LA ILUMINACION ESPIRITUAL
AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GRAFICOS | FRASES | INDEX
Pagina Principal Visitanos en Facebook Visitanos en Twitter Visitanos en Instagram Visitanos en Pinterest Visitanos en Blogspot Visitanos en Ajedrez Paisa Registro y Comentarios de nuestra web Visitanos en Visitanos en Whatsapp Musica para Meditar Categorias de nuestra web Frases Famosas de Autores de Espiritualidad Resumen de nuestra web

ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

MENTE PURA Y SILENCIO PRIMORDIAL

20/08/2019

Mente pura y silencio primordial - Articulos por Aisha Salem

EL SILENCIO PRIMORDIAL

Despertar la mente pura y el silencio primordial.

El silencio primordial como la inmensidad de la mente pura es la paz absoluta en y como ausencia total.

De la quietud no nacida surge la esencia del Corazón como Intento Iluminado. Sin propiedad y sin un propósito conceptualmente arraigado, se mueve como agua sobre piedra, afectando sin cesar y marcando su Silencio atemporalmente a través de su expresión cada vez más clara.

La mente, que se entrega a la vibración del Ser como Espacio puro, no solo se encuentra en paz y silencio, sino que se le otorga la brillantez del Conocimiento Puro como su asiento y origen, debido a la revelación de la Mente pura que es Realidad Absoluta, que descansa debajo de nuestra atención habitual dirigida hacia o en la Existencia.

Este origen no se puede personalizar ni poseer, sino que solo se puede entregar en términos de acuerdo con la no existencia y el Vacío Completo, en el que se reconoce que el conocimiento puro es el trasfondo, el silencio y la solidez del Ser puro.

A medida que se descubre, se entrega y se da cuenta de la paz del Silencio Primordial, se convierte en la instancia purificadora de toda la existencia. La existencia se reconoce así como el Corazón y el todo, a través del cual el Conocimiento Puro se convierte en el caso. Sucede como una eliminación de todas las creencias, todos los límites, de acuerdo con la Verdad del Espacio y la transparencia existencial al Espacio.

La Mente Pura revela como Eso más allá de la identificación, más allá de la identidad y más allá del Movimiento de la mente, como resultado del vaciado y la eliminación del «Yo» fundado de otra manera, que habitualmente habita el espacio de la cabeza y el cerebro como materia no iluminada.

De este silencio, todo nace. Como olas de movimiento oceánico, la Vida es la que aún nace en el Ser. El silencio absoluto que refleja ausencia en presencia. Movimiento que aparece y desaparece de la Fuente, que sube y cesa sin intención, sin propósito, sin distinción.

Todos los fenómenos nacen de la misma ecuanimidad, de la cual la Expresión Iluminada es todo. La similitud de cada forma, cada parte de la existencia en toda su diversidad, es de hecho la Exhibición Natural del Silencio. A pesar de un movimiento aparente, una transformación y una purificación interminable, no existe una expresión correcta o incluso distinguible que no sea la visualización de cada evento.

Por lo tanto, el corazón no es una expresión particular, sino un abrazo de Toda la Existencia en cada giro, más allá de la distinción o el juicio, pero que permite que todas las cualidades del ser tengan el mismo valor y estén igualmente contenidas en su desarrollo. Al alcanzar el descanso infinito como Paz Absoluta, nada alcanza fuera de sí mismo y toda la Vida está contenida pero inmóvil e invisible como cualquier cosa que no sea el Poder mismo, dentro de la Gran Extensión de la Mente Pura.

En Silencio, todo llega a ser igual, en igualdad. Permanecer como descanso, solidifica este silencio hasta el punto de ser infinitamente inamovible. Inagotable. El silencio primordial no deja una sola instancia visible aparte de cualquier otra. No hay nada que hacer ni tratar y tampoco deja ningún estado ni cambio visible dentro del campo de percepción.

El resto con y como el Silencio Primordial es la realización de / como Conciencia Pura. Conciencia que no es consciente de nada, ni sujeto ni objeto permanece. Todo se reconoce a sí mismo en el grado de ser su propio Silencio como intensidad absoluta de vigilia inamovible.

Descansando mientras ese Silencio anula cada necesidad y pasa cada distinción o diferencia entre cualquier cosa en la medida en que cada concepto y campo de percepción creado por la mente desaparece. No hay hogar y, sin embargo, todo es hogar. No hay diferencia entre estar solo o rodeado de personas. Básicamente, no hay diferencia entre estar dormido o despierto, mientras que ninguno de estos estados representa otra cosa que un cambio en un nivel de existencia, que en sí mismo es invisible desde y como la Conciencia misma.

Descansar como Conciencia Pura significa una paz tan fundamental que supera todos los ángulos de la Existencia hasta el punto de la Brillantez Invisible invertida por y como sí misma, a través del mismo punto de existencia: un portal que se encuentra en el centro del espacio de la cabeza.

Profundamente entregados a lo Absoluto, solo nos queda la paz de la Mente pura, que no hace referencia a nada más que el reconocimiento como Ser, el fundamento del Espacio Básico mismo. En lo más profundo del Respeto y Amor por lo que es Verdaderamente Verdadero, el abrazo del Silencio a través de cada uno de nuestros movimientos, en todos nuestros sentidos, es el creciente Amor y entrega a la Realidad.

Las dificultades de dejar de lado los lazos emocionales, el dolor emocional de vivir de acuerdo con la individualidad basada en deseos, esperanzas y sueños, nada de esto existe ni tiene validez en la relajación más profunda y la realización del Silencio Primordial. Por lo tanto, nada de eso tiene importancia en la Realidad Última tampoco.

Conocer al Absoluto con este nivel de franqueza requiere la rendición absoluta. Cualquier cosa menos la rendición absoluta a la realidad, hará un reconocimiento parcial y problemas para el resto del cuerpo. Sin embargo, la rendición definitiva se convertirá, a su vez, en un Fuego natural e incesante, que quema todo dentro de un ser.

La Eminencia del Silencio es prístina e intacta. No es un lugar para esconderse, escapar ni de salvación. Es Liberación, más allá de cualquiera que necesite un escondite, que necesite escapar o que necesite un salvador. En otras palabras, no hay ningún lugar para correr ni un lugar para esconderse.

Para despertarse verdaderamente, Uno se da cuenta y llega a la paz con la propia no existencia de los Unos. Pasar el miedo a la muerte simplemente muriendo a la no existencia por cesación del Ser.

CREENCIAS Y DESEOS

¿Por qué distinción se justifica y valida alguna expresión dentro de la existencia misma?

Por creencia y deseo. En la relajación con completa inexistencia, se ve que todo no solo contiene la misma validez, sino la misma invalidez en la igualdad.

Como tal, todo es reconocido como mi Ser descansando en la extensión de la Mente pura. Esta intensidad, que es el silencio, es lo que es. Sostiene como puro descanso, y sin objeción, la potencialidad completa de la existencia ilimitada. Desde la creencia misma, esto es imposible de comprender.

La identificación tiene un comienzo que solo puede verse como, desde y dentro de la existencia.

La identificación con la presencia, con la vida, es inútil. Es en sí mismo un aferramiento a la identidad con la existencia, un intento de seguridad y solidez, que es la semilla misma de la ignorancia. Este hecho, sin embargo, no invita a la exclusión ni a la negación de la existencia, sino a la perpetua concesión de su danza y su desarrollo y perfección ilimitados con respecto a la transparencia cada vez mayor.

La obviedad de la Presencia es el resultado de un cambio de identificación a realización. Sin embargo, se percibe como Ausencia en lugar de Presencia, por la percepción misma, debido a la falta de relación sujeto-objeto percibida.

Reconocer el silencio primordial en su desnudez, requiere la voluntad de abrazar los hechos de la vida. Como la Mente pura reconoce su propio sabor distintivo del Espacio, así es el cambio de la mente ordinaria a la Mente pura, que conlleva la muerte esencial; el movimiento del acuerdo para rendirse a la rendición real por cesación al fusionarse con la fuente.

Es el final de la tentación de existir: de insistir en sí mismo, que tiene su sede en la existencia y, por lo tanto, está fuera de la realidad/espacio como fuente abierta. Cada punto en existencia se reconoce como uno y lo mismo y se percibe como más allá de cualquier Punto único. El que se reconoce como Existencia es la Conciencia misma, un reflejo de la Conciencia pura.

Sin raíces de identificación, el ego nunca toca tierra como la solidez en existencia tampoco. Este hecho es lo que hace que las creencias y los límites se disuelvan automáticamente y sin esfuerzo, por el Fuego de la desnudez en la fusión directa con la conciencia pura.

Descansa mientras el Silencio Primordial escapa a todo pensamiento y, sin embargo, es el lugar libre de Inteligencia Pura. Para pensar, debe haber alguien reflexionando, sujeto y objeto. El silencio primordial es tan completo que incluso la idea de incompleto está completamente más allá de su alcance. Como el silencio primordial, todo se explica por sí mismo y fluye como olas en un océano.

Todo lo que encuentra su camino a la existencia, por el solo hecho de tener un comienzo, debe a su vez; También cumplir con su propio fin. Lo que sube debe cesar. Por la realidad del espacio, el nacimiento y la muerte están completamente entrelazados e irreales, reconocidos como simples olas en el Océano de la Realidad.

Si bien la ocurrencia de la iluminación a su ritmo más eficiente ocurre cuando la Fuerza de la Vida lleva a cabo la Demanda Interna de la Verdad, invita al desarrollo de la Vida misma como la evolución de la Conciencia y, en última instancia, como la exhibición de la Realidad.

Esta elaboración en/como en la vida es inevitable y ocurre como un cumplimiento de la lógica del Juego, en la cual la idea de «yo» surgió como la pieza central de la historia, que es anterior al Silencio Primordial. El alma parece ser lo que está en movimiento, y cuando el alma está inacabada e insatisfecha, también lo está la vida. Por la percepción de la identidad, no hay otro mecanismo distintivo disponible, sino dejar ir y rendirse a la Verdad.

Al hacer una distinción en la ilusión entre Universo y Realidad como Espacio, se hace una separación irreal, que crea un acantilado entre la Esencia del Ser y el Espacio Básico mismo. Es otra diferencia imaginada, que no existe, ya que la existencia y la no existencia no son más que lo mismo.

La realización de esta similitud se basa tanto en la rendición existencial hacia el abrazo completo (y la purificación) de la Vida, como en el estado natural del Espacio, del cual no está separado, y que sostiene la pantalla completa, como su Ser. Por su propia invitación, la existencia requiere su despliegue como Ser. Válido en su expresión y en todos los sentidos exigente de su propia rendición a través de la purificación del «yo». La existencia/vida no puede y no será excluida, ya que, en sí misma, es la exhibición de la Mente pura que ocurre a través del juego de la Consciencia.

La vida debe jugar a su propio fin. Al dejar que la vida viva plenamente, alcanzaremos el silencio absoluto, en el que no aparecerán más inventos o deseos dentro de nuestra percepción para desarrollarse. Los cielos del ser se volverán silenciosos a medida que cumplamos nuestros destinos y lleguemos a no querer más.

Sin objeción, la Vida de la Individualidad vive, con aprecio, gratitud y alegría, y sin necesidad de enfocarse en nada, sino en lo que surge como un enfoque completo en el movimiento de la Vida. Cada detalle se maneja con el mismo cuidado y el mayor cuidado de una totalidad de Rendición existencial, lo que sugiere la naturaleza más profunda posible del guerrero de la verdad. Una maravilla pura de simplicidad, en la que solo eso, por el cual está ocurriendo el Corazón de la Vida, existe y se desarrolla: en todo momento.

¿A DÓNDE FUE EL EGO?

Desde la extensión del Silencio Primordial, nunca estuvo allí.

El ego lleva su referencia y existencia compartimentada solo como un reflejo de «yo soy». La encarnación, que se revela como Verdad en forma, por su apariencia como Luz Negra encarnada, por lo tanto, no es más que la exhibición de la Existencia por la Máxima Sofisticación Existencial. A pesar de que este es el caso, no existe un propósito Otro o Más Profundo para la Existencia, que Exactamente Esta Educación y Sofisticación desarrollada en y como el Espíritu mismo. La evolución de la conciencia.

Sin este reconocimiento, el Vacío del Silencio Primordial puede cumplirse, pero será eternamente conocido como Vacío y Vacío en lugar de la plenitud, que es, cuando el reconocimiento de la no distinción entre Vida y Verdad - lo relativo y lo Absoluto - ha ocurrido.

Con el juego del Espíritu superado por la realización como Silencio Primordial, la inevitable no creencia en la Existencia debe combinarse con la voluntad existencial de «pretender creer» en forma de fe. Jugar en la imagen reflejada, en lugar de lo que arroja el reflejo, es por lo tanto el Arte de la Vida en sí mismo, que hace posible el Amor y el Juego de la Conciencia en su máxima potencial, ya que de donde ha sucedido el verdadero Despertar, la Vida y el juego de Se convierte en una elección.





LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
MEDELLÍN - COLOMBIA
1997 - 2019

AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

SITE - MAP