LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Home
Musica
Buscar
Top
+ Nuevo
Menu Movil
Los problemas de la vida

LA ILUMINACION ESPIRITUAL - ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

DEBÉIS SER COMO CHIQUILLOS PARA ENTRAR AL REINO DE LOS CIELOS

Osho

9/6/2016

CATEGORIA: Religiones

¿Quién es digno de entrar en el reino de Dios?

Jesús dice: A menos que vuelvas a nacer, no entrarás en el reino de Dios.

Tiene razón, tienes que volver a nacer.

Un día, Jesús estaba en la calle y alguien le preguntó: ¿Quién es digno de entrar en el reino de Dios? Miró a su alrededor. Había un rabino que debía de pensar que era uno de los elegidos, porque dio un paso al frente, pero no fue escogido. Estaba también el hombre más virtuoso de la ciudad, el moralista, el puritano. Se adelantó un poco, esperando ser escogido, pero no lo fue. Jesús miró a su alrededor, se fijó en un niño pequeño que no esperaba ser escogido, y ni siquiera se había movido un centímetro. No se le había ocurrido, no había pensado que podría ser escogido. Estaba disfrutando de esta escena... la multitud, Jesús y toda la gente hablando, y él escuchándoles. Jesús le llamó, lo levantó en brazos y le dijo a la multitud: Sólo los que son como este niño son dignos de entrar en el reino de Dios.

Pero tened en cuenta que dijo:... los que son como este niño....

No dijo: Los niños. Hay una gran diferencia entre las dos cosas. No dijo: Este niño entrará en el reino de Dios, porque todo los niños están destinados a ser corrompidos, a ir por mal camino. Cada Adán y cada Eva tendrán que ser, inevitablemente, expulsados del Edén, deberán ir por el mal camino. Ésta es la única manera de recobrar la verdadera juventud: antes tienes que perderla. Es extraño, pero así es la vida. Es muy paradójico, pero la vida es una paradoja. Para conocer la verdadera belleza de tu juventud, primero tienes que perderla, si no, nunca la conocerás.

El pez no sabe dónde está el océano, a menos que lo saques del agua y lo eches sobre la arena, bajo un sol abrasador; entonces, sabrá dónde está el océano. Entonces anhela estar en el agua, y hace cualquier esfuerzo por volver a ella, salta al océano. Es el mismo pez, sin embargo, no es el mismo. Es el mismo océano, sin embargo, no es el mismo. Porque el pez ha aprendido una nueva lección. Ahora es consciente, sabe que: Éste es el océano y ésta es mi vida. Sin él no existo, formo parte de él.

Todos los niños tienen que perder la inocencia para volver a recuperarla. Perderla sólo es una parte del proceso; hay muchas personas que la han perdido pero pocas la han recuperado. Es una desgracia, una gran desgracia. Todo el mundo pierde la inocencia, pero sólo de vez en cuando aparece un Buda, un Zaratustra, un Krishna o un Jesús que la recuperan. Jesús no es nada más que Adán volviendo a casa. Magdalena no es nada más que Eva volviendo a casa. Han salido del mar y han visto la infelicidad y la estupidez. Se han dado cuenta de que estar fuera del agua es una desgracia.

En cuanto tomas conciencia de que formar parte de cualquier sociedad, religión o cultura significa seguir siendo desgraciado, seguir estando preso, en ese momento empiezas a cortar tus cadenas. La madurez está llegando, estás recobrando tu inocencia.

ir al home para ver nuestra portada semanalimprimir este articulo Debéis ser como chiquillos para entrar al reino de los cielos de la categoria Religionesir a la lista de maestros iluminados, colaboradores y amigos de nuestra webpalabra usada recientemente por los lectores de La iluminacion Espiritual

RELACIONADOS CON EL TEMA


LA ILUMINACION ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA
1997 - 2017