La iluminación espiritual

Los espacios vacíos

-Cuento zen con moraleja-

El frasco vacío representa la vida. Las pelotas de golf son muy importantes. Las canicas son cosas que importan. La arena es lo demás, las pequeñas cosas.

Cuento zen # 351

Cuento zen sobre los espacios vacíos

Cuando te sientas agobiado, cuando 24 horas al día no sean suficientes... ¡Recuerda el cuento de los espacios vacíos!

Un profesor en su clase de Filosofía, sin decir palabra agarró un frasco grande y vacío y lo llenó con pelotas de golf. Luego preguntó a sus estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos estuvieron de acuerdo en decir que sí.

De nuevo, sin decir nada, el profesor agarró una caja llena de canicas y la vació dentro del frasco agitándolo hasta que las canicas se acomodaran. Las canicas llenaron los espacios vacíos entre las pelotas de golf. El profesor volvió a preguntar a los estudiantes si el frasco estaba lleno y ellos volvieron a decir que sí.

Luego... El profesor agarró una caja con arena y la vació dentro del frasco agitándolo hasta que la arena se acomodara. Por supuesto, la arena llenó todos los espacios vacíos, y el profesor preguntó nuevamente si el frasco estaba lleno. En esta ocasión los estudiantes respondieron con un sí unánime.

El profesor enseguida agregó 2 tazas de café al contenido del frasco y efectivamente llenó todos los espacios vacíos entre la arena. Los estudiantes reían en esta ocasión. Cuando la risa se apagaba, el profesor explico con la siguiente moraleja...

MORALEJA

El frasco vacío representa la vida.

Las pelotas de golf son las cosas importantes como la familia, los hijos, la salud, los amigos. Son cosas que, aun si todo lo demás lo perdiéramos y solo estas quedaran, nuestras vidas aún estarían llenas.

Las canicas son las otras cosas que importan, como el trabajo, la casa, el coche, etc.

La arena es todo lo demás... las pequeñas cosas.

REFLEXIONES

Si ponemos primero la arena en el frasco, no habría espacio para las canicas ni para las pelotas de golf. Lo mismo ocurre con la vida. Si gastamos todo nuestro tiempo y energía en las cosas pequeñas, nunca tendremos lugar para las cosas realmente importantes.

Presta atención a las cosas que son cruciales para tu felicidad. Juega con tus hijos, dedica tiempo a revisar tu salud, ve con tu pareja a cenar, practica tu deporte o afición favoritos, siempre quedará tiempo para limpiar la casa y reparar la llave del agua.

Ocúpate de las pelotas de golf primero, de las cosas que realmente importan.

Establece tus prioridades, el resto es solo arena.

Uno de los estudiantes levantó la mano y preguntó qué representaba el café.

El profesor sonrió y dijo:

Que bueno que me hagas esta pregunta...

Solo es para demostraros, que no importa cuán ocupada tu vida pueda parecer, siempre hay lugar para un par de tazas de café con un amigo.