LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES DIOGENES DE SINOPE



ESCRITOS FRASES

FRASES DIOGENES DE SINOPE

VER ESCRITOS DIOGENES DE SINOPE

DIÓGENES DE SINOPE

MAS FRASES DE DIÓGENES DE SINOPE

  • La palabra tiene mucho de aritmética: divide cuando se utiliza como navaja, para lesionar; resta cuando se usa con ligereza para censurar; suma cuando se emplea para dialogar, y multiplica cuando se da con generosidad para servir.
  • Las gentes dan limosna a los pobres y no a los filósofos porque piensan que pueden llegar a ser pobres, pero nunca a ser filósofos.
  • La envidia es causada por ver a otro gozar de lo que deseamos; los celos, por ver a otro poseer lo que quisiéramos poseer nosotros.
  • Las mordeduras más peligrosas son las del calumniador entre los salvajes y las del adulador entre los animales domésticos.
  • Es preferible la compañía de los cuervos a la de los aduladores, pues aquellos devoran a los muertos y estos a los vivos.
  • La sabiduría sirve de freno a la juventud, de consuelo a los viejos, de riqueza a los pobres y de adorno a los ricos.
  • Callando es como se aprende a oír, escuchando es como se aprende a hablar; después, hablando, se aprende a callar.
  • Debemos tener buenos amigos que nos enseñen lo bueno; y perversos y crueles enemigos que nos impidan obrar mal.
  • Probablemente los asno se rían de ti, pero no te importa. Así, a mí no me importa que los demás se rían de mí.
  • Cuando somos jóvenes no ha llegado el tiempo adecuado de casarnos todavía, y cuando somos viejos ha pasado ya.
  • Otros perros solo muerden a sus enemigos, mientras que yo también muerdo a mis amigos con el fin de salvarlos.
  • Callando es como se aprende a oír; oyendo es como se aprende a hablar; y luego, hablando se aprende a callar.
  • No hay un bastón lo bastante duro para que me aparte de ti, mientras piense que tengas algo que decir.
  • ¿Por qué no descansas ahora si es lo que quieres? Después morirás. Todos morimos en mitad del viaje.
  • Prefiero no tener más que sal para lamer en Atenas, a cenar como un príncipe en la mesa de Cratero.
  • El único medio para que el hombre conserve su libertad es estar siempre dispuesto a morir por ella.
  • Mira bien quién es tu enemigo, porque si por tal le tienes y no lo es, puede ser tu enemigo mayor.
  • No os preguntéis cómo sobreviviré sin mi esclavo, preguntad a mi esclavo cómo sobrevivirá sin mí.
  • Estás loco. Yo estoy descansando ahora. No conquisté el mundo y no veo la necesidad de hacerlo.
  • Si tú aprendieras a comer lentejas no tendrías que ser sumiso y adular tanto al emperador.
  • Los grandes son como el fuego, al que conviene no acercarse mucho ni alejarse de él.
  • Preguntaron a Tales qué era más difícil al hombre y contestó: conocerse a sí mismo.
  • ¡Ojalá, frotándome el vientre, el hambre se extinguiera de una manera tan dócil!
  • Muévete hacia la derecha, me estás tapando el sol. Eso es todo lo que necesito.
  • Cuando llegué a Atenas, quise ser discípulo de Antístenes, pero fui rechazado.
  • Tenemos dos orejas y una sola lengua para que oigamos más y hablemos menos.
  • Los dioses no necesitan nada; los que se parecen a los dioses, pocas cosas.
  • Yo lo que se hacer es mandar. Comprueba si alguien quiere comprar un amo.
  • En la casa de un hombre rico no hay más lugar para escupir que su cara.
  • Los malvados obedecen a sus pasiones, como los esclavos a sus dueños.
[1 de 2]

VER FRASES VERDAD