AUTORES - PALABRAS - ILUMINADOS - SECCIONES - CATEGORIAS - MUSICA - GRAFICOS - FRASES - A-Z
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA - 1997 - 2019
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Pagina Principal
Emisoras de Musica MP3
Busqueda para iluminados
Visitados en 7 dias
Frases sobre Espiritualidad
Navegacion para moviles

7 REFLEXIONES SOBRE EL EGO

14/03/2019

7 reflexiones sobre el ego - Jiddu Krishnamurti - Sabiduria - Ego (GAA # 3170)

SABIDURIA - EGO

PROFUNDIZANDO EN EL EGO

No se trata de una investigación egoísta.

Psicológicamente, somos el mundo y el mundo es lo que somos; y cuando nos comprendamos a nosotros mismos, comprenderemos toda la estructura de la naturaleza humana. No se trata de una investigación egoísta, porque cuando nos comprendemos a nosotros mimos y vamos más allá, surge una dimensión del todo diferente.

¿Qué nos hará cambiar? ¿Más sacudidas? ¿Más catástrofes? ¿Formas de gobierno diferentes? ¿Imágenes diferentes? ¿Ideas diferentes? Ya hemos pasado por todo esto y no hemos cambiado. Así pues, ¿qué haremos? Nada de lo externo nos ayudará, incluido los dioses, de modo que es evidente que sólo uno puedo comprenderse a sí mismo. Uno tiene que ver lo que es y cambiar radicalmente.

OBSERVANDO EL EGO

Las experiencias pasadas, las conclusiones y el conocimiento previenen el realmente ver.

Y cuando hay tal observador y lo que él observa es distinto, o algo que él tiene que conquistar, o cambiar y así sucesivamente; mientras que si el observador es lo observado--yo pienso que realmente ésta es una cosa radical para entender, realmente la cosa más importante para entender si vamos a discutir seriamente cualquier cosa: es que en nosotros hay esta división, esta contradicción, el observador y los muchos fragmentos que él observa. Los muchos fragmentos constituyen el `Yo ', el ego, la personalidad, lo que sea que quieran llamarlo, los muchos fragmentos. Y uno de los fragmentos se vuelve el observador, o el censor, y ese fragmento ve sobre los varios otros fragmentos.

EL YO

La verdadera función del hombre.

Usted y yo debemos liberarnos de las causas de nuestro conflicto interno, y el centro de ese conflicto es el ‘yo’, el mí. Pero la mayoría no queremos estar libres del ‘yo’, esa es el problema. A la mayoría, nos gusta el placer y el dolor que produce el ‘yo’ y mientras el placer y el dolor del ‘yo’ nos domine, habrá conflicto entre el ‘yo’ y la sociedad, el ‘yo’ y lo colectivo. Y lo colectivo dominará el ‘yo’, y si puede lo destruirá. No obstante, el ‘yo’ se considera más fuerte que lo colectivo, por eso siempre trata de sortear lo colectivo, conseguir una posición, una mejora, realizarse.

Sin duda, la verdadera función del hombre consiste en liberarse del ‘yo’ y, por tanto, buscar la realidad, descubrirla y permitir que se manifieste.

EL VACIO

No somos nada.

¿Por qué grabamos los halagos o insultos, el dolor y el afecto? Sin esa acumulación de experiencias y sus reacciones no somos nada. No somos nada sin un nombre, sin apego, sin una creencia. Por miedo a no ser nada, acumulamos, y ese mismo miedo, ya sea consciente o inconsciente, provoca nuestra desintegración y destrucción y eso, a pesar de nuestras actividades acumulativas. Si podemos darnos cuenta de la verdad de este miedo, entonces esa verdad será la que nos libere del miedo y no nuestra decisión de ser libres.

No somos nada, podemos tener un nombre y un título, propiedades y una cuenta bancaria, poder y posición, pero a pesar de estas seguridades, no somos nada. Puede que no seamos en absoluto conscientes de ese vacío, de esa nada, o puede que simplemente no queramos darnos cuenta, pero ahí está, hagamos lo que hagamos para evitarlo. Pueden intentar escapar en diferentes formas: la violencia personal o colectiva, la adoración individual o colectiva, el conocimiento, el entretenimiento, pero tanto si estamos dormidos como si estamos despiertos, eso siempre está ahí.

LAS MASCARAS

El ‘yo’ se esconde debajo de cada piedra.

El ‘yo’ se esconde de muchas maneras, debajo de cada piedra, puede esconderse en la compasión, yendo a la India a cuidar gente pobre, porque el ‘yo’ se apega a una idea, a la fe, a conclusiones, a aquellas creencias que le hagan sentirse compasivo, “amo a Jesús o Krishna, e iré al cielo.” El ‘yo’ tiene muchas máscaras: la máscara de la meditación, la de lograr lo más alto, la de la iluminación, la del “ya sé lo que digo”. Todo ese interés por la humanidad es otra máscara. De modo que uno tiene que tener un cerebro extraordinario, sutil, rápido para ver lo que se esconde; requiere enorme atención, requiere observar, observar y observar.

PALABRAS Y RECUERDOS

El ‘yo’ no es nada más que palabras y recuerdos.

¿Qué es usted? Es un nombre, una forma, el resultado de la sociedad, de una cultura que ha enfatizado durante siglos que está separado; eso se puede ver fácilmente, ¿verdad? Tiene su carácter, su personalidad particular, sea agresiva o complaciente, ¿no es eso creado por la cultura que ha establecido el pensamiento? Es difícil que la gente acepte ese examen tan simple, porque les gusta pensar que el ‘yo’ es algo muy importante. Estamos señalando que el ‘yo’ no es nada más que palabras y recuerdos.

LA MENTE

La mente es el ‘yo’

De modo que vamos a ver qué es esa cosa extraordinaria que llamamos mente, porque ese es el único problema, no hay ningún otro. Es la mente la que crea el problema. Es el pensamiento, la mente condicionada, la mente superficial, estrecha, intolerante, la que ha creado las creencias, las ideas, el conocimiento, y que se ve atrofiada por sus propias opiniones, su vanidad, su codicia, ambición y sus frustraciones. Así pues, debemos comprender la mente, y la mente es el ‘yo’, es el ego, no un ego superior. La mente inventa un yo superior y dice entonces que es una herramienta para lo supremo. Esa manera de pensar es absurda e inmadura: la mente inventa todas estas evasiones y estos escapes, y luego los usa para sus afirmaciones y opiniones posteriores.

De modo que vamos a ver qué es la mente. Ahora bien, no pueden descubrirlo por medio de mi descripción. Hablaré de ello, pero si se limitan a mi descripción, no experimentarán el estado real de su propia mente.

EL EGOÍSMO

El egotismo, un factor fundamental en nuestra vida.

El hombre nunca ha afrontado, investigado o abordado la estructura total de la mente, esa mente que ha creado la actividad egocéntrica. El egotismo es uno de los factores fundamentales en nuestra vida, probablemente el único factor. Los seres humanos lo han aceptado como algo inevitable, natural. Decimos: “Existe en los animales y, por tanto, existe en nosotros; es lógico que nos centremos en nosotros mismos, en mejorar, en nuestra posición en la sociedad”, etc. No sé si alguna vez han cuestionado si la mente humana en todo el mundo, bajo diferentes circunstancias y en diferentes formas, no es el factor central de la crueldad, barbaridad y sufrimiento del ser humano.

Para comprender el ‘yo’, el ego, primero debemos comprender nuestra consciencia, que está en el mismo centro del ‘yo’.

FRASES DE JIDDU KRISHNAMURTI

«Nos rodea la programación sistemática, pero es difícil que se acepte ese examen tan simple, porque gusta pensar que el «ego» es algo muy importante.»

«Muchos fragmentos constituyen el ego, la personalidad. A su vez, uno de los fragmentos se vuelve el observador que puede ver sobre los otros fragmentos.»

«Es posible cambiar. Tenemos que encarar el cambio con una mente fresca, ávida por descubrir, y lo suficientemente joven para examinar y explorar.»

«No hay energía para cambiar el hábito más pequeño. Esa energía se disipa en el conflicto interno por no sustituir las viejas ideas con las nuevas.»

«La verdad es una tierra sin senderos a la cual resulta imposible aproximarse mediante ninguna religión, filosofía, credo, dogma o secta convencional.»

«Debéis echar alas, nuevas alas cada día, para volar a la altura del reino de la felicidad; buscad solo, solo todo aquello que os dé absoluta libertad.»

«Para poner fin al dolor, al hambre, a la guerra, es preciso que haya una revolución psicológica en el individuo y muy pocos desean enfrentar tal cosa.»

MAS FRASES DE JIDDU KRISHNAMURTI



RECOMENDADOS

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACION ESPIRITUAL
COLOMBIA - MEDELLIN

1997 - 2019