La iluminación espiritual

Mente negativa

-Cuento zen con moraleja-

Ya eres lo que debes ser, y tu negativa a creerlo, es la razón por la que no lo ves. Vive en armonía; en lugar de estar inmerso en emociones negativas.

Cuento zen # 203

Cuento zen sobre mente negativa

La mente positiva es un enfoque positivo respecto a Dios, un llegar a Dios, una búsqueda, una indagación. La mente negativa es un esperar a Dios, no una búsqueda. La mente negativa consiste en conformarse con lo superficial, no en ir a buscar, no en indagar, solo en ser receptivo que solo obedece a programaciones.

Considera, pues, al hombre, no como uno, porque en este universo relativo nada puede existir como uno. Todo existe a través de la dualidad. Estás dividido en dos. Posees una parte positiva y una parte negativa.

Un grupo de discípulos le preguntó una vez a su maestro:

¿De dónde viene el lado negativo de nuestra mente?

El maestro se retiró un momento y enseguida regresó con un gigante lienzo en blanco. En medio del lienzo había un pequeño punto negro.

¿Qué ven en este lienzo? Preguntó el maestro.

Un pequeño punto negro, Respondieron los discípulos.

El maestro dijo:

Ese es el origen de la mente negativa. Ninguno de ustedes ve la enorme extensión blanca que lo rodea, una mente negativa definitivamente nunca podrá ver a Dios en plenitud.

MORALEJA

Sí, de eso es de lo que trata la meditación, de la ausencia de actividad mental. La mente deja de pensar; la mente está silente. No hay rastro de actividad mental, es pura conciencia en la tranquilidad de la ausencia de todo. Los japoneses tienen una hermosa palabra para ello: lo llaman Kokoro. Significa nada absoluta, una ausencia tremenda, vaciedad, pero no negativa. La ausencia de todo parece significar algo que es negado. Pero no. Todo lo que es basura es negado, es cierto, obviamente, pero una vez que niegas todo lo que es basura, se afirma tu naturaleza más íntima. Es muy positivo.

La gente tiende a residir más en las cosas negativas que en las positivas. Por tanto, la mente se obsesiona con las cosas negativas, con juicios, culpa y ansiedad producida por pensamientos sobre el futuro.

Si la respuesta de tu mente es afirmativa, nada debe inquietarse. Y si es negativa, eres tú quien debe aplicar el remedio. Sin embargo, dar atención positiva o negativa a algo es una forma de dar energía y la forma dañina de estas energías es retener la atención de la una o en la otra. Por lo tanto, si vas a retener alguna de las energías, que al menos sea la positiva y si no vas a retener, pronto estarás fluyendo y dejando fluir la energía y serás libre.

Ya eres lo que debes ser, y tu negativa a creerlo, es la única razón por la que no lo ves.

Vive en armonía contigo mismo y con el entorno; vive en el presente, en lugar de estar buscando, o estar inmerso en emociones negativas. Más bien, trate de no observar realidades negativas, y concéntrese en ver lo que realmente puede hacerte bien, todo lo que puede ayudarte a vibrar de modo más elevado.