SUBE DE VIBRACIÓN TÚ CONCIENCIA

JOE DISPENZA

LAS EMOCIONES ELEVADAS

Si las emociones son elevadas nuestra conciencia sube de nivel, está más cerca de la Fuente y nos sentimos más conectados a la inteligencia universal.

Al vivir en el estado de supervivencia como «alguien», la mayoría de las personas solemos vernos como «alguien». En realidad, somos una conciencia conectada a un campo cuántico de inteligencia.

Cuando nos convertimos en ese alguien, en ese yo físico materialista viviendo en un estado de supervivencia, nos olvidamos de quien somos realmente. Nos desconectamos del campo universal de inteligencia y creemos estar separados de él. Cuanto más vivimos condicionados por las hormonas del estrés, más se convierte el torrente de sustancias químicas en nuestra identidad.

Si creemos ser únicamente seres físicos, nos percibiremos sólo con nuestros sentidos físicos. Y cuanto más usamos los sentidos para definir nuestra realidad, más dejamos que la determinen. Somos prisioneros de una mentalidad newtoniana en la que intentamos prever el futuro basándonos en experiencias pasadas. Recuerda que el modelo newtoniano de la realidad se basa en prever un resultado. Ahora estamos intentando controlar nuestra realidad, en lugar de dejar que algo superior se ocupe de ella. Todo cuanto hacemos es tratar de sobrevivir.

Si el modelo cuántico de la realidad lo define todo como energía, ¿por qué nos percibimos más como seres físicos que como seres de energía? Se podría decir que las emociones de supervivencia (las emociones son energía en movimiento) tienen una frecuencia o una vibración más baja. Vibran con una longitud de onda más lenta y, por lo tanto, fomentan lo físico. Nos volvemos más densos, pesados y corpóreos porque esta energía nos hace vibrar con más lentitud. El cuerpo se vuelve literalmente compuesto por más masa y menos energía, por más materia y menos mente.

Por eso tiene sentido que si inhibimos nuestras emociones de supervivencia más primitivas y empezamos a superar nuestra adicción a ellas, nuestra frecuencia energética subirá y tenderemos menos a apegarnos al cuerpo. En cierto modo, cuando el cuerpo se ha «convertido» en la mente, podemos liberar la energía del cuerpo en el campo cuántico. A medida que nuestras emociones se vuelven más elevadas, nuestra conciencia sube de nivel, está más cerca de la Fuente..., y nos sentimos más conectados a la inteligencia universal.

EMOCIONES DE SUPERVIVENCIA FRENTE A EMOCIONES ELEVADAS

EMOCIONES DE SUPERVIVENCIA FRENTE A EMOCIONES ELEVADAS

Figura. Las ondas de más alta frecuencia de la parte superior vibran con mayor rapidez y, por lo tanto, a una velocidad más parecida a la de la energía que a la de la materia. Si desciendes en la escala, verás que cuanto más lenta es la longitud de onda, más «material» se vuelve la energía. Por esta razón las emociones de supervivencia nos condicionan a ser más como la materia y menos como la energía. Emociones como la ira, el odio, el sufrimiento, la vergüenza, la culpabilidad, los juicios y la lujuria nos hacen ser más físicos porque vibran a una frecuencia más lenta que se parece más a lo físico. En cambio, emociones más elevadas como el amor, la dicha y la gratitud vibran a una frecuencia más alta y, por consiguiente, se parecen más a la energía y son menos físicas/materiales.

www.lailuminacion.com

Versión para imprimir

Medellín - Colombia

2020