LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY UNIVERSO VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS UNIVERSO VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES SUN TZU

FRASES Y CITAS SUN TZU

VER ESCRITOS SUN TZU

SUN TZU

MAS FRASES DE SUN TZU

  • Toda guerra es engaño.
  • La rapidez es la esencia de la guerra.
  • Prohíbe los augurios para evitar las dudas.
  • El verdadero objetivo de la guerra es la paz
  • El guerrero más sabio evita la confrontación.
  • Aparenta inferioridad y estimula su arrogancia.
  • Quien desea luchar debe primero saber el costo.
  • Un líder lidera con su ejemplo, no con su fuerza.
  • Uno puede saber cómo conquistar sin poder hacerlo.
  • En el miedo del caos existe también la oportunidad.
  • Aquel que sabe no predica, aquel que predica, no sabe.
  • Para conocer a tu enemigo debes convertirte en su amigo.
  • Si estas lejos del enemigo, hazle creer que estas cerca.
  • No se puede obtener la verdad de los espías sin sutileza.
  • En la superioridad numérica está la economía de la fuerza.
  • El arte de la guerra es de vital importancia para el estado.
  • El que sabe cuándo puede volar y cuándo no, será victorioso.
  • Las ruedas de la justicia giran lentamente, pero giran bien.
  • Las oportunidades se multiplican conforme se van aprovechando.
  • Invisible es el soldado que cumple su misión y regresa a casa.
  • El supremo arte de la guerra es someter al enemigo sin luchar.
  • Nunca interrumpas a tu enemigo cuando está cometiendo un error.
  • Si envías refuerzos a todas partes, serás débil en todas partes.
  • ¿Puedes imaginar lo que haría si pudiera hacer todo lo que puedo?
  • Grandes resultados pueden ser conseguidos con pequeños esfuerzos.
  • Preocúpate por la aprobación de las personas y serás su prisionero.
  • Ataca cuando no estén preparados, muéstrate cuando no eres esperado.
  • La victoria está reservada para aquellos dispuestos a pagar su precio.
  • Cansa a los enemigos manteniéndolos ocupados y no dejándoles respirar.
  • No hay ejemplo de una nación que se beneficie de la guerra prolongada.
  • El gobernante iluminado es atento y el buen general esta lleno de cautela.
  • Que la velocidad sea la del viento, y el ser compacto como lo es un bosque.
  • Nunca ha habido una guerra prolongado de la que un país se haya beneficiado.
  • Un rasgo de un gran soldado es que pelea en sus propios términos o no pelea.
  • La defensa es para tiempos de escasez, el ataque para tiempos de abundancia.
  • Convence a tu enemigo de que ganará poco si te ataca, esto disminuirá su interés.
  • El que es prudente y esta a la espera de un enemigo que no lo es, será victorioso.
  • Para que perciban las ventajas de derrotar al enemigo, deben tener sus recompensas.
  • Si tanto tu enemigo como tú sois ignorantes, entonces estáis en un certero peligro.
  • La invencibilidad radica en la defensa; la posibilidad de la victoria en el ataque.
  • Incluso la más fina de las espadas sumergida en agua salada eventualmente se oxidará.
  • Puedes ganar cuando nadie puede entender en ningún momento cuáles son tus intenciones.
  • En épocas de paz prepárate para la guerra, en épocas de guerra, prepárate para la paz.
  • Sólo cuando conoces cada detalle de la condición del terreno puedes maniobrar y luchar.
  • Si esperas frente al río lo suficiente, los cadáveres de tu enemigo pasarán frente a ti.
  • Si conoces al enemigo y a ti mismo, no debes temer el resultado de un ciento de batallas.
  • No dependas de que el enemigo no se muestre, depende más bien en estar preparado para él.
  • El desorden llega del orden, la cobardía surge del valor, la debilidad brota de la fuerza.
  • El general abarca las virtudes de sabiduría, sinceridad, humanidad, coraje y ser estricto.
  • Conoce a tu enemigo y conócete a ti mismo y podrás pelear en cien batallas sin un desastre.
  • Cuando los rehenes son enviados con elogios, es una seña de que el enemigo desea una tregua.
  • Puedes asegurarte de que tus ataques siempre golpeen si solo atacas los puntos desprotegidos.
  • Uno puede conocer la condición de todo un ejército por el comportamiento de un simple hombre.
  • Por tanto, lo que es de suprema importancia en la guerra es atacar la estrategia del enemigo.
  • Si haces que los adversarios no sepan el lugar y la fecha de la batalla, siempre puedes vencer.
  • Maniobrar con un ejército es ventajoso. Maniobrar con una multitud indisciplinada, es peligroso.
  • Puedes asegurar la posición de tus defensas si sólo mantienes posiciones que no pueden ser atacadas.
  • Las armas son instrumentos fatales que solamente deben ser utilizadas cuando no hay otra alternativa.
  • Si conoces a tu enemigo mejor de lo que te conoces a ti mismo, el resultado de la batalla ya está decidido.
  • Si las instrucciones no son claras y las explicaciones y órdenes no son confiadas, la falta es del general.
  • Cuando los soldados comunes son muy fuertes y sus oficiales muy débiles, el resultado es la insubordinación.
  • Si tu enemigo es de temple colérico, busca irritarlo. Pretende ser débil, para que así crezca en arrogancia.
  • El general que gana la batalla hace muchos cálculos antes de pelear. El general que pierde hace pocos cálculos.
  • La peor táctica es atacar a una ciudad. Asediar, acorralar a una ciudad sólo se lleva a cabo como último recurso.
  • Deja que tus planes seas oscuros e impenetrables como la noche, y cuando hagas tu movimiento, golpea como el rayo.
  • Lo que los antiguos llaman un luchador astuto es aquel que no sólo gana, sino que resalta por ganar con sencillez.
  • No hay más de cinco colores primarios, sin embargo, combinándose producen más matices de los que nunca se han visto.
  • Nunca se debe atacar con cólera y con prisas. Es aconsejable tomarse tiempo en la planificación y coordinación del plan.
  • La calidad de la decisión es como la redada a buen tiempo de un halcón, lo que le permite atacar y destruir a su víctima.
  • Orden o desorden depende de la organización; coraje o cobardía de las circunstancias; fuerza o debilidad de la disposición.
  • El combatiente inteligente impone su voluntad en su enemigo, pero no permite que la voluntad de su enemigo le sea impuesta.
  • Las operaciones secretas son esenciales en la guerra; a través de ellas se basa el ejército para hacer todos sus movimientos.
  • Ganar cien veces en cien batallas no es el apogeo de la habilidad. Someter al enemigo sin pelear es el apogeo de la habilidad.
  • Para poder vencer al enemigo, todo el mando militar debe tener una sola intención y todas las fuerzas militares deben cooperar.
  • Cuando el enemigo esté relajado hazlo esforzarse. Cuando esté saciado, hazlo sentir hambre. Cuando esté asentado hazlo moverse.
  • Estrategia sin tácticas es el camino más lento hacia la victoria. Tácticas sin estrategia es el sonido que precede a la derrota.
  • Las personas deberían estar familiarizadas con la estrategia, aquellos que la entienden sobrevivirán, aquellos que no perecerán.
  • Todo hombre puede ver las tácticas que uso donde conquisto, pero lo que nadie puede ver es la estrategia que envuelve a la victoria.
  • Cuando las órdenes son razonables, justas, sencillas, claras y consecuentes, existe una satisfacción recíproca entre el líder y el grupo.
  • Haz que los adversarios vean como extraordinario lo que es ordinario para ti; haz que vean como ordinario lo que es extraordinario para ti.
  • El control sobre grandes fuerzas se rige por el mismo principio que controlar unos pocos hombres: es una mera cuestión de dividir sus números.
  • La oportunidad de asegurarnos contra la derrota esta en nuestras propias manos, pero la oportunidad de derrotar al enemigo la provee él mismo.
  • En el arte práctico de la guerra, lo mejor de todo es tomar entero e intacto el país del enemigo; hacerlo añicos y destruirlo no es tan bueno.
  • No hay más de cinco notas musicales, sin embargo, las combinaciones de éstas cinco dan como resultado más melodías de las que pueden escucharse.
  • Aquel que puede modificar sus tácticas en función de su oponente y así conseguir la victoria, podrá ser llamado capitán nacido del cuerno del cielo.
  • Solo los gobernantes iluminados y los generales sabios usan la mayor inteligencia del ejército para espiar, y por tanto consiguen grandes resultados.
  • Los buenos luchadores de antaño primero se ponen bajo la posibilidad de ser derrotados y entonces esperan a una oportunidad para derrotar al enemigo.
  • Los guerreros victoriosos primero ganan y después van a la guerra, mientras que los guerreros vencidos primero van a la guerra y después buscan ganar.
  • Pelear y conquistar en todas las batallas no es la suprema excelencia; la suprema excelencia consiste en romper la resistencia del enemigo sin luchar.
  • Confróntalos con la aniquilación y sobrevivirán; sumérgelos en una situación mortal y vivirán. Cuando la gente esta en peligro, son capaces de luchar por la victoria.
  • Considera a tus soldados como a tus hijos y te seguirán hasta los valles más profundos; míralos como tus propios amados hijos y estarán a tu lado incluso en la muerte.
  • He oído hablar de operaciones militares que han sido torpes y repentinas, pero nunca he visto a ningún experto en el arte de la guerra que mantuviese la campaña por mucho tiempo.
  • El que llega primero al campo de batalla espera fresco la llegada del enemigo para combatir. Quien llega tarde al campo de batalla tiene que apresurarse y llega exhausto al combate.
  • Un explorador puede ser rápido como el viento, un espía puede ser silencioso como el bosque y la infantería firme como la montaña. Pero a diferencia de ellos, yo conquisto con fuego.
  • El general que avanza sin codiciar la fama y se retira sin temer la desgracia, cuyo solo pensamiento es proteger a su país y dar un buen servicio a sus soberanos, es la joya del reino.
  • Si nuestros soldados no están cubiertos con dinero, no es porque detesten la riqueza; si sus vidas no son excesivamente largas, no es porque no se sientan inclinados hacia la longevidad.
  • Si la lucha asegura la victoria, entonces debes luchar, incluso si el gobernador lo prohíbe; si la lucha no asegura la victoria, entonces no debes luchar incluso por orden del gobernante.
  • Si sabemos que nuestros propios hombres están en condición de atacar, pero no son conscientes de que el enemigo no esta abierto a atacar, solo hemos recorrido medio camino hacia la victoria.
  • Es esencial buscar los agentes de los enemigos que han venido para espiarte y sobornarlos para servirte a ti. Dale instrucciones y cuida de ellos. Entonces, el doble de agentes son reclutados y usados.
  • Sé extremadamente sutil, incluso hasta el punto de lo informe. Sé extremadamente misterioso, incluso hasta el punto de la ausencia de sonido. De esta manera podrás ser el director del destino de tu oponente.

ARTICULO RELACIONADO

LAS CINCO LEYES DE SUN TZU

SUN TZU

EL ARTE DE LA GUERRA

Por Sun Tzu el año 490 a. de C., las cinco leyes del combate.

LA FE

Antes de entrar en combate, hay que creer en el motivo de la lucha.

El rabino Zuya tenía tanta fe que se propuso conocer los misterios divinos. Para ello, decidió imitar la vida de Moisés.

Durante años, intentó comportarse como el profeta, sin conseguir los resultados esperados. Una noche, agotado tras mucho estudiar, cayó rendido en sueños.

En sus sueños, Dios se le aparecía:

  1. ¿Por qué estás tan perturbado, hijo mío? –preguntó.
  2. Mis días en la Tierra terminarán, y estoy lejos de llegar a ser como Moisés –respondió Zuya-. He luchado con todas mis fuerzas, sin resultado alguno.
  3. Si Yo necesitara de otro Moisés, ya lo habría creado –dijo Dios-. Cuando te presentes delante de Mí para el Juicio Final, no te preguntaré por qué no fuiste como Moisés, sino quién fuiste tú. Intenta ser un buen Zuya.

EL COMPAÑERO

Escoge bien a tus aliados y aprende a luchar acompañado, porque nadie gana una guerra solo.

Un panadero quería conocer a un gran gurú, y lo invitó a comer. La víspera, este fue a la panadería disfrazado de mendigo, cogió un pan y empezó a comer. El panadero lo echó a la calle.

Al día siguiente, el gurú y un discípulo fueron a casa del panadero, y se encontraron con un gran banquete. En mitad de la comida, el discípulo preguntó:

  • ¿Cómo distinguir al hombre bueno del malo?
  • Basta con mirar a este panadero. Es capaz de gastarse diez monedas de oro en un banquete porque soy célebre, pero es incapaz de dar un pedazo de pan a un mendigo hambriento.

EL TIEMPO

Una lucha en invierno es diferente de una lucha en verano; un mal guerrero no presta atención al problema cuando este es pequeño. Y cuando crece, se siente incapaz de superarlo.

Un vendedor de camellos llegó a una aldea para vender sus hermosos animales a un precio inmejorable. Todos compraron, menos el Sr. oosep.

Un tiempo más tarde, llegó a la aldea otro vendedor con excelentes camellos, pero a un precio bastante más alto. En esta ocasión, Hoosep compró algunos animales.

  • No compraste los camellos cuando eran casi gratis, y ahora los compras por el doble –le criticaron sus amigos.
  • Aquellos que estaban baratos eran muy caros para mí, porque en aquella época tenía muy poco dinero –respondió Hoosep-. Estos pueden parecer más caros; sin embargo, para mí son baratos, puesto que tengo más que suficiente para comprarlos.

EL ESPACIO

No se lucha de la misma manera en un desfiladero que en una llanura. Considera siempre lo más favorable que hay a tu alrededor.

Caminaba por una pequeña carretera del norte de España cuando vi a un campesino tumbado en un jardín.

  • Está usted pisando las flores –le dije.
  • No –respondió-. Estoy intentando quitarles un poco de su dulzura.

LA ESTRATEGIA

El mejor guerrero es aquel que prepara bien su combate.

Los guerreros ninja van al campo donde se acaba de plantar el maíz. Obedeciendo la orden de su maestro, saltan por encima de los lugares donde se sembraron las semillas.

Todos los días los guerreros ninja vuelven al campo. La semilla se transforma en brote, y ellos saltan por encima. El brote se transforma en una pequeña planta, y ellos saltan por encima.

No se aburren. No creen que sea una pérdida de tiempo.

El maíz crece, y los saltos son cada vez más altos. Así, cuando la planta está madura, los guerreros ninja todavía son capaces de saltar por encima de ella.

¿Por qué?
Porque conocen bien su obstáculo.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020