La iluminación espiritual

Shakira y Pique

-Cuento zen con moraleja-

Aprovecho la fama de Shakira para traer esta interesante enseñanza porque sinceramente a la humanidad le falta el compromiso serio con el verdadero amor.

Cuento zen # 158

Cuento zen sobre shakira y pique

Cuando Shakira y Piqué estaban en su luna de miel se disponía a meterse en la cama, en su habitación del hotel, cuando, de pronto, irrumpió Clara enmascarada, el cual dibujó con una tiza un círculo en el suelo, le hizo una seña a Shakira y le dijo: No te muevas de ese círculo. Si das un paso, te descerrajo un tiro en la cabeza.

Mientras Shakira permanecía completamente inmóvil en el lugar indicado, Clara reunió todo lo que pudo y lo introdujo en un saco; y cuando iba a marcharse, vio a Piqué, que se cubría con una sábana. Lo hizo acercarse a ella, encendió la radio, lo obligó a bailar con ella, lo acarició, lo besó... y lo habría violado si Piqué no se hubiera opuesto con todas sus fuerzas. (Claramente no fue así)

Cuando, al fin, Clara salió de la habitación, Piqué se volvió a Shakira y le gritó: ¿Qué clase de mujer eres tú, que te quedas ahí parada en medio de ese círculo sin hacer nada, mientras a mí casi me violan?

¡No es verdad que no haya hecho nada!, protestó Shakira.

¿Ah, no? ¿y qué has hecho, si puede saberse?

Desafiar a Clara. ¡Cada vez que ella volvía la cabeza hacia mí, yo sacaba un pie del círculo!

MORALEJA

Aprovecho el BOMMM de Shakira para traerles esta interesante enseñanza.

Todos estos dolores y decepciones suceden porque el peligro que estamos dispuestos a correr es el que podemos afrontar a una distancia prudencial. Falta el compromiso serio con el verdadero amor.

Una relación significa algo completo, acabado, cerrado. El amor jamás es una relación; el amor es una unión. Siempre es un río que fluye sin fin. El amor no conoce un freno completo; la luna de miel empieza pero nunca acaba.

En un mundo mejor, con personas más meditativas, con un poco más de iluminación en la Tierra, la gente amaría, amaría inmensamente, pero su amor seguiría siendo una unión, no una relación.

Ese es el gozo del amor: la exploración de la consciencia. Y si estas relacionado, y no reduces eso a una sola relación, entonces la otra persona se convertirá en un espejo para ti. Al explorarla, debes ser conscientes de que también te exploras a ti mismo.

Al profundizar en el otro, conociendo sus sentimientos, sus pensamientos, sus remordimientos más hondos, estarás conociendo también los tuyos. Los amantes se convierten en espejos y entonces el amor se convierte en una meditación. Una relación es algo feo, relacionase es algo hermoso.

Lo que paso con Shakira y Piqué es que sus ojos envejecieron, sus rutinas amorosas se volvieron monotonía, dejaron que el espejo de cada uno acumulara polvo y se volvieron incapaces de reflejarse mutuamente.

Cuando digo que tengan una relación, me refiero a que permanezcan continuamente en una luna de miel. Continuar siempre es esa búsqueda, encontrando maneras nuevas para amar y de estar juntos.

El amor requiere de una fuerza más total, no surge del sentido del deber, sino de los latidos de tu corazón, de tu propia experiencia de la dicha, del deseo de compartirla.