LA ILUMINACION ESPIRITUAL
ESPIRITUALIDAD SIN RELIGIONES
HOME VER MEDITACION VER TEMA PARA HOY ALMA VER RECETAS VEGANAS VER ILUMINACION ESPIRITUAL MUSICA PARA MEDITAR VISITA NUESTRA GALERIA BUSCAR ESCRITOS ALMA VINCULOS RAPIDOS
DIOS TODO Y ETERNO - EXISTENCIA AQUI Y AHORA - AMOR - VERDAD - LIBERTAD - VIDA

FRASES JIDDU KRISHNAMURTI

FRASES Y CITAS JIDDU KRISHNAMURTI

VER ESCRITOS JIDDU KRISHNAMURTI

JIDDU KRISHNAMURTI

MAS FRASES DE JIDDU KRISHNAMURTI

  • Se una luz para ti mismo.
  • Feliz es el hombre que no es nada.
  • El significado de la vida es vivir.
  • El análisis no transforma la consciencia.
  • El acto de escuchar es el acto de aprender.
  • El florecimiento del amor es la meditación.
  • La única libertad es la libertad de lo conocido.
  • Adquirir conocimiento es una forma de imitación.
  • Solo puedes tener miedo de lo que crees que sabes.
  • Entenderte a ti mismo es el comienzo de la sabiduría.
  • La meditación tiene que ser y lo es, una luz para sí misma.
  • ¿Quieres saber cuál es mi secreto? No me importa lo que ocurra.
  • La constante afirmación de una creencia es una indicación del miedo.
  • El verdadero aprendizaje se da cuando el espíritu competitivo ha cesado.
  • La atención completa es amor. Sólo ella puede ver, y el ver es la acción.
  • La palabra inocencia significa una mente que es incapaz de ser lastimada.
  • La habilidad de observar sin evaluar es la forma más alta de inteligencia.
  • La vida no tiene respuesta. La vida tiene una sola cosa, un problema: vivir.
  • Dejad que los niños lleguen a mi, porque de ellos el el reino de los Cielos.
  • La medida de la salud no es estar adaptado a una sociedad profundamente enferma.
  • La idea de nosotros mismos es nuestro escape del hecho de lo que realmente somos.
  • Con tanta pobreza y degradación, uno debe tener una piel muy gruesa para ser rico.
  • Tu creencia en Dios es simplemente un escape a tu monótona, estúpida y cruel vida.
  • El autoconocimiento es el comienzo de la inteligencia, la cuál es el final del miedo.
  • Para entender lo inconmensurable, la mente tiene que estar extraordinariamente vacía.
  • Uno nunca tiene miedo de lo desconocido; uno tiene miedo de lo conocido llegando a un fin.
  • Para perdonar, debe haber habido una herida; y para ser herido, debe haber habido orgullo.
  • La pasión es una cosa bastante aterradora porque si tienes pasión no sabes dónde te llevará.
  • El final es el comienzo, y el comienzo es el primer paso, y el primer paso es el único paso.
  • El conocimiento propio es el comienzo de la sabiduría, y ésta sabiduría es el fin del miedo.
  • Todos queremos ser gente famosa, y en el momento en que queremos ser algo ya no somos libres.
  • Nadie puede describir la realidad. Debes experimentarla, verla, sentir su atmósfera completa.
  • La tradición se convierte en nuestra seguridad y cuando la mente es segura esta en decadencia.
  • La vida es acción La vida es una serie de acciones continuas e interminables hasta que mueres.
  • El pensamiento es tan astuto, tan inteligente, que distorsiona todo para su propia conveniencia.
  • El orden no puede conseguirse a través de la conformidad a un patrón, bajo ninguna circunstancia.
  • La enseñanza no es la mera impartición de conocimiento, sino el cultivo de una mente examinadora.
  • Uno es consciente del «yo» sólo cuando está atrapado en el conflicto de la opción, de la dualidad.
  • Escapar del miedo es solo aumentarlo. Cuando te enfrentas con algo de manera directa, no hay miedo.
  • La causa primaria del desorden en nosotros mismos es la búsqueda de la realidad prometida por otros.
  • Si estuvieras libre de todo temor, ¿Sabes lo que ocurriría? ¡Harías exactamente lo que quieres hacer!
  • Si comienzas a entender lo que eres sin intentar cambiarlo, lo que eres se someterá a una transformación.
  • Entender la vida es entendernos a nosotros mismos, y eso es tanto el comienzo como el final de la educación.
  • Hablar de otro, agradable o maliciosamente, es un escape de uno mismo, y escapar es la causa de la inquietud.
  • Solo la mente inocente sabe lo que es el amor y la mente inocente puede vivir en un mundo que no es inocente.
  • Si no tienes relación con las cosas vivas de esta tierra, podrías perder la relación que tengas con la humanidad.
  • Dile a tu amigo que en su muerte una parte de ti muere y va con él. Vaya donde vaya, tú también vas. No estará solo.
  • Vivir en el presente es la instantánea percepción de la belleza y el gran deleite en ella sin buscar placer desde ella.
  • Solo el amor conduce a la acción correcta. Lo que trae orden al mundo es el amor y dejar que el amor haga lo que quiera.
  • Si realmente podemos entender el problema, la respuesta surgirá de él, porque la respuesta no esta separada del problema.
  • Cuando uno pierde la profunda e íntima relación con la naturaleza, los templos, mezquitas e iglesias se vuelven importantes.
  • Un hombre que no tiene miedo no es agresivo, un hombre que no tiene sentido del miedo es realmente libre y un hombre de paz.
  • Sostengo que la verdad es una tierra sin camino y no puedes alcanzarla por ningún camino, por ninguna religión, por ninguna secta.
  • El tipo correcto de educación consiste en comprender al niño tal como es sin imponerle un ideal de lo que creemos que debería ser.
  • El final es el comienzo de todas las cosas, suprimido y escondido. Esperando a ser lanzado a través del ritmo del dolor y el placer.
  • Donde están los celos, obviamente no esta el amor; y sin embargo, para la mayoría de la gente, los celos son una indicación de amor.
  • Cuando la mente no está torturada por lo conocido, por los efectos de lo conocido, solo entonces la verdad puede revelarse a sí misma.
  • Para transformar el mundo, debemos comenzar por nosotros mismos y lo que es importante de comenzar con nosotros mismos es la intención.
  • Mientras la mente sea el árbitro no hay amor, pues la mente sólo arbitra poseyendo, y su arbitraje es mera posesividad en diferentes formas.
  • La inteligencia es la capacidad de percibir lo esencial, lo que es; y para despertar esta capacidad, en uno mismo y en otros, esta la educación.
  • Si uno deja de escuchar a la vida, no hay aprendizaje. Se deja de aprender en el momento en que se discute con la vida. No escuchar, es discutir.
  • Es posible cambiar. Tenemos que encarar el cambio con una mente fresca, ávida por descubrir, y lo suficientemente joven para examinar y explorar.
  • Si no ha sido serio y no tiene orden en su vida, si trata de meditar, caerá en la trampa de la ilusión. Si no hay orden olvídese de la meditación.
  • No hay energía para cambiar el hábito más pequeño. Esa energía se disipa en el conflicto interno por no sustituir las viejas ideas con las nuevas.
  • Si uno observa, verá que el cuerpo tiene su propia inteligencia; requiere una gran dosis de inteligencia para observar la inteligencia del cuerpo.
  • Interesante polémica de Maestros de avanzada sobre «La naturaleza de una vida religiosa» que nos harán entender en profundidad el cuento religioso.
  • Cuanto más te conoces, más claridad hay. El autoconocimiento no tiene final -no alcanzas un logro, no llegas a una conclusión. Es un río sin final.
  • Si investigamos seriamente y en profundidad con inteligencia, veremos que el conocimiento no te lleva a la verdad porque la verdad no es un camino.
  • El camino posible para ser Maestro en el amor es practicarlo. No justifiques tu amor, no expliques tu amor; practícalo. La práctica hace al Maestro.
  • La mente no puede darte la verdadera meditación si ve doblez y se desliza en ideologías o ve la idea de lo que debería ser en oposición a lo que es.
  • Nos rodea la programación sistemática, pero es difícil que se acepte ese examen tan simple, porque gusta pensar que el «ego» es algo muy importante.
  • La verdad es una tierra sin senderos a la cual resulta imposible aproximarse mediante ninguna religión, filosofía, credo, dogma o secta convencional.
  • La meditación es el estado de la mente que ve en realidad «lo que es», sin interpretarlo, sin traducirlo, sin desear que no existiera, sin aceptarlo.
  • Morir es amar. El amor no tiene pasado ni futuro; la que los tiene es la memoria, que no es amor. «Uno» muere, y el amor está ahí, esa es su belleza.
  • Una mente repleta de creencias, de dogmas, de ídolos, de afirmaciones y de citas, en realidad no es una mente creativa y lo único que hace es repetir.
  • Debéis echar alas, nuevas alas cada día, para volar a la altura del reino de la felicidad; buscad solo, solo todo aquello que os dé absoluta libertad.
  • No necesitáis imágenes ni ceremonias ni nada en la vida si tenéis este venturoso y divino anhelo de escuchar aquella voz donde resuena la experiencia.
  • Para poner fin al dolor, al hambre, a la guerra, es preciso que haya una revolución psicológica en el individuo y muy pocos desean enfrentar tal cosa.
  • Amor es lo desconocido y para comprender lo que el amor no es, debemos que enfocarlo negativamente, no positivamente. Librado la mente de lo conocido.
  • Una mente inocente es luz para sí misma, está libre de miedo. Descubran cómo es posible vivir sin una sombra de miedo. Entonces sabrán qué es el amor.
  • En el camino del amor existe la justicia. Si cometes un error solamente pagas una vez por él, y si realmente te amas a ti mismo, aprendes de ese error.
  • Muchos fragmentos constituyen el ego, la personalidad. A su vez, uno de los fragmentos se vuelve el observador que puede ver sobre los otros fragmentos.
  • Oyeron que les dije: Me voy y vengo [otra vez] a ustedes. Si me amaran, se regocijarían de que sigo mi camino al Padre, porque el Padre es mayor que yo.
  • Yo mantengo que la Verdad es una tierra sin caminos, y ustedes no pueden acercársele en absoluto por ningún camino, por ninguna religión, por ninguna secta.
  • El amor es algo totalmente nuevo cada día, pero el placer no lo es, el placer tiene continuidad. El amor siempre es nuevo, y por tanto es su propia eternidad.
  • El descondicionamiento de la mente no es un proceso del consciente o del inconsciente. Solo surge si hay intención de descubrir si la mente está condicionada.
  • La agresividad en la vida es otra forma de condicionamiento. La agresividad implica una sensación de dominar y buscar violentamente poder, posición, prestigio.
  • Entonces Tomás respondió y le dijo: !!Señor mío, y Dios mío! Jesús le dijo: Porque me has visto, Tomás, creíste; bienaventurados los que no vieron, y creyeron.
  • Sólo cuando la mente está en silencio, en un silencio no inducido, y sin causalidad alguna, es sólo entonces cuando puede haber liberación del condicionamiento.
  • No repitas después de mi palabras qué no entiendes. No te pongas meramente una máscara de mis ideas, porque eso será una ilusión y estarás mintiéndote a ti mismo.
  • Si escucha totalmente, con atención, sin ningún observador, que es el pensador, entonces ese mismo acto de escuchar elimina lo falso y sólo se escucha lo verdadero.
  • La mayoría de nosotros queremos tener nuestras mentes ocupadas continuamente para no vernos como realmente somos. Tememos estar vacíos. Tememos mirar nuestros miedos.
  • Somos muy defensivos y por tanto agresivos, cuando mantenemos una creencia particular, un dogma, o cuando adoramos una nacionalidad con un trapo que es llamado bandera.
  • Si realmente sintierais respeto, seríais respetuosos con los inferiores y no sólo con los llamados «superiores»; Y si ese respeto no lo tenéis, en vosotros no hay amor.
  • Si puede escuchar con alegría, vitalidad, sin esfuerzo, quizás entonces en el sereno y profundo silencio, conozca lo que es la verdad; y solo esa verdad libera, nada más.
  • Si escucharas, en el sentido de ser consciente de tus conflictos y contradicciones sin forzarlos a un patrón particular de pensamiento, quizás cesarían todos ellos juntos.
  • No juzguéis a los demás si no queréis ser juzgados. Porque con el mismo juicio que juzgareis habéis de ser juzgados, y con la misma medida que midiereis, seréis medidos vosotros.
  • Cuando hablamos sobre el entendimiento, tiene lugar cuando la mente escucha completamente -la mente siendo tu corazón, tus nervios, tus oídos- cuando le das tu atención completa.
  • En realidad, nunca escuchamos nada porque nuestra mente no es libre; nuestros oídos están llenos de lo que ya conocemos, por lo que escuchar se vuelve extraordinariamente difícil.
  • La felicidad es extraña; llega cuando no la buscas. Cuando no estas haciendo un esfuerzo de ser feliz, inesperadamente, misteriosamente, la felicidad esta ahí, naciendo de la pureza.
  • Sólo escuche, porque si es capaz de escuchar y de ver la verdad de lo que se dice, entonces el pensamiento no intervendrá. Si está en ese estado de escucha, el hecho, la verdad, actuarán.
  • El propio pensamiento debe callar para que el silencio sea. Uno ha de hablar y mirar desde este silencio. Lo verdaderamente anónimo surge de este silencio, y no hay otra humildad que ésa.
  • Cuando escuchas a alguien, completamente, atentamente, estas escuchando no solo las palabras, sino también el sentimiento de lo que está transmitiendo, a la totalidad, no a parte de ello.
  • Si ha sido serio y tiene orden, no un orden provisional, sino un orden absoluto, ese orden puede mirar desde la meditación el orden del cosmos, ese orden tiene relación con el orden cósmico.
  • La virtud es orden, y usted solo podrá comprender el orden cuando haya investigado el desorden dentro de sí mismo. Únicamente cuando el hombre tenga orden en su vida descubrirá el orden eterno.
  • El momento en que tengas en tu corazón esa cosa extraordinaria llamada amor y sientas la profundidad, la alegría y el éxtasis que proviene de él, descubrirás que para ti el mundo se ha transformado.
  • Todas las formas externas de cambio traída por guerras, revoluciones, reformas, leyes e ideologías han fallado completamente para cambiar la naturaleza básica de un hombre y por tanto de la sociedad.
  • La descripción no es lo descrito; yo puedo describir una montaña, pero la descripción no es la montaña, y si te quedas atrapado en la descripción, como la mayoría de la gente, nunca verás la montaña.
  • No hay final a la educación. No es que lees un libro, pasas un examen y terminas la educación. La vida entera, desde el momento en que naces hasta el momento en que mueres es un proceso de aprendizaje.
  • Descubre para ti mismo cuáles son las posesiones y los ideales que no deseas. Al saber lo que no quieres, por eliminación, desahogarás la mente, y solo entonces entenderás la esencia que siempre ha estado ahí.
  • El miedo es una energía destructiva en el hombre. Marchita la mente, distorsiona el pensamiento, guía a todo tipo de teorías extraordinariamente inteligentes y sutiles, supersticiones absurdas, dogmas y creencias.
  • Cuando luchamos con opuestos nos esforzamos por librarnos de uno y realizar el otro, entonces el otro tiene raíz en su propio opuesto, ¿no? Mediante el conflicto no se puede comprender la libertad de manera alguna.
  • Debes entender la vida entera, no solo una pequeña parte de ella. Por ello debes leer, por ello debes mirar a los cielos, por ello debes cantar, bailar, escribir poemas, sufrir y entender, por todo ello esta la vida.
  • La verdad no es del pasado o del presente, es intemporal; quien cita la verdad de Buda, de Cristo, o que meramente repite lo que digo, no encontrará la verdad, porque la repetición no es la verdad. La repetición es una mentira.
  • Hitler y Mussolini fueron solo los primeros vocales de la actitud de dominación y ansia de poder que hay en el corazón de casi todos. Hasta que la fuente sea borrada, habrá siempre confusión y odio, guerras y antagonismos clásicos.
  • Nuestros cerebros están condicionados por la educación, por la religión, a pensar que somos entidades con almas separadas. No somos individuos en absoluto. Somos el resultado de miles de años de experiencia, actividad y lucha humana.
  • Lo que se necesita, en lugar de escapar, controlar o suprimir o cualquier otra resistencia, es entender el miedo; ello significa mirarlo, aprender sobre él, ir a contactar con él. Hemos de aprender sobre el miedo, no cómo escapar de él.
  • La sabiduría adviene sólo cuando hay plenitud de acción, cuando hay completa percepción sensible de todo su ser en la acción; entonces verá que todos los libros y maestros que pretenden guiarlo hacia la sabiduría, nada pueden enseñarle.
  • Uno tiene que saber qué es estar solo, qué es meditar, qué es morir; y las implicaciones de la soledad, de la meditación, de la muerte, solo pueden ser conocidas al buscarlas. Estas implicaciones no pueden ser enseñadas, deben ser aprendidas.
  • El final del dolor es el comienzo de la sabiduría. El conocimiento esta siempre a la sombra de la ignorancia. La meditación es la libertad de pensamiento y un movimiento en el éxtasis de la verdad. La meditación es una explosión de inteligencia.
  • Las religiones se basan en el pensamiento, han sido creadas por el pensamiento. Y lo que crea el pensamiento no es sagrado, es sólo pensamiento, es nada más que una idea. Y ustedes proyectan una idea, la convierten en un simbolo y después la adoran.
  • El Meditar te lleva al conocimiento propio al valor real de orar, a una verdadera acción. No hay confusión, no suplicáis a nadie que os saque de ella.
  • La comprensión significa atribuir significado verdadero, dar su verdadero valor a todas las cosas. Ser ignorante es dar falsos valores.
  • La concentración no trae comprensión. Sólo conducen a la obstinación, a la fijación, a la ilusión. La meditación, trae comprensión, trae libertad, claridad e integración.
  • Para comprender la naturaleza y la realidad de la arrogancia necesitamos humildad. No hay humildad donde hay un juicio, una valoración, una ideología.
  • Cuán extraordinarios son los momentos en que el «yo» se halla ausente, en que no hay sentido alguno de esfuerzo, cuando hay humildad; ello ocurre cuando hay amor.
  • La vida exige mucho más comprensión que conocimiento. No seas nunca arrogante con los humildes, ni humilde con los arrogantes.
  • El conocimiento de uno mismo es el principio de la sabiduría. En el está la relación con el universo entero; abarca todas las luchas de la humanidad.
  • Nadie puede vivir en el aislamiento. Vivir es estar relacionado. Tan sólo en el espejo de la relación puedo comprenderme a mí mismo.
  • La relación es el espejo donde podemos vernos como somos. Todo en la vida es un movimiento de relación.
  • La verdad no se encuentra en la mente, en libros, en imágenes, en templos. Está en la acción, en el vivir, en el buscar y experimentar el amor, ahora.
  • Cuando la mente no está atormentada por lo conocido, por los efectos de lo conocido, solo entonces la verdad puede revelarse a sí misma.
  • La verdad es intemporal; quien repite la verdad de Buda, de Shankara, de Cristo, no encontrará la verdad, porque la repetición no es la verdad. La repetición es una mentira.
  • La gran virtud de la sensibilidad es la estrecha relación con las cosas vivas de esta tierra para sentir esa comunión con la naturaleza que te rodea.
  • Ser compasivo significa tener pasión por todo lo que contiene la tierra. Cuando seamos compasivos, no saquearemos la tierra como lo hacemos ahora y no habrá destrucción.
  • La mente en libertad puede vivir conscientemente cuando alcanza a ser libre de todo esfuerzo y el cerebro condicionado puede librarse de toda programación.
  • La libertad que es amor solo esta en una mente libre de todo esfuerzo. No en la que se esfuerza para tratar aprender a amar, no en la que tratar de practicar el amor.
  • Una mente moldeada por la iglesia, por los dogmas, por las organizaciones religiosas no es una mente libre. El cerebro condicionado, programado, nunca es libre.

ARTICULO RELACIONADO

LA MENTE LIBRE ES CONSCIENTE DE SU LIBERTAD

JIDDU KRISHNAMURTI

BUSCAD LA LIBERTAD

Buscad solo, solo todo aquello que os dé absoluta libertad

Libertad no significa caos. Libertad significa más responsabilidad; tanta responsabilidad que nadie necesita interferir en tu vida. No hace falta hacer nada, el gobierno no necesita interferir contigo, la policía no necesita interferir contigo, la ley no tiene nada que ver contigo; simplemente estás fuera de su mundo.

Para ser totalmente libre uno necesita ser totalmente consciente, porque nuestra esclavitud está enraizada en nuestra inconsciencia; no viene del exterior. Nadie puede quitarte la libertad. Pueden aniquilarte, pero no se te puede arrebatar tu libertad a menos que tú la entregues. En última instancia, siempre es tu deseo de no ser libre lo que hace que dejes de ser libre. Es tu deseo de ser dependiente, tu deseo de dejar la responsabilidad de ser tú mismo, lo que hace que dejes de ser libre.

Veamos que nos enseña el Maestro espiritual Jiddu Krishnamurti sobre la consciencia de libertad...

¿ES POSIBLE SER LIBRE?

¿Podemos, tal como somos vivir con total libertad?

¿Podemos, tal como somos –condicionados, moldeados por las influencias, la propaganda, los libros, las películas, las radios, las revistas, con el efecto que tienen estas cosas sobre nuestra mente– podemos vivir con total libertad?

No solo la libertad consciente sino la libertad en la raíz misma de nuestro ser. Pareciera que este es el reto, esa es la única cuestión, porque si no somos libres, no podemos amar, solo podemos tener celos, ansiedad, afán de dominar, de sentir placer, a través del sexo u otro. Si no somos libres, no podemos ver con claridad y captar ese sentido de la belleza.

EL TIEMPO

¿Se alcanza la libertad a través del tiempo?

¿Se alcanza la libertad a través del tiempo, a través de un proceso gradual? No soy libre porque tengo ansiedad, miedo, soy esto o aquello, tengo miedo a la muerte, a mi vecino, a perder mi trabajo, a que mi esposo me deje sola, todas estas cosas que uno intensifica a lo largo de la vida. No soy libre. Puedo liberarme de todas esas cosas si las suelto una por una, si las elimino, aunque eso, una vez más, no es libertad. ¿Se alcanza la libertad a través del tiempo? Es obvio que no, porque en el momento en que uno introduce el proceso del tiempo, se esclaviza más y más. Si quiero liberarme gradualmente de la violencia practicando la no-violencia, en esa práctica gradual todo el tiempo estoy sembrando la semilla de la violencia. Así pues, se trata de una pregunta fundamental cuando cuestionamos, ¿es posible alcanzar la libertad, o mejor dicho, surge la libertad a través del tiempo?

La siguiente pregunta es, ¿puede uno ser consciente de esa libertad? Si uno dice: “Soy libre”, entonces no es libre. De modo que la libertad de la que hablamos no es el resultado de un esfuerzo consciente de alcanzar, y en consecuencia, yace más allá de todo esto, más allá del campo de la consciencia. No depende del tiempo.

LIBERTAD PSICOLÓGICA

Nada impide la libertad

Vivimos a un nivel factual, es el caso de los niños que aprenden hechos en la escuela. ¿Es esa actividad factual cotidiana y necesaria un impedimento para la libertad psicológica?

Realmente, nada impide la libertad psicológica, ¡nada! El impedimento surge de la resistencia. Sin resistencia de ninguna clase, no existe ningún problema psicológico. Si pone resistencia en las actividades de su vida cotidiana, ganarse la vida, la educación de sus hijos, el aburrimiento de todo esto, la rutina, el trabajo cotidiano de lavar los platos con resistencia, entonces eso se convierte en un problema. Pero si está atento a todo el proceso del vivir, a saber, la rutina, los hábitos, el fastidio, la ansiedad, la agonía, los miedos, la dominación, la posesividad, cuando es consciente de todo ello sin ninguna elección (no puede hacer nada contra la lluvia o el perfil de las montañas y si puede mirar su propia actividad con calma, sin ninguna elección ni resistencia), entonces no hay ningún problema psicológico. Sólo eso trae libertad.

VIVIR SIN ESCLAVITUD

Actuar sin ser esclavos

La mente consciente es aquella que está ocupada con los sucesos del día a día de la vida, es una mente que aprende, que se ajusta, que adquiere una técnica, ya sea científica, médica o burocrática. La mente consciente del hombre de negocios se vuelve esclava del trabajo que está haciendo. La mayoría estamos ocupados de 9 a 5, casi todos los días de nuestra vida, ganándonos el sustento. Pero cuando la mente dedica gran parte de su vida aprendiendo y practicando una técnica, tanto si es mecánico, cirujano, ingeniero, hombre de negocios, esto o aquello, como es natural, acaba volviéndose esclava de esa técnica. Creo eso es bastante obvio. Así mismo, el ama de casa es esclava de su casa, de su esposo, de cocinar para sus hijos, igual que el hombre es esclavo de su trabajo; y ambos son esclavos de la tradición, de las costumbres, del conocimiento, de las conclusiones, de las creencias, de su propio pensar condicionado. Aceptamos esa esclavitud como algo inevitable, nunca investigamos para descubrir si podemos actuar sin convertirnos en unos esclavos. Al aceptar de forma inevitable el ganarnos el sustento, también aceptamos de forma inevitable la esclavitud de la mente, sus miedos, y así introducimos la rutina en nuestra existencia diaria.

LIBERTAD MENTAL

Libertad no implica elección

Uno cree que es libre si puede elegir. No sé si alguna vez han investigado esta cuestión de la elección. Tienen una gran variedad a su alcance: numerosos maestros, gurús, yoguis, filósofos, científicos, psicólogos, analistas, todos bombardean su mente sin cesar, día tras día, y eligen de entre ellos, a aquellos que consideran deberían seguir y escuchar...

EL PASADO

Liberarse del pasado

Liberarse de todo es liberarse del pasado; es el estado de una mente que dice, “no sé,” y que a la vez no busca una respuesta. Una mente así no busca nada en absoluto, no espera nada; y solo en ese estado, uno puede decir, “comprendo”. Es el único estado en el que la mente es libre, y desde ese estado uno puede ver lo conocido, pero no al revés. Desde lo conocido, no se puede ver lo desconocido; pero cuando uno comprende ese estado de libertad de la mente, esa mente que dice, “no sé” y permanece con ese no saber y es por tanto, es inocente, desde ese estado uno puede funcionar, puede ser un ciudadano, estar casado, o lo que quiera. Entonces, lo que uno hace es relevante, tiene un significado en la vida. Pero nos mantenemos en el campo de lo conocido, con todos sus conflictos, luchas, disputas, agonías, y desde ese campo intentamos encontrar lo desconocido, por lo tanto no buscamos realmente libertad. Lo que queremos es la continuación, la extensión de la misma vieja cosa: lo conocido.

LA ATENCIÓN

La libertad surge de la atención total

Percibir, observar completamente los celos y liberarse de los mismos, no es un asunto de tiempo sino de atención completa, de un darse cuenta crítico, de observación instantáneamente, sin elegir ninguna de las cosas que surgen. Entonces hay libertad, no en un futuro sino ahora, de esto que llamamos “celos”.

Lo mismo se aplica a la violencia, al enojo o a cualquier otro hábito, ya sea fumar, beber o el hábito sexual. Si observa con atención, con toda su mente y corazón, si está inteligentemente atento a todo su contenido, entonces hay libertad. En ese estado de atención, en ese momento, cualquier cosa que surge, el enojo, los celos, la violencia, la crueldad, las dudas del doble sentido, la enemistad, todas estas cosas pueden observarse instantáneamente, completamente. De ser así hay libertad, y lo observado desaparece. Así pues, no es posible limpiar el pasado a través del tiempo; el tiempo no es el camino a la libertad.

CUESTIONARSE

Libertad para investigar

Libertad significa no seguir a nadie, ¿verdad? Uno debe estar libre para investigar y no aceptar, no buscar un guía, un sistema, un salvador, un gurú. La libertad implica que debe tener la capacidad para cuestionar, no lo que otro dice, sino cuestionarse uno mismo, inquirir, examinar toda la estructura de la mente humana, es decir, nuestra mente, su mente. Cualquier clase de conformidad, de imitación de un patrón o modelo, impide investigar con libertad. Lo que vamos a hablar requiere que tengan libertad para escuchar, no sólo las palabras sino el significado de las palabras; así como no ser esclavos de las palabras, no aceptar o negar lo que dice quien les habla, tan sólo escuchar para descubrir.

NOS ESCLAVIZAN

El margen de libertad se está volviendo muy estrecho

Si lo observa, verá que el margen de libertad se está volviendo muy, muy estrecho. La política, la religión y la tecnología moldean nuestras mentes y nuestro cotidiano reduce esa cualidad de libertad. Cuanto más civilizados, menos libertad tenemos. No sé si han observado cómo la civilización nos transforma en técnicos, y una mente formada en base a la técnica no es una mente libre. Una mente moldeada por la iglesia, por los dogmas, por las organizaciones religiosas no es una mente libre. Una mente nublada por el conocimiento no es una mente libre. Si lo observamos en nosotros mismos, es evidente que nuestras mentes están llenas de conocimientos, sabemos mucho. Nuestras mentes están limitadas por las creencias, por los dogmas que las religiones organizadas de todo el mundo han establecido. Nuestra educación es un gran proceso de adquisición de técnicas para ganarnos la vida, y todo alrededor nuestro moldea nuestra mente, cada influencia nos regula, nos controla. De modo que el margen de libertad se está volviendo más y más estrecho.

LIBRE DE TODO ESFUERZO

La libertad no se puede entender por medio del conflicto

Existen dos tipos de libertad, ¿verdad? Está la libertad respecto a algo como, por ejemplo, estar libre de enojo; pero esa libertad es una reacción y, evidentemente, no es libertad. Estar libre de su nacionalidad no significa absolutamente nada; una persona muy inteligente está libre de este veneno particular pero eso no es libertad en absoluto. Y también existe otra clase de libertad: un estado de la mente totalmente libre de todo esfuerzo. Dicha libertad es amor; no es como cuando dicen: “Debo aprender a amar, debo practicar el amor; odio a la gente pero voy a luchar, voy a tratar de amar.” Eso no es amor. La libertad es un estado de la mente en el que el amor no es el opuesto del odio, de los celos o de la violencia. Cuando tratamos con opuestos e intentamos liberarnos de uno para alcanzar el otro, ese otro tiene sus raíces en ese mismo opuesto. ¿No es así? No se puede comprender la libertad por medio del conflicto.

CAMINO A LA LIBERTAD

La libertad es ser independiente

La libertad es ser independiente, es no tener apegos, miedos, ser libre en la comprensión del deseo, el cual alimenta la ilusión. Hay una inmensa fuerza en ello, en esa independencia. El cerebro condicionado, programado, nunca es libre porque está lleno de conocimiento; y aquello que está programado, ya sea religioso o tecnológico, siempre es limitado. Esta limitación es el principal factor de conflicto. La belleza es peligrosa para un hombre que desea.

LIBERTAD Y ORDEN

La libertad es orden, nunca es desorden

Y uno debe tener libertad completa, tanto externa como interna. Sin libertad no hay claridad, sin libertad no se puede amar, sin libertad no se puede encontrar la verdad, sin libertad no es posible ir más allá de la limitación de la mente. Necesita libertad, y debe exigirla con todo su ser; si la exige de ese modo, descubrirá por sí mismo lo que es el orden. Orden no significa seguir un patrón, un diseño, no es el resultado de un hábito...

La libertad no se puede dar; la libertad es algo que surge cuando uno no la busca. Surge cuando uno descubre que es prisionero, cuando descubre por sí mismo el estado de estar condicionado, cuando descubre que es un prisionero de la sociedad, la cultura y la tradición, o de alguna cosa que le hayan contado. La libertad es orden - nunca desorden - y uno debe tener libertad, libertad total, tanto externa como internamente. Sin libertad no hay claridad, sin libertad, no puede amar, sin libertad no puede hallar la verdad; sin libertad no puede ir más allá de las limitaciones de la mente. Debe exigirla con todo su ser. Y cuando la exija de esta manera, descubrirá por sí mismo lo que es orden – y orden no es seguir un patrón, un molde; no es el resultado de un hábito.

LA VIRTUD

La virtud es libertad

La virtud es libertad, no es un proceso de aislamiento. Solo en libertad, puede existir la verdad. Por lo tanto, es esencial ser virtuoso, y no respetable, porque la virtud produce orden. Solo el respetable está confuso, en conflicto; solo el respetable ejerce su voluntad como medio de resistencia, y una persona así nunca puede encontrar la verdad, porque nunca está libre.

EL DOLOR

La urgencia de ser libre nace del dolor

Liberarse de algo no es libertad. Puede intentar liberarse del enojo, no digo que no deba estar libre de enojo, lo que digo es que eso no es libertad. Puede estar libre de codicia, mezquindad, envidia, y una docena de cosas más, y aun así no ser libre. La libertad es una cualidad de la mente, y esa cualidad no surge a través de una cuidadosa y respetable búsqueda o investigación, ni a través de un minucioso análisis o agrupando ideas. Por eso es importante ver la verdad de que la libertad que normalmente pedimos siempre es en relación a algo, como estar libre de sufrimiento. Sin embargo, no existe esa libertad del sufrimiento porque buscar liberarse del sufrimiento es una reacción, por tanto, no se liberará así de su sufrimiento. ¿Lo he expuesto con claridad? Por distintas razones sufro y digo que quiero liberarme; la urgencia de liberarme del sufrimiento nace del dolor. Sufro debido a mi esposo, a mi hijo o cualquier otro, y como no me gusta ese estado que vivo, quiero evitarlo. Ese deseo de libertad es una reacción, no es libertad.

Su elección se basa pues en su confusión, como es lógico, tanto si siguen o escuchan a un maestro, a un gurú, a un filósofo. Por tanto, ahí empieza su dependencia aunque al elegir creen que son libres. No cabe duda que la confusión es el trasfondo de la elección, ¿no están confundidos cuando eligen? ¿No se sienten inseguros cuando eligen uno de entre todos ellos? De modo que, en esencia, la elección surge de la confusión.

«Vivir en este mundo, esa es la única cosa inevitable en la vida. Y, sin duda, la pregunta es, ¿es posible vivir en libertad en este mundo?»

SER REALMENTE LIBRE

Ser realmente libre, estar completamente libre de todas las pequeñas demandas

Mientras uno paseaba por la playa, las enormes olas rompían con una fuerza y unas curvas maravillosas. Uno caminaba contra el viento y de repente sentía que no había nada entre uno y el cielo, y que este espacio era sagrado. Estar del todo abierto, vulnerable a las montañas, al mar, y a las personas, es la esencia misma de la meditación. No tener resistencias, no tener barreras internas contra nada, ser realmente libre, estar completamente libre de todas las pequeñas demandas, de los impulsos, de las exigencias, con todo su conflicto y hipocresía, eso es caminar por la vida con los brazos abiertos. Y aquella noche, mientras caminaba por la arena mojada, rodeado de gaviotas, uno sintió una sensación extraordinaria de libertad abierta y la gran belleza del amor, el cual no estaba en uno ni fuera de uno, sino en todas partes.

«Debéis echar alas, nuevas alas cada día, para volar a la altura del reino de la felicidad; buscad solo, solo todo aquello que os dé absoluta libertad.»

Jiddu Krishnamurti

SITIO LIBRE DE PUBLICIDAD

LA ILUMINACIÓN ESPIRITUAL

www.lailuminacion.com

1997 - 2020