LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY MEDITACION VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS MEDITACION VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

BUSCAR IMPOSIBLE

RESULTADOS IMPOSIBLE

VER FRASES IMPOSIBLE

ESCRITOS


Metas imposibles u hombres incapaces - La Iluminación Espiritual
01/09/2018

METAS IMPOSIBLES U HOMBRES INCAPACES

LIE

CULTURA » IMPOSIBLES » FRASES

A palabras necias oídos sordos. Analicémoslas con buen criterio: que quienes han fracasado no consigan convencerte de que tú tampoco podrás lograrlo.


Parece imposible - La Iluminación Espiritual
13/05/2018

PARECE IMPOSIBLE

WILLIAM MEDRANO

CONOCIMIENTOS » IMPOSIBLE » FRASES

Sabemos que en este mundo se citaron el bien y el mal para librar una inhumana batalla que será ganada con el arma más poderosa de todas. El amor.


Todo un imposible - La Iluminación Espiritual
11/01/2018

TODO UN IMPOSIBLE

LIE

SUPERACION » IMPOSIBLE » FRASES

Jesucristo nació entre los animales. Él y el Bautista se unieron a muchos judíos que reprobaban el sacrificio de animales apoyando el vegetarianismo.

ARTICULO RELACIONADO

METAS IMPOSIBLES U HOMBRES INCAPACES

LIE

ESCALADA IMPOSIBLE

Hace mucho, mucho tiempo, en un lejano país, se organizó un concurso para demostrar la fuerza, inteligencia y habilidad de todos y cada uno de sus ciudadanos menores de 33 años. El objetivo consistía en escalar –sin más ayuda que el propio cuerpo- hasta lo alto de una torre de mármol blanco que ocupaba la parte central de la plaza de encuentro de la ciudad.

¿Has visto alguna vez una pared de mármol? ¿La has tocado? En ese caso, comprenderás que el concurso comenzará a ser llamado, entre susurros, la competición de la escalada imposible.

A tres semanas de la competición, los jóvenes comenzaron con severos entrenamientos para desarrollar sus capacidades: fuerza, coordinación, armonía, gracia… etc. Todos llegaron profundamente transformados a la fecha de la cita, todos habían desarrollado lo mejor de sí mismos.

Comenzó la competición, y los jóvenes empezaron a intentar escalar la torre. Sus paredes estaban tan pulidas que no se encontraban hendiduras donde afianzar los dedos y, resbalaban tanto sus muros, que nadie conseguía ascender más de un par de metros…

El público estaba perplejo, y empezó a asumir que realmente se trataba de una escalada imposible, así que se desataron los susurros: “no van a poder lograrlo, es imposible”. Y el susurro se hizo voz, y la voz se alzó hasta convertirse en grito, en queja… Y llegó a los oídos de los participantes. Éstos flaquearon en su voluntad y, poco a poco, fueron abandonando el concurso y uniéndose a los coros de sus amigos conciudadanos: “no se puede lograr, es imposible”… Uno tras otro, todos fueron abandonando.

Sólo quedaba un joven que hacía lo imposible por ascender. Parecía que le ganaba unos metros a la torre pero, de repente, resbalaba por su superficie y volvía a caer al suelo. Entonces, quienes ya se habían retirado le aconsejaban: “no seas terco, no se puede hacer… Déjalo ya y vayámonos a la taberna a tomar unas cervezas”. Ni caso, él seguía a lo suyo, haciendo esfuerzos desesperados por subir… Ascendiendo, resbalando y cayendo de nuevo al suelo.

Pero finalmente lo logró, en uno de sus cientos de intentos no resbaló y alcanzó la cumbre. Conmocionados, todos se acercaron a él para felicitarle por su victoria y preguntarle por su método, por cómo lo había hecho para conseguirlo… No tardaron en descubrir su secreto… ¡Era sordo!

Cuántas veces, pese a nuestra competencia, pese a nuestra preparación, pese a nuestra capacidad y pese a nuestro anhelo, renunciamos a nuestros objetivos porque nos convencemos –o nos convencen- de que son imposibles de alcanzar.

¡Cuidado con el efecto Pigmalión! Tanto quien cree que es posible como quien cree que no lo es tienen razón, porque su convencimiento determina su capacidad.

Hagamos oídos sordos a quienes no nos aporten más que pesimismo y desolación, prestemos sólo atención a aquellos que nos ofrezcan experiencias y consejos que nos ayuden y enriquezcan. Del mismo modo que no nos comemos todo aquello que llega a nuestras manos, tampoco debemos alimentar nuestra mente o nuestro espíritu con todo aquello que llega a nuestros oídos.

No todas las voces tienen el mismo valor, aprendamos a discriminarlas con buen criterio: que quienes han fracasado no consigan convencerte de que tú tampoco podrás lograrlo… ¿Acaso ellos son como tú?

Prepárate, aplícate, esfuérzate y no prestes oídos a los portavoces del pesimismo y el fracaso. Verás como eres capaz de operar auténticos milagros.

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER BLOGSPOT VER INSTAGRAM VER TWITTER VER FACEBOOK VER PINTEREST

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020