AUTORES - PALABRAS - ILUMINADOS - SECCIONES - CATEGORIAS - MUSICA - GALERIAS - FRASES - A-Z
LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES - DIOS TODO Y ETERNO - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA - 1997 - 2019
LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
Pagina Principal
Emisoras de Musica MP3
Busqueda para iluminados
Visitados en 7 dias
Frases sobre Espiritualidad
Navegacion para moviles

EN ALGúN PUNTO DEL CIRCULO

PATROCINIO NAVARRO

PROLOGO
EN ALGÚN PUNTO DEL CIRCULO

LOS PASOS DEL OLVIDO

El viento borró todas las citas,
Las que fueron y las que no pudieron ser,
Y arrancó del calendario de mi vida
Los días que fueron y los que no pudieron ser;
Descubrió el color sepia bajo el polvo
Del álbum de familia abandonado.
¿Dónde hallarte ahora, en qué camino?
¿Y a quién habría de encontrar en tu sitio?
¿Con qué ocupar el espacio del olvido
Cuando el olvido es todo cuanto queda?.

EN EL NOSOTROS

Tengo todas las horas de todos los recuerdos.
Soy todos los que fueron, y sin duda
Formaré parte de todos cuantos sean.

Acumulo estaciones de cereal y mosto,
Melancólicas lluvias detrás de los balcones,
Escarpadas cumbres y nevados desiertos.
Acumulo el silencio de los silenciados
Por decir con amor lo que sintieron.

Viajo inabarcable por la piel del mundo,
Mis venas son los ríos, mis cabellos selvas,
Las arenas del desierto son las cuentas
Del collar del pensamiento milenario
Que los siglos abandonan en mi pecho;
Y los mares, vasos órficos del alma del planeta
Que duerme en el fondo de mis lágrimas.

A través de la Esfinge contemplo el infinito
Ajeno al tiempo y su medida, y a la treta
De pensar que estar vivo es tener cuerpo
Que aletea en el aire de la atmósfera.

Por ser, soy cuantos fueron y todas sus ficciones:
El rapsoda ciego, el sabio, el ignorante,
El contador de estrellas subido a la pirámide,
Inventor del arado y artesano del fuego;
Constructor de naves y el último marinero.

Allí estuve cuando Cristo nos miraba
Directo y preguntando en la gran prueba
De elegir entre el ego y Su presencia
Que abarca al Ser, más allá de la ciencia.

Fui Cesar borracho y chusma del Coliseo,
Y el númida que ve bajar el dedo
Y siente que la muerte es privilegio
Cuando la vida se enraíza con el miedo
Y vivir es matar o ser el muerto.

Soy el inocente declarado culpable,
Aguardando entre jaulas y pasillos,
El juez que firma y el verdugo infame.

Levanté mi revólver contra algunos reyes
Por salvar al pueblo con mis manos,
Y siempre dio la bala en mi conciencia,
Aunque siempre acertase los disparos.

Fui el negro del Sur fugado y libre,
Huyendo por campos de algodón
Perseguido por ladridos y por amos:
(Negro sobre fondo blanco,
Negro que derrama rojo
Sobre algodón inmaculado.)

En los prados del búfalo fui libre
Y aprendí que la tierra tiene alma,
Y que el alma de los ríos es la vida
Que levanta bosques y canta
Pero llegaron hombres de tez blanca
Con lengua de serpiente y una bandera
Permanentemente ensangrentada.
(Rojo sobre fondo verde,
Blanco sobre el rojo:
Rojo que invade el verde
Y el aire de las cabañas.)

Morí de mil formas prohibidas
Por convenios internacionales,
Sin jamás hallar el modo
De juzgar a los culpables.

(Multicolor de la tortura
En una acústica insondable)

Naufragué en todos los mares
Huyendo de mil tiranos.
(Negro y azul sobre fondo de corales,
Negro arcabuz, cañón negro
Roja boca bebiéndose mi aire.)

Se arraciman los pájaros sobre el campanario
Cuando el patrón elige al peonaje;
Soy el que se queda, uno entre tantos.
(Pasos sobre pasos solos,
Callejones sin geranios,
Ventanales sin fondo,
Campanadas de la iglesia
Golpeando el alma y el lodo)

Estirpe de hombres libres
Ha tiempo colonizados;
Ángeles de la pampa,
Cóndores de altiplanos;
Linajes de indio antiguo pervertidos en esclavos:
¿Quién puso espuelas al viento
Y al fuego del hogar candados?
¿Quién arrebató la luz
De los ojos de los sabios?

Soy quien vestido de soldado
Reconoce al hermano de uniforme distinto,
Y se aleja del combate
Por no tener enemigos.

Con absurdos argumentos colegiales
Sobre derechos humanos y divinos
Preparo campañas de exterminio
En lóbregos despachos con banderas
Y se me aclama en los balcones
Como caudillo invicto.

Y soy todas las madres de la Tierra
Que dan vueltas en plazas silenciadas
Con pañuelos blancos sobre el alma herida,
Preguntando por hijos no encontrados
Al General Exterminio y sus verdugos.

Soy todos los niños del suburbio
Que viven en desguaces junto a ríos
Compitiendo en territorio con las ratas,
Que viven no sé cómo hasta no sé qué día,
Y una noche sin luna y sin lamento
La oscuridad les atrapa
Y nadie se pregunta a dónde fueron
Ni con quién, ni si regresan.

Soy el judío errante, el banquero desalmado,
El constructor de pirámides y naves nucleares,
El científico loco que inventa bombarderos
Para a un Nobel de la Paz guerrero
Que aspira a colocar sus espuelas
Sobre el mapa del mundo.

Soy la historia del mundo hecha presencia.
Lo visible y lo invisible no encuentran manera
De acercar a Don Quijote Sancho Panza.

Soy tu niño intemporal que mira dentro
Desde el fondo de tu espejo y no te juzga,
Y no cambia a Peter Pan por los piratas,
Ni hada por bruja ni al mago por el ogro,
Ni al que soy, por el ego y sus andanzas.

Soy los trenes que atraviesan estaciones:
Las que son, las que fueron, las que aguardan;
El viajero insomne que eternamente viaja,
Y todos los que volvieron de la Parca.

¿Quién podría ocultarse a mis ojos?

Mi alma expresa la imperfección del mundo,
Igual que el mundo se expresa por mi alma.
Soy cuantos fueron y cuantos serán un día
Hasta la hora en que descanse el tiempo
De su obstinada y circular cabalgada
Y ocupe la eternidad los espacios abiertos
Cuando mueren nuestros fantasmas.

Conozco el sentido de buscar en la aurora
Todo el porvenir de los días que acaban
Con tan poca gloria y tanto lamento.
Tengo todas las horas de todos los recuerdos
Y conservo el secreto de las grandes preguntas
Y las grandes respuestas de mañana.

DESCARGAR LIBRO

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

MEDELLÍN - COLOMBIA

1997 - 2019