AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | + NUEVO | A-Z
















LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
| ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2017 |
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

DIOS EN TI

MIGUEL RUIZ

06/08/2017

Grafica 'Dios en ti' Categoria 'Religiones' Palabra 'Dios'

CATEGORIA N° 10 RELIGIONES y DIOS

Eres la fuerza que juega con tu mente y utiliza tu cuerpo como si fuese su juguete favorito para jugar y divertirse. Esa es la razón por la que estás aquí: para jugar y divertirte. Nacemos con el derecho a ser felices, con el derecho a disfrutar de la vida. No estamos aquí para sufrir. Quien quiera sufrir goza de libertad para hacerlo, pero no hay razón para sufrir.

Entonces, ¿por qué sufrimos? Pues porque el mundo entero sufre y pensamos que el sufrimiento es algo normal, y para corroborarlo, creamos un sistema de creencias que apoye esa «verdad». Nuestras religiones nos dicen que hemos venido aquí a sufrir, que la vida es un valle de lágrimas. Sufre hoy, sé paciente, y cuando te mueras, tendrás tu recompensa. Suena bien, pero no es verdad.

Escogemos sufrir porque hemos aprendido a sufrir. Y si continuamos haciendo las mismas elecciones, continuaremos sufriendo. El Sueño del Planeta lleva consigo el sueño de la humanidad, la evolución de los seres humanos, y el sufrimiento es el resultado de esa evolución. Los seres humanos sufrimos porque sabemos, sabemos en qué consisten todas esas creencias, conocemos todas esas mentiras, y como somos incapaces de satisfacer tanta mentira, sufrimos.

No es verdad que tras la muerte se viva en el cielo o en el infierno. Se vive en el infierno o en el cielo, ahora. El cielo y el infierno sólo existen a un nivel mental. Si sufrimos ahora, cuando muramos seguiremos sufriendo, porque la mente no se muere con el cerebro. El sueño continúa, y cuando nuestro sueño tiene lugar en el infierno, nuestro cerebro muere y seguimos soñando en el mismo infierno. La única diferencia entre estar muerto y estar dormido es que, cuando dormimos, nos despertamos porque tenemos un cerebro. Cuando morimos, no podemos despertar porque el cerebro ha dejado de funcionar, pero el sueño está ahí.

El cielo o el infierno están aquí y ahora. No necesitas esperar a morirte. Cuando te responsabilizas de tu vida y de tus actos, tienes el futuro en tus manos, y entonces, puedes vivir en el cielo mientras el cuerpo aún está vivo.

El sueño que la mayoría de los seres humanos crean en este planeta es, obviamente, el del infierno. Esto no es correcto ni incorrecto, ni bueno ni malo, y no hay nadie a quien echarle las culpas. ¿Podemos culpar a nuestros padres? No. Cuando eras pequeño y te programaron lo hicieron lo mejor que pudieron. Si tienes hijos, seguro que tampoco sabes qué otra cosa hacer. Que cobres conciencia no significa que tengas que culpar a nadie más o que tengas que cargar con las culpas por lo que hiciste. ¿Cómo podemos culparnos por tener una enfermedad mental que es muy contagiosa?

Sabes, todo lo que existe es perfecto. Eres perfecto tal y como eres. Esa es la verdad. Eres un maestro. Aunque seas un maestro del enfado y de los celos, tu enfado y tus celos son perfectos. Aunque tengas un gran conflicto en tu vida, es perfecto, es hermoso. Es posible ver una película como Lo que el viento se llevó y llorar por toda esa desdicha. ¿Quién dice que el infierno no es hermoso? El infierno puede ser una fuente de inspiración. Incluso el infierno es perfecto, porque sólo existe la perfección. Incluso aunque sueñes el infierno en tu vida, eres perfecto siendo sencillamente como eres.

Nuestra creencia de que no somos perfectos se debe al conocimiento. El conocimiento no es más que una descripción del sueño. El sueño no es real, de modo que el conocimiento tampoco lo es. Provenga de donde provenga, sólo es real desde una determinada percepción, y una vez que la cambias, deja de serlo. Con este conocimiento nunca llegaremos a descubrir quienes somos. Finalmente, eso es lo que buscamos: encontrarnos a nosotros mismos, ser nosotros mismos y vivir nuestra propia vida en lugar de vivir la del Parásito: la vida para la que fuimos programados.

No es el conocimiento el que nos conducirá hasta nosotros mismos, sino la sabiduría. Tenemos que distinguir entre conocimiento y sabiduría, porque no son la misma cosa. El conocimiento lo utilizamos sobre todo para comunicarnos con los demás y ponernos de acuerdo en lo que percibimos. El conocimiento es la única herramienta que los seres humanos tenemos para comunicarnos, ya que difícilmente nos comunicamos de corazón a corazón. Por lo tanto, lo importante es la manera que tenemos de utilizar ese conocimiento, ya que puede hacer que nos convirtamos en su esclavo y dejemos de ser libres.

La sabiduría no tiene nada que ver con el conocimiento; tiene que ver con la libertad. Cuando eres sabio, eres libre de utilizar tu propia mente y de dirigir tu propia vida. Una mente sana está libre del Parásito; goza de la misma libertad que tenía antes de la domesticación. Cuando sanas tu mente, cuando te liberas del sueño, ya no eres inocente, sino sabio. En muchos aspectos vuelves a ser de nuevo como un niño, salvo por un detalle que cambia mucho las cosas: un niño es inocente y por eso puede hundirse en el sufrimiento y la infelicidad. Quien trasciende el sueño es sabio; esa es la razón por la que no vuelve a hundirse más: porque ahora sabe y cuenta con el conocimiento del sueño.

No es necesario acumular conocimiento para convertirse en sabio; cualquier persona puede conseguirlo. Cualquiera. Cuando te haces sabio, la vida se convierte en algo fácil, porque te transformas en quien realmente eres. Es difícil intentar convertirse en lo que uno no es, intentar convencerse a uno mismo y a todos los demás de que se es lo que no se es. Cuando intentas ser lo que no eres desperdicias todas tus energías. Ser quien eres no requiere el menor esfuerzo.

Al convertirte en sabio, no necesitas utilizar todas esas imágenes que creaste; no necesitas fingir que eres diferente de lo que realmente eres. Te aceptas a ti mismo tal cual. y esa aceptación completa se convierte en la aceptación completa de todos los demás. Ya no intentas cambiar a otras personas o imponer tu punto de vista. Respetas las creencias de los demás. Aceptas tu cuerpo y tu propia humanidad con todos tus instintos. No hay nada malo en ser un animal. Somos animales y los animales siempre siguen su instinto. Somos seres humanos y, debido, a nuestra gran inteligencia, aprendemos a reprimir nuestros instintos; no escuchamos lo que proviene del corazón. Esa es la razón por la que actuamos en contra de nuestro propio cuerpo, intentando reprimir sus necesidades o negando su existencia. Esto no es sabiduría.

Cuando te conviertes en sabio, respetas tu cuerpo, respetas tu mente, respetas tu alma. Cuando te conviertes en sabio, controlas tu vida con el corazón, no con la cabeza. Dejas de sabotearte a ti mismo, de sabotear tu felicidad o tu amor. Dejas de cargar con toda esa culpa y esos reproches; dejas de juzgarte y de juzgar a los demás. A partir de ese momento, todas las creencias que te hacen infeliz, que te empujan a pelearte con la vida y que la convierten en algo difícil, simplemente desaparecen.

Renuncia a todas esas ideas sobre ser lo que no eres y conviértete en lo que realmente eres. Cuando te entregas a tu naturaleza, a lo que realmente eres, entonces, dejas de sufrir. Cuando te entregas a tu verdadero yo, te entregas a la Vida, te entregas a Dios. Y una vez que te entregas, ya no hay forcejeo, ya no hay resistencia, ya no hay sufrimiento.

Cuando eres sabio, siempre optas por la opción fácil, que es ser tú mismo, seas lo que seas. El sufrimiento no es otra cosa que la resistencia a Dios. Cuanto más te resistes, más sufres. Así de sencillo.

Imagínate que, de la noche a la mañana, te despiertas del sueño y estás completamente sano. Ya no tienes heridas, ya no tienes veneno emocional. Imagínate la libertad que experimentarás. Dondequiera que vayas todo te hará feliz por el mero hecho de estar vivo. ¿Por qué? Pues porque un ser humano sano no tiene miedo de expresar el amor. No tienes miedo de estar vivo y tampoco de amar. Imagínate cómo vivirías tu vida, cómo te relacionarías con la gente que te rodea si no tuvieses esas heridas y ese veneno en tu cuerpo emocional.

En las escuelas místicas de todo el mundo, a este proceso lo denominan el despertar. Es como si un día te despertaras y ya no tuvieses heridas emocionales. Pues bien, cuando ya no tienes esas heridas en el cuerpo emocional, las limitaciones desaparecen y empiezas a ver todas las cosas tal como son y no según tu sistema de creencias.

Desde el momento en que abres los ojos sin esas heridas, te conviertes en un escéptico: no aumentas tu importancia personal diciéndole a todo el mundo lo inteligente que eres o burlándote de otras personas que creen en todas esas mentiras. No, en el momento en que te despiertas, te conviertes en un escéptico porque ves claramente que el sueño no es verdad. Abres los ojos, estás despierto y todo te resulta obvio.

Cuando te despiertas, cruzas una línea que no tiene retorno y nunca más vuelves a ver el mundo de la misma manera. Todavía estás soñando -no se puede evitar el sueño porque soñar es una función de la mente-, pero la diferencia estriba en que sabes que se trata de un sueño. Y una vez que lo sabes, puedes disfrutarlo o sufrirlo. Eso depende de ti.

El despertar es como hallarse en medio de una fiesta en la que hay miles de personas y todas están borrachas excepto tú. Eres el único que se mantiene sobrio. Pues bien, eso es el despertar, ya que la mayoría de los seres humanos ven el mundo a través de sus heridas emocionales, a través de su veneno emocional. No son conscientes de que están viviendo en el sueño del infierno. No son conscientes de que están viviendo en un sueño, del mismo modo que los peces que nadan en el agua no son conscientes de que viven en el agua.

Cuando despiertes y descubras que eres la única persona sobria en una fiesta en la que todos los demás están embriagados, siente compasión por ellos porque, antes, tú estabas en sus mismas circunstancias. No juzgues, ni tan siquiera a la gente que está en el infierno, porque también estuviste en él.

Al despertar, tu corazón se transforma en una expresión del Espíritu, del Amor, en una expresión de la Vida. El despertar tiene lugar cuando cobras conciencia de que tú eres Vida. Y cuando cobras conciencia de que eres la fuerza que denominamos Vida, todo es posible. Los milagros se suceden sin cesar, porque es el corazón el que obra esos milagros. El corazón está en comunión directa con el alma humana, y aun cuando la cabeza oponga resistencia, cuando el corazón habla, algo cambia en tu interior; tu corazón se abre a otro corazón, y te es posible experimentar el verdadero amor.

Existe una vieja historia de India que nos habla de la soledad de Dios: Brahma. No existía nada más que Brahma, y por esa razón estaba muy aburrido. Brahma decidió jugar a un juego, pero no tenía a nadie con quien jugar. De modo que creó a una hermosa diosa, Maya, con el único propósito de divertirse. Una vez que Maya existió y Brahma le explicó el propósito de su existencia, ella le dijo: «De acuerdo, juguemos al juego más maravilloso, pero tú harás lo que yo te diga». Brahma aceptó y, siguiendo las instrucciones de Maya, creó todo el universo. Creó el Sol y las estrellas, la Luna y los planetas. Después, la vida en la Tierra: los animales, los océanos, la atmósfera, todo.

Entonces Maya le dijo: «Qué bello es este mundo de ilusión que has creado. Ahora quiero que crees un tipo de animal que sea tan inteligente y goce de tal conciencia que esté capacitado para apreciar tu creación». Finalmente, Brahma creó a los seres humanos, y una vez que acabó con la creación, le preguntó a Maya cuándo iba a empezar el juego.

«Lo empezaremos de inmediato», dijo ella. Cogió a Brahma y lo cortó en miles de pedacitos diminutos. Puso un trocito en el interior de cada ser humano y dijo: «¡Ahora empieza el juego! ¡Voy a hacer que olvides quién eres y tendrás que encontrarte a ti mismo!». Maya creó el sueño y, hoy, Brahma todavía está intentando recordar quién es. Brahma está ahí, en tu interior, y Maya te impide que recuerdes quién eres.

Cuando te despiertas del sueño, te conviertes de nuevo en Brahma y reclamas tu divinidad. Ahora, si el Brahma que está en tu interior te dice: «De acuerdo. Estoy despierto, ¿qué ocurre con el resto de mí?», como conoces el juego de Maya, comparte la verdad con otras personas para que despierten también. Uno se divierte más cuando hay dos personas sobrias en la fiesta. Y si son tres, mejor que mejor. Empieza por ti. Después, empezarán a cambiar más y más personas, hasta que todo el sueño, toda la gente que está en la fiesta, esté sobria.

Las enseñanzas que nos llegan de India, de los toltecas, de los cristianos, de los griegos -de distintas sociedades de todo el mundo- provienen de la misma verdad. Todas nos hablan de reclamar la propia divinidad y encontrar a Dios en nuestro interior. Hablan de abrir el corazón por completo y convertirse en un sabio. ¿Eres capaz de imaginarte cómo sería el mundo si todos los seres humanos abriesen su corazón y descubriesen el amor en su interior? Podemos hacerlo. Cada uno puede hacerlo a su manera. No se trata de seguir una idea impuesta; se trata de encontrarte a ti mismo y de expresarte a tu manera. Esa es la razón por la cual tu vida es un arte. Tolteca significa «artista del espíritu». Los toltecas son los que pueden expresarse con el corazón, los que aman incondicionalmente.

Estás vivo por el poder de Dios, que es el poder de la Vida. Eres la fuerza que es la Vida, pero como sabes pensar al nivel de la mente, te olvidas de quién eres en realidad. Y cuando esto sucede, resulta fácil ver a otra persona y decir: «Oh, ahí está Dios. Dios se responsabilizará de todo; Dios me salvará». No. Dios sólo ha venido a decirte -a decirle al Dios que se encuentra en tu interior- que seas consciente, que elijas, que tengas valor para avanzar a través de todos tus miedos y cambiarlos a fin de no temer más al amor. El miedo al amor es uno de los mayores miedos que padecen los seres humanos. ¿Por qué? Pues porque, en el Sueño del Planeta, un corazón roto significa «Pobre de mí».

Tal vez te preguntes: «Si realmente somos la Vida o Dios, ¿por qué no lo sabemos?». Pues porque estamos programados para no saberlo.

Nos enseñan: «Eres un ser humano; estas son tus limitaciones». Entonces, nuestros propios miedos limitan nuestras posibilidades. Eres lo que crees que eres. Los seres humanos son magos poderosos. Cuando te crees que eres lo que eres, eso es lo que eres. Y puedes hacerlo porque eres Vida, Dios, Intento. Tienes el poder de convertirte en lo que eres ahora mismo. Pero no es la mente racional la que controla tu poder, sino lo que tú crees.

Como ves, todo son creencias. Lo que creemos es lo que dirige nuestra existencia, lo que dirige nuestra vida. Construimos un sistema de creencias que es como una caja en cuyo interior nos instalamos; no podemos escapar porque creemos que no podemos hacerlo. Y esta es la situación en la que nos encontramos. Los seres humanos crean sus propias restricciones, sus propias limitaciones. Decidimos lo que es humanamente posible y lo que es imposible, y, después, sólo porque así lo creemos, se convierte en nuestra verdad.

Las profecías de los toltecas han previsto el inicio de un nuevo mundo, de una nueva humanidad donde los seres humanos se responsabilizan de sus propias creencias, de sus propias vidas. Se acerca el momento en el que te convertirás en tu propio gurú. No necesitas que otros te digan cuál es la voluntad de Dios. Ahora Dios y tú estáis cara a cara, sin intermediario alguno. Buscabas a Dios y lo has encontrado en tu interior. Dios ya no está fuera de ti.

Cuando sabes que el poder que es la Vida reside en tu interior, aceptas tu propia divinidad, y aun así, eres humilde porque ves la misma divinidad en todas las personas. Ves cuán fácil es comprender a Dios, porque todo es una manifestación de Él. El cuerpo morirá, la mente también se disolverá, pero tú no. Eres inmortal; existes durante billones de años en distintas manifestaciones, porque eres Vida y la Vida no puede morir. Estás en los árboles, en las mariposas, en los peces, en el aire, en la luna, en el sol. Dondequiera que vayas, estás ahí, esperándote a ti mismo.

Tu cuerpo es un templo, un templo vivo en el que reside Dios. Tu mente es un templo vivo en el que reside Dios. Dios vive en tu interior, Dios es la Vida. La prueba de que Dios reside en tu interior es que estás vivo. Tu vida es la prueba. Por supuesto, en tu mente hay basura y veneno emocional, pero Dios también está ahí.

No tienes que hacer nada para alcanzar a Dios, para alcanzar la iluminación, para alcanzar el despertar. No hay nadie que pueda llevarte hasta Dios. Quien diga que te llevará hasta él es un mentiroso, porque ya estás en él. Sólo existe un ser vivo, y lo quieras o no, te resistas o no, sin hacer ningún esfuerzo, ya estás con Dios. Por lo tanto, lo único que queda es disfrutar de la vida, estar vivo, sanar el cuerpo emocional para crear una nueva vida que te permita compartir abiertamente todo el amor que está en tu interior.

El mundo entero puede amarte, pero ese amor no te hará feliz. La felicidad proviene del amor que emana de tu interior. Ese es el amor que realmente cuenta, no el amor que los demás sienten por ti. Tu amor por los demás es tu mitad; la otra mitad puede ser un árbol, un perro, una nube. Tú eres una mitad; la otra mitad es lo que percibes. La mitad que te corresponde es la del soñador, y, el sueño, es la otra mitad.

Siempre serás libre para amar. Si eliges comprometerte en una relación y tu pareja juega al mismo juego, ¡qué regalo! Cuando la relación abandone del todo el infierno, os amaréis tanto a vosotros mismos que no os necesitaréis el uno al otro en absoluto. Os uniréis por propia voluntad y crearéis belleza. Y esa creación mutua es el sueño del cielo.

Ya eres un maestro del miedo y del auto-rechazo. Ahora lo que tienes que hacer es recuperar el amor hacia ti mismo, ya que con ese amor por ti mismo te volverás tan fuerte y poderoso que transformarás tu sueño personal de miedo en un sueño de amor, y sustituirás el sufrimiento por la felicidad. Entonces, como el sol, emitirás luz y amor en todo momento, sin condiciones. Cuando amas incondicionalmente, tú el ser humano y tú el Dios estás en sintonía con el Espíritu de la Vida que se mueve a través de ti. La vida no es más que un sueño, y si creas tu vida con amor, tu sueño se convierte en una obra de arte.



LA ILUMINACION ESPIRITUAL

* MEDELLÍN - COLOMBIA *

1997 - 2017