AUTORES | PALABRAS | ILUMINADOS | SECCIONES | CATEGORIAS | MUSICA | GALERIAS | + NUEVO | A-Z










LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES | DIOS TODO Y ETERNO | AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA | 1997 - 2017
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES

AJÍ PICANTE CONTRA EL CÁNCER

JBN

22/05/2017

Grafica 'Ají picante contra el cáncer' Categoria 'Salud' Palabra 'Cancer'

CATEGORIA N° 1977: SALUD

Salud y Cancer

La capsaicina, un componente de los chiles jalapeños, puede matar a las células cancerosas al atacar a sus mitocondrias, las partes de las células que se encargan de generar su energía.

El estudio de la Universidad de Nottingham fue publicado en Biochemical and Biophysical Research Communications. El informe demostró que las vaniloides, la familia de moléculas a la que pertenece la capsaicina, se pegan a las proteínas en la mitocondria de la célula cancerosa y generan la muerte celular, sin dañar a las células sanas circundantes. La capsaicina fue probada en cultivos de células cancerosas de pulmón y páncreas humanos. El investigador jefe, Timothy Bates dijo: Dado que estos componentes atacan el corazón mismo de las células cancerosas, creemos que, en efecto, hemos descubierto el ' talón de Aquiles ' fundamental para todos los tipos de cáncer.

La bioquímica de la mitocondria en células cancerosas es muy diferente de la de las células normales. Esta es una vulnerabilidad selectiva innata de las células con cáncer. El doctor Bates dijo que una dosis de capsaicina que podría inducir a una célula cancerosa a la muerte no tendría el mismo efecto en una célula normal. El hecho de que la capsaicina y otros vaniloides se encuentren frecuentemente en los alimentos demuestra que son seguros de consumir. Esto podría hacer que el proceso de hacer una droga que los contenga sea mucho más rápido y barato.

Bates dijo: La capsaicina, por ejemplo, ya se encuentra en los tratamientos contra la tensión muscular y la psoriasis, lo que hace preguntarse si una adaptación tópica del tratamiento podría usarse para atacar ciertos tipos de cáncer de piel. También es posible que a los pacientes con cáncer o aquellos con riesgo de desarrollarlo se les aconseje una dieta rica en comidas picantes para ayudar a tratar o prevenir la enfermedad. Sin embargo, Josephine Querido, funcionaria de información de la fundación Cancer Research UK, dijo: La investigación no sugiere que comer grandes cantidades de pimientos ayudará a prevenir o tratar el cáncer. Los experimentos mostraron que los extractos de pimiento mataban a las células cancerosas cultivadas en el laboratorio, pero aún no han sido probadas para ver si son seguros y efectivos en humanos.

Cancer Research UK recomienda reducir el riesgo de cáncer mediante una dieta saludable y balanceada, con abundancia de frutas y vegetales. Bates añadió que la mitocondria de una célula cancerosa también puede ser atacada con otros compuestos. Dijo que la investigación y el desarrollo de drogas anti- mitocondriales para la quimioterapia serían altamente significativos en la lucha contra el cáncer.

Chiles frenan el desarrollo del cáncer de próstata

La capsaicina, el principio picante del ají (chile), conduce a las células del tumor de próstata a su autodestrucción, según un reciente estudio.

El estudio, realizado por investigadores del Centro Médico Cedars-Sinaí y la Universidad de California en Los Ángeles (EEUU), fue publicado en la revista 'Cancer Research', y demostró que este componente del ají (chile) provocó que aproximadamente 80% de las células de cáncer de próstata siguieran los mecanismos moleculares que conducen a la muerte celular programada (apoptosis).

El tamaño de los tumores de próstata tratados con capsaicina fue la quinta parte de los tumores no tratados. Según Sören Lehman, autor principal del estudio, la capsaicina tuvo un profundo efecto antiproliferativo sobre las células humanas de cáncer de próstata en cultivo y también redujo de forma destacable el desarrollo de los tumores de próstata formados por las líneas humanas celulares que crecían en ratones.

Lehman estimó que la dosis de extracto de chile con la que se alimentaba a los ratones era equivalente a proporcionar 400 miligramos de capsaicina tres veces a la semana a un hombre de algo más de 90 kilogramos, aproximadamente entre tres y ocho chiles habanero' frescos, dependiendo del contenido de capsaicina de los chiles. Los pimientos del tipo habanero son los que tienen un mayor contenido de capsaicina, según el índice específico para evaluar el grado de picante conocido como escala Scoville. Estos chiles, nativos de Yucatán, suelen contener más de 300.000 unidades Scoville.

La variedad más popular de jalapeño procedente de Oaxaca (México) y el sudeste de los Estados Unidos, contiene entre 2.500 y 5.000 unidades Scoville. Los científicos observaron que la capsaicina inhibió la actividad de un mecanismo molecular, el NF-kappa Beta, que participa en los sistemas celulares que conducen a la apoptosis, o muerte celular, en muchos tipos de células. Los expertos explican que la apoptosis es un fenómeno celular normal que se produce en muchos tejidos gracias al que se mantiene un equilibrio entre las células nuevas de reemplazo y aquellas que son más viejas o están ya deterioradas. En contraste, señalan los autores, las células cancerígenas intentan ser inmortales y a menudo evaden la apoptosis a través de la mutación o desregulación de los genes que participan en el proceso.

El extracto de estos chiles también frenó el crecimiento de las células del tumor de próstata mediante la regulación de los receptores de andrógenos, las proteínas activadas por esteroides que controlan la expresión de determinados genes asociados al crecimiento. El componente picante de los chiles redujo además la formación del antígeno prostático específico (PSA), una proteína que a menudo es producida en altas cantidades por los tumores de próstata y que puede señalar la presencia del tumor en hombres.

Comida picante contra el cáncer

La capsaicina de algunos pimientos ataca a la mitocondria de la célula cancerosa. Científicos británicos descubrieron la clave de las comidas picantes para eliminar células cancerosas.

La capsaicina, un componente de los chiles jalapeños, puede matar a las células cancerosas al atacar a sus mitocondrias, las partes de las células que se encargan de generar su energía. La investigación eleva la posibilidad de que otras drogas contra el cáncer puedan desarrollarse para atacar a las mitocondrias. El estudio de la Universidad de Nottingham fue publicado en Biochemical and Biophysical Research Communications.

El informe demostró que las vaniloides, la familia de moléculas a la que pertenece la capsaicina, se pegan a las proteínas en la mitocondria de la célula cancerosa y genera la apoptosis, o muerte celular, sin dañar a las células sanas circundantes. Creemos que, en efecto, hemos descubierto el 'talón de Aquiles' fundamental para todos los tipos de cáncer Dr. Timothy Bates, Universidad de Nottingham

La capsaicina fue probada en cultivos de células cancerosas de pulmón y páncreas humanos. El investigador jefe, Timothy Bates dijo: Dado que estos componentes atacan el corazón mismo de las células cancerosas, creemos que, en efecto, hemos descubierto el 'talón de Aquiles' fundamental para todos los tipos de cáncer. La bioquímica de la mitocondria en células cancerosas es muy diferente de la de las células normales. Esta es una vulnerabilidad selectiva innata de las células con cáncer. El doctor Bates dijo que una dosis de capsaicina que podría inducir a una célula cancerosa a la apoptosis no tendría el mismo efecto en una célula normal.

Drogas potenciales

Los experimentos mostraron que los extractos de pimiento picante mataban a las células cancerosas cultivadas en el laboratorio, pero aún no han sido probadas para ver si son seguros y efectivos en humanos Josephine Querido, Cáncer Research UK El hecho de que la capsaicina y otros vaniloides se encuentren frecuentemente en los alimentos demuestra que son seguros de consumir. Esto podría hacer que el proceso de hacer una droga que los contenga sea mucho más rápido y barato. Bates dijo: La capsaicina, por ejemplo, ya se encuentra en los tratamientos contra la tensión muscular y la psoriasis, lo que hace preguntarse si una adaptación tópica del tratamiento podría usarse para atacar ciertos tipos de cáncer de piel.

También es posible que a los pacientes con cáncer o aquellos con riesgo de desarrollarlo se les aconseje una dieta rica en comidas picantes para ayudar a tratar o prevenir la enfermedad. Sin embargo, Josephine Querido, funcionaria de información de la fundación Cancer Research UK, dijo: La investigación no sugiere que comer grandes cantidades de pimientos ayudará a prevenir o tratar el cáncer. Los experimentos mostraron que los extractos de pimiento mataban a las células cancerosas cultivadas en el laboratorio, pero aún no han sido probadas para ver si son seguros y efectivos en humanos.

Cancer Research UK recomienda reducir el riesgo de cáncer mediante una dieta saludable y balanceada, con abundancia de frutas y vegetales. Bates añadió que la mitocondria de una célula cancerosa también puede ser atacada con otros compuestos. Dijo que la investigación y el desarrollo de drogas anti mitocondriales para la quimioterapia serían altamente significativos en la lucha contra el cáncer.



LA ILUMINACION ESPIRITUAL

* MEDELLÍN - COLOMBIA *

1997 - 2017