LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MENTE VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

ARTICULO RELACIONADO

PARÁBOLA DE LOS SIETE MIMBRES

JBN

LOS 7 MIMBRES

Era una vez un padre que tenía siete hijos. Cuando estaba para morir, llamó a los siete y les dijo así:

  • Hijos, ya sé que no puedo durar mucho; pero antes de morir quiero que cada uno de vosotros me vaya a buscar un mimbre seco y me lo traiga aquí.
  • El mayor tenía veinticinco, y era un muchacho muy fuerte, y el más valiente de la aldea.
  • ¿Yo también? -preguntó el menor, que sólo tenía cuatro años.
  • Tú también -respondió el padre al menor. Salieron los siete hijos, y de allí a poco volvieron, trayendo cada uno su mimbre seco.

El padre cogió el mimbre que trajo el hijo mayor, y se lo entregó al más pequeño, diciéndole:

  • Parte este mimbre.
  • El pequeño partió el mimbre, y no le costó nada partirlo.

Después el padre entregó otro mimbre al mismo hijo más pequeño, y le dijo:

  • Ahora, parte ése también.
  • El niño lo partió, y partió, uno por uno, todos los demás.

El padre dijo otra vez a los hijos:

  • Ahora, id por otro mimbre y traédmelo.
  • Los hijos volvieron a salir, y volvieron cada uno con su mimbre
  • Ahora, dádmelos acá -dijo el padre.
  • Y de todos los mimbres hizo un haz, atándolos con un junco.

Y volviéndose hacia el hijo mayor, le dijo así:

  • ¡Toma este haz! ¡Pártelo!
  • El hijo empleó cuanta fuerza tenía; pero no fue capaz de partir el haz.
  • ¿No puedes? -preguntó al hijo.
  • No, padre; no puedo.
  • ¿Y alguno de vosotros es capaz de partirlo? Probad...

Ninguno fue capaz de partirlo, ni dos juntos, ni tres, ni todos juntos.

El padre les dijo entonces:

"Hijos míos, el menor de vosotros partió, sin costarle nada, todos los mimbres; mientras los partió uno por uno; y el mayor de vosotros no pudo partirlos todos juntos, ni vosotros, todos juntos, fuisteis capaces de partir el haz. Pues bien, acordaos de esto y de lo que voy a deciros: mientras todos vosotros estéis unidos, como hermanos que sois, nadie se burlará de vosotros, ni os hará mal ni os vencerá. Pero luego que os separéis o reine entre vosotros la desunión, fácilmente seréis vencidos."

Acabó de decir esto y murió, y los hijos fueron muy felices, porque vivieron siempre en buena hermandad, ayudándose siempre unos a otros; y como no hubo fuerza que los desuniese, tampoco hubo nunca fuerza que los venciese.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020