La iluminación espiritual

Gráficas samael aun weor

Escritos - Samael Aun Weor

Imagen del escrito; Sexualidad y masturbación, de Samael Aun Weor

Sexualidad y masturbación

samael aun weor

La energía sexual en nuestras gónadas es el producto de refinamientos energéticos y es la única energía o sustancia corporal capaz de dar nueva vida.

Imagen del escrito; Que pensar como pensar, de Samael Aun Weor

Que pensar como pensar

samael aun weor

Los dictadores de la Mente abundan como la mala hierba. Existe por doquiera una tendencia perversa a esclavizar la Mente ajena, a embotellarla.

Imagen del escrito; Cristo intimo, de Samael Aun Weor

Cristo intimo

samael aun weor

Antes de poseer al Cristo Íntimo estamos verdaderamente muertos. Solo después de poseer en nuestro interior al Cristo Íntimo habrá vida en abundancia.

Imagen del escrito; El individuo integro, de Samael Aun Weor

El individuo integro

samael aun weor

Intelectualismo sin Espiritualidad. Todo hombre erudito vicioso intelectual dispone siempre de maravillosas evasivas que le permiten huir de sí mismo.

Imagen del escrito; El origen del ego, de Samael Aun Weor

El origen del ego

samael aun weor

¿Qué cosa es el Ego? Una suma de agregados psicológicos: ira, codicia, lujuria, pereza, envidia, orgullo, odios, gula y muchísimos otros defectos más.

Imagen del escrito; Esencia enfrascada en YOES, de Samael Aun Weor

Esencia enfrascada en YOES

samael aun weor

Qué bueno sería que creciera el niño sin que ningún «yo» se metiera dentro de él, que la totalidad de su Esencia estuviera en él durante toda su vida.

Imagen del escrito; El despertar del hombre, de Samael Aun Weor

El despertar del hombre

samael aun weor

Cuando el hombre llega al estado humano, adquiere el don del libre albedrío para poder elegir voluntariamente e involuntariamente el bien y el mal.

Imagen del escrito; Verde es el árbol de doradas frutos que es la vida, de Samael Aun Weor

Verde es el árbol de doradas frutos que es la vida

samael aun weor

Parecemos verdaderos pavos vanidosos con el traje que cargamos y con los zapatos muy brillantes, aunque por aquí, por allá y acullá circulen millones.