

Sara presenció los terribles momentos de su hijo que describe de la siguiente manera:

"Él estaba en un estado terrible, agarrándose la garganta luchando por respirar. ¡Nunca antes había visto nada semejantes! Escuché una voz desencarnada diciendo «llama una ambulancia» y lo hice. Cuando la ambulancia llegó, el equipo de emergencia echó un solo vistazo a Zak y dijo «código azul» y le llevaron corriendo al hospital. En el interior de la ambulancia Zak seguía luchando por respirar y yo temía que estuviera a punto de abandonar el planeta."

Zak se estaba volviendo azul cuando por fin llegamos al hospital y los médicos nos dijeron que tenía un ataque de Krupp tan fuerte que podía costarle la vida. Sara recuerda: «Supe que la situación era terriblemente grave cuando miré las caras pálidas de los médicos. Fui guiada a quitarme el collar de cristal de cuarzo que llevaba para colocarlo encima de Zak, rezando para que sanara. Y así sucedió. Más tarde me dijeron los médicos que había sido el peor ataque de Krupp que habían visto jamás».

Un Niño de Cristal americano, llamado Chad, sintió tanta empatía con la situación global creada por los acontecimientos del 11 de Septiembre que escribió lo siguiente sobre sus sentimientos de aquel momento:

"Mi sueño es ayudar a la gente de Afganistán. Se están muriendo. A pesar de que hayan matado a muchas personas de nuestro país uno debería tratar a otras personas de la manera como le gustaría ser tratado. Uno debería ayudar a sus vecinos. Ellos padecen muchas enfermedades. Es muy triste que un grupo de personas hiciera lo que hizo, pero yo les perdono."

Los padres que se preocupan si sus hijos están deprimidos, hiperactivos o ansiosos en un momento dado, harían bien en observar lo que está pasando en el mundo y lo que pueda afectarles. Muchos niños son impactados inconscientemente por la energía del mundo. Hable con sus hijos y permítales que expresen sus miedos y frustraciones abiertamente.

LA NATURALEZA DE LA SENSIBILIDAD

Las generaciones anteriores a los Índigo y Cristales tenían la habilidad de pretender que todo estaba en orden aunque no fuera así. Los nuevos niños, sobre todo los Cristales, no tienen la opción de negar lo que está ocurriendo. Ellos sienten las emociones de los demás como si fueran las suyas.

Catherine dice que su hija de tres años es una de las personas con más capacidad de observación que ha visto en su vida. Ella explica: «No hay nada que se le escape. Mi hija está muy sintonizada con la gente y sus emociones. Tanto es así que mi marido y yo tenemos que tener mucho cuidado de no discutir delante de ella ya que enseguida intenta mediar y no está a gusto hasta que todo el mundo haya recobrado la paz. Continuamente nos pregunta si somos felices y no cesa en su empeño hasta que lo estemos realmente».

Los Niños de Cristal están aquí como guardianes de la paz y se percatan rápidamente si alguien no se siente en paz. Según las madres de Taylor, Emily, William y Zoey, todos niños de tres años, éstos reflejan las siguientes características:

Taylor, Emily, William y Zoey, son extraordinariamente sensitivos:

  • Taylor deja de hacer lo que está haciendo cuando oye a otro niño llorar. Pregunta: «¿Qué pasa?» y cómo puede ayudar. Cada día cuenta a sus padres qué niños estaban llorando en la clase de preescolares y por qué. Parece que su mayor preocupación es ayudar a aquellos que están tristes.
  • Emily aún no tiene un gran vocabulario pero cuando habla parece que lo que más le preocupa son las emociones de los demás. Su madre, Wendy, dice: «Emily es muy perceptiva con respecto a emociones que se están acumulando en adultos y de alguna manera parece tener el lenguaje y la habilidad de etiquetarlos y llamar la atención al respecto (a pesar de mis esfuerzos de protegerla de mis emociones y pensamientos)».
  • William- otro de estos maravillosos Niños de Cristal-, se siente fácilmente herido en sus sentimientos y se siente derrotado cuando piensa que ha hecho algo malo sin ser consciente de ello.
  • Zoey abraza y consuela a cualquiera que esté llorando. Les dice: «Todo está bien, no te preocupes. ¿Quieres que te dé besos hasta que estés mejor?". A todo el mundo que entra en contacto con ella le dice que le quiere.

Rihana e Isabella también son extraordinariamente sensitivas:

  • Rihana de 12 meses, llora desconsoladamente cuando cree que ha hecho daño a alguien, ya sea física o emocionalmente.
  • Isabella de 12 semanas, se pone rápidamente nerviosa si está con gente que está enfadada o que es negativa y su madre añade: «No obstante, Isabella irradia mucha paz y calma hacia la gente. Su energía es tan fuerte y tan amorosa que instantáneamente ejerce un efecto tranquilizador sobre las personas».

CUERPOS SENSITIVOS

Los Niños de Cristal no sólo son sensitivos a nivel emocional sino también a nivel físico. Un exceso de estímulos puede agotarles con facilidad.

  • Los Niños de Cristal son muy sensibles al ruido
    Penny dice que a sus hijas, de dos y cuatro años, les altera mucho cuando alguien levanta la voz porque está enfadado. Dice: «Ahora tengo más cuidado con la manera de comunicarme con las niñas cuando estoy enojada, sabiendo que ellas sienten las emociones tan fuertemente. Realmente tengo que tener cuidado con el volumen de mi voz o la intensidad de mi irritación».
  • Los Niños de Cristal son muy sensibles a las aglomeraciones de gente
    Beth dice que su hijo Taylor de tres años no sabe cómo manejarse cuando está en un entorno multitudinario. Ella recuerda: «Él ha tenido esta manía desde que nació. En su colegio preescolar organizaron el otro día una fiesta por motivos de "la vuelta al colegio" y Taylor no quiso saber nada de ello: el exceso de actividad y ruido hizo que saliera corriendo y se refugiara debajo de un árbol comiéndose ahí una galleta».
  • Los Niños de Cristal son muy sensibles a la temperatura
    Cathy se dio cuenta de que su hijo William de tres años siente el frío con más facilidad que otras personas.
  • Los Niños de Cristal son muy sensibles ante el desorden y la falta de organización
    Cuando Haley de seis años tiene la sensación de que su habitación está muy desordenada, la limpia diciendo: «¡Necesito una limpieza de espacio!». Su madre le da entonces una campanita especial para limpiar la energía. Después de haber hecho sonar la campana ceremoniosamente dice: «¡Mamá, la energía de mi cuarto ahora es fantástica!».
  • Los Niños de Cristal son muy sensibles ante entornos caóticos
    Mei de dos años, se vuelve hiperactiva cuando está en algún lugar en el que hay una actividad frenética como por ejemplo en un centro comercial durante la época navideña. Su madre dice que en casa jamás es hiperactiva.
  • Los Niños de Cristal son muy sensibles a ingredientes artificiales y químicos
    Jaimie dice que su hija Isabella de 18 meses tiene una piel muy sensible. Jaimie explica: "Ahora utilizo sólo ingredientes naturales para cuidar su piel, ya que se reseca cuando la lavo con jabones comerciales. En lugar de ellos utilizamos un jabón hecho de onagra. Ella siempre responde mejor a los remedios naturales y tengo la suerte de que mi farmacéutico trabaja con diversos remedios herbales que valen para muchas enfermedades infantiles. Isabella siempre vomita cuando toma medicamentos alopáticos. No los soporta; su pequeño cuerpo siempre los rechazó como acto reflejo. Sin embargo, tolera perfectamente los medicamento fitoterapéuticos."

INDESTRUCTIBLES

Los Niños de Cristal aparentemente indestructibles

Por fortuna, los ángeles vigilan a los sensibles Niños de Cristal. Muchos de ellos parecen indestructibles, parecen inaccesibles al daño.

La madre de Tori dice que aunque su hija de cuatro años juega con bastante brusquedad con sus animales domésticos, a ella nunca le pasa nada. Por ejemplo, Tori está tirada en el suelo y los perros grandes de la familia la pisotean, pero ella siempre sale bien parada salvo pequeños rasguños. A veces nuestro gran gato la muerde, pero jamás le deja una señal.

Andrea cuenta que su hija Abbie de seis meses, se salvó en una ocasión por los pelos. Andrea explica: «Yo llevaba a Abbie en los brazos cuando me resbalé en un aparcamiento a causa de una mancha de aceite». Andrea estaba horrorizada cuando vio a su hija boca abajo en el suelo y sin moverse. Andrea rápidamente le dio la vuelta a Abbie y se encontró con que su hijita estaba sonriendo y sin magulladura alguna.

Andrea dice que Abbie ha estado expuesta unas cuantas veces a accidentes, pero por un motivo u otro jamás le sucede nada. «Es como si físicamente fuera indestructible a pesar de ser emocionalmente tan extraordinariamente sensible. No le gustan los ruidos, ni la gente que se pelea, ni la violencia, ni los juegos rudos o la carne roja.»

Parece ser que los Niños de Cristal se pueden permitir ser tan sensibles... están amparados; su misión vital les garantiza que los cielos les protejan. Aquellos que aún así se hacen daño, pueden vivir esta experiencia como un aprendizaje de crecimiento espiritual que forma parte de su contrato.

Muchos de los padres que me han escrito cuentan que sus hijos no sólo parecen inaccesibles al daño, sino que también muestran una total ausencia de miedo. Puede que una de las razones de esto sea el hecho de que siempre esperan lo mejor. Su optimismo atrae experiencias de protección y seguridad.

NO TEMEN

En los Niños de Cristal no hay miedos

¡Este pequeño era absolutamente increíble! Yo estaba sentada en los jardines de un hotel en Kona (Hawai), y no podía quitar mis ojos de él. Vestido con un traje tan colorido que el ropaje de sueños de José se hubiera quedado sin brillo al lado de esta vestimenta! ¡El niño se estaba paseando literalmente por el bordillo de un muro!

Calculé que este niño tendría unos siete años más o menos y se estaba paseando sobre el quicio de un muro de casi un metro de altura, perteneciente al hotel, como si fuera un camionero sentado en su camión de cuatro ruedas. El quicio del muro era más estrecho que el pie de la criatura, pero eso no parecía tener importancia alguna. El chaval se paseó con toda confianza y sin vacilación alguna y en ningún momento se tambaleó. Por fin, su abuelo se cansó de ver a su nieto retando la gravedad y le pidió que se bajara. El niño bajó con un salto, rebotó como si tuviera muelles en los pies y se perdió junto a su abuelo en el atardecer hawaiano.

Desde ese día supe que los Niños de Cristal tienen un increíble sistema motriz, algo que parece reflejarse en las pruebas para el coeficiente intelectual que miden dos tipos de inteligencia: la inteligencia verbal y la no-verbal. Los resultados de las habilidades verbales suelen ser muy bajas, sin embargo, la inteligencia no-verbal es asombrosamente alta. El promedio de resultados de los tests del coeficiente intelectual es alto, ya que se unen los resultados de una y otra prueba.

Muchos Cristales muestran una gran habilidad motriz incluso ante la ausencia de capacidades verbales. Además, esas destrezas motoras tan brillantes se juntan con una total ausencia de miedo, teniendo como resultado que estos niños sean exploradores muy valientes. La falta de miedos parece tener que ver con la confianza que los Niños de Cristal muestran también en otras áreas tales como el acercamiento a animales salvajes o el hacer predicciones psíquicas.

Debido a que el miedo es una función del «self» inferior -el ego- la ausencia de miedos es un dato más de la evolución superior de los Niños de Cristal. ¡Confían, aman y se divierten mientras exploran este planeta!

Cynthia Berkeley dice que su hija Leah, de quince meses, se siente muy cómoda en su cuerpo y que tiene un asombroso sentido de exploración. Cynthia comenta:

"Es como si Leah no tuviera ninguna noción de lo que es el miedo. Se sube a todo y con la mayor facilidad sabe cómo maniobrar para solucionar un problema.

La gente comenta lo muy avanzada que parece a nivel físico. Su sentido de relación con el espacio es maravilloso. Cuando tenía tan sólo nueve meses ya estaba subiendo y bajando las escaleras por sí sola. ¡Jugamos con el 'Gymboreé y a ella le encanta subirse por todas partes! Parece no conocer el miedo."

Harry nunca ha sentido miedo. Su madre, Karenanne dice que esto había sido una fuente de muchas preocupaciones (más por la intranquilidad de la madre que por el niño) cuando el niño era todavía muy pequeño, pero ahora ya ha aprendido a ser más precavido. «Creo que Harry sabe que está a salvo y nunca se preocupa por nada. Me dice: ¡Mamá, todo va bien! ¡Está claro que si él tiene un alma que vibra a una frecuencia superior, el miedo y la preocupación no le afectan!»

Los Niños de Cristal no sólo carecen de miedos sino que además disfrutan enormemente explorando sus entornos físicos. Tara dice que Grant, su hijo de 16 meses es muy atrevido y me contó: «Grant adora balancearse. El otro día le encontré subido a su coche de bomberos buscando el equilibrio sobre uno de los asientos. Acto seguido se balanceo sobre el volante. Ahí estaba, con los brazos extendidos, sintiéndose muy orgulloso de sus logros».

INSTINTOS NATURALES

Los Niños de Cristal tienen desarrollados sus instintos naturales

Puede que estos niños sean más naturales y que confíen en sus instintos. Están más en contacto con sus cuerpos. Después de todo, esto es como será nuestro futuro según mis ángeles. Desde mi más tierna infancia he tenido visiones de un mundo más natural, un mundo en el que nuestras habilidades divinas de comunicarnos telepáticamente sustituirán a la tecnología. Es un mundo con un aire limpio, aguas claras y una atmósfera tropical que nos proveerá con fruta y verdura frescas en cantidad.

Los nuevos Niños de Cristal son un atisbo de este mundo. ¡Ellos están definitivamente más en contacto con sus cuerpos!

Ellen Welch compró recientemente un video de yoga para la relajación. Ellen dice: «Debido a que uno debe ver la cinta antes de realizar los ejercicios, la puse un rato mientras acabé unas tareas de casa». Su hija Erin de cuatro años, se plantó delante del televisor y realizó todas las posturas parando exclusivamente para pedir un poco de ayuda para realizar una postura determinada. La cinta contiene dos sesiones de yoga, total unos 70 minutos de ejercicios. Erin hizo yoga sin ninguna interrupción ni descanso durante todo este tiempo. Mientras realizaba los ejercicios me dijo: «Mamá, esto es muy bueno para ti. Deberíamos hacerlo cada noche antes de acostarnos».

Erin tiene razón, efectivamente, deberíamos hacerlo.

REFLEXIONES

Actualmente disponemos de mucha información sobre los Niños Índigo pero desconocemos por completo a sus hermanos, los Niños de Cristal, una nueva generación de niños que están naciendo en la Tierra después de los Niños Índigo. Como estos últimos, son muy sensibles e intuitivos, pero se caracterizan por tener un tipo de energía más puro y menos agresivo. Son muy empáticos y pueden llegar a percibir los sentimientos ajenos, hasta sentirlos en su propia piel. Los Niños de Cristal son tranquilos, amables, pacíficos y tienen una fuerza interior extraordinaria.

Extremamente sensibles a los factores externos: sonidos, colores, olores, comida, productos químicos, etc., son víctimas frecuentes de las alergias. Los Niños de Cristal suelen ser muy bellos, tienen un aura particularmente pura y luminosa y sus ojos acostumbran a ser grandes y expresivos. Desde muy pequeños suelen hablar de sus vidas pasadas con toda naturalidad.

Es cierto, estos niños desconciertan pero no por ello hay que colocarles etiquetas de disfunciones. En el caso de que existan disfunciones, habrá que buscarlas más bien en el sistema, un sistema que no es capaz de acomodar la evolución continua de la especie humana. Si avergonzamos a estos niños con etiquetas o les medicamos hasta someterles, habremos desperdiciado un regalo del cielo, destrozaríamos una civilización antes de que pudiera enraizarse. Afortunadamente existen muchas soluciones positivas y alternativas. El mismo cielo que nos ha mandado a estos Niños de Cristal también ayudará a aquellos que los defendemos.

«Si eres demasiado sensible a las energías y emociones en este momento, hónrate a ti mismo y a tus sentimientos.»

La sensibilidad es un regalo precioso y poderoso y no hay tal cosa como “demasiado sensible” Tu sensibilidad ayuda a conocer la verdad sobre las situaciones y las personas, y es importante para que puedas confiar y seguir las corazonadas. Intuiciones y o resentimientos. Pasa algún tiempo solo en la naturaleza para desarrollar más tu sensibilidad y si tienes la fortuna de tener un Niño de Cristal con mayor razón, debes vincularte a la sensibilidad.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020