LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MENTE VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MENTE VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES MEDITAR

FRASES Y CITAS MEDITAR

VER ESCRITOS MEDITAR

Adi Shankara: Hasta que no se alcance la experiencia directa de «Yo soy Brahman» debemos vivir valores de auto-control, etc., y practicar la escucha de maestros, la lectura de la Escrituras, y reflexionar y meditar diariamente sobre esas ideas.

Adi Shankara: Los deseos, etc. centrados en la mente, son objetos (del conocimiento). Es necesario meditar sobre la consciencia citt como Testigo de tales modificaciones mentales. Este estado se llama savikalpa-samadhi asociado con un objeto (del conocimiento).

Aelar: Porque es malo meditar, según Dios. Me dijeron que es malo meditar. Pensar en la nada. Yo soy cristiano y dijeron que es malo ante los ojos de Dios.

Anandamayi Ma: Él es el antídoto del dolor. Intenta constantemente llamarlo, meditar sobre Él, rezarle. Él es el Bien, la Paz y la Felicidad, la Vida de tu vida, el Atma.

Anatole France: Antes de suprimir un artículo de fe común es preciso meditarlo mucho. (Garduño)

Anthony de Mello: Merece la pena meditar este artículo, habla convincentemente al corazón de todo aquel que haya experimentado los tesoros que encierra el silencio.

Deepak Chopra: Las mejores intenciones de meditar se pueden quedar en intenciones. Unirte a un grupo puede hacer que te comprometas más con tu práctica.

Elizabeth Scott: El Mindfulness es una práctica, per no es solo meditación. Podemos llevar el Mindfulness a todos los aspectos de nuestra vida. Comprométete a meditar y practicar el Mindfulness como una forma de ser y vivir.

Epicuro: Debemos meditar, por tanto, sobre las cosas que nos reportan felicidad, porque, si disfrutamos de ella, lo poseemos todo y, si nos falta, hacemos todo lo posible para obtenerla.

Heraclito: A todo hombre le es concedido conocerse a sí mismo y meditar sabiamente.

Hindu: Meditar una hora, entrar un rato dentro de sí e inquirir hasta que punto tienen uno parte y corresponde al desorden del mundo, eso no lo quiere nadie.

JBN-LIE: ¿Sabía usted? Que las personas gastan millones para aprender a meditar, ¡Que estres!

JBN-LIE: Para saber que la reencarnación es una verdad innegable, deberá meditar conscientemente para ir a tu interior y descubrir esta verdad reveladora.

JBN-LIE: El hombre tiene la capacidad de meditar con los ojos abiertos, cuando tiene el poder de ver con los ojos de su interior.

JBN-LIE: El hombre pierde la capacidad de meditar con los ojos abiertos, cuando solo tiene el poder de ver con los ojos de su mente.

Jebuna: Para saber que la reencarnación es una verdad innegable, deberá meditar conscientemente para ir a su interior y descubrir esta verdad reveladora.

Jesus el Cristo: Lo que este método de meditar te aportará, será un alivio de los pensamientos y del estrés que tus presiones del ego están creando en tu interior.

Jiddu Krishnamurti: Si no ha sido serio y no tiene orden en su vida, si trata de meditar, caerá en la trampa de la ilusión. Si no hay orden olvídese de la meditación.

Jiddu Krishnamurti: Uno tiene que saber qué es estar solo, qué es meditar, qué es morir; y las implicaciones de la soledad, de la meditación, de la muerte, solo pueden ser conocidas al buscarlas. Estas implicaciones no pueden ser enseñadas, deben ser aprendidas.

Jiddu Krishnamurti: El Meditar te lleva al conocimiento propio al valor real de orar, a una verdadera acción. No hay confusión, no suplicáis a nadie que os saque de ella.

LIE: Meditar es aquietar la mente, para que el alma hable.

Omraam Mikhael: En la espiritualidad, se querrá ser místico durante los siete días, ser puro los siete días, tener buenos pensamientos los siete días, meditar los siete días… toda la vida.

Osho: No crees en el alma, eso no es un impedimento en la meditación. Puedes meditar; pues la meditación simplemente indica cómo acceder al interior de uno.

Paramanada: Preguntaron al maestro de meditación ¿Para qué meditar? El contesto con esta historia, luego uso como introducción a su primer libro de meditación.

Sadhguru Jaggi Vasudev: Aquel que no puede reír, no puede meditar. La risa es una cierta exuberancia de tu energía. La meditación es la exuberancia máxima de tu energía sin acción física.

Sesha: Meditar es navegar permanentemente sobre la certeza de la propia inmortalidad.

Sesha: Meditar es entregarse. Hay un momento donde la percepción interior en el Presente es una actitud de entrega.

Sesha: Aquello ama y se ama a Sí Mismo, y conoce y conoce a Sí Mismo, y se da cuenta que existe y existe en Sí Mismo. Y eso es, entonces, meditar.

Sesha: Meditar es el aquietamiento de la agitación mental. Meditar no es destruir la mente, sino aquietarla.

Shibendu Lahiri: Adhyatma es Atma + Adhyayan. Swadhyaya es Swa + Adhyaya. Ambos implican lo mismo, tienen el mismo significado, es decir, meditar sobre los movimientos del “yo”, del ego, sin “meditador”.

Thich Nhat Hanh: Amar es estar presentes. Debes meditar y respirar, sentir que estas vivo es algo maravilloso, es un milagro, quizás el más grande de los milagros.

ARTICULO RELACIONADO

MEDITAR CON LOS OJOS ABIERTOS

JBN-LIE

MEDITACIÓN CON OJOS ABIERTOS

Meditar con los ojos abiertos, practicando la atención plena.

Todos soñamos despiertos... nuestros ojos están abiertos pero no vemos lo que está frente a nosotros. Nos envolvemos en nuestros pensamientos. Esto sucede mientras hacemos casi cualquier cosa: caminar, lavar los platos, ver una película, trabajar, comer o tener una conversación, por nombrar algunos.

Puede parecer raro meditar con los ojos abiertos y poner en una misma frase “meditación” y “ojos abiertos”, pero se trata de una práctica que puede resultarte muy productiva. La meditación se suele hacer con los ojos cerrados por una buena razón: es más fácil no distraerse. No obstante, meditar con los ojos abiertos te permitirá desarrollar la capacidad de relajarte en cualquier situación, además de practicar la atención plena durante tu día a día, al tiempo que aprecias cualquier circunstancia que estés experimentando. Puedes llegar a meditar mientras haces un deporte.

Cuando tienes los ojos abiertos, ves el aquí y el ahora. Miras al mundo frente a ti, como es, en este momento.

Piensa en la experiencia de ver una magnífica puesta de sol o un cielo nocturno despejado. Su belleza y asombro tiene una forma de cautivar completamente nuestra atención. Aunque este estado de dicha no es la norma para nosotros, la naturaleza nos recuerda nuestra capacidad de estar plenamente presentes.

PERDIDOS EN EL AHORA

A menudo nuestras mentes deambulan por sí mismas, pero a veces se les indica. Por ejemplo, cuando vemos un árbol, puede indicarnos que pensemos en la última vez que estuvimos en el bosque. Y de repente comenzamos a pensar cuándo queremos ir a acampar a continuación. Luego viene a nuestra cabeza de a quién deberíamos invitar. Y después, oh, totalmente perdidos en el ahora, debemos recordar enviar un mensaje a nuestros amigos y reservar un campamento para este verano.

VOLVER A EL AHORA

Cuando meditamos con los ojos abiertos, naturalmente experimentamos la misma deambulación mental que experimentamos durante todo el día. Queremos la presencia de la meditación con los ojos abiertos sin dejarnos llevar por estímulos errantes o distractores. Para lograrlo damos a continuación unos sencillos consejos para volver a el ahora.

INSTRUCCIONES

Instrucciones para meditar con los ojos abiertos.

  1. Inicia la práctica con la intención de meditar con los ojos abiertos de forma regular. Al principio, puedes elegir un lugar y una hora donde estés relativamente libre de distracciones; aunque también podrías descubrir que una práctica más espontánea te funciona mejor y te harán regresar a el ahora. Cuando te sientas preparado, traslada el ejercicio a las experiencias cotidianas -practícalo, por ejemplo, mientras esperas el autobús o cuando estés preparando la cena-.
  2. Elige un objeto en el que concentrarte durante la meditación. No es imprescindible, pero averigua si te es de utilidad. Puede ser algo que tenga algún significado para ti o un objeto sencillo. Elije algo de la naturaleza o que sea natural, como un árbol, una planta de interior o la llama de una vela. Si ninguno de estos está disponible, intenta mirar aunque sea al suelo a unos metros de usted.
  3. Comienza sentándote o tendiéndote en una posición cómoda que puedas mantener durante unos 15 minutos. No tienes que meditar todo ese tiempo, pero puedes hacerlo en el caso de que estés disfrutando realmente. Meditar con los ojos abiertos promueve la plena consciencia del ahora que sobreviene tras prestar atención a tus sensaciones, así que modifica la postura si es necesario.
  4. Concéntrate en tu respiración. Percibe la inhalación, la exhalación y el pequeño intervalo entre ambas. Continúa sintiendo en tu interior tu respiración y presta atención a lo más profundo de tu organismo. Imagina tu respiración extendiéndose más allá de tu cuerpo y nota la conexión entre tú y lo que te rodea. Es la mejor forma de regresar a el ahora.
  5. Percibe cualquier sensación que te llegue. Advierte lo que piensas y lo que sientes. No es necesario que cambies lo que percibes; simplemente, percíbelo. Puede resultar difícil, así que continúa sintiendo tu respiración y concentrándote en ella para eliminar la conexión con cualquier distracción que surja. Al concentrarte en tu respiración, podrás permanecer en contacto con tu cuerpo, lo que te permitirá continuar con la meditación y profundizar en tu consciencia.
  6. Dirige tu mirada a lo que te rodea. Advierte todas las evaluaciones que hagas. Trátalas como si estuvieras en el cielo y fueran nubes que van flotando. Continúa centrando tu atención en la respiración.
  7. Mientras permaneces inmóvil, conduce tu atención hacia tus manos. Aquí comienza tu intento de sentir tu energía vital. Puedes notar hormigueo, calor, frescor o una sensación de amplitud en partes de tu cuerpo mientras diriges tu atención a tu alrededor. Sigue subiendo hasta los brazos, el cuello y la cabeza, y luego baja hacia el pecho, el abdomen, las piernas y los pies. Si te distraes, simplemente concéntrate en tu respiración, utilizando incluso las palabras “dentro” y “fuera” si te son de utilidad.
  8. Experimenta con la meditación mientras te mueves, hablas o escribes. Así averiguarás que meditar mientras haces cosas puede mejorar tu experiencia vital.
  9. Prepárate para terminar la meditación. Tómate un momento para notar cómo te sientes y darte las gracias a ti mismo por haber participado en el ejercicio. La meditación con los ojos abiertos te ofrece la oportunidad de relajarte sea cual sea el entorno (el cuarto de baño, la oficina, o incluso una tienda). Lleva contigo esa sensación de relajación mientras sigues con tu jornada y siempre estarás vibrando en el ahora.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020