EL ATEÍSMO DE STEPHEN HAWKING

JBN

18/03/2018

El ateísmo de Stephen Hawking (IMPRIMIR # 2415)

DIOS Y CIENCIA

Hawking máximo exponente del ateísmo

Quizás sea el máximo exponente del ateísmo en la era actual. El científico Stephen Hawking que demuestra que el universo con sus leyes naturales no necesito de un creador, pero intuyo que las leyes del universo al menos por vez primera debieron ser ejecutadas por algo. Este hombrecito no da razones valederas cómo fue que la mecánica del universo inicio su marcha, ni una explicación clara de que trata ese algo.

Sin embargo, acá decimos que ese «algo» es el todo que vibra a través de ti desde tu interior y hacia tu interior. Esto quiere decir que el Universo vibra y late a través de ti, en pocas palabras, tú no eres, el Universo lo es todo y tiene vida en el presente absoluto en el aquí y en el ahora. Existe como una persona. Está vivo, consciente. No es una estructura mecánica. Es en realidad una unidad orgánica a la que muchos podemos llamar Dios Todo y Eterno. Es la unidad principal, es la ejecutora por excelencia.

Pero a pesar de contrapuntear a este personaje tengo el deber de hacerle un pequeño homenaje con una selección de notas que de alguna manera pueden motivar la mente de nuestros lectores.

El Ateísmo

  • En el libro «El gran diseño», aquí declaró que el Universo salió de la nada, de forma espontánea como consecuencia inevitable de las leyes de la física. En pocas palabras, Dios no es necesario para explicar el origen de todo.
  • Hasta el último día que vivió solo podía mover los ojos y las mejillas. Solo podía comunicarse mediante monitores de alta tecnología. «Creo que si conseguiremos la teoría y la estructura del Universo, de hecho ahora mismo estamos cerca de lograr ese objetivo».
  • Tenemos esta vida para apreciar el grandioso diseño del universo, y por eso, estoy profundamente agradecido.
  • En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico creer que Dios creó el universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente. Lo que quise decir cuando dije que podríamos conocer 'la mente de Dios', es que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de comprender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo.
  • En el pasado, antes de que entendiéramos la ciencia, era lógico creer que Dios creó el Universo. Pero ahora la ciencia ofrece una explicación más convincente. Lo que quise decir cuando dije que conoceríamos «La mente de Dios» era que comprenderíamos todo lo que Dios sería capaz de comprender si acaso existiera. Pero no hay ningún Dios. Soy ateo. La religión cree en los milagros, pero éstos no son compatibles con la ciencia.

La ciencia

  • Sería aburrido ser Dios, sin nada más por descubrir. La raza humana necesita siempre un desafío; si un día se lograse ese objetivo, hacer después ciencia sería, como practicar ahora el montañismo en el Everest.
  • Las leyes de la ciencia que explican el funcionamiento del Universo, no dejan mucho espacio para milagros o para Dios. La ciencia está contestando cada vez más preguntas que solían ser dominio de la religión, habrá pronto una respuesta definitiva a cómo empezó el Universo.
  • No se puede animar a los jóvenes a estudiar carreras científicas con recortes en el campo de la investigación.
  • En mi opinión, no hay ningún aspecto de la realidad fuera del alcance de la mente humana.

Agujeros Negros

  • Einstein estaba equivocado cuando dijo: «Dios no juega a los dados». La consideración de los agujeros negros sugiere que, no solo Dios juega con los dados, sino que a veces nos confunde arrojándolos donde no se pueden ver.

El Universo

  • Si encontramos la respuesta a eso, sería el último triunfo de la razón humana, porque entonces conoceríamos la mente de Dios.

Los libros

  • Quiero que mis libros se vendan en las tiendas de los aeropuertos.

La fama

  • La desventaja de mi celebridad es que no puedo ir a ninguna parte del mundo sin ser reconocido. No es suficiente llevar gafas de sol oscuras y una peluca. La silla de ruedas me delata.

Albert Einstein

  • Mi ambición fue siempre comprender el universo, no llegar a famoso. Quieren un héroe de la ciencia como fue Einstein. Yo respondo al estereotipo del genio discapacitado porque estoy claramente discapacitado, pero no soy un genio como lo era Einstein.

Don Quijote

  • En respuesta a una pregunta sobre si se sentía entonces como un Don Quijote moderno luchando contra la adversidad, señaló:
  • Creo que es una exageración. Yo lo he tenido fácil.

El espacio

  • Podremos tener una base permanente en la Luna en 20 años y en Marte el 2046. Sin embargo no encontraremos ningún lugar tan bueno como la Tierra, a menos de que nos marchemos a otro sistema solar.
  • Para la especie humana es importante expandirse en el Espacio para mantener la supervivencia de la especie. La vida en la Tierra vive un riesgo creciente de ser barrida por un desastre.

El Mundo

  • Sin imperfección, ni tu ni yo existiríamos.

La Eutanasia

  • La víctima debería tener el derecho de poner fin a su vida, si quiere. Pero creo que sería un gran error. Por mala que la vida parezca, hay siempre algo que puedes hacer y tener éxito. Siempre que haya vida, hay esperanza.

Extraterrestres

  • Creo que sería un desastre. Los extraterrestres probablemente estarían más avanzados que nosotros. La historia de razas avanzadas que se encuentran con gente más primitiva en este planeta no es muy feliz, y eran de la misma especie.

Enfermedad

  • Mis expectativas se vieron reducidas a cero cuando tenía 21 años. Todo desde entonces ha sido un beneficio.

Muerte

  • He vivido con la perspectiva de una pronta muerte durante los últimos 49 años. No le tengo miedo a la muerte, pero no tengo prisa por morir. Es tanto lo que antes quiero hacer.

La riqueza

  • Como persona gravemente discapacitada, poder pagar para cuidarme y trabajar es crucial; adquirir posesiones no lo es. No sabría qué hacer con un caballo de carreras o un Ferrari, incluso si me lo pudiera permitir.
  • Debemos ampliar nuestra definición de riqueza para incluir en ella el conocimiento, los recursos naturales y la capacidad humana y, al mismo tiempo, aprender a compartir cada uno de ellos más justamente. Si lo hacemos, no hay límite para lo que los seres humanos pueden lograr juntos.
www.lailuminacion.com

* Version impresa