LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY AMOR VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS AMOR VINCULOS RAPIDOS
EXISTENCIA TOTAL Y ETERNA - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

BUSCAR DESCANSAR

RESULTADOS DESCANSAR

VER FRASES DESCANSAR

ESCRITOS


Meditación para descansar mente y cuerpo - La Iluminación Espiritual
26/03/2020

MEDITACIÓN PARA DESCANSAR MENTE Y CUERPO

THICH NHAT HANH

MEDITACION » DESCANSAR » FRASES

Aprovecha ahora este espacio único que te regala la existencia en medio de la crisis; para la meditación y el descanso esencial de tu mente y de tu cuerpo.


Meditación y descanso para sanar - La Iluminación Espiritual
10/12/2019

MEDITACIÓN Y DESCANSO PARA SANAR

THICH NHAT HANH

MEDITACION » DESCANSAR » FRASES

Ayúdate con la Meditación y el descanso para sanar. Invoca tú Jesús o tu Buddha interno para trasmitir energía y el descanso sanador a todo tu cuerpo.

ARTICULO RELACIONADO

MEDITACIÓN PARA DESCANSAR MENTE Y CUERPO

THICH NHAT HANH

LA SABIDURÍA DEL DESCANSO

Haz solo lo esencial y dedica tus energías más y más a tu viaje interior.

La mente la estas usándola permanentemente aunque estés en un sillón todo el día. ¡Para nada, innecesariamente! Te has olvidado de cómo apagarla. Queda encendida durante setenta u ochenta años, funcionando y funcionando, y se fatiga. Por eso la gente pierde inteligencia: por la sencilla razón de que están muy cansados. Si la mente pudiera descansar un poco, si pudieras dejarla tranquila durante unas horas por día, si de vez en cuando le dieras un descanso a tu mente, ella rejuvenecería, se volvería más inteligente, más eficiente, más capacitada.

Cuando la mente se ha relajado, entonces empieza a relajar el corazón, el mundo de tus sentimientos, de tus emociones, que es aún más complejo, más sutil. Pero, ahora te moverás con confianza, con mucha confianza en ti mismo. Ahora sabrás que es posible. Si es posible con el cuerpo y es posible con la mente, también es posible con el corazón.

Aprovecha este espacio que te regala la existencia en medio de la crisis. Ahora puedes ir a lo más profundo de tu ser, que está más allá del cuerpo, de la mente y del corazón: al propio centro de tu existencia. Serás capaz de relajarlo, también, y esa relajación ciertamente produce el mayor gozo posible, lo supremo en éxtasis y aceptación. Estarás lleno de bendición y de alegría. Tu vida tendrá en ello la cualidad de la danza.

Veamos que nos enseña sobre el descanso el Maestro Thich Nhat Hanh...

EL ARTE DE DESCANSAR

Descansar es la primera parte de la meditación budista.

Descansar es una práctica muy importante. Nuestro cuerpo físico necesita descanso para restaurarse, y nuestra conciencia no es diferente. Permítete ser como ese guijarro en reposo: «El guijarro está descansando en el fondo del río y el guijarro no tiene que hacer nada.»

Mis queridos amigos, supongamos que alguien está sosteniendo una piedra y la lanza al aire y la piedra comienza a caer en un río. Después de que el guijarro toca la superficie del agua, se permite hundirse lentamente en el río. Llegará al lecho del río sin ningún esfuerzo. Una vez que el guijarro está en el fondo del río, continúa descansando. Permite que el agua pase.

Creo que el guijarro llega al lecho del río por el camino más corto porque se permite caer sin hacer ningún esfuerzo. Durante nuestra meditación sentada podemos permitirnos descansar como un guijarro. Podemos permitirnos hundirnos naturalmente sin esfuerzo en la posición de sentarnos, la posición de descansar.

Descansar es una práctica muy importante; tenemos que aprender el arte de descansar. Descansar es la primera parte de la meditación budista. Deberías permitir que tu cuerpo y tu mente descansen. Nuestra mente y nuestro cuerpo necesitan descansar.

El problema es que no muchos de nosotros sabemos cómo permitir que nuestro cuerpo y mente descansen. Siempre estamos luchando; luchar se ha convertido en una especie de hábito. No podemos resistirnos a ser activos, luchando todo el tiempo. Luchamos incluso durante nuestro sueño.

Es muy importante darse cuenta de que tenemos la energía hábito de luchar. Tenemos que ser capaces de reconocer un hábito cuando se manifiesta porque si sabemos reconocer nuestro hábito, perderá su energía y no será capaz de empujarnos más.

LUCHAR NO TE DEJA DESCANSAR

Luchar se ha convertido en un obstáculo para el descanso.

Hace diez años estaba en la India visitando la ex comunidad intocable de budistas. Un amigo que pertenecía a la casta organizó el viaje para mí. Estaba sentado en el autobús, disfrutando del paisaje exterior, contemplando las palmeras y la vegetación. De repente me volví y lo vi muy tenso. No había razón por la que tuviera que estar tenso así. Pensé que estaba tratando de hacer mi visita agradable y tal vez esa era la razón por la que estaba tan tenso. Le dije: «Querido amigo, sé que quieres hacer mi viaje agradable, pero ya estoy muy feliz. Ya disfruté el viaje. Entonces, ¿por qué no te sientas, sonríes y te relajas? Dijo, Bien, y se sentó y trató de relajarse.»

Estaba contento y volví mi cara hacia la ventana de nuevo y disfruté de las palmeras y otras cosas. Pero sólo unos minutos después, cuando lo miré hacia atrás estaba tan tenso como antes. No fue capaz de relajarse, para permitirse relajarse. Sabía que pertenecía a ese sector de la población que había estado luchando durante muchos miles de años. Fue discriminado. Había sufrido tanto, sus antepasados y él y sus hijos. Así que la tendencia a la lucha ha estado allí durante muchos miles de años. Por eso fue muy difícil para él dejarse descansar.

«Cuando un animal en la selva es herido, sabe cómo encontrar un lugar tranquilo, acostarse y no hacer nada. El animal sabe que es la única manera de curarse: acostarse y descansar.»

Tenemos que practicar para poder transformar este hábito en nosotros. El hábito de la lucha se ha convertido en una poderosa fuente de energía que está dando forma a nuestro comportamiento, nuestras acciones y nuestras reacciones.

Cuando un animal en la selva es herido, sabe cómo encontrar un lugar tranquilo, acostarse y no hacer nada. El animal sabe que es la única manera de curarse: acostarse y descansar, sin pensar en nada, incluso cazar y comer. No comer es una forma maravillosa de permitir que tu cuerpo descanse. Estamos tan preocupados por cómo obtener nutrición que tenemos miedo de descansar, de permitir que nuestro cuerpo descanse y ayunar. El animal sabe que no necesita comer. Lo que necesita es descansar, no hacer nada, y por eso se restablece su salud.

En nuestra conciencia también hay heridas, muchos dolores. Nuestra conciencia también necesita descansar para restaurarse a sí misma. Nuestra conciencia es como nuestro cuerpo. Nuestro cuerpo sabe cómo curarse a sí mismo si le permitimos la oportunidad de hacerlo. Cuando tenemos un corte en nuestro dedo no tenemos que hacer nada más que limpiarlo y permitirle el tiempo para sanar, porque nuestro cuerpo sabe cómo curarse a sí mismo. Lo mismo es cierto con nuestra conciencia; nuestra conciencia sabe cómo curarse a sí misma si sabemos cómo permitir que lo haga. Pero no lo permitimos. Siempre intentamos hacer algo. Nos preocupamos tanto por la curación, por lo que no obtenemos la curación que necesitamos. Sólo si sabemos cómo permitirles descansar, nuestro cuerpo y nuestra alma pueden sanarse a sí mismos.

Pero hay en nosotros lo que llamamos la energía de la inquietud. No podemos estar en paz con nosotros mismos. No podemos ser pacíficos. No podemos sentarnos; no podemos acostarnos. Hay algo de energía en nosotros para hacer esto, para hacer eso, para pensar en esto, para pensar en eso, y ese tipo de inquietud nos hace infelices. Por eso es tan importante que aprendamos en primer lugar para permitir que nuestro cuerpo descanse. Tenemos que aprender a lidiar con toda nuestra energía de inquietud. Es por eso que tenemos que aprender estas técnicas de permitir que nuestro cuerpo y nuestra conciencia descansen.

MEDITAR PARA DESCANSAR

Meditación como la práctica del descansar.

Aprendamos el arte de descansar. La meditación no es una lucha. Si la toman como una lucha, se cansarán. Después de quince minutos sentirán dolor en sus hombros y en su cabeza. Entonces, permítanse descansar. Cuando practican meditación, permítanse descansar. Es posible descansar mientras se practica la meditación a pie, la respiración consciente. De hecho, les ofrezco esta práctica como un medio de descanso.

MEDITAR A PIE

Algunas instrucciones sobre la meditación a pie.

Lo primero que haremos en la mañana temprano es practicar caminar, lo que llamamos meditación a pie. La meditación a pie significa disfrutar caminando sin ninguna intención de llegar. No necesitamos llegar a ningún lado. Sólo caminamos. Disfrutamos caminando. Eso significa que caminar ya se detiene, y eso necesita un poco de entrenamiento.

«El milagro es no caminar sobre carbón quemado o en el aire delgado o en el agua; el milagro es sólo para caminar sobre la tierra.» Zen Ling Chi

Por lo general, en nuestra vida diaria caminamos porque queremos ir a algún lugar. Caminar es sólo un medio para un fin, y es por eso que no disfrutamos de cada paso que damos. La meditación a pie es diferente. Caminar es sólo para caminar. Disfrutas cada paso que des. Así que esto es una especie de revolución en caminar. Te permites disfrutar de cada paso que des.

Respiras. Te das cuenta del hecho de que estás vivo. Sigues vivo y caminas por este hermoso planeta. Eso ya está haciendo un milagro. El mayor de todos los milagros es estar vivo. Tenemos que despertarnos a la verdad de que estamos aquí, vivos. Estamos aquí dando pasos en este hermoso planeta. Esto ya está haciendo un milagro.

Pero tenemos que estar aquí para que el milagro sea posible. Tenemos que traernos de vuelta al aquí y al ahora. Por lo tanto, cada paso que damos se convierte en un milagro. Si eres capaz de caminar así, cada paso será muy nutritivo y sanador. Caminas como si besas la tierra con los pies, como si masajea ras la tierra con tus pies. Hay mucho amor en esa práctica de la meditación a pie.

El Buda dijo que el pasado se ha ido y que el futuro aún no está aquí. No nos arrepintamos del pasado. No nos preocupemos por el futuro. Volver al momento presente y vivir profundamente el momento presente. Porque el momento presente es el único momento en el que puedes tocar la vida. La vida sólo está disponible en el momento presente. Es por eso que caminar en meditación es volver al momento presente, para estar vivo de nuevo y tocar la vida profundamente en ese momento. Para poder tocar la tierra con los pies y disfrutar caminando, tenemos que establecernos firmemente en el momento presente, en el aquí y en el ahora.

En la meditación a pie, caminamos como una persona libre. Esto no es libertad política. Esto es la libertad de las aflicciones, de la tristeza, del miedo. A menos que seas libre no puedes disfrutar caminando. Me gustaría proponerles un poema corto que les gustaría utilizar para la meditación a pie:

He llegado. Estoy en casa.
En el aquí. En el ahora.
Soy sólido. Soy libre.
En lo último que habito.

Es posible que desee dar dos pasos y respirar y decir, he llegado, he llegado. Y cuando exhalas, tomas otros dos pasos y dices en silencio, estoy en casa, estoy en casa. Nuestro verdadero hogar está realmente en el aquí y en el ahora. Porque sólo aquí y ahora podemos tocar la vida. Como dijo el Buda, la vida sólo está disponible en el aquí y el ahora, así que volver al momento presente se va a casa. Es por eso que das un paso o dos y despiertas al hecho de que has llegado. Has llegado en el momento presente.

«Si puedes llegar, dejarás de correr, corriendo dentro y corriendo sin. Existe la creencia en nosotros de que la felicidad no puede ser posible en el aquí y en el ahora. Tenemos que ir a algún lado. Tenemos que ir al futuro para poder ser realmente felices.»

Ese tipo de pensamiento ha estado ahí por mucho tiempo. Tal vez ese sentimiento nos ha sido transmitido por nuestros antepasados y nuestros padres. Por eso tenemos que despertar a la presencia de esa energía habitante en nosotros y hacer lo contrario. El Buda dijo que es posible que seamos pacíficos y felices en el momento presente. Significa vivir felizmente en el momento presente. Cuando estás allí, cuerpo y mente unidos, tienes la oportunidad de tocar las condiciones de tu felicidad. Si eres capaz de tocar estas condiciones de felicidad que ya están disponibles en el aquí y el ahora, puedes ser feliz de inmediato. No tienes que correr a ninguna parte, especialmente hacia el futuro.

Cuando practicamos caminar, podríamos ser conscientes de que tenemos pies fuertes. Nuestros pies son lo suficientemente fuertes como para que disfrutemos corriendo y caminando. Esa es una condición para la felicidad que está disponible. Cuando respiro y me doy cuenta de mis ojos, encuentro otra condición para mi felicidad. Respirando, soy consciente de mis ojos. Respirando, sonrío a mis ojos. Este es un ejercicio, un ejercicio muy simple para ayudarte a darte cuenta de que tienes ojos que aún están en buenas condiciones. Sólo tienes que abrir los ojos para ver el cielo azul, la nube blanca, la vegetación de lujo. Puedes ver todo tipo de formas y colores sólo porque tienes ojos todavía en buenas condiciones. Tus ojos son otra condición para tu felicidad. Tenemos tantas condiciones como esa para nuestra felicidad y, sin embargo, seguimos siendo infelices. Todavía queremos huir del momento presente, esperando que encontremos algo de felicidad en el futuro.

MEDITAR RESPIRANDO

Respirando, soy consciente de mi corazón. Respirando, sonrío a mi corazón.

Ese es otro ejercicio. Cuando practicas así tocas tu corazón con tu atención plena. Si continúas un minuto, te das cuenta de que todavía tienes un corazón que funciona normalmente. Es maravilloso tener un corazón que todavía funciona normalmente. Hay personas que no tienen un corazón así y su deseo más profundo es tener un corazón como tú. Así que las condiciones para la felicidad pueden ser más que suficientes para que seamos felices, pero no somos capaces de ser felices debido a esa tendencia a huir del momento presente.

«Haz el momento presente, el aquí y el ahora, en tu verdadero hogar. Es el único hogar que tenemos.»

Tomar una respiración, sonreír y tocar las condiciones de felicidad que están disponibles, es algo que todos podemos hacer. Por eso podemos parar y establecernos en el momento presente. Esa es la enseñanza de vivir felizmente en el momento presente. Por favor, entrena para hacer el momento presente, el aquí y el ahora, en tu verdadero hogar. Es el único hogar que tenemos. Ese es el único lugar donde podemos tocar la vida. Todo lo que buscamos debe encontrarse aquí y en el ahora. De esa manera la meditación a pie puede ser un gran placer y puede ser muy curativa.

¿Tienes que hacer algún esfuerzo para practicar la meditación a pie? No creo. Es como cuando bebes un vaso de jugo de naranja. ¿Crees que tienes que hacer un esfuerzo para disfrutar del jugo de naranja? No. Caminar es así. Para disfrutar realmente de un vaso de jugo de naranja, tienes que estar allí cien por ciento mente y cuerpo juntos. Si usted está allí, mente y cuerpo firmemente establecidos en el momento presente, entonces un vaso de jugo de naranja se convertirá en una cosa real para usted. Eres real; por lo tanto, el jugo es real. Y allí la vida es real. La vida existe. La vida es profunda durante el tiempo que bebes tu jugo de naranja.

Cuando contemplas una hermosa puesta de sol, ¿tienes que hacer algún esfuerzo? No creo. Usted no tiene que hacer ningún esfuerzo para disfrutar de una hermosa puesta de sol. Sólo necesitas estar ahí, estar ahí la mente y el cuerpo juntos. Pero si tu cuerpo está ahí y tu mente está en el pasado o en el futuro, entonces la hermosa puesta de sol no estará allí para ti.

Hay un tipo de energía que te ayuda a estar allí cuerpo y mente juntos. Esa energía se llama atención plena. La conciencia plena es la capacidad de estar allí cuerpo y mente unidos. Cuando bebas tu jugo de naranja, bebe conscientemente y disfrutarás de tu jugo porque realmente estás allí al cien por cien. Si tu cuerpo y tu mente están unidos cuando contemplas la hermosa puesta de sol, significa que eres consciente. Mindfulness le ayuda a estar allí para que la hermosa puesta de sol para estar allí también. Mientras caminas, si te permites estar allí mente y cuerpo juntos, entonces caminar se convertirá en caminar consciente; será curativo, refrescante y nutritivo.

Meditar significa ante todo estar allí, estar en tu cojín, estar en tu camino de meditación a pie. Comer también es una meditación si realmente estás allí, presenta el cien por cien con tu comida. Lo esencial es estar ahí. Así que por favor, cuando practiques la meditación a pie, no hagas ningún esfuerzo. Permítete ser como ese guijarro en reposo. El guijarro está descansando en el fondo del río y el guijarro no tiene que hacer nada. Mientras caminas, estás descansando. Mientras estás sentado, estás descansando.

MEDITAR SENTADO

Si estas sentado no luches y todos tus músculos estarán relajados.

Si luchas durante tu meditación sentada o meditación a pie, no lo estás haciendo bien. El Buda dijo: «Mi práctica es la práctica de la no práctica.» Eso significa mucho. Abandona toda lucha. Permítete descansar.

Me siento en mi cojín de meditación. Considero que es algo muy agradable. No lucho en absoluto con mi cojín. Me permito descansar. No hago ningún esfuerzo y es por eso que no tengo ningún problema mientras estoy sentado. Mientras estoy sentado no lucho y es por eso que todos mis músculos están relajados. Si luchas durante tu meditación sentada, muy pronto tendrás dolor en los hombros y la espalda y cosas por el estilo. Pero si te dejas descansar en tu cojín puedes sentarte mucho tiempo, y cada minuto es ligero, refrescante, nutritivo y sanador.

«No es estar sentado para luchar por conseguir la iluminación. No. Sentarse en primer lugar es para el placer de sentarse. Caminar en primer lugar es para el placer de caminar. Y comer es para el placer de comer. Y el arte debe estar ahí al cien por cien.»

MEDITAR AL 100%

Significa que lo estás haciendo con el cien por cien de tu cuerpo y tu mente.

Cuando era novicio aprendí a encender un palo de incienso en la atención plena. Verás, cuando enciendes incienso piensas que el propósito de encender incienso es tener el incienso impregnado de la casa del Buda. Pero encender el incienso es sólo para iluminar el incienso. Coges un palo de incienso conscientemente y lo disfrutas, porque es por sí mismo un acto de meditación. Durante el tiempo que recoges el palo de incienso eres consciente, estás concentrado, eres real, porque tu cuerpo y tu mente están juntos. Y el palo de incienso es real. Cuando golpeas un partido, haces lo mismo. Durante el tiempo que golpeas un partido, solo golpeas un partido. No haces nada más. No piensas en otras cosas. Eres perfectamente consciente de golpear un partido. Estás concentrado en ello, y disfrutas del acto de iluminar el incienso.

Cuando sostienes un palo de incienso, es lo mismo. Cuando lo meto en el quemador de incienso, pongo mi mano izquierda en mi mano derecha. Esa es la tradición. Todos en la tradición budista iluminan el incienso de esa manera. El palo de incienso es muy ligero; una mano es suficiente para sostenerlo. ¿Por qué tienes que poner la mano izquierda en tu mano derecha? Porque significa que lo estás haciendo con el cien por cien de tu cuerpo y tu mente.

Estar allí de verdad. Estar allí al cien por cien de ti mismo. En cada momento de tu vida diaria. Esa es la esencia de la verdadera meditación budista. Cada uno de nosotros sabe que podemos hacer eso, así que entrenemos para vivir cada momento de nuestra vida diaria profundamente. Por eso me gusta definir la atención plena como la energía que nos ayuda a estar allí al cien por cien. La energía de tu verdadera presencia.

MEDITAR AQUÍ Y AHORA

«Respirando, aquí, en el aquí. Respirando, en el ahora, en el ahora. Aunque estas son palabras diferentes significan exactamente lo mismo. He llegado aquí. He llegado en el ahora. Estoy en casa, aquí. Estoy en casa en el ahora.»

Cuando practicas así, practicas parar. La detención es la práctica budista básica de la meditación. Deja de correr. Deja de luchar. Así te dejas descansar, sanar y calmarte.

Y después de unos minutos de práctica podrías cambiar a hacer la tercera línea—soy sólido, soy libre. Esto no es una auto-sugestión. ¿por qué? Porque si has conseguido llegar al aquí y en el ahora eres mucho más libre. Estás libre del pasado, del futuro, de tus preocupaciones, de tu miedo. Y te vuelves mucho más sólido; tus pasos se vuelven más sólidos y te vuelves más sólido en tu cuerpo y en tu mente. La solidez se hace realidad después de unos minutos de llegar, de estar en casa.

TOCAR EL NIRVANA

La solidez y la libertad son dos características del nirvana.

Nirvana no es algo abstracto. El Buda dijo que podemos tocar el nirvana con nuestro propio cuerpo. Así que mientras practicas la meditación a pie puedes comenzar a tocar el nirvana ya con tu cuerpo y tu espíritu.

Cuando sientes que eres un poco más sólido, un poco más libre, entonces comienzas a tocar el nirvana con tu cuerpo y espíritu. La solidez y la libertad son la verdadera base para su felicidad y bienestar. Ninguna felicidad, ningún bienestar, ningún descanso es posible sin solidez y libertad.

«La última línea del poema es maravillosa. En el último me habito. En lo último. En lo último. Yo me detengo. Yo me detengo. Lo último aquí es el verdadero fundamento de tu ser.»

Vamos a visualizar las olas en el océano, varias olas que aparecen en la superficie del océano. Algunas olas son grandes, hay aquellas que son pequeñas, y cada onda parece tener su propia vida. Una ola puede tener ideas como, «Soy una ola. Sólo soy una ola entre muchas olas. Soy más pequeño que la otra ola. Soy menos hermosa. Yo dudo menos que la otra ola.» Ideas así. Una ola puede quedar atrapada en los celos, en el miedo, en la discriminación.

Pero si la ola es capaz de agacharse y tocar el agua dentro de sí misma, se dará cuenta de que si bien es una ola, es al mismo tiempo agua. El agua es la base de la ola. Mientras que las olas pueden ser altas y bajas, más y menos bellas, el agua está libre de todas estas nociones. Es por eso que si somos capaces de tocar los cimientos de nuestro ser, podemos liberar nuestro miedo y nuestro sufrimiento.

Tocar los cimientos de nuestro ser significa tocar el nirvana. Nuestra fundación no está sujeta al nacimiento y a la muerte, al ser y a la no ser. Una ola puede vivir la vida de una ola, pero una ola puede hacerlo mucho mejor que eso. Mientras vive la vida de una ola, una ola puede vivir una vida del agua. Cuanto más crece nuestra solidez y nuestra libertad, más profundamente tocamos el suelo de nuestro propio ser. Esa es la puerta para la emancipación, para el mayor alivio y descanso.

«Permite a tu cuerpo descansar en cualquier posición en que estés. Y más tarde serás capaz de cuidar de tu espíritu del mismo modo.»

Thich Nhat Hanh

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

REDES SOCIALES

VER BLOGSPOT VER INSTAGRAM VER TWITTER VER FACEBOOK VER PINTEREST

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020