LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY CONCIENCIA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS CONCIENCIA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES ALBERTO MORE

FRASES Y CITAS ALBERTO MORE

VER ESCRITOS ALBERTO MORE

ALBERTO MORE

MAS FRASES DE ALBERTO MORE

  • No pienso que sea el escritor consumado, más bien esto lo hago como una experiencia de vida que comencé con mi hija a sus 14 años, paso horas leyendo.

ARTICULO RELACIONADO

ABRIR Y COMPARTIR ESPACIOS

ALBERTO MORE

COMPARTIR MOMENTOS

No pienso que sea el escritor consumado, más bien esto lo hago como una experiencia de vida que comencé con mi hija a sus 14 años, me pasaba horas leyendo cada vez que podía, mucha literatura universal, libros juveniles entre otros, muchas veces pensaba en las cosas que sucedían en casa habitualmente y me dedique a tejer cosas y las escribía entre una gran variedad de cuadernos que tenía y cada uno manejaba diferentes temas de mi interés.

Todo surgió una tarde en que llegue a casa, mi esposa me comento que nuestra hija había llorado la tarde entera y no había querido salir a comer y tampoco quería hablar con nadie, le dije deja descanso un poco y pienso y veo que hacer al respecto.

Paso algún tiempo y decidí tocar a la puerta de su cuarto, de mi esposa y yo siempre Teffy como le decía, era un diminutivo de Steffanny, no hubo respuesta a lo que volví a insistir y con voz queda y y nada entendible creí escuchar que decía – dígame- - tesoro mama está muy preocupada por ti y hace un rato he llegado y trato de pensar que te ha pasado, pero no logro concluir algo, si es el colegio dímelo o si es otra cosa te ruego que confíes en mi- hubo un silencio que me pareció eterno, y pensé en retirarme y de pronto el clic de la puerta sonó y se abrió despacio, el cuarto a oscuras, pues las cortinas que caían pesadamente sobre el piso, cubrían el total de la ventana de su cuarto, entre en silencio, mientras mis ojos se acostumbraban a la oscuridad, mi hija me pedía que cerrara la puerta nuevamente y casi sin hacer algún ruido la cerré.

Me senté a su lado y llorando me abrazo – ¿papa como hago, yo no sé?- - Bueno dime que es y tratare de ayudarte- le seque un poco las lágrimas y le dije – que tal si comenzamos por el principio, es y reí como queriendo cortar un poco la pesadez y darle algo de luz al cuarto y se enojó, ¿Por qué te ríes? - -no lo hago, solo trato de cortar un poco la rigidez del ambiente, vamos tesoro si ¿no sé qué es?, ¿cómo podré ayudarte? Se sintió el silencio, pues a esa edad le había permitido a Teffy tener novio, no sin antes decirle de muchos altibajos que pasarían y aunque los advertía con anticipación, por muchos de ellos tendría que pasar como parte de su experiencia personal, a lo que le dije ya intuyendo un poco las cosas –¡hija sabias de esto, lo recuerdas!- asintió con la cabeza, continúe - pero son cosas que no podre evitar ni tu madre, ni yo y que necesariamente cuando uno decide tener una relación con una persona las cosas se complican un poco, pues ya debes de tratar de entender a esa persona y se tiene que sumar a parte de tus actividades en tu diario vivir, procurando que haya una armonía y todas esas cosas que hacen posible una sana relación entre dos personas y el tendrá su parte también en ello – me miro a lo que respondió – si eso me lo dijiste, pero David, dice que yo nunca le digo que lo quiero, que soy muy poco expresiva con él y la verdad ¿no sé qué hacer? – la abrace y le dije no es de preocupar, ya veo lo que pasa y la respuesta es fácil, siempre con tu mamá he hecho algo, que tú debes haberlo visto muchas veces, después de una discusión o de altibajos que hemos tenido, yo lo llamo “abrir espacios”, me miro como aun tratando de calmar el llanto y algo inquieta – muchas veces es duro decir las cosas y más la verdad, pero puedes hacer este ejercicio, hoy cuando venga le darás algo que le guste, ¡debo imaginar que ya sabes, que cosas le gustan¡- y de nuevo asintiendo con la cabeza, me respondió de forma positiva – ese detalle será el pretexto, cuando se lo entregues simplemente y con cariño le dirás que lo quieres, y cada vez puedas, hacer cosas así, abrir un espacio para demostrar que extrañas a alguien o simplemente que lo amas, además puedes escribirlo y adicional decirlo, pues al escribirlo, a esa edad yo releía esas cartas que me enviaban o los mensajes y sé que llegando a casa lo leerá varias veces y lo guardara en algún cuaderno o en su papelera; ya veía un poco de más alegría en su rostro y de pronto se paró en silencio y abrió la ventana, como permitiendo que su corazoncito también se iluminara, sus ojos mostraban una luz más clara, su rostro se iluminaba.

La abrace y trate como de reforzarle aquellas palabras sencillas que le decía, -de igual forma, muchas veces estamos los tres y por las dificultades del trabajo de tu madre, el mío, tu estudio y el cansancio que llega con todo ello, has notado que casi ni decimos palabras- me miraba y asentaba con la cabeza lo que decía, como si cayese en cuenta de que las veía pasar y no hacíamos nada por ello, pero un domingo, un día de semana cualquiera, puedes levantarte más temprano y hacer el desayuno por ejemplo para tu mama, cosa que no se tenga que levantar para hacernos el desayuno y lo haces tú, en algunas ocasiones lo hice con las dos y podrías decirle que duerma un poco más y que luego de levantarse, se bañe y desayune porque tu hiciste el desayuno, la podrás abrazar, decirle que la amas y permitir que vaya al trabajo con una mejor disposición, le arreglas el día, eso es lo que yo llamo “abrir espacios” y cada vez que necesites hacerlo, solo piensa que tipo de espacio abrirás para demostrarle a una persona que la amas-.

Se paró, peino su cabello y sin mirarme y decirme algo, me abrazo en silencio, luego me abrazo más fuerte, mientras me decía: -¡te amo papá, sé que siempre tendrás un consejo en ti, para darme!- y Salí como dejando que el vuelo de las horas dejara germinar esas palabras en su corazoncito y disfrutara de los preparativos de su regalo.

Seguimos de cerca los minutos, las horas hasta que cuajo el hecho de aquella tarea que tenía entre manos y que llevo a feliz término, luego de que quedamos en casa los tres celebramos con un poco de refresco y mientras tanto seguiré pensando que es una bonita forma de llegarle a las personas en cualquier momento y ese instante es ahora.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020