LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME MEDITACION ARTICULOS Y ESCRITOS PARA HOY FRASES DOBLES HD AMOR - ESPIRITUALIDAD MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES Y PENSAMIENTOS
ALEJANDRO JODOROWSKY



ESCRITOS FRASES

FRASES Y CITAS
ALEJANDRO JODOROWSKY

VER ESCRITOS ALEJANDRO JODOROWSKY

ALEJANDRO JODOROWSKY

MAS FRASES DE ALEJANDRO JODOROWSKY

  • Maestro, ¿cuándo seré fuerte? Cuando aprendas a no dañar.
  • El acto poético debe siempre ser positivo, ir en el sentido de la construcción y no de la destrucción.
  • La psique infantil se identifica a ese sonido con el que constantemente atraen su atención y lo incorpora a su existir como si fuera una víscera más.
  • El ego es sordo; sordo y ciego.
  • Lo que das, te lo das. Lo que no das, te lo quitas.
  • Todo lo que insistes en ignorar de ti mismo, tarde o temprano te hará la vida imposible.
  • Hoy mismo deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.
  • Haz siempre, porque si no haces, te arrepentirás, y si haces y te equivocas, al menos habrás aprendido algo. No quieras nada para ti que no sea también para los otros. No seas lo que otros quieran que seas; sé lo que tú eres.
  • No hay alivio más grande que comenzar a ser lo que se es. No estamos en el mundo para realizar los sueños de nuestros padres, sino los propios.
  • Cesa de definirte: concédete todas las posibilidades de ser, cambia de caminos cuantas veces te sea necesario.
  • Debajo de la enfermedad, está la prohibición de hacer algo que deseamos o la orden de hacer algo que no deseamos.
  • Maestro, ¿cuándo seré fuerte? —Cuando aprendas a no dañar.
  • El dinero es como el Cristo; te bendice si lo compartes.
  • La familia, la sociedad, la cultura, nos pone en un molde; cuando nos salimos del molde, empieza la curación y, no solo eso: hay que hacer algo que nunca haya hecho uno y mientras más difícil, mejor.
  • Si no soy yo, ¿quién? Si no es así, ¿cómo? Y, si no es hoy, ¿cuándo?.
  • El último ser humano vivo lanzó la última paletada de tierra sobre el último muerto. En ese instante mismo, supo que era inmortal; porque la muerte sólo existe en la mirada del otro.
  • Fueron semillas mis errores.
  • Escucha más a tu intuición que a tu razón. Las palabras forjan la realidad pero no lo son.
  • Aunque tengas una familia numerosa, otórgate un territorio personal donde nadie pueda entrar sin tu permiso.
  • Ver como nos vemos, vernos y comprender que para comprender hay que volverse ciegos. Haz lo que estas haciendo lo mejor posible.
  • La mente humana, al encontrarse frente a otra mente más potente que ella, tiene tendencia a olvidarse de sí misma.
  • La mente no se conforma; esta ahí. Su calidad depende del uso que hagas de ella.
  • La mentira mayor es el ego.
  • Cuando los países se desmoronan y se caen, lo único que queda de ellos es la cultura, por eso es tan importante. Un país sin cultura va a la desaparición. Creo que hay que dedicar un capital a la cultura.
  • La poesía es sólo amor, transgrede las prohibiciones y se atreve a mirar de frente a lo invisible.
  • Felicidad es estar cada día menos angustiado.
  • Cuando dudes entre hacer y no hacer escoge hacer. Si te equivocas tendrás al menos la experiencia.
  • Uno se vuelve sabio sólo en la medida en que atraviesa su propia locura.
  • La palabra que describe al mundo no es el mundo.
  • La verdad nunca se obtiene de nadie; uno la lleva siempre consigo.
  • Le pido al cine lo que muchos estadounidenses le piden a las drogas psicodélicas.
  • Los pájaros nacidos en una jaula creen que volar es una enfermedad.
  • Los sueños interpretados no son importantes. Los importantes son los lúcidos: cuando eres y te haces consciente de lo que estás soñando. El arte y la poesía también son muy importantes.
  • Me dicen que soy un estafador. Pues si lo soy, pero un estafador sagrado.
  • Me llamo Alejandro Jodorowsky. Mejor dicho: me llaman Alejandro Jodorowsky. Yo no me llamo nada.
  • Ni tan rápido que alcances la muerte ni tan lento que ella te alcance a ti.
  • ¡La vida no está ahí para satisfacer los deseos del primer perezoso que se presente! La vida no te corresponde sino en la medida en que te entregas a ella y te esfuerzas en superar tu egocentrismo.
  • No me gusta el arte que diviniza el ombligo de quien lo practica.
  • No satisfacer los deseos no es sufrimiento, porque el prodigio es tener deseos.
  • El acto poético debe siempre ser positivo, ir en el sentido de la construcción y no de la destrucción….
  • El cerebro es un universo en constante expansión y movimiento. Vamos en una cárcel racional que navega dentro de un loco.
  • Uno no va al teatro para escapar de sí, sino para restablecer el contacto con el misterio que somos todos.
  • El ave del espíritu debe liberarse de la jaula racional.
  • Para cambiar el mundo es necesario comenzar por uno mismo.
  • Piensas una cosa, deseas otra, amas otra, haces otra cosa.
  • Si cierro mis manos, el agua se escurre.
  • Solo has de adquirir el poder de ayudar. Un arte que no sirve para sanar no es arte. Todavía nos queda mucho por conocer del propio hombre; sigue siendo un misterio y lo seguirá siendo, probablemente.
  • Un día dejaremos de rezar y nos pondremos a vomitar flores.
  • Un filósofo que no podía caminar porque pisaba su barba se cortó los pies.
  • A veces perder es ganar y no encontrar lo que se busca es encontrarse.
  • Los pájaros que nacen en una jaula piensan que volar es una enfermedad.
  • Un día, alguien me mostró un vaso de agua que estaba medio lleno. Y él dijo: ¿Está medio lleno o medio vacío?. Así que bebí el agua. No más problema.
  • No cuentes el tiempo sino tus transformaciones.
  • No te apegues a nada que pueda destruirte en el transcurso del tiempo.
  • El fracaso no significa nada, solo significa cambiar de ruta.
  • Uno se vuelve sabio solo en las medidas, mientras atraviesa su propia locura.
  • Te vas pero también aquí te quedas. Si las ramas crecen queriendo ocupar el cielo entero, las raíces nunca abandonan la tierra donde nacieron.
  • Por primera vez descubrí la dulzura de ser yo mismo, sin estar deformado por el dolor o el miedo.
  • Estás involucrado en la locura. Me siento obligado a acompañarte.
  • El topo es un animal que cava galerías bajo la tierra buscando el sol ya veces el camino a la superficie: cuando el sol, queda ciego.
  • Esta es la verdadera libertad: ser capaces de dejarnos a nosotros mismos, cruzar los límites de nuestro pequeño mundo para abrir el universo.
  • Otorga a cada palabra raíces en el corazón.
  • El amor es un intercambio de silencios.
  • Para un verdadero artista, las dificultades se convierten en oportunidades y las nubes se vuelven presentes.
  • Pasé de los insultos al silencio. Eran menos dolorosos los primeros.
  • Si echamos una mirada a las circunstancias que nos llevaron al milagro, comprenderemos que fuimos dirigidos por una fuerza inimaginable.
  • Soledad es no saber estar consigo mismo.
  • La mente no se conforma; está ahí. Su calidad depende del uso que hagas de ella.
  • Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal, considéralo tu maestro.
  • Uno no va al teatro para escapar de sí mismo, sino para restablecer el contacto con el misterio que todos somos.
  • Cuando te lleves la vida que había vivido toda mi vida con las manos vacías.
  • El silencio no tiene límites para mí; los límites los pone la palabra.
  • Dondequiera que vas arrastras una sombra tan inmóvil como el ladrón crucificado.
  • La verdadera misión del arte es sanar, y sanar es descubrir la belleza de nuestra alma.
  • El mundo es lo que tú piensas que es; pero el que piensa no eres tú.
  • Ése es el grave problema de esta sociedad: está llena de deseos de consumir y de aparentar, pero hay muy pocas ganas de ser.
  • Tal vez si prohibieran la literatura como la cocaína, la gente por puro morbo, buscaría meterse un par de líneas.
  • El error está permitido, siempre que se cometa una sola vez y dentro de una búsqueda sincera de conocimiento. Ésa es la condición humana: el hombre busca el conocimiento.
  • Cuando la diana se vuelva tan grande como un elefante en tu mente, no podrás perderla.
  • La belleza es el límite máximo al que podemos acceder a través del lenguaje. No podemos alcanzar la verdad, pero podemos aproximarnos a ella a través de la belleza.
  • Por amor, no solo copiamos los valores de nuestros padres, sino también sus enfermedades.
  • La mayoría de los directores hacen películas con sus ojos; yo hago películas con mis testículos.
  • No quiero nada para mí que no sea para todos.
  • Eres esclavo de aquello que bautizas con tu nombre.
  • Una vez por semana, enseña gratis a los otros lo poco o mucho que sabes. Lo que les des, te lo das. Lo que no les des, te lo quitas.
  • Cuando te acaricié me di cuenta que había vivido toda mi vida con las manos vacías
  • No vivo en Francia, vivo en mí mismo.
  • Vamos en una cárcel racional que navega dentro de un loco.
  • Tú eres excremento. Puedes convertirte en oro.
  • Que hable el dios interior que está en cada uno de nosotros. El templo es tu cuerpo y el sacerdote es tu corazón: es desde aquí donde debe comenzar toda conciencia.
  • Lees mucho, tal vez un día cometas la estupidez de querer ser escritor.
  • No sé adónde voy, pero sé con quién voy.
  • No sé dónde estoy, pero sé que estoy en mi.
  • No sé qué es Dios, pero Dios sabe lo que soy.
  • No sé lo que es el mundo, pero sé que es mío.
  • No sé lo que valgo, pero sé no compararme.
  • No sé lo que es el amor, pero sé que gozo tu existencia.
  • No puedo evitar los golpes, pero sé cómo resistirlos.
  • No puedo negar la violencia, pero puedo negar la crueldad.
  • No puedo cambiar al mundo, pero puedo cambiarme a mí mismo.
  • No sé lo que hago, pero sé que lo que hago me hace.
  • No sé quién soy, pero sé que soy el que no sabe.
  • No me agradezcas lo que te he dado; me ha sido dado para ti.
  • El dinero es como el Cristo, te bendice, si lo compartes.
  • Tú me maldices y yo te bendigo.
  • Como la del sol, tu luz es para todos; ama incluso lo que parece odioso.
  • Cuando se abre una flor, es primavera en todo el mundo.
  • Lo que les des, te lo das. Lo que no les des, te lo quitas.
  • Lo que les des, te lo das. Lo que no les des, te lo quitas
  • El sol, para brillar, no necesita ni esperanza.
  • El ego es sordo; sordo y ciego. El ego debe ser domado.
  • Lo que busco me persigue.
  • Oigo lo que dices, en lo que no dices.
  • Ve donde respetan tu alma, no donde respetan tu traje.
  • La frustración está provocada por una sociedad que nos pide ser lo que no somos y nos culpa de ser lo que somos.
  • No es que yo sea fiel, es que en mí no hay más sitio: tu amor me llena.
  • Te amo como las enredaderas: mueren donde se amarran.
  • Cuando te enamoras no necesitas creer en el amor, lo conoces.
  • Recibir el amor, es darlo todo.
  • El amor es como el mercurio: si lo tienes con la mano abierta, permanece en tu palma; si le empuñas, se te escapa por entre los dedos.
  • Amor es lo que tenemos mi gato y yo: ¡no nos pedimos nada, ni él quiere cambiarme, ni yo a él! Eso es el amor, estar contento con la existencia del otro, simplemente. No esperar nada de él.
  • Aunque temas amar, amas. El verdadero amor es incontrolable.
  • Escucha el canto de tu corazón. No seas cobarde, aspira a lo imposible.
  • No seas tan celoso. Si tu clavo está bien enterrado, les costará trabajo sacarlo.
  • Apláudeme, insúltame, búrlate, envídiame. Te estas descubriendo a ti mismo.
  • Lo que criticas en otros, está en ti. Lo que no está en ti, no lo ves.
  • A veces perder es ganar y no encontrar lo que se busca, es encontrarse.
  • No hay alivio más grande, que comenzar a ser lo que se es.
  • Haz siempre, porque si no haces, te arrepentirás, y si haces y te equivocas, al menos habrás aprendido algo.
  • No hay fracaso, simplemente se cambia de camino.
  • Hay que morir unas cuantas veces, antes de poder vivir de verdad.
  • No quieras nada para ti, que no sea también para los otros.
  • Más que preocuparte por el ¿Qué dirán?, preocúpate por el ¿Qué diré yo de mí mismo?
  • Deja de criticar tu cuerpo. Acéptalo tal cual es, sin preocuparte de la mirada ajena. No te aman porque eres bella. Eres bella porque te aman.
  • No seas lo que otros quieran que seas, sé lo que tú eres.
  • Cada ancestro de tu árbol es un don que hay dentro de ti, para ser usado a tu favor y al de todo el Universo.
  • Debajo de cada enfermedad, está la prohibición de hacer algo que deseamos o la orden de hacer algo que no deseamos. - Piensas una cosa, deseas otra, amas otra, haces otra cosa.
  • Aquel que no se aferra a nada, lo posee todo.
  • Bendice a quien te abandona porque te devuelve a ti mismo.
  • Tus creencias no son más que contratos sentimentales, que has firmado cuando niño con tu familia.
  • Los pájaros nacidos en jaula creen que volar es una enfermedad.
  • La vejez va a lo esencial sin malgastar energías en luchas inútiles. Dice la verdad a quien sabe escucharla y su silencio es respuesta a oídos sordos.
  • La vejez del cuerpo es real y obligatoria. La vejez del alma es una ilusión: ella, juventud eterna, viaja en el tiempo, pero no pertenece al tiempo.

ARTICULO RELACIONADO ALEJANDRO JODOROWSKY

EL VIEJO PUEDE MADURAR O ENVEJECER

ALEJANDRO JODOROWSKY

MADURAR Y ENVEJECER

Diferencia entre madurar y envejecer

Hay una gran diferencia entre madurar y envejecer, una enorme diferencia, y la gente siempre se equivoca. Creen que envejecer es madurar, pero el envejecimiento pertenece al cuerpo. Todo el mundo envejece, todo el mundo se vuelve viejo, pero no necesariamente maduro. La madurez es un crecimiento interior. El envejecimiento no es algo que tú haces, sino algo que sucede físicamente.

¿Qué quiere decir realmente madurar?

El ser humano nace para realizar la vida, pero todo depende de él. Puede perdérsela. Puede ir respirando, puede ir comiendo, puede ir envejeciendo, puede ir en dirección a la tumba, pero esto no es vida. Esta es una muerte gradual desde la cuna hasta la tumba, una muerte gradual de setenta años de duración. Y, debido a que millones de personas a tu alrededor están muriendo esta muerte lenta, gradual, tú también empiezas a imitarlos. Los niños lo aprenden todo de quienes tienen a su alrededor, y estamos rodeados de muertos.

Tenemos por tanto que entender qué significa para mí la vida. No puede ser simplemente envejecer; tiene que ser madurar. Y, estas son dos cosas diferentes. Cualquier animal es capaz de envejecer. Madurar es la prerrogativa de los seres humanos. Sólo unos pocos reclaman el derecho.

Si realmente maduras significa que lo has conocido totalmente, y porque lo has conocido, el misterio se ha acabado, entonces no hay nada más que explorar. En ese conocer, toda la energía, la energía se transmuta en amor, compasión. Entonces das porque te embarga la alegría. Entonces el hombre mayor es el hombre más bello del mundo, el hombre más limpio del mundo.

«No nos queda más remedio que envejecer; Si envejeces gozosamente, la vejez es hermosa por sí misma: está dotada de nobleza, plenitud, madurez y sensatez».

Veamos al mejor estilo de Alejandro Jodorowsky la felicidad de envejecer...

ENVEJECER FELIZ

Una forma sutil de exaltar a los viejos.

El inconsciente colectivo, atravesando el miedo a las decadencias física y espiritual, ha creado chistes en los que, de forma sutil, se exalta a los viejos. He aquí seis de ellos, además de un cuento hindú y una historia sufí, en los que el personaje de edad muestra una sabiduría y una delicadeza ejemplares.

NO CONTRADECIR

El hombre más viejo del mundo recibe la visita de un joven periodista, activo e impetuoso.

El joven periodista le pregunta:

  • Señor, ha logrado vivir una cantidad de años...
  • ¿Tiene un método?
  • Sí. Tengo un método.
  • ¿Y cuál es?
  • Algo muy simple: nunca contradigo a nadie.
  • ¿Sólo eso? ¡No es posible!
  • Sí, sí, no es posible.

El viejo nos enseña a ir a lo esencial sin malgastar nuestras energías en luchas y discusiones inútiles. Se dice la verdad a quien sabe escucharla. El silencio es la mejor respuesta para los oídos sordos. El gran maestro de la ceremonia del té Sen no Rikyu, al que ya citamos antes, dice en uno de sus poemas:

Es necio quien juzga sin estudiar.
Al hombre que lo desea verdaderamente,
con una profunda simpatía le enseño,
sin ocultar, los secretos del té.

EL ÉXITO

El hombre más viejo del mundo siempre ha tenido éxito en todo lo que ha emprendido.

El joven periodista le pregunta:

  • ¿Cuál es su secreto?
  • El secreto de mis éxitos es la paciencia con que hago lo que debo hacer.
  • ¿En verdad es eso?
  • ¡No me dirá usted que puede, por ejemplo, transportar agua en un colador!
  • Sí puedo, a condición de esperar pacientemente que el agua se hiele.

El viejo insinúa al joven que los principales ingredientes de toda realización son la paciencia y la perseverancia. Sin embargo, calla un valor que no ve en quien lo interroga: para insistir y perseverar hay que desarrollar una sólida confianza en uno mismo y en el valor de lo que se emprende. El amor a la obra sustituye el amor a los premios.

LA PALOMA

El hombre más viejo del mundo ha amasado una enorme fortuna.

El joven periodista le pregunta:

  • ¿Cómo la ha logrado?
  • Me enriquecí vendiendo palomas mensajeras.
  • ¿Cuántas vendió?
  • Una sola, que siempre regresó.

Podemos interpretar «una enorme fortuna» como «un alto nivel de consciencia». El viejo nos enseña a lograr esto concentrando la atención, las fuerzas y la fe en una única finalidad. En lugar de cavar un centenar de pozos poco profundos, es mejor cavar uno solo hasta llegar al agua escondida.

EL PLATO

Un viudo está en su hogar con toda su familia, hijos, nueras, nietos. El jefe de su hijo viene a tomar café. Le han preparado un gran pastel. Todos están muy nerviosos, sólo el viejo conserva la calma... Con gran ceremonia, las mujeres traen el pastel. Lo cortan, pero olvidan dar un trozo al viejo. Mientras los otros comen, el anciano de pronto alza su plato y dice humildemente:

  • Perdonad, ¿necesita alguien un plato limpio?

El viejo nos enseña a pedir ofreciendo. La mejor manera de aprender algo es comenzar a enseñar. Si queremos curamos, comencemos a sanar a los otros. Si queremos tener, comencemos por dar.

LA MIEL

Un viejo está invitado a cenar en casa de una dama muy avara. Ella le sirve una taza de té y una tostada cubierta con una fina capa de miel.

Viendo esto, el anciano le dice:

  • ¡Oh, señora, es usted muy generosa!
  • ¡Tiene una sola abeja y me ha dado toda su miel!

El viejo nos enseña a no criticar despreciando al otro, pues de ese modo sólo conseguiríamos aumentarle las defensas. Es mejor revelarle su egoísmo interpretándolo como generosidad. No sintiéndose atacado, pero sí querido, el otro abrirá su corazón, conociendo el goce de dar...

LA SABIDURÍA

Un viejo acude a buscar a su nieto al colegio.

Una madre sale del lugar diciendo a su hijo:

  • ¡Niño descuidado, ve a lavarte las manos!
  • ¡Es horrible tenerlas sucias!

El abuelo dice a su nieto:

  • Muchachito, ve a lavarte las manos...
  • Es muy bello tener las manos limpias.

El viejo nos enseña a progresar mirando hacia lo positivo que nos ofrece el futuro, en lugar de recular hacia la meta desprendiéndonos de lo negativo del pasado. La primera actitud, luminosa, nos causa placer; la segunda, sombría, nos angustia.

CUENTO HINDÚ

La tradición de ese reino exige que los familiares lleven a los ancianos a una alta montaña, donde mueren de frío. El consejero del rey, llegado ese cruel momento, ama tanto a su padre que lo oculta en el sótano de la casa. Viene a visitarlo el monarca y el consejero le ofrece una suntuosa cena.

De pronto aparece un demonio que dice al rey:

  • Si no me contestas tres preguntas te llevaré conmigo a los infiernos.

Ésta es la primera pregunta:

  • ¿Cómo harías para pesar un elefante?

El rey no sabe qué responder porque no existe una balanza tan grande como para pesar a un paquidermo. El consejero baja al sótano y pide a su padre que le dé la respuesta.

Regresa y dice al rey al oído:

  • Pesar a un elefante, majestad, es muy simple.

Colocad al animal en una barca. Debido a su peso, el navío se hundirá un tanto en el agua. Marque con un trazo, en el casco de la barca, el nivel del agua. Desembarque en seguida al elefante y reemplácelo por piedras hasta que el trazo se sitúe en ese mismo nivel del agua que se había dibujado. Pese en seguida las piedras.

El rey queda encantado con la respuesta y se la repite al demonio.

Ésta es la segunda pregunta:

  • Si tienes dos víboras...
  • ¿Cómo puedes saber cuál es macho y cuál es hembra?

El viejo también proporciona la respuesta:

  • Las lanzo a un mullido tapiz.
  • La que se mueve mucho es macho.
  • La que se queda quieta es hembra.

Ésta es la tercera pregunta:

  • Tienes dos yeguas.
  • Una es la madre y la otra, la hija.
  • ¿Cómo saber cuál es la madre y cuál es la hija, si son idénticas?

El viejo aconsejó:

  • Hay que ponerlas frente a un pequeño montón de paja.
  • La madre es la que cede la paja a la otra.

El demonio se esfuma. El rey, encantado, agradece a su consejero las buenas respuestas que le ha dado.

Éste le confiesa:

  • No fui yo, sino mi anciano padre.
  • Lo tengo escondido en el sótano.

El rey le contesta:

  • Desde ahora queda abolida la ley que ordena matar a los ancianos, porque tienen la sabiduría.

En este cuento hindú, el viejo nos enseña a transmitir a las nuevas generaciones los conocimientos adquiridos. Sin egoísmo, aceptando el rechazo prejuicioso de la sociedad, discretamente el padre ayuda al hijo. El hijo ayuda al padre manteniéndolo, con la transmisión de sus enseñanzas, activo en el mundo. Esto quiere decir que el anciano ha sido un padre comprensivo, presente; ha sabido no decepcionar el amor de su hijo, se ha hecho merecedor de su confianza. En lugar de conflicto, hay don y absorción de los valores familiares.

HISTORIA SUFÍ

Un obrero pierde su trabajo, cae en la miseria y junto con él toda su familia. Un día, en la calle, se encuentra con un viejo.

Éste le dice:

  • Soy un santo.
  • Si me albergas en tu casa, ni a ti ni a los tuyos os faltará nunca de comer.

El obrero le cree y se lo lleva a su hogar. El viejo, con la desaprobación de la mujer y los hijos, se pone a devorar las provisiones de la familia.

Una mañana muy temprano, la esposa dice a su marido:

  • Un nuevo día comienza y ya no tenemos nada que comer.
  • Expulsa a ese viejo parásito.

El obrero despierta al anciano y le dice:

  • Santo mentiroso: el gallo canta, un nuevo día comienza, tú estás aquí pero no tenemos nada que comer...

Responde, sonriente, el viejo:

  • Te equivocas: aún queda un gallo.

En esta historia sufí, el viejo nos enseña que si hay una posibilidad de triunfo, por mínima que sea, no podemos decir que la batalla esté perdida. Debemos seguir luchando hasta el final. Posiblemente el obrero encuentre en el vientre del gallo un gran diamante.

Suceden cosas inesperadas, tanto positivas como negativas.

En Texas, por ejemplo, un buen hombre salió a la calle y lo mató una vaca congelada que cayó desde un avión de carga. La realidad no obedece a esquemas petrificados, en cualquier momento podríamos encontrar un diamante en el vientre de un gallo o podría caernos una vaca congelada sobre la cabeza.

REFLEXIONES

Cuando hemos alcanzado un alto nivel de consciencia, con la edad y la renuncia a la seducción, desanudamos las amarras que nos ligan al cuerpo, y sin negado, sabiendo que es el templo donde hemos habitado, respetuosos dejamos de considerarlo nuestra identidad. A pesar de habernos programado para vivir una larga vida, sabemos que estamos ya mucho más cerca del fin que en años precedentes. Somos capaces de captar la hermosura del tiempo que pasa. Cada segundo de vida nos parece un regalo sublime.

Como los que sufren una enfermedad terminal, conscientes de que disponemos de un tiempo limitado, cesamos de atenernos a planes importantes: nos contentamos con lo que somos, no con lo que seremos; con lo que tenemos, no con lo que tendremos. Dejamos de apegamos a lo superfluo, permitimos que se esfumen las esperanzas, y al cesar las esperanzas cesa el miedo. Todo es un obsequio: las pequeñas satisfacciones, los sutiles mensajes de los sentidos, el cariño que nos baña como un bálsamo el corazón, los encuentros amables con otros seres humanos, la capacidad de servir de ayuda a los demás.

Cada día es un buen día.

Envejecer no es ni decaer mentalmente ni convertirse en una ruina. Si nos hemos preocupado de mantener la salud de nuestro cuerpo evitando drogas y alimentos nocivos o tomados en exceso; si nos hemos preocupado de hacer cada día un poco de ejercicio, de meditar o contemplar, de seguir aprendiendo cosas nuevas, de desarrollar frente a la impermanencia una plácida humildad conservaremos hasta el último momento la lucidez juvenil; gracias al estado angélico que nos produce la disminución del deseo sexual, la vejez es una maravillosa etapa de nuestra vida.

La vejez es quizá la mejor etapa... Libres de angustias, de ambiciones, de posesiones inútiles, de ilusiones irrealizables, del deseo de ser reconocidos; capaces de amar incluso a quienes nos detestan, de aceptar los ataques y las críticas con simpatía, de silenciar el intelecto, de abrimos en todas direcciones, de ayudar a los otros a liberarse del sufrimiento, aunque más presentes que nunca sabemos vivir como si ya hubiéramos desaparecido, gozar del supremo placer de crear artísticamente por amor a la obra y no por amor, al aplauso, de colaborar en la mutación de la sociedad, de trabajar por un mundo mejor y, sobre todo, de encauzar a los jóvenes hacia el despertar de la Consciencia.

«La vejez va a lo esencial sin malgastar energías en luchas inútiles. Dice la verdad a quien sabe escucharla y su silencio es respuesta a oídos sordos».

Alejandro Jodorowsky

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020