La Iluminacion Espiritual
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Musica
Buscar
Top
+ Nuevo
Menu Movil

LA ILUMINACION ESPIRITUAL - ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

CARTA DE LA MADRE TIERRA A SUS HIJOS HUMANOS

Patrocinio Navarro

Carta de la madre tierra a sus hijos humanos (Patrocinio Navarro)

CATEGORIA: Madres

Tengo alma, soy parte de la vida en el universo

El Día Mundial de la Tierra, mi día. Debo recordaros no obstante que todos los días es mi día desde que procedente del espacio me convertí en un hermoso planeta de la familia de la estrella que llamáis Sol. Aunque los científicos lo nieguen, tengo alma, lo que explica que tenga vida y pueda darla. ¿O es que alguien piensa que la vida que expresa la naturaleza con todas sus formas, incluidas las vuestras, y que yo alimento como una madre, proceden de una madre muerta? No, mis queridos hijos humanos: tengo alma, soy parte de la vida en el universo y os doy la vida material que procede de la vida en el universo. Vuestras almas y la mía beben de ese manantial, de tal manera que sin su energía, todo mi cuerpo moriría y con él todos vosotros. Pensad por un instante qué sería si simplemente el Sol dejara de brillar. ¿Y qué es el Sol, sino un transmisor de luz y vida, un padre planetario?

No necesitaría contar todo esto si tuviera la seguridad de que me conocéis lo suficiente, pero ocurre a menudo que los hijos no conocen a las madres lo suficiente y menos aún sus orígenes. Así que os contaré mis orígenes, aun a sabiendas que a muchos de vosotros podrá sorprenderos, a otros les parecerá una historieta fantasiosa, otros sonreirán con la típica suficiencia del intelecto humano, y confío en que algunos al menos me crean. Pero creáis o no en mi origen, tan unido al vuestro como veréis, esto tiene una relativa importancia para el objeto real de mi carta, que es mi deseo de que toméis clara conciencia de lo que nos está ocurriendo a vosotros y a mí, porque ambos tenemos una profunda relación que ahora, en este mismo día, está rompiéndose.

Procedo de un planeta espiritual, de un planeta de energía alimentado por la energía divina. Allí vivían hermosos y luminosos seres en hermosas viviendas construidas de mi misma sustancia planetaria. Todo era belleza, y no existían sombras porque cada árbol, cada planta, cada animal cada mineral, todos, irradiaban su luz. Entonces todavía no erais hombres, erais simplemente los habitantes de los cielos puros que vivían en un planeta espiritual. Un día hubo una gran agitación en los siete reinos de los cielos. Acaudillados por elevados seres hubo una rebelión contra la Energía Dios, de la que procedo yo misma y todo cuanto existe, pues todo existe y es alimentado por esa maravillosa Energía a la que también llamamos Dios impersonal.

¿Por qué hubo una rebelión? Porque algunos no estaban conformes con el orden celestial, y querían que se disolviera la creación entera. Querían establecer su propio orden y no aceptaban a Cristo, el primer Hijo de Dios como Corregente de los cielos. Pero tal cosa no la consintió Dios, como Creador de la Ley absoluta y la Ley misma. Los hijos rebeldes tuvieron que abandonar los cielos, pero el Padre no abandona nunca a sus hijos y les proporcionó planetas de vivienda. Como todos los que existían eran de una vibración elevada, acorde con la divina, Dios decidió desprender partes de planetas espirituales para que fueran utilizados como vivienda para sus hijos caídos. Yo me desprendí de uno de ellos. La energía de estos planetas era de sustancia menos fina, acorde con la vibración de los habitantes que lo iban a ocupar: vosotros. Claro que entonces aún no teníais cuerpo físico, sólo un aspecto parecido al humano, y de sustancia sutil, pero con el paso de eones de tiempo, y a medida que vuestras acciones se iban decantando más y más contra las leyes del amor y la vida, que son las leyes de nuestro Creador, aquellos vuestros cuerpos de sustancia sutil original se fueron densificando hasta llegar a alcanzar la forma humana material. Y con ello me arrastrasteis a mí, pues en ningún momento podía dejar de ser vuestra casa y alimentaros. Ahora ya sabéis cómo nací y cómo habéis llegado a ser humanos..

Igual que vosotros, procedo del Cielo y al Cielo, y a mi planeta madre del que me desprendí, allí volveré,
como volveréis vosotros a vuestros lugares de origen celestial en cuanto corrijáis vuestros errores.

He cumplido mi ciclo involutivo y estoy empezando mi proceso evolutivo. Involutivo, porque me habéis hecho llegar a un grado máximo de materialización. Soy un planeta muy denso, y sólo hay que ver vuestros cuerpos para comprenderlo y comprender las estrechas relaciones que nos unen, pues todos mis minerales, mi agua, mi aire, mis plantas, os alimentan. Pero ¿Acaso me lo agradecéis o se lo agradecéis a Dios, nuestro Padre, si es que creéis en Él? Una y otra vez volvéis a nacer, una y otra vez vuelvo a alimentar vuestros cuerpos y a daros cobijo. Una y otra vez vivo con gran tristeza que en lugar de vuestro agradecimiento no sólo me despreciáis, sino que me envenenáis. ¿Acaso no os dais cuenta de lo que hacéis conmigo y con las otras criaturas de la naturaleza? ¿Tengo que refrescaros la memoria sobre cosas que os resulta tan fáciles de observar? Lo haré una vez más, sin embargo. Enumeraré algunos de los infinitos daños que me infringís con vuestro modo de obrar y que a la vez se vuelven contra vosotros uno tras otro.

  • La capa ozono que os protege de las quemaduras solares, la ceguera y de los cánceres de piel, se adelgaza más y más o está agujereada.

  • La acción, para vosotros destructiva para mí depurativa- del agua, del fuego y la tierra, no cesa y tiende a incrementarse. Al mismo tiempo, todos estos mis elementos están contaminados.

Los desequilibrios de las estaciones, y las catástrofes climáticas, con sus sequías, sus inundaciones, tsunamis, huracanes, y los movimientos de mi energía que hacen brotar los volcanes y mueven las placas tectónicas originando terremotos, todo ello para vosotros terrible -para mí depurativo- os deberían servir de aviso de que no vais por el camino correcto.

Crecen los desiertos,
mientras disminuye la fertilidad de mi piel cultivable,
envenenada por vuestra química.

Los desiertos constituyen ya la tercera parte de mi cuerpo, pero van a ir en aumento a medida que continúe la tala incontrolada de mis árboles, pues de cada diez hay uno en peligro de extinción. Y con ellos la desaparición masiva de la diversidad de especies. Menos árboles significan menos lluvias y más desiertos y muertes de mis animales, y mis plantas. De estas ya están en peligro de extinción más de 34.000 especies, muchas ya desaparecidas para siempre.

Habéis alterado mi clima por vuestros contaminantes artificiales por vuestra producción de energías sucias y vuestros desechos radioactivos. Mientras tanto vuestras emisiones de gases impiden que el sol penetre hasta mi cuerpo como debe para hacerlo fértil. Le llamáis efecto invernadero, de consecuencias fatales para vuestra salud respiratoria, entre otras.

Tal vez conviene recordaros, puesto que muchos os los coméis, que más del sesenta por ciento de los peces que viven en mis aguas ya ha desaparecido o están amenazados de extinción por las pescas masivas incontroladas, y la contaminación marina y fluvial que también envenena las plantas acuáticas y los microorganismos que nutren a los animales de agua. que luego se pescan sin control y os los coméis con todos sus venenos radiactivos y químicos.

Uno de los casos más dramáticos es el de las ballenas. Ellas son cazadas sin control y su grado de desesperación entre el estado de los mares y su persecución es tal que muchas se suicidan en grupos en todo el mundo, varándose en mis costas para que vosotros, humanos, veáis y comprendáis, pues ellas os aman.

Aunque habéis creado alrededor de 16 organismos internacionales tratando de atajar estos problemas no pueden hacerlo por sí solos. Es más, los gobiernos persiguen con frecuencia a los activistas que intentan defenderme en lugar de hacerlo con quienes me agreden, lo que es un indicador de barbarie.

Entre tanto, las catástrofes siguen sucediéndose, y cada año van a más. Fenómenos nunca vistos se convierten en sorpresas dramáticas para muchos de vosotros.¿ Cual puede ser el límite de todo esto? ¿Lo adivináis?

Yo, vuestra madre Tierra necesito evolucionar. Mi ser interno precisa evolucionar y por tanto purificarme de vuestros venenos.

¿Y vosotros? ¿Sois conscientes verdaderamente de lo que está sucediendo?

¿Qué estáis dispuestos a hacer por mí? Recordad que lo que sembréis eso habréis de cosechar en esta vida o en otras. Muchos de los que me envenenan o son cómplices tendrán dificultades serias para volver a encarnar en este mi cuerpo una vez depurado, porque yo habré subido mi vibración, y los que no evolucionaron, tendrán una vibración más baja y ya no tendrán la posibilidad de acceder a mi nuevo cuerpo planetario.

Algunos os reís o tal vez os encogéis de hombros, pero no esperéis que los gobiernos ni los ricos y poderosos que dirigen vuestro mundo solucionen nada porque ellos son, precisamente, los mayores culpables. Unos por omisión, otros por acción y otros por colaboración. ¿Y vosotros, hijos míos? Revisad lo que hacéis por mí o contra mí cada día, pues como os decía al principio, el día de vuestra Madre Gaia es cada uno de los días de vuestra vida.

¿Podréis llegar a sentir mi amor hacia vosotros de tantas manera como os lo expreso a diario?
Pensad en ello, mis queridos terrícolas, hijos del cielo y la Tierra: Mis hijos.


ir al homeimprimircolaboradoresPalabra usada recientemente por los lectores de La iluminación Espiritual

RELACIONADOS CON EL TEMA

IMPORTANTE: En este sitio evitamos convencer a nadie de nada, sino simplemente navegar por "EL TODO" a través de los conocimientos y así descubrir la grandeza del Creador Supremo. En este sitio encontraras personajes de todas las religiones y creencias, sus enseñanzas y sus vidas, para que las conozcas y las estudies, y así la semilla de tu Ser germine hasta el Infinito. La espiritualidad te da la iluminación. VER ADVERTENCIAS...

La espiritualidad acá deja de ser un negocio y una mercancía. No se reciben donaciones y mucho menos diezmos, mejor compartan con un hermano necesitado. Arriesgar tu espiritualidad en manos de inexpertos es inútil, sigue a Dios todo y eterno directamente. Dios todo y eterno es sabio y es el único que sabe cómo comunicarse con tu ser, síguelo. La verdad y el amor absoluto solo pueden ser revelados a través de su manifestación, cualquier otro medio quebranta su pureza y perfección sagrada. Obedece el aquí y el ahora, es el amor manifestado, es presente absoluto y vive.

LA ILUMINACION ESPIRITUAL