VER PALABRAS

LA PERFECCIÓN

La perfección no existe porque la vida es eterna.

Para muchos los problemas han dejado de existir, ¿por qué no te puede ocurrir a ti? ¡Acepta este desafío! Todas las personas son simplemente hombres normales, igual que tú; no proclaman tener poderes milagrosos extraordinarios. Son seres muy normales, exactamente igual que tú.

La única diferencia entre tú y ellos es que tú no te dices a ti misma: "Está bien"... Tú estás constantemente tratando de mejorarte a ti misma y ellos ya no están tratando de mejorarse a mí mismo. Han dicho: la inconclusión es la forma de ser de la vida. Tú estás tratando de ser perfecta y ellos han aceptado sus imperfecciones. Esa es la única diferencia.

Por eso las personas felices no tienen ningún problema. Cuando aceptas tus imperfecciones, ¿de dónde van a venir los problemas? Cuando pase lo que pase tú digas: "Está bien", ¿de dónde puede venir el problema? Cuando aceptas las limitaciones, ¿de dónde puede venir el problema? El problema surge por tu no aceptación.

Las personas felices han aceptado su forma de ser, y en ese mismo momento todos los problemas desaparecieron, en ese mismo momento todas las preocupaciones desaparecieron. No es que se hallan vuelto perfectos, sino que empezaron a disfrutar de sus imperfecciones. Nadie ha sido jamás perfecto porque ser perfecto significa estar absolutamente muerto. La perfección no existe porque la vida es eterna. La perfección no es posible porque la vida sigue y sigue; no tiene fin.

Así que la única manera de salir de los llamados problemas es aceptar tu vida tal como la encuentres en este mismo momento, y vívela, disfruta, deléitate en ella. El próximo momento será de mayor gozo porque saldrá de este momento; y el siguiente de mayor gozo aún. Porque poco a poco te irás volviendo más alegre. No es que te vayas haciendo más alegre a través de mejoras, sino al vivir el momento.

La aceptación es el camino a una meditación plena, cuando hay aceptación los caudales del Amor invaden nuestro ser, hay disfrute, hay felicidad.