LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY NADA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VACUIDAD VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES MAESTRO ECKHARDT

FRASES Y CITAS MAESTRO ECKHARDT

VER ARTÍCULOS MAESTRO ECKHARDT

Maestro Eckhardt: Un hombre pobre es el que nada quiere, nada sabe y nada tiene.

Maestro Eckhardt: La naturaleza nunca destruye nada a no ser que dé algo mejor.

Maestro Eckhardt: Un hombre justo es aquel que está formado en la justicia y transformado en su imagen.

Maestro Eckhardt: Si quieres ser consolado, olvídate de quienes están mejor [que tú] y piensa en todos aquellos que están peor.

Maestro Eckhardt: Los hombres justos toman tan en serio la justicia que, si dios no fuera justo, él no les importaría ni un comino.

Maestro Eckhardt: Está aquí y está allí, está lejos y está cerca, es profundo y es alto, en tal forma creado que no es esto ni aquello.

Maestro Eckhardt: Un Avemaría dicha de todo corazón y con desprendimiento tiene más fuerza y bondad que mil salterios dichos de cara a la exterior.

Maestro Eckhardt: Es luz, claridad, es todo tiniebla, innombrado, ignorado, liberado del principio y del fin, yace tranquilo, desnudo, sin vestido.

Maestro Eckhardt: Hay una potencia en el alma y no sólo una potencia sino [una] esencia y no sólo [una] esencia sino algo que desliga de la esencia.

Maestro Eckhardt: Debes atravesar y superar todas las virtudes y, debes tomar la virtud sólo en aquel fondo en donde es una con la naturaleza divina.

Maestro Eckhardt: Dios no nos ve cuando estamos en pecado. (...) Dios nos conoce en la medida en que estemos dentro de Él, es decir, en cuanto estemos sin pecado.

Maestro Eckhardt: Si el hombre se une a Dios por amor es desnudado de las imágenes y formado y transformado en la uniformidad divina, en la que él es uno con Dios.

Maestro Eckhardt: Dios unifica y encaja mejor conmigo que yo con El. El lugar más natural y propio de Dios es la unidad y la pureza porque éstas estriban en el retiro.

Maestro Eckhardt: El camino te conduce a un maravilloso desierto, a lo ancho y largo, sin límite se extiende. El desierto no tiene ni lugar ni tiempo, de su modo tan sólo él sabe.

Maestro Eckhardt: En todo lo que hay sobre la tierra y sobre el cielo nada le puede turbar, debe hallarse en tal paz que si el cielo y la tierra se hallarán invertidos, encontraría paz en Dios.

Maestro Eckhardt: Justo es aquello que es igual en el amor y en el sufrimiento y en la amargura y en la dulzura, [justo es] aquel a quien no lo estorba ninguna cosa para hallarse [como] uno en la justicia.

Maestro Eckhardt: ¿Qué es la vida? El ser de Dios es mi vida. Si por tanto mi vida es el ser de Dios, entonces el ser de Dios tiene que ser mi ser y el ser esencial de Dios mi ser esencial, ni más ni menos.

Maestro Eckhardt: El templo en el que Dios quiere dominar según su voluntad es el alma del hombre... Esa es la razón por la que Dios quiere tener el templo vacío, para que ahí dentro no haya nada que no sea él.

Maestro Eckhardt: Todas las cosas han sido creadas de la nada; por eso su verdadero origen es la nada, y en la medida en que aquella noble voluntad se inclina hacia las criaturas, cae con éstas en su propia nada.

Maestro Eckhardt: No hay que comprender a Dios ni considerarlo como algo ajeno a mí...Alguna gente simple se imagina que deberían ver a Dios como si estuviera allí y ellos aquí. Pero esto no es así. Dios y yo somos uno.

Maestro Eckhardt: ¡Oh alma mía, sal fuera, Dios entra! Hunde todo mi ser en la nada de Dios ¡Húndete en el caudal sin fondo! Si salgo de ti, tú vienes a mí, si yo me pierdo, a ti te encuentro. ¡Oh bien más allá del ser!

Maestro Eckhardt: Cuando el alma es ciega y no ve nada más, entonces ve a Dios... Un maestro dice: en su pureza más alta, el ojo, en donde no tiene color [en sí mismo], ve todos los colores... A través de lo que no tiene color se ven todos los colores.

Maestro Eckhardt: Hazte como un niño, ¡Hazte sordo y ciego! Tu propio yo ha de ser nonada, ¡Atraviesa todo ser y toda nada! Abandona el lugar, abandona el tiempo ¡Y también la imagen! Si vas sin camino por la senda estrecha, alcanzarás la huella del desierto.

Maestro Eckhardt: ¡Ahora prestad atención y mirad bien! Si el hombre fuera siempre virgen, no daría fruto alguno. Si ha de hacerse fecundo, es necesario que sea mujer. Mujer es el nombre más noble que se puede atribuir al alma, y es mucho más noble que el de virgen.

ARTICULO RELACIONADO

EL SERMÓN DEL RETIRO

MAESTRO ECKHARDT

ECKHART DE HOCHHEIM

Eckhart de Hochheim (Turingia, c. 1260 – c. 1328), más conocido como Maestro Eckhart (en alemán: Meister Eckhart) fue un dominico alemán, conocido por su obra como teólogo y filósofo y por sus escritos que dieron forma a una especie de misticismo especulativo, que más tarde sería conocido como mística renana. Es llamado Meister en reconocimiento a los títulos académicos obtenidos durante su estancia en la Universidad de París. Fue maestro de teología en París en diversos períodos y ocupó varios cargos de gobierno en su Orden, mostrándose especialmente eficiente en su asistencia espiritual a la rama femenina dominica.

Fue el primer teólogo de la Universidad de París en ser sometido a un proceso por sospecha de herejía.

Advertencia: Aunque este articulo sobre "EL RETIRO" tiene cierto sabor religioso no deja de ser muy instructivo.

EL RETIRO

El sermón del retiro.

Cuál es la virtud que hace al hombre más semejante a Dios e igual a su arquetipo, tal como era Dios, antes de que éste hiciera a las criaturas? Cuando ahondo en todo lo que se ha escrito acerca de la materia, no encuentro otra virtud que el retiro o desasimiento puro y simple de todo lo creado. Con esta intención dice nuestro Señor a Marta: "Solo una cosa es necesaria".

Lo que significa: Quien quiera ser limpio y puro debe poseer una cosa: RETIRO.

RETIRO

Muchos maestro ensalzan el amor como alta virtud.

Pablo, dice: "Por muchas obras que yo haga, si no tengo amor, nada soy". Pero yo coloco el retiro por encima, todavía, del amor. En primer lugar, lo mejor del amor es que me fuerza a amar a Dios. Pero es algo más importante que yo fuerce a Dios, consiste en que yo y Dios seamos uno. Porque Dios puede encajar y unificarse mejor conmigo que yo con El. Y que el retiro fuerza a Dios, lo demuestro así: todo se halla a gusto en su lugar natural y propio. El lugar más natural y propio de Dios es la unidad y la pureza, y éstas estriban en el retiro. Por eso Dios no puede dejar de entregarse a un corazón retirado.

La segunda razón por la cual prefiero el retiro al amor es: Que si el amor me lleva a soportarlo todo por Dios, el retiro a no poder recibir más que a Dios, Y esto es lo supremo. Porque en el dolor el hombre mira todavía a la criatura por la cual sufre, mientras que en el retiro se halla desligado de toda criatura. Que el retiro no es susceptible más que de Dios, lo demuestro así: Lo que tiene que serlo dentro de algo. Ahora bien, el retiro esta tan cerca de la pura nada, que nada hay lo bastante fino para encontrar sitio en él, como no sea Dios. El es tan simple y tan fino, que encuentra sitio bastante en el corazón retirado, desprendido. Lo acogible es acogido y abarcado, siempre, según la especie particular de quien lo acoge; así también todo lo cognoscible e aprendido y comprendido según la facultad de quien lo conoce, y no como es en sí...

...También coloco el retiro por encima de la misericordia. Tampoco ésta consiste en otra cosa sino en que el hombre sale de sí hacia los achaques de sus prójimos y su corazón queda conturbado. De esto se halla libre el retiro, que permanece en sí y no se deja conturbar nada. En una palabra, si examino cada una de las virtudes, ninguna encuentro tan perfecta ni me asemeja tanto a Dios como el retiro...

PODER

Ahora preguntarás: ¿Qué es, pues, el retiro, que esconde un poder tan fuerte?

El verdadero retiro significa que el espíritu permanece tan inconmovible ante todo lo que le pasa, agrado o pena, honra o vergüenza, como una ancha montaña permanece quieta dentro del viento.

Este inconmovible retiro es los que más asemeja los hombres a Dios. Porque el que Dios sea Dios estriba en su inconmovible retiro; de ahí fluye su pureza, su simplicidad, su inmutabilidad. Si, pues, el hombre tiene que ser igual a Dios (en la medida en que una criatura puede alcanzar esta igualdad), esto no puede ocurrir más que por retiro. Transporta a los hombres a la pureza, de aquí a la simplicidad y de aquí a la inmutabilidad; y estas propiedades producen una igualdad entre Dios y los hombres. Esta igualdad tiene que venir por la gracia. Es lo único que eleva al hombre sobre lo temporal y lo purifica de todo lo pasajero. Permíteme que te diga:

VACÍO

Estar vacío de todo lo creado es tanto como estar lleno de dios.

Ahora, otra cuestión: ¿Cuál es el objeto del puro retiro? Su objeto no es esto ni aquello; va a una pura nada, porque se abre al estado más excelso, en el cual Dios puede regirnos a su antojo.

Ahora bien: Dios no puede actuar en todos los corazones según quisiera. Porque, si bien es Todopoderoso, no puede actuar si no encuentra ya disposición o si no la provoca. O si no la provoca, añado, teniendo en cuenta a Pablo, porque en él no encontró disposición alguna, sino que le preparó antes, derramando sobre él su gracia. Por eso digo que Dios gobierna según seas la disposición que encuentre. Así, gobierna de manera distinta en el hombre que en la piedra. de esto tenemos un ejemplo en la naturaleza: Si encendemos un horno y colocamos en él una masa de avena, otra de cebada, otra de centeno y otra de trigo, aunque hay solo una clase de calor en el horno, no provoca en todas las masas el mismo efecto, sino que con una hace pan fino, con otra un pan más basto, y con la otra más basto todavía. No es culpa del calor, sin de la materia, que no era la misma.

LA PURA NADA

En un corazón donde hay sitio todavía para esto y aquello es facial que se halle algo que impida a Dios actuar por completo.

Si el corazón tiene que estar perfectamente dispuesto, deberá descansar en la pura nada, y ésta constituye, al mismo tiempo, la mayor fortuna que podemos tener. Toma un ejemplo de la vida: Si quiero escribir en una tabla y hay algo ya escrito en ella, me confundirá, por muy bello que sea lo escrito; si quiero escribir bien, tendré que borrar lo que hubiere, y lo mejor será que no haya nada escrito. Del mismo modo, si Dios tiene que escribir en mi corazón a la perfección, todo lo que sea esto o aquello tiene que desaparecer de él. Entonces podrá Dios realizar por completo su suprema Voluntad. Por tanto, ningún esto o aquello puede ser objeto del corazón retirado.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019