LA DOCTRINA DE LA FELICIDAD

JIDDU KRISHNAMURTI

LA DOCTRINA DE LA FELICIDAD

Lo más importante de una persona no es saber dónde nació o dónde murió,
ni siquiera su nombre. Lo más importante es su enseñanza.

¿Para ser felices necesitamos tener religiones?
¿Para amar necesitamos construir templos?

La verdad no puede encontrarse en el oscuro santuario de los templos, ni en los bien iluminados salones de las sociedades organizadas, ni en los libros, ni en las ceremonias. descended al mar donde soplan las brisas y las olas rompen unas contra otras. vosotros queréis reunir y amarrar toda esa belleza en un estrecho templo.

"No permitáis que nada ni nadie ate nuestros corazones.
Si lo permitís, estableceréis otra religión, otro templo"

Todo cuanto hemos inventado, los símbolos en la iglesia, los rituales, todo ha sido puesto ahí por el pensamiento. El pensamiento ha inventado todas estas cosas que llamamos sagradas. Ha inventado el Salvador, ha inventado los templos en la india y el contenido de los templos; de modo que el pensamiento en sí mismo no es sagrado.

Y cuando el pensamiento inventa a Dios, Dios no es sagrado, ¿qué es sagrado entonces? Esto solo puede comprenderse, o puede ocurrir, cuando nos hemos liberado completamente del miedo, del dolor. Y cuando existe este sentimiento de amor y compasión, que tiene su propia inteligencia; entonces, cuando la mente se halla totalmente silenciosa, puede tener lugar aquello que es sagrado.

Vi como las personas se divertían tratando de olvidar su infelicidad

Hay personas que desean ayudar, pero ellos mismos necesitan ayuda. ¿Cómo puede uno curar a uno de una enfermedad, si uno mismo es víctima de esa enfermedad?

Nada aceptaría como la verdad hasta que la encontrara por mí mismo

Cuando llegué a la India vi que la gente seguía engañándose igual que antes, cargando con las mismas viejas tradiciones, TRATANDO CRUELMENTE A LAS MUJERES. Al propio tiempo se consideraban muy religiosos y tenían sus rostros con cenizas. En la India pueden tener los libros más sagrados del mundo, pueden tener las más grandes filosofías, pueden haber construido templos maravillosos en el pasado, pero ninguna de estas cosas era capaz de darme lo que yo anhelaba.

La verdad es la vida misma, y con una comprensión de la vida,
nace una comprensión de la verdad

NO DEBÉIS CREAR PEQUEÑOS DIOSES Y ADORARLOS EN PEQUEÑOS SANTUARIOS" ¿QUIÉN DESEA ADORAR A LA LUZ DE UNA VELA CUANDO PUEDE TENER EL SOL?

Las ceremonias y las religiones organizadas son un obstáculo,
una distracción de la verdad

La verdad, al ser ilimitada, incondicionada, es inabordable por ningún camino. No puede ser organizada, ni puede formarse organización alguna para conducir o forzar a la gente por algún sendero determinado.

Mi único interés es hacer que los hombres sean absoluta, incondicionalmente libres

Uno es parte del mundo, uno es el mundo […] Uno, como ser humano, representa al resto de la humanidad, porque uno sufre, teme, es desdichado, está ansioso, inseguro, confundido, lastimado, todo eso. Y esto mismo lo tienen todos los seres humanos; por tanto, la conciencia de uno, es la conciencia de la humanidad.

No podremos tener paz en la tierra si estamos divididos de manera nacionalista

Queremos un orden externo en el mundo, en lo político, en lo religioso, en lo económico, en lo social, en nuestras relaciones mutuas; queremos orden, queremos cierta clase de paz, cierta clase de comprensión. Pero sólo si psicológicamente, internamente, hay orden, ausencia de conflicto, de contradicción, sólo si ese estado de conciencia es sereno, estable, claro, podremos producir orden en el mundo. Lo que ahora intentamos hacer es crear orden legislativamente.

Sin orden interno, sin orden dentro de la conciencia que se haya en confusión, en contradicción, sin generar orden internamente, psicológicamente, no hay posibilidad alguna que tengamos orden en lo externo. Y la crisis está ahí. Nosotros pensamos que la crisis es nacional, económica, social, etc. La crisis no está afuera, la crisis es realmente interna. Y estamos poco dispuestos a encararnos con eso.

Tú dependes de alguien a quien le dices: Por favor, ayúdame a librarme de mi soberbia. En nuestras relaciones de los unos con los otros todos vemos nuestra soberbia; en nuestras relaciones con los demás me observo a mí mismo. En esta observación descubro que soy soberbio en nuestra relación. De manera que no dependo de ti para que me señales mi soberbia. Ya soy consciente de ella. Nadie puede dar a otro la intensidad, el sentimiento de la belleza; entonces, no puedo contar con nadie. ¿Entiendes? Entonces, tengo que trabajar para descubrir.

Cuando descarto la tradición en la que he sido educado, o sea, el depender de alguien; cuando he descartado eso, tengo que trabajar en ello o estoy perdido. Una de dos: si descarto eso, ya tengo el sentimiento de energía, de intensidad. Entonces, no dependo de nadie.

¿Por qué los seres humanos, aun cuando poseen conocimientos extraordinarios, no están dispuestos a cambiar? ¿Por qué? ¿Es que encuentran seguridad en el hábito, en el patrón del pensamiento?

Las religiones con su fe, con sus rituales, sus creencias,
sus salvadores, han dividido a la gente

La palabra religión significa reunir toda nuestra energía. Eso es todo cuanto significa. Reunir toda tu energía para investigar, para descubrir. Reunir todas las partículas de energía que uno tiene a fin de investigar que es la verdad y la realidad.

Vosotros habéis tenido numerosos gurús, mahatma Gandhi, etc., a lo largo de los siglos, desde el siglo vi, v, iv, o tercero hasta el presente, y ¿Dónde os encontráis después de haber sido guiados durante todos estos miles de años? ¿Seguís deseando todavía que se os guie?

La vida es una, un solo movimiento unitario y global

www.lailuminacion.com

Versión para imprimir

Medellín - Colombia

2020