LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY AMOR VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS AMOR VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - CONSCIENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

BUSCAR ORACION

RESULTADOS ORACION

VER FRASES ORACION

ESCRITOS


Fe y Perdón son las leyes de la Oración - La Iluminación Espiritual
23/03/2020

FE Y PERDÓN SON LAS LEYES DE LA ORACIÓN

ANTHONY DE MELLO

LEYES » PERDON » FRASES

Si fracasamos en nuestra oración, es porque no dominamos toda la mecánica de las leyes de la fe y el perdón de la oración que tan claramente formuló Jesús.


Secretos de la oración y de la sanación - La Iluminación Espiritual
02/02/2020

SECRETOS DE LA ORACIÓN Y DE LA SANACIÓN

GREGG BRADEN

ORACION » SANACION » FRASES

El secreto es el antiguo código de la paz. ¡Sutil y simple, el poder de nuestro olvidado método de oración y sanación se encuentra en el marco de la paz!


El poder del Padre Nuestro - La Iluminación Espiritual
03/12/2019

EL PODER DEL PADRE NUESTRO

OMRAAM MIKHAEL

ORACION » PADRENUESTRO » FRASES

El Padre Nuestro, esta simple y aparentemente oración que Jesús nos regaló, tiene el poder y luz total porque contiene en esencia, el universo entero.


Actuar o rezar - La Iluminación Espiritual
17/10/2019

ACTUAR O REZAR

OSHO

ORACION » REFLEXIONES » FRASES

Las religiones y las Iglesias organizadas han destruido la oración. Os han dado oraciones prefabricadas. La oración es un sentimiento espontáneo.


Asociar una oración con su respiración - La Iluminación Espiritual
07/08/2019

ASOCIAR UNA ORACIÓN CON SU RESPIRACIÓN

OMRAAM MIKHAEL

ORACION » MEDITACION » FRASES

Oren, hagan respiración y enfoquen sus pensamientos exclusivamente en el objeto de su oración. Así podemos estar más fácilmente en contacto con Dios.


El padre nuestro - La Iluminación Espiritual
19/12/2018

EL PADRE NUESTRO

JESUS EL CRISTO

ORACION » PADRENUESTRO » FRASES

Pero los apóstoles aún no estaban satisfechos; querían que Jesús les diese una oración modelo para que ellos pudieran enseñársela a sus discípulos.


Los Sutras - La Iluminación Espiritual
16/12/2018

LOS SUTRAS

ANTHONY DE MELLO

ORACION » SABER » FRASES

Tetsugen, un alumno de Zen, asumió un compromiso: imprimir siete mil ejemplares de los sutras, que hasta entonces sólo podían conseguirse en chino.


El ritmo de la oración - La Iluminación Espiritual
16/12/2018

EL RITMO DE LA ORACIÓN

ANTHONY DE MELLO

ORACION » RELIGION » FRASES

Orar cuando tienes ganas es tan funesto como jugar cuando te apetece. Si pretendes dominar el arte. Cuanto menos ores, tanto peor aprenderás a orar.


Oración para meditar - La Iluminación Espiritual
16/12/2018

ORACIÓN PARA MEDITAR

ANTHONY DE MELLO

ORACION » MEDITAR » FRASES

El cura era un santo varón al que acudía la gente cuando se veía en algún aprieto. Dios escuchaba su oración, y el pueblo recibía la ayuda deseada.


Señor enséñanos a orar - La Iluminación Espiritual
16/12/2018

SEÑOR ENSÉÑANOS A ORAR

ANTHONY DE MELLO

ORACION » RELIGION » FRASES

Estando el Maestro haciendo oración, se acercaron a él los discípulos y le dijeron: «Señor, enséñanos a orar». Y él les enseñó del siguiente modo.

ARTICULO RELACIONADO

FE Y PERDÓN SON LAS LEYES DE LA ORACIÓN

ANTHONY DE MELLO

LA FE Y EL PERDÓN

Las 2 leyes de la oración: Fe y Perdón.

Jesús pedía confianza. La confianza es algo íntimo y personal; no es un fenómeno social. Llegas a ella mediante tu respuesta. Nadie puede nacer confiando, pero uno puede nacer en el seno de una fe.

«La fe es una confianza muerta. La confianza es una FE viva. Trata entonces de entender la diferencia.»

Las religiones se basan en la fe que es una confianza muerta, pero la espiritualidad es confiar, es tener fe viva. Y ser espiritual no quiere decir ser religioso, porque la confianza no tiene un nombre, no está etiquetada. Es como el amor. ¿Acaso el amor es religioso? El amor no conoce clases ni distinciones.

«Pide perdón por tu inconsciencia, no por tu enojo. Y recuerda que el problema real no es el enojo. El problema real es la inconsciencia.»

Perdonar no es tan fácil como uno cree. Muchas personas que dicen haber perdonado sólo hacen un juego intelectual; cuando vuelven a tener otro problema con la persona "perdonada", el resentimiento y los reproches aparecen instantáneamente. Esto es lo que conocemos como "perdono pero no olvido", lo que sólo nos indica que el perdón no ha tenido lugar aún.

El verdadero perdón otorga paz.

En pocas palabras, sólo hace falta que una de las partes involucradas tenga la buena voluntad de elegir el perdón como solución al conflicto. Cuando se da el verdadero perdón, se siente una gran paz interior, pones en manos del Universo el proceso del perdón y así se curan tus propias heridas y las de los demás.

Jesús dice: No seas hipócrita.

No ores solo para mostrar a los demás que estás rezando. Esto es una creación de la mente colectiva. Siempre mirando a los demás —qué piensan de ti. Estás pidiendo respetabilidad.

Hipócrita es quien vive por respetabilidad. Hace todo lo que le proporciona respeto, no importa si quiere hacerlo o no. Puede incluso estar en contra de lo que hace. Puede querer hacer justo lo contrario, pero sigue cumpliendo con el deseo de la gente porque necesita su respeto.

Si no has hecho nada malo a la gente, nada estará bloqueando tu camino. Si nadie está irritado, si nadie está en contra de ti, si no has herido a nadie —estás preparado. Tu oración va a ser escuchada. Deja que sea tu propia oración, auténtica e informal.

Veamos que nos enseña Anthony de Mello sobre orar con Fe y Perdón...

LAS LEYES DE LA ORACIÓN

La oración tiene sus propias leyes y su propia mecánica

Cualquiera que lea las palabras de Jesús sobre la oración de petición con ojos imparciales y sin prejuicios, tendrá que quedar impresionado: pedid, dice Jesús, y seguro que recibiréis. Una tremenda esperanza brota en nuestros corazones: ¿Será realmente cierto? ¿Bastará con que le acepte con fe y me lance... para recibir todo cuanto necesito y deseo...? Pero resulta que, muchas veces, nuestra experiencia mata la esperanza. «He orado tan frecuentemente en el pasado y me he visto tan a menudo decepcionado... Es posible que las palabras de Jesús no signifiquen lo que parecen expresar. De lo contrario, ¿cómo explicar mi constante fracaso en la oración?»

La respuesta a esta pregunta es bastante sencilla. Si has fracasado en la oración, no es porque la oración no «funcione», sino porque no has aprendido a orar como es debido. Un mecánico podrá quejarse de que una determinada máquina no funciona, porque cada vez que la utiliza se avería; pero puede suceder que la máquina funcione perfectamente y que él sea un mal mecánico. Si fracasamos en nuestra oración, es porque somos malos orantes, porque no dominamos las leyes de la oración que tan claramente formuló Jesús. Y es que la oración tiene sus propias leyes y su propia mecánica.

LA FE

La primera ley de la oración: la fe

¿Habéis observado la costumbre que tenía Jesús, cuando alguien le pedía un favor, de preguntarle: ¿Crees que puedo hacerlo? En otras palabras: Jesús insistía en la necesidad de tener fe en su poder de curar y de hacer milagros. Se nos dice en el Evangelio que no pudo realizar muchos milagros en Nazaret, su ciudad natal, debido a la falta de fe de sus conciudadanos. Con Jesús, las cosas funcionaban de acuerdo con una ley casi infalible: si crees, todo es posible; pero, si no crees, no puedo hacer nada por ti. Jesús hizo de ello una especie de ley.

Jesús decía: «Os aseguro que, si tenéis fe y no vaciláis, no sólo haréis muchas cosas, sino que, si decís a un mal: "Quítate y aléjate de mi", así se hará. Y todo cuanto pidáis con fe en la oración, lo recibiereis.»

Tened fe en el Amor y que nadie vacile en su corazón, sino que crea que va a suceder lo que dice, lo obtendrá. Por eso os digo: «Todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis». Si alguno de vosotros está a falta de sabiduría, que la pida a la existencia, que da a todos generosamente y sin echarlo en cara, y se la dará. Pero que la pida con fe, sin vacilar; porque el que vacila es semejante al oleaje del mar, movido por el viento y llevado de una a otra parte. Que no piense recibir cosa alguna de la existencia un hombre como éste, un hombre irresoluto e inconstante en todos sus caminos.

Si, en nuestras vidas, nunca o casi nunca experimentamos las bondades del Amor, es porque, o bien no vivimos de un modo suficientemente arriesgado, o bien nuestra fe se ha debilitado y apenas podemos esperar que se produzcan cambios positivos en nuestra vida. Pero es muy importante que haya un despertar en nuestra vida si queremos conservar una honda conciencia de la presencia y el poder del Amor. Un milagro, en el sentido religioso de la expresión, no es necesariamente un acontecimiento que contravenga las leyes de la naturaleza, como sería el caso de un fenómeno físico que no necesitara tener un significado religioso. Para que en mi vida se produzca un milagro, me basta contener el profundo convencimiento de que lo ocurrido ha sido producido por el Amor, ha sido una intervención directa de la existencia en beneficio mío.

La fe no es algo que podamos producir. No debemos obligarnos a tener fe: no sería fe en absoluto, sino un ficticio intento de forzarnos a creer. La fe es un don que se le regala a quien se expone a los efectos del Amor.

Jesús añade un detalle sumamente interesante: «Por eso os digo: todo cuanto pidáis en la oración, creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis». Resulta extraño, ¿verdad? Creed que ya lo habéis recibido y lo obtendréis. Todavía no lo habéis obtenido, pero debéis orar como si ya lo hubierais obtenido. Ésta es la razón por la que algunas personas mezclan la oración de petición con la acción de gracias.

El dudar es esencial para la fe. El único enemigo de la fe es el miedo, no la duda.

EL PERDÓN

La segunda ley de la oración: el perdón

Jesús nos habla de la necesidad de la fe para que nuestra oración sea eficaz. Y en el mismo pasaje insiste en la necesidad de algo más: El perdón: «Y cuando os pongáis de pie para orar, perdonad si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre, que está en los cielos, os perdone vuestras ofensas.»

Es ésta una ley fundamental de toda oración, en la que insiste Jesús constantemente. Si no perdonamos, no seremos perdonados y nos será imposible unirnos al amor. «Sí, pues, al presentar tu oración, te acuerdas de que un hermano tuyo tiene algo que reprocharte, deja tu oración allí, y ve primero a reconciliarte con tu hermano; luego vuelve y presenta tu oración.»

He ahí la principal razón por la que carece de eficacia la oración de muchísimas personas: porque abrigan algún resentimiento en su corazón. Personalmente, he experimentado con frecuencia verdadero asombro al comprobar la cantidad de resentimientos con que viven algunas personas: resentimientos, especialmente, contra sus superiores por toda clase de injusticias, reales o imaginarias. Dichas personas no son conscientes del daño que ello ocasiona a su vida de oración y, en muchos casos, a su propia salud física.

Tales sentimientos de amargura, de odio o de rencor envenenan nuestra persona y nos hacen sufrir. Y, sin embargo, resulta asombroso ver cómo nos aferramos a ellos. A veces preferiríamos desprendernos de algo que poseemos, por muy valioso que sea, antes que renunciar a seguir alimentando el rencor que sentimos contra alguien. Sencillamente, nos negamos a perdonar. Sin embargo, Jesús no acepta nada de esto: «¡Si no perdonáis, no tengo nada que ver con vosotros!»

Por eso os sugiero que, dediquéis el tiempo que sea preciso a averiguar los resentimientos que pueda haber en vosotros y a libraros de ellos. Si no lo hacéis, vuestra oración sufrirá necesariamente las consecuencias. Como digo, no dudéis en dedicarle a ello el tiempo que haga falta. Mi consejo sería que hicierais una lista de todas aquellas personas a las que odiéis, contra las que tengáis algún motivo de rencor o a las que os neguéis a amar y perdonar. Puede que a alguno de vosotros no le resulte tan fácil hacer esa lista: si hay algún sentimiento que nosotros solemos reprimir, además de las emociones sexuales, son los sentimientos de odio. Por eso no es infrecuente encontrarse con uno de nosotros que te asegura que no odia a nadie y que ama a todo el mundo, pero que inconscientemente revela sus resentimientos y su amargura en su manera de hablar y de actuar.

Un modo muy sencillo de descubrir los resentimientos reprimidos que uno alberga en su interior consiste en hacer esa lista de las personas hacia las que uno siente inclinaciones negativas. Y, si ello no da resultado, puede hacerse una lista de las personas de las que uno tiene un concepto poco favorable... o por las que uno siente menos simpatía... o hacia las que uno experimenta evidente antipatía. La lista puede depararnos algunas sorpresas y revelarnos hostilidades o resentimientos insospechados.

Si lo comprendes todo, lo perdonas todo, y sólo existe el perdón cuando te das cuenta de que, en realidad, no tienes absolutamente nada que perdonar. Todos en presencia del amor cambiamos, aun cuando el amor puede ser muy duro. No olvidemos que la respuesta del amor es siempre la que el otro necesita, porque el amor verdadero es clarividente y es comprensivo. Siempre está de parte del otro.

«Si tu oración permanece durante demasiado tiempo en la cabeza y no pasa al corazón, se tornará árida y se convertirá en algo tedioso y desalentador.»

Anthony de Mello

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER BLOGSPOT VER INSTAGRAM VER TWITTER VER FACEBOOK VER PINTEREST

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020