LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MEDITACION VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS SANAR VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES HENRY DAVID THOREAU

FRASES Y CITAS HENRY DAVID THOREAU

VER ARTÍCULOS HENRY DAVID THOREAU

Henry David Thoreau: Mis pensamientos asesinan al Estado.

Henry David Thoreau: Las cosas no cambian; cambiamos nosotros.

Henry David Thoreau: Sé sabiamente mundano, no mundanamente sabio.

Henry David Thoreau: No hay otro remedio para el amor que amar más.

Henry David Thoreau: El hombre es el artífice de su propia felicidad.

Henry David Thoreau: El amor no sólo debe ser una llama, sino una luz.

Henry David Thoreau: Jamás hallé compañera más sociable que la soledad.

Henry David Thoreau: La bondad es la única inversión que nunca quiebra.

Henry David Thoreau: Es más rico aquel cuyos placeres son los más baratos.

Henry David Thoreau: Deseo por igual ser un buen vecino y un mal ciudadano.

Henry David Thoreau: El mundo no es sino un lienzo para nuestra imaginación.

Henry David Thoreau: Un hombre es rico en proporción a las cosas que puede desechar.

Henry David Thoreau: Un cielo sin nubes es una pradera sin flores, un mar sin velas.

Henry David Thoreau: Deja de arañar la corteza; hay fruta madura en tu frente.

Henry David Thoreau: No hay peor olor que el que despide la bondad corrompida.

Henry David Thoreau: El tiempo no es sino la corriente en la que estoy pescando.

Henry David Thoreau: Creo que deberíamos ser hombres primero y ciudadanos después.

Henry David Thoreau: Vida ciudadana: millones de seres viviendo juntos en soledad.

Henry David Thoreau: Se podría definir el cielo como el lugar que los hombres evitan.

Henry David Thoreau: ¡Como si se pudiera matar el tiempo sin insultar a la eternidad!

Henry David Thoreau: Nunca mires atrás a menos que estés planeando ir en esa dirección.

Henry David Thoreau: La abundancia de una clase se compensa con la indigencia de la otra.

Henry David Thoreau: Es más deseable cultivar el respeto al bien que el respeto a la ley.

Henry David Thoreau: Es tan difícil verse a uno mismo como mirar para atrás sin volverse.

Henry David Thoreau: Hay más religión en la ciencia del hombre que ciencia en su religión.

Henry David Thoreau: Casi todas las personas viven la vida en una silenciosa desesperación.

Henry David Thoreau: Hacen falta dos para decir la verdad; uno que hable y otro que escuche.

Henry David Thoreau: Nueve décimas partes de la sabiduría provienen de ser juicioso a tiempo.

Henry David Thoreau: Hay muchos que se van por las ramas, por uno que va directamente a la raíz.

Henry David Thoreau: Cuán vano es sentarse a escribir cuando aún no te has levantado para vivir.

Henry David Thoreau: Nuestra vida siempre es malgastada por el detalle. simplificar, simplificar.

Henry David Thoreau: Antes que el amor, el dinero, la fe, la fama y la justicia, dadme la verdad.

Henry David Thoreau: De qué sirve una casa sino se cuenta con un planeta tolerable donde situarla.

Henry David Thoreau: Es preferible fiarse del hombre equivocado a menudo, que de quien no duda nunca.

Henry David Thoreau: Lee los buenos libros primero, lo más seguro es que no alcances a leerlos todos.

Henry David Thoreau: Si la naturaleza es nuestra madre, entonces Dios o la existencia es nuestro padre.

Henry David Thoreau: El hombre es rico en proporción a la cantidad de cosas de las que puede prescindir.

Henry David Thoreau: Cualquier hombre que tenga más razón que sus prójimos ya constituye una mayoría de uno.

Henry David Thoreau: Lo que un hombre piensa de sí mismo, esto es lo que determina, o más bien indica su destino.

Henry David Thoreau: Tenía tres sillas en mi casa; una para la soledad, dos para la amistad, tres para la compañía

Henry David Thoreau: La ley nunca hará a los hombres libres; son los hombres los que tienen que hacer la ley libre.

Henry David Thoreau: Si has construido castillos en el aire, tu trabajo no se pierde; ahora coloca las bases debajo de ellos.

Henry David Thoreau: La mayoría de los hombres lleva vidas de tranquila desesperación. Lo que se llama resignación es desesperación confirmada.

Henry David Thoreau: El costo de una cosa es la cantidad de aquello que yo llamo vida, necesaria para adquirirla, ya sea a corto o a largo plazo.

Henry David Thoreau: Hay momentos en que toda la ansiedad y el esfuerzo acumulados se sosiegan en la infinita indolencia y reposo de la naturaleza.

Henry David Thoreau: Si no logras convencer a una persona de lo malo que está haciendo, procura hacer entonces lo bueno. La gente cree sólo lo que ve.

Henry David Thoreau: Declaro llanamente mi guerra al Estado, a mi modo, aunque seguiré haciendo uso y obteniendo cuantas ventajas pueda de él, como es habitual en estos casos.

Henry David Thoreau: Me cuesta menos, en todos los sentidos, el incurrir en pena de desobediencia al Estado que el obedecer, en cuyo caso me sentiría mermado en mi propia estimación.

Henry David Thoreau: La ley jamás hizo a los hombres un ápice más justos; y, en razón de su respeto por ella, incluso los mejor dispuestos se convierten a diario en agentes de la injusticia.

Henry David Thoreau: La mayoría de los lujos y muchas de las llamadas comodidades de la vida no sólo no son indispensables, sino que resultan un obstáculo evidente para la elevación espiritual de la humanidad.

Henry David Thoreau: La mayor parte de los hombres, incluso en este país relativamente libre, se afanan tanto en innecesarios artificios y labores absurdamente mediocres, que no les queda tiempo para recoger los mejores frutos de la vida.

ARTICULO RELACIONADO

EL PADRE DE LA CONCIENCIA MEDIOAMBIENTAL

HENRY DAVID THOREAU

PENSAMIENTOS DE THOREAU

En la naturaleza está la preservación del mundo.

Henry David Thoreau (1817-1862) fue un filósofo de la naturaleza, observador paciente, anotador escrupuloso y padre de la conciencia medioambiental. También está considerado el gran impulsor de esa vida tranquila que algunos ensalzan como elogio a la pereza. La obra de su vida se convirtió en una cruzada para mostrar a sus conciudadanos un estilo de vida diferente, que hacía a un lado el materialismo y abrazaba la naturaleza. «En la naturaleza está la preservación del mundo», decía.

Según la filosofía de Thoreau, cada persona debería por sí misma estudiar la naturaleza. Entonces, habiéndose conectado así con su propia naturaleza interior, debería «Seguir su propio camino, en lugar del de su padre, su madre o sus vecinos».

El ecologismo se ha apropiado de Thoreau porque su defensa de la vida en la naturaleza fue férrea, pero esa misma defensa no le llevó a enemistarse con las ciudades ni sus agresivas formas de vida. No entraría en la categoría de vegetariano estricto, aunque sí era algo muy similar, y también era conocido como senderista y piragüista de cierto nivel. Defendía a los animales del maltrato 150 años de que a alguien se le ocurriera hablar de los derechos de éstos.

Veamos algunos de sus pensamientos...

MEDICINA EUPÉPTICA

Thoreau propone lo que denomina una «medicina eupéptica»; en otras palabras, una medicina para generar bienestar y felicidad y alejar maldad y dolor. ¿Cuál es esta medicina? Regocijarse ante el esplendor de cada mañana; oponer una voluntad de goce al movimiento natural de la negatividad, que nos lleva hacia el pesimismo; desear la felicidad, que no nos es dada, sino que debe construirse; colocarse o volver a colocarse en el centro de uno mismo; transformar los inconvenientes en ventajas; buscar lo positivo en lo negativo; querer hacer de la propia vida una fiesta.

LA VIDA MEZQUINA

La vida mezquina es una vida orientada hacia valores falsos: el dinero, los honores, el poder, las riquezas, la propiedad, la reputación. Es una vida ensuciada por los vicios de la sociedad de consumo: codiciar, comprar, poseer, consumir, sustituir. ¿Quién podría, en efecto, no suscribir esta constatación? «Me parece evidente que muchos de vosotros vivís unas vidas pobres y serviles» No nos pertenecemos, perdemos nuestra vida tratando de ganarla, vivimos como máquinas, entregamos siempre nuestra vida al mañana.

¿Qué hacer para dejar de llevar una vida mezquina?

He aquí seis fórmulas:

  1. Exploraos a vosotros mismos.
  2. Acometed la vida tal como la habéis imaginado.
  3. Amad vuestra vida.
  4. Simplificad, simplificad.
  5. Haceos un cuerpo perfecto.
  6. Vivid libres y sin compromiso.

VIVIR LA VIDA

Lo que se puede expresar con palabras, puede igualmente expresarlo nuestra vida. Mi vida actual, es un hecho del que no debo congratularme, pero respeto mi fe y mis aspiraciones. De ellos hablo ahora. Nuestro estado es demasiado simple para describirlo. No he prestado juramento alguno. No he trazado ningún pan sobre la sociedad, la Naturaleza, o Dios. Soy simplemente lo que soy, o más bien, comienzo a serlo.

EL AQUÍ Y EL AHORA

Vivo en el presente. El pasado no es en mí sino un recuerdo, y el porvenir una anticipación. Amo vivir. Prefiero una reforma antes que un programa. No puede hacerse historia de cómo el mal se ha vuelto lo mejor. Creo, y nada existe al margen de mi creencia. Sé que yo soy. Sé que otro existe, que sabe más que yo, que por mí se interesa, del que soy su criatura, y en cierto modo también progenitor. Sé que la empresa vale la pena, que las cosas van bien. No he recibido ninguna noticia adversa.

LO SIMPLE

En cuanto a las posiciones, a las combinaciones, a los detalles, ¿qué pueden significar? Si contemplamos el firmamento, cuando el tiempo es claro, ¿qué apercibimos sino el cielo y el sol?

EL BIEN Y EL MAL

¿Quieres convencer a un hombre de que hace mal? Haz el bien. Pero es inútil convencerlo con palabras. Los hombres creen en lo que ven. Hay que procurar que vean. Prosigue tu vida, obstínate en vivirla, y como un perro en torno del coche de su amo, gira en torno a tu propia vida.

LA ILUMINACIÓN

Realiza aquello que más amas. Para conocer bien tu hueso, hay que roerlo, enterrarlo y desenterrarlo para roerlo más aún. No es preciso demasiada moral. Sería trampearse a sí mismo con un exceso de vida. Ve más allá de la moralidad. No te contentes con ser bueno; hay que serlo a toda costa. Todas las fábulas encierran su moral, pero los inocentes que escuchan hallan placer sobre todo por la historia que narran. Nada se interpone entre tú y la luz. Respeta a los hombres, respeta a tus hermanos, y nada más. Cuando emprendas viaje a la Ciudad Celeste, no lleves carta de recomendación. Cuando llames, pide ver a Dios, y nunca a los lacayos. En esto, que es lo que más te conviene, no se te ocurra pensar que tienes camaradas. Haz de cuenta que estás solo en el mundo...

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2019