ULTIMO AMANECER

PATROCINIO NAVARRO

Si se pudiera destejer el tiempo,

-Escribía el viajero en su diario-

Si uno pudiera

Sumergirse en la llama

Para encontrar el fuego,

-llovía en los cristales, los leños crepitaban-

Si pudiera

Sumergirse en la lluvia hasta ser venero,

Descorrer noches hasta el día primero

y ser alba en el alba de todos los cielos,

Tal vez hallaría las fuentes del silencio.

Si uno pudiera

sentirse luz de la misma

Que manan los soles de los cielos

Y parte de esa vida

Que va trazando universos…

Si uno pudiera deshilar las penas

Deshacer sus nudos y alisar los surcos

Que dejan en el alma en torrentera,

Tal vez hallaría la secreta senda

Que conduce a la alegría.

 

Si al desandar el camino

Se encontrase cualquiera

Con la gente que quiso

Antes de olvidar su nombre,

Y saber de su partida,

Dejaría de ser el que inventó su sueño

Y amaneció con llanto un día

Desde un vientre materno.

 

Abrió la puerta el viajero

Y se fundió en silencio con el día

Dejando casa y tiempo,

Cuaderno y poesía,

Y un reloj sin horas en su abrigo

Colgado de un perchero.

Cesó la lluvia en la ventana,

Apagóse el fuego del hogar que ardía.