La iluminación espiritual

Entender el ahora

-Cuento zen con moraleja-

Estar en el ahora puedes intentar, pero el esfuerzo puede resultar vano. Si te esfuerzas por estar en el presente este esfuerzo se mueve hacia el futuro.

Cuento zen # 231

Cuento zen para entender el ahora

Un discípulo le preguntó a Hejasi:

¿Cuál es el problema de los seres humanos?

Y el sabio respondió: Piensan siempre lo contrario.

Tienen apuro por crecer y más tarde lamentan la infancia perdida. Pierden la salud para tener dinero y después pierden el dinero para tener salud. Piensan tan ansiosamente en el futuro que descuidan el presente y, así, no viven ni el presente ni el futuro.

En conclusión: Viven como si no fueran a morir nunca y mueren como si no hubiesen vivido.

MORALEJA

Nunca descuides el ahora.

Debes vivir con intensidad, totalmente..., momento a momento, en el ahora, en el aquí, y te dices a ti mismo: ¡Por supuesto, eso es! Voy a hacerlo. No es que después lo olvides, ya lo has olvidado. Diciendo: ¡Por supuesto, eso es!, decidiendo que lo vas a hacer, ya lo has pospuesto para mañana; decidiendo que vas a vivir así ya has dejado de entender, has dejado de entender el «ahora».

Vive ahora. Y tú dices: ¡Eso es! Ya basta, voy a empezar a vivir el momento. ¿Pero por qué tomar una decisión?

Así que lo que cuenta es estar aquí y ahora, sin tomar una decisión que te lleve al ahora.

Puedes intentarlo, pero el esfuerzo puede resultar vano; porque si te esfuerzas por estar en el presente, este esfuerzo se mueve hacia el futuro. Cuando preguntas cómo estar en el presente, de nuevo estás preguntando sobre el futuro. Este momento está pasándose por alto en la indagación: ¿Cómo estar presente? ¿Cómo estar aquí y ahora? Este momento presente está pasándose por alto en la indagación, y tu mente comenzará a tramar y a crear sueños en el futuro: algún día estarás en un estado de mente en el que no hay ningún movimiento, ningún motivo, ninguna búsqueda, y entonces habrá dicha.